Mostrando entradas con la etiqueta twitter. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta twitter. Mostrar todas las entradas

martes, 13 de febrero de 2018

MIRANDO HACIA ATRÁS SIN IRA



Quizás sea porque uno que ya está vacunado por la experiencia de la vida, y solo tiene miedo así mismo porque lo demás, salvo excepciones, ya se ve venir, tras levantarme y aterrizar leyendo las principales noticias de ese día, o en realidad del día anterior, y dando una vuelta por Twitter, para no decir en plural eso de “redes sociales”, me doy cuenta al verlo como “Hashtag”, tendencia o etiqueta del día, de que es “Martes y trece.

Por un momento, y no va con coña, he creído que era 31 de Diciembre de hace muchos años, y que está noche íbamos a tener el show de la pareja de cómicos que nos visitaban todos los años en esa misma fecha. Pero, claro, inmediatamente me he dado cuenta de que entonces no había internet, ni mucho menos Twitter.

De todas maneras, me pregunto si hace falta avisar para estar alerta hoy por ejemplo, cuando cada día nos levantamos como si fuera, no el comienzo que suele ser más tranquilito, sino el final de una película de acción en su punto más movidito.

En nuestros días, y convendréis conmigo, no hay jornada que en algún aspecto alguien nos robe la cartera. Ya comenzando, quizás, con esa llamada al telefonillo del portal, que cuando te pones, resulta que es el cartero para dejar algo a … tu vecino. Hay 114 familias en un portal con tres escaleras, y no hay día que no te toque a ti, que tienes tu casa en un cuarto, y que prácticamente, salvo tu familia, esperemos que sea para bien, y Montoro, nadie sabe que vives, o en el peor de los casos, que sobrevives allí.

Y alguien, mucha gente si es “tendencia”, parece preocuparse de lo que pueda pasar un Martes 13. 

Existen muchísimas posibilidades de que tal como estamos en un país donde la actualidad diaria es más sorprendente que una película mezcla de Buñuel, Berlanga y Almodóvar, y donde el que gobierna solo espera que pasen los días sin el menor de los problemas, es perfectamente posible que ese día sea mejor que los anteriores. Quizás, porque llamen a tu puerta y alguien te abrace, creyendo tal vez que está un piso más arriba o más abajo, pero te abraza, y además no te quiere ni robar la cartera ni pegarte una enfermedad venérea. ¡Has tenido suerte, y disfrútalo!

Tras estos momentos de posible euforia, me ha dado por verme, en un improbable flash-back, en los comienzos de los sesenta, todavía muy niño, y en la orilla de la playa. Sobre la arena está escrito en letras grandes y húmedas, "13 de Febrero". Al mirar al mar, alguien ha escrito de alguna manera en letras tan blancas como la espuma de las olas, “14 de Febrero, San Valentín”. Y sabiendo todo lo que mi “amatxo” me ha dicho siempre de que no me meta en el agua sin haber hecho la digestión, ante tanto contraste, tengo el presentimiento de que me pueda pasar algo al cambiar de días con significados tan diferentes. Y … corro hacia la seguridad de mi toalla.

Hay algunos días que ante tanto sinsentido, uno huye hacia unos recuerdos metamorfoseados de una niñez en la que sí fue feliz.

*FOTO: DE LA RED


martes, 30 de enero de 2018

EL DÍA EN EL QUE TU CANCIÓN SE HIZO NUESTRA



Ya tenemos canción para el próximo Festival de Eurovisión, "Tu canción", con Alfred y Amaia, y consiguientemente hoy es uno de esos “días después”. Día en el que algunos de los que no han conseguido que su canción preferida fuera seleccionada, tienen la bilis a punto de caramelo, si eso es posible, y lanzan mil sandeces desde las redes sociales, por aquello de morir matando; como desear que a Alfred el día de la gala le dé otro ataque de ansiedad.

Ahora resulta también que algún@ se pregunta por Twitter que si en el ínterin (siempre me ha gustado esa expresión) rompen Amaia y Alfred qué ocurre, si la pueden verdaderamente cantar en el escenario. Lo cual para los que ya tenemos una edad es como para preguntarse si el pobre Nino Bravo podía cantar “Libre” en tiempos de Franco. O lo que viene siendo una verdadera tontuna.

Lo importante, para mandar una canción al festival de festivales es elegir un tema, como mínimo, digno y de consenso, y “Tu canción” lo es, amén  de que sus interpretes han estado siempre exquisitos,  porque ha sido elegida por la mayoría, entre unas canciones, que todas tenían un mínimo de calidad. No sólo eso, sino intentando dar un tono de humor, esta canción es como las célebres “patatas chip”, y aquel anuncio de hace muchos años, “si la pruebas, no podrás parar”. Si escuchas la canción es totalmente pegadiza, y de mucha calidad.

Habrá quien diga que el tema de este año es un “pastelazo”. Quizás. Los pasteles son dulces, y la canción lo es. Los pasteles pueden empachar, todo depende de su uso. Y en este caso, dependerá mucho de la puesta en escena. Si quieren hacer una oda al amor en su grado máximo, o no.

Por otra parte hay que ser realistas. No se debería ir a Eurovisión, y es triste decirlo, para ganar, porque eso está más lejos que la utopía, ya que muchos países bien por proximidad, por política, o por ambas, se unen y priman algo más que la canción. Se debe de enviar una canción bonita y de calidad, y la canción de este año es preciosa y tiene calidad a espuertas.

Si no se gana, que será lo más probable, al menos habremos enviado un producto de calidad, y algo más importante, una obra de arte, porque la canción objetivamente lo es.

Quien viera por internet el momento en el que a Alfred y a Amaia les dieron “Tu canción” Manu Guix y Noemí Galera, quedó patente la opinión de quienes se la daban, y que se supone que “saben de ésto”, y la reacción de los cuatro al oírla juntos: lloros y más lloros.

Ojalá esta canción sirva de banda sonora a estos días que ya hace tiempo que dejaron de ser inciertos para ser totalmente ciertos, de muchos que solamente se miran a su ombligo y lo demás les trae totalmente al pairo, y se contagien de un poquito de amor

Y ya para terminar, porque conviene decir las cosas muy claras, que vayan a Eurovisión Amaia y Alfred no significa que para ganador/ganadora ya queden dos puestos vacantes por incomparecencia. Alfred y Amaia tienen que seguir siendo contemplados como candidatos a ganar O.T. como el que más; y que cada palo aguante su vela, ya que más de uno por las redes, y por donde puede, está vendiendo la piel del oso a otros candidatos, concretamente a Aitana, por aquello de compensar.


El día 12 de Mayo ya tenemos una cita en Lisboa, y personalmente procuraré cuidarme los días anteriores para comerme ese dulce, no sé si pastel o no, como se merece esa bella canción. Y si el amor está en el aire, mejor que mejor.

*FOTO: DE LA RED

martes, 16 de enero de 2018

DOÑA CELIA , Y UN PUEBLO LLAMADO TWITTER...


Siempre se ha dicho eso de que “no hay nada nuevo bajo el sol” y, bien pensado, es así. Cambian las formas, pero la esencia es la misma, incluso con muchos “inventos” de la actualidad, que se hacen obsoletos antes de decir "ya".

Por ejemplo, lo de Twitter, tiene mucho de ponerse en la plaza de tu pueblo para localizar a tus amigos, y ver la gente pasar hasta que localizas a alguien conocido y vas tirando para ir dando con los tuyos, y sigues con ellos para dar una vuelta por el acontecer de cada día.

Y si te vas fijando, poco a poco, vas viendo hasta a los más impresentables, por muy presidente de algún gobierno a nivel mundial que se pueda ser. De vez en cuando, suelta su basura y cierra la garita desde la que lo hizo. Pero ya es tarde, ha quedado retratado. 

Y en realidad, en esta aldea global, cada vez más aldea y más global, no hace falta hablar por Twitter, sino tu hablas, por ejemplo, en una televisión y la opinión pública ya te ha trasladado a Twitter como buzón de críticas.

Hoy le ha pasado esto último a Celia Villalobos, la reina del Candy Crush. Se puede decir, le serviría como excusa, que lo dicho durante un desayuno no se debería hacer público pero, el detalle es que era en los desayunos de la primera, y claro. Celia Villalobos, antigua ministra, que lo fue, de Sanidad con José María Aznar, y actual diputada, se ha convertido en tendencia, y lo ha sido prácticamente durante todo el día en Twitter, por unas declaraciones, como ya avanzado, en “Los desayunos de TVE”. 

Hablando de las pensiones, Doña Celia, expresó sus dudas sobre el actual sistema. De acuerdo a sus palabras, y ahora viene la madre del cordero, uno de los principales problemas es que “hay ya un número importante de pensionistas que está más tiempo en pasivo, es decir cobrando la pensión, que en activo, trabajando”. Habría que recordarle que normalmente cuando formas parte del grupo de jubilados, ya nunca vas a cambiar de estado, a no ser que con el tiempo, a todos nos ocurre y nos ocurrirá, que ingreses en el ilustre grupo de los que “están criando malvas”.

Intentando, quizás, dar una de cal y otra de arena, para templar gaitas, nos recordó que eso ocurre “…porque, gracias a Dios, y eso es una gran noticia, nos morimos cada vez más viejos y cada vez mejor. Yo tengo 68 años y estoy divina de la muerte”. Aunque en fin, para este vecino del mundo en eso de que cada vez nos morimos mejor, sería para discutirlo muy largo y tendido, y claro, para eso se tiene, por lo de tendido, toda la eternidad…

Sin embargo, ya se sabe que Doña Celia Villalobos cuando saca su lengua a pasear, es para hacer grandes recorridos, por eso le ha dado tiempo a recordar, como cuerda que cuelga de una viga para todo aquel que quiera balancearse… que “tenemos la obligación de decirles a los que hoy tienen 45 años: cuidado, preocupaos del ahorro”.

Al oír esto último, personalmente a parte de acordarme de su familia, me ha venido a la mente la duda de si ellos, los diputados, en su trabajo no tienen el deber de preocuparse también del ahorro. Y recordar también, el derecho a la pensión vitalicia de los diputados (ya sé que ellos me llamaran malo, pero es que después de una o dos legislaturas que te ganes el cielo de una buena jubilación, por, en muchos casos, dar cabezadas en el hemiciclo, o jugar con el Candy Crush, no es buena tarjeta de visita para unos ciudadanos que en el mejor de los casos están diciendo eso de “virgencita que me quede como estoy”). Más de uno podrá pensar que quizás ella ya se está preocupando de su jubilación y ha querido hacer un poco de propaganda, al menos pareciera, a favor de algún amigo con compañía aseguradora propia.

Siempre se ha dicho eso de que “piensa mal y acertarás”, pero en el peor de los casos se podría decir que “piensa mal y evitarás en parte un gran cabreo y una más que probable úlcera”.

Lo dicho, y ya para terminar, hoy en la plaza de mi pueblo, llamado Twitter, me he encontrado con Celia Villalobos y, naturalmente, ha salido perdiendo, aunque el globo sonda que ella, y quizás su partido, quería lanzar, ha lucido en todo su esplendor.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 1 de enero de 2018

ADVERTENCIA PARA UN NUEVO AÑO...


He comenzado el nuevo año arrasando. Lástima que no haya llamado al notario para que levantara acta de que estoy cumpliendo con una de esas ¿promesas inconfesables? de principio de cada año y que nunca terminan bien.

Estoy leyendo un libro, bueno, en realidad ya viene de hace unos pocos días del año que ha costado que pasara, porque se ha hecho muy, muy largo. 

El nombre del libro, como la editorial no me va a pagar nada no lo digo, pero lo importante es el hecho en sí. Siempre se ha dicho que un gesto se convierte en hábito a partir del día 21, esperemos conseguirlo.

Siempre he tenido el hábito de leer, pero lo que ocurre es que cuando paro una novela, prácticamente casi todas, y con la sensación de que los personajes paran también conmigo, y en muchos casos puedo elevarlos a la categoría, sino de parapléjicos por el lapso de tiempo, sí tengo la sensación de que han olvidado lo que estaban haciendo para cuando continuo la lectura, y tengo que comenzar de nuevo.

De todas maneras, siempre he tenido la sensación de que cuando preguntas a los demás si tienen el hábito de leer, ocurre como con los documentales de la 2. Te cuentan su deseo pero no la realidad.

La buena caminata la realizaré, hoy al menos, por la tarde, y si sigue el mal tiempo, ya mañana comenzaremos con esas promesas íntimas totalmente en serio.

Aunque llevaba un buen tiempo leyendo esta mañana, y ya lo he relatado en mi Facebook y en Twitter, me llama mi vecina sobre las doce y media, me pide un poco de perejil y me pregunta si estoy viendo el Concierto de Año Nuevo, o sino acostumbro a hacerlo cada año. 

Para el nivel mental de un sufridor de Cena de Nochevieja con sus correspondientes vasos y copas, demasiadas preguntas seguidas. Le contesto con una sonrisa, que el mío, mi concierto, lo acabo de interpretar en mi cama, concretamente el Opus 1 para trompa y ronquido. Ya al abrir la puerta, no le he visto ningún atisbo de humor, por lo que se ha ido confundida, y por supuesto sin perejil, que no me toquen la isla.

No seréis tan ingenuos como para haber creído que de un día a otro, aunque cambie el año, se puede cambiar tanto aunque se quiera. Los tics todavía quedan.

Ya con conocimiento de causa, el 2018 ha comenzado:

¡Feliz Año Nuevo!, y nunca os confiéis, nuestros “YO” anteriores siempre estarán al acecho para intentar reconquistarnos. 

Como se decía en aquella famosa película: YA ESTÁN AQUÍ...

*FOTO: DE LA RED


jueves, 12 de octubre de 2017

CUANDO LA MANTA SE ROMPE


Algunas veces este vecino del mundo tiene la sensación de que más que débil de ideas para el blog, está yermo. Sin embargo, en cualquier momento, como hoy, alguien viene, en forma de declaraciones y parece transformarse en un brazo muy largo cuya mano llega a tu lengua y comienza a tirar de ella hasta que sientes una necesidad inmensa de “inaugurar” otro artículo, lo prefiero a “post", aunque no sean exactamente lo mismo.

Esta mañana, estaba ojeando mi cuenta de Twitter (@PATXIPE), cuando una joven actriz a la que sigo porque me parecen muy juiciosas sus apreciaciones personales, adjuntaba como idea a 

Hombres de la política y de las mesas de debate, un apunte:

Un hombre comienza a ser interesante cuando aprende a dudar.                                                        
                                                         Carmen Rico-Godoy

Este vecino del mundo, que siempre se aplica el cuento de todo, incluso a modo de conejillo de indias, ha llegado a una rápida conclusión:
-No hay duda, yo soy interesantísimo.

Lo que ocurre es que hace tan solo unas semanas, lo ha recordado inmediatamente, coincidió con una excompañera de trabajo, y siempre sabes si tienes química con alguien, y con ella, siempre se había adivinado, que de haber habido algo, hubiera sido “armas químicas”, por estar uno en las antípodas del otro. Y tras estar un rato hablando, ella me confesó “siempre he sabido que eras una buena persona, pero (era inevitable que apareciera el “pero” a modo de indicación de que ahora venía la bofetada) eres muy indeciso”.

Está claro que ella nunca ha llegado a plantearse, ni remotamente, que quizás nos seguimos hablando precisamente por eso, porque algunas veces tras la indecisión se esconde el saber a qué conduce el paso al frente, y en su caso, o en el mío, sólo hubiera sido el leernos las famosas “verdades del barquero”. Y  ya se sabe que  “barquero” es todo aquel que coge el mando del relato, e inefablemente el de protagonista y, por supuesto, héroe de la historia, porque siempre la cuenta, de otra manera es cuando menos más infrecuente, desde su punto de vista.

Está claro que la persona, con su buen deseo que ha originado este artículo, se estaba refiriendo a lo que ocurre entre el Gobierno Catalán y el Central, pero uno, este vecino, siempre relaciona todo, en primer lugar, con lo que tiene; y a la mayoría ya sólo nos quedan los recuerdos.

Con respecto a Cataluña, este vecino, sin ser politólogo, ni historiador, ni mucho menos futurólogo, está convencido de que este asunto tiene mucho que ver con lo ocurrido a los británicos y su Brexit.

Siempre tan cuidados, con medidas especiales, y ojo, aviso para los que no me conocen, soy vasco, y todo ésto, no me trae de nuevas, porque siempre nos han hecho sentir, a los vascos en general, como dentro de un polvorín, llega un momento en el que te puedes creer imprescindible, e incluso el rey, perdón, en este caso el republicano de la fiesta. Hasta que tiras tanto de la manta, para intentar quedartela, que se rompe, y con la avanzadilla que llevabas te quedas al borde de la nada. Y sino, lo dicho, que se lo pregunten a los británicos, que de ser, al menos ellos así lo creían, el ombligo del mundo, han pasado a tener el trasero muy prieto.

*FOTO: DE LA RED
 IDEA: PATXIPE



lunes, 10 de julio de 2017

UN SINPA SANFERMINERO, O TURISMO ITALIANO EN HORAS BAJAS?



Ayer mismo por la noche me enteré de que catorce italianos intentaron irse sin pagar de un restaurante en Pamplona, lo que vulgarmente se denominaría "hacer un sinpa" en plenos sanfermines, mediante el tweet que pusieron desde la Policial Foral

Por cierto, no sé hasta que punto es necesario dar esa información, aunque seguro que están en su derecho a hacerlo, a no ser que sea, llámenme mal pensado, para apuntarse un tanto.

Hoy, muchos medios de comunicación se hacen eco de la noticia, y del detalle de que se añadió, por lo que tengo entendido por mediación también de la Policía Foral, a la cuenta un diez por ciento como propina (que, dicho sea de paso, está muy bien, como escarmiento).

Lo primero que me viene a la mente, utilizando el sentido del humor, es el paralelismo entre aquel chiste de "cien mil chinos jugando a fútbol en una cabina telefónica y al encajar un gol, su portero se queja de que le han dejado solo" y que catorce italianos, también, es muy difícil por mucho "sanfermines" que sea, que no den el cante, porque en hablar alto y en jurar cuando menos nos empatan, pero en lo que realmente nos ganan es en hacerse ver, especialmente si tienen público femenino alrededor.

Por otra parte, que pillen a catorce, y todos de la misma nacionalidad, es, en realidad, como mandar una postal a su país, gobierno incluido, para que vean la imagen que están publicitando de Italia y ¿de un tipo de turismo? en la Pamplona que hace mucho tiempo ya fue de Hemingway.


Sin embargo, y quizás es la razón que me ha movido a escribir ésto, es que mucha gente, en especial en Twitter, al comentar esta noticia, se pone del lado de los escapistas, o mejor dicho de los aprendices a escapistas, porque el menú les parece muy caro. 

Seamos serios, y con un poco, solo un poco, de experiencia de cómo va la vida, 40 euros por cabeza en un menú por la noche, y en plenos sanfermines (importante dato a tener en cuenta), no es nada caro, desde mi punto de vista (hay que tener en cuenta, también, que este vecino del mundo vive en Donosti, y su punto de vista pueda estar un poco distorsionado por los usos y costumbres del lugar), y no soy de los que derrocha el dinero, entre otras cosas porque no lo tengo. Pero aunque el motivo sea que el menú era caro, tampoco es razón para correr más que en los encierros, a no ser que desde el principio vayas a hacerlo.

Es posible que la mayoría de los discrepantes en Twitter sean esos mismos que al morir un torero de una cornada, siempre se ponen a favor de los toros. Y es que en este caso lo entendería, porque aquí también estamos hablando de cabestros, o de ese turismo que se supone nos va a sacar de pobres.

Aunque ignoro si es labor de la Policía Foral, me gustaría saber si ya que estuvieron en el restaurante, y llámenme "cabroncete", antes de mandar el tweet, que a este vecino del mundo le sigue pareciendo una manera de hacerse "un selfie de autocomplacencia", comprobaron que todos los contratos de los trabajadores del local, estaban en regla y de acuerdo a la legislación vigente. Ya puestos, y como el Arga pasa por Pamplona...

*FOTO: DE LA RED


sábado, 13 de mayo de 2017

Los que nos fuimos a La Porra


Teniendo en cuenta lo que dijo Aquel, de que un vivo es un muerto de vacaciones, quizás convendría rebajar un mucho la importancia de todo.

Si tenemos un gobierno en el poder con más vías de agua, presuntamente, que un submarino hundido,  y no sólo se le sigue votando, sino en los últimos estudios, siguen siendo los máximos candidatos para un próximo gobierno, el punto de mira de todos nosotros debe de estar más cerca del modo “feria” que de "la verdad absoluta".

Quizás, por eso, este vecino del mundo que aprecia mucho, aunque no le conoce en persona, a Dani Rovira, al que siguen cazando, un día sí y el otro también, en Twitter, esta vez por haber dicho “Atención, hombres de España, no miréis las marquesinas en estos días. No vaya a ser que unas fotos de "Intimissimi" os tachen de machistas “, le recomendaría que al menos durante un tiempo se dedicara a practicar las artes del mimo. Más que nada, para que fuera más difícil el criticarle en 140 caracteres…

Cada vez estoy más convencido de que ese filósofo del pueblo que fue Don Miguel Gila, si hubieran existido las Redes Sociales, más de una vez se le hubiera puesto ese cartel de las películas de vaqueros, “SE BUSCA”.

Chistes como el de “Mi tía, la soltera, iba a todas las bodas, y cuando decían quiere usted por marido a…, ella contestaba: Y sino, pa mí”, ahora no serán políticamente correctos, pero sinceramente, nos lo deberíamos hacer mirar.

En estos días, el mismísimo Gila debería de variar uno de sus monólogos “…Si no aguanta una broma, que se marche del pueblo.

Y deberemos irnos los que practicamos ese humor. Y, quizás, la solución la tuviera otro humorista, éste para variar, donostiarra, y de derechas, Álvaro de Laiglesia, cuando creó en su relato “Los que se fueron a la porra”, un pueblo cercano a Madrid, La Porra, en donde vivían la mayoría de artistas incomprendidos…


Ahora, y ya para terminar, todos esos que practican lo políticamente correcto, si se quedan solos, la vida no se les va a hacer, ni más larga, ni mejor, pero se van a aburrir, “una jartá”. Porque la culpa, siempre la tienen los demás, y ahora, entonces, ya no estarán.

*FOTO: DE LA RED

domingo, 12 de marzo de 2017

MI VIDA COMO VENTANILLA DE RECLAMACIONES...


Hoy es uno de esos días en que este vecino del mundo debería de llevar colgado del cuello una señal de advertencia “atención suelo resbaladizo”.

Está comprobado que al cabo del día son muchas las  personas que se nos acercan viendo en nosotros una especie de ventanilla de reclamaciones en la que depositar su disconformidad por tal o cual motivo. Y, hoy, me temo que no es mi mejor día para ejercer de buzón de quejas, porque uno bastante tiene con mantener el chiringuito de su vida, al menos a la sombra de la popularidad de los que me rodean, o del famoseo.

Más de una vez pienso en cómo han cambiado las cosas, y no diría que ha sido para bien, especialmente en las redes sociales. 

En estas redes, en Twitter concretamente, el fariseísmo es más que evidente. No se sabe si se está buscando al hombre o la mujer perfecto/a. Pero seguro que no representa a la persona que deseamos ser, sino que creemos que quieren los demás.

Como en las famosas encuestas. A no ser que seas un suicida en ciernes, o un cultureta en pleno ataque delirante de “inputs”, nadie, ni sus productores, ve los documentales de La 2  después de comer, eso en el supuesto de que los haya. Y ahora, esos que se escudan detrás de un "nickname" o apodo, se convierten en jueces de lo que se debe o no se debe de hacer. Y a personas famosas, pero sobre todo, y ahí viene el quid de la cuestión, personas, se les juzga por lo que han hecho, o han dejado de hacer, e inmediatamente se les otorga una penitencia que nunca caducará.

Lo de estos días, más que dicho, vociferado contra personas famosas, y, especialmente, madres como Samanta Villar y Soraya Arnelas es para más que juzgado de guardia. 

La primera tiene derecho a disentir con el discurso de lo que es una opinsión “consagrada y bendecida” de una madre primeriza. Y la segunda ha sido condenada, sin derecho a defensa, por tener, al parecer, la criminal idea de ir a cenar con su marido, al sexto día de haber parido.

Aquí hay algo que no concuerda. En programas de televisión, en realities, nos gusta que la gente sufra con malos muy malos, al estilo Aida, y con poligoneras que son verdaderas tiranas, y luego, en nuestra realidad, ¿somos más de ideas cristianas de los años cincuenta al estilo del Consultorio de Elena Francis?


Lo dicho, no me voy a separar de mi señal de “peligro, suelo deslizante”, no por miedo a caerme, sino para evitar debilidades como pergeñar "accidentes" amañados...

*FOTO: DE LA RED

domingo, 5 de febrero de 2017

CORTARLE LOS PIES A DANI ROVIRA, NO ES LA SOLUCIÓN


Sería digno de comprobar si desde que han aparecido las redes sociales ha disminuido el número de visitantes a los psicólogos. 

Este vecino está convencido de que sí, de que muchos utilizan las redes, especialmente Twitter, porque Facebook, en teoría, es menos anónimo, para soltar todo el lastre que lleva dentro, y que se lo quiere endiñar al vecino, en especial si éste es famoso, que no nos equivoquemos, aunque tampoco serviría de excusa, no tiene por qué ser millonario.

Ayer, y este vecino se hizo eco de ello, en el anterior post (http://patxipe.blogspot.com.es/2017/02/el-boicot-como-truco-naif.html), ya se comentaba que la gala de los Goya al parecer se presentaba calentita, con un grupo que invitaba al boicot por, estaba en el aire, el bien de España.

Hoy voy a hablar de esa gala, pero no quiero llevar a engaño, no voy a comentar ni los premios, ni si estamos  de acuerdo o no, sino más bien del envoltorio, de lo que se veía  y te sugería.

Acabo de comprobarlo. Si buscas en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, el significado de “austero”,  viene una foto de la Gala de los Goya 2017.

Ante una gala tan austera he llegado a pensar hasta que la orquesta no tocaba, y era playback. De todas maneras, ha quedado claro que a Dani Rovira le han debido de pagar por palabra dicha. Por eso, el por qué de que le hayan dejado prodigarse tampoco.

Quizás el llenar el escenario durante toda la gala con  La Film Symphony Orchestrafuera para alejar posibles ansias de los guionistas de la misma, con llenar huecos con bailarines, siempre recordaremos esa especie de examen de claqué que en su primera edición, como presentador de los Goya, pasó el Señor Rovira.
A entender de este vecino del mundo, la gala estuvo no sé si un poco desangelada, pero sí que se demostró que se iba “solo” a entregar premios.

Se introducía,  agasajaba, a los presentes, durante unos dieciséis minutos a la gala, con un brillante-como-siempre Dani Rovira,  se daban agradecimientos de parte de los premiados por el premio recibido, que era lo que menos había durado, y… a otra cosa mariposa, es decir: Adiós y buenas noches.

Ayer se contaba con, y que se entienda, por favor, a este vecino del mundo, el inconveniente de que la Presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, Ivonne Blake (toda una institución cinematográfica andante)no domina bien el castellano,  y su mensaje era lento. Estuvo bastante bien solventado con la idea de que la acompañara el Vicepresidente, Mariano Barroso, quien “soltó” la mayoría del discurso.

Y llegó el único premio que tenia ganador, ganadora en este caso, determinado desde antes de comenzar la Ceremonia: Goya de Honor, y la Señora Ana Belén demostró, desde el primer segundo, que había dos maneras de hacerlo: la corta y la larga. Y tras escoger la larga, optó además por demostrarnos, que era una buenísima actriz, ejerciendo más de una Gloria Swanson en "El crepúsculo de los dioses" (Sunset Boulevard),  sabiendo, y saliendo a demostrar, que era la reina de los tiempos y las pausas, hasta pidió un vaso/botella de agua. 

Sinceramente, este vecino del mundo se acordó, y lo echó de menos, del discurso, hace tan sólo dos años, de Antonio Banderas, que también requirió su tiempo, pero que para este vecino resultó mejor. Llegando a la conclusión, de que Doña Pilar Cuesta no se besó ella misma, porque no llegaba. Como hubiera dicho el Señor Bárcenas: una auténtica sobrada.

Y… poco más. Añadir, quizás, que si hacen un homenaje a los fallecidos, como todos los años, y me parece una idea excelente: ¿Por qué, durante la realización televisiva, le dan más importancia al músico que “ejecutaba” más las imágenes que la música, visto los resultados? No se veían ni las imágenes, ni la identificación de los fallecidos. Un despropósito.

Ya para terminar, y por elegir un modelo de dedicar un premio, y para los malpensados, o bien-pensados, no me quedaré precisamente con uno de los agradecimientos más cortos, pero sí con uno de los que sonó a más verdad, y, visto lo visto, totalmente improvisado: Goya a la mejor Actriz revelación, Anna Castillo, por su gran trabajo en “El olivo”.

El futuro del cine español es excelente. Eso sí, si no pensamos que todo el mundo está forrado, ni seguimos llamando, como ayer, al boicot. Y sobre las futuras galas, una realidad, las ceremonias duran un tiempo, y el que tenga prisa, pues... muy sencillo, que no vaya, ni vea, la ceremonia.


Otra sugerencia: este vecino del mundo le hubiera dado más cancha, ya que estaba contratado para ello,  a Dani Rovira, es un seguro para cualquier ceremonia, y la de ayer resultó un poco encorsetada. Y no fue la culpa del malagueño. Por cierto, el día que dejen de contratarlo para ello, aunque sea dentro de veinte años, los mismos de siempre, aunque ya mucho más viejos, le estarán esperando para recordarle que Manolete murió por su culpa.

*FOTO: DE LA RED

miércoles, 28 de diciembre de 2016

EN EL PAÍS DE TORRENTE, LAS INOCENTADAS HAN MUERTO



¡La cosa esta muy mal! Esa famosa “cosa” de la que llevamos hablando mucho tiempo, definitivamente hoy, 28 de Diciembre de 2016, Día de los Inocentes, sino ha fallecido, la han matado.

 ¿Por qué lo dice este vecino del mundo? Son ocho de la mañana, y llevo una hora buscando alguna “inocentada” en los periódicos digitales. O no hay ninguna, o la realidad se ha vuelto tan retorcida desde hace tiempo que las liebres mismas se convierten en gatos, y ya no te dan el cambiazo, sino que viene de serie.

 Lo único que me encuentro reseñable, al margen de la política naturalmente, es el “cifostio” que se ha montado en internet porque Don Santiago Segura, dejando así clara mi admiración hacia él (aunque no esté muchas veces de acuerdo con su comportamiento, pero cada uno es libre de hacer de su capa un sayo), ha debido de lanzar un tweet lamentándose de la perdida de Carry Fisher, la siempre recordada Leia, en la que aparece vestida de esclava, durante el rodaje, si no me equivoco, de “El retorno del Jedi”. Y ha faltado tiempo para que unos y otros se pongan a la gresca. No he encontrado el tweet, porque, visto lo visto, el Señor Segura lo ha debido de borrar.

Tras analizar un buen rato lo ocurrido, la foto, en realidad es como el famoso Test de Rorschach, esa famosa prueba que consiste en diferentes láminas con manchas, utilizadas en psicodiagnósticos, y de las que tienes que confesar qué ves.
 
El problema, ya se sabe, no es lo que se ve, si no lo que se cree ver,  o lo que, en realidad, llevas en tu interior… Y no me vale que en el fondo del tweet del Señor Segura subyace la idea de la sexualidad de Carry Fisher. También se puede entender, por otra parte, que es una manera de ensalzar a la naturaleza como belleza, como arte, y no lo olvidemos el Señor Santiago Segura es licenciado en Bellas Artes.

En una sociedad que ve todo el mal en una foto de una chica guapísima en bikini, porque en el fondo el traje de esclava no deja de ser un bikini, aunque la retratada acabe de fallecer, y nadie se inmute, por ejemplo, con las miles de fotos de los refugiados, no por las fotos en sí, sino por los refugiados mismos, algo  va muy mal.

Por todo ello, quizás el día de las inocentadas, nuestro “Día de los inocentes”, ya no tenga razón de ser, con partidos que te prometen una cosa, y luego hacen otra, con casos de presunta corrupción que aparecen un día sí y el otro también, con un Donald Trump elegido como Presidente de los Estados Unidos.
 
Uno ya no se impresiona de nada, porque al final nuestro sistema de medir lo bueno y lo malo está definitivamente roto, y ya no sabrás ni lo que es verdad ni mentira. Y de todo eso, admitámoslo, no tiene la culpa Don Santiago Segura. Es más, creó un monstruo abominable, como es Torrente, y se ha forrado, porque nos gusta. ¿Y ahora, jugamos a ser tiquismiquis? Mejor nos hacemos unas pajillas…
 
*FOTO: DE LA RED

lunes, 28 de noviembre de 2016

CARTA DE AMOR, O ASÍ, A CHIQUITO DE LA CALZADA



Hace unos instantes este vecino del mundo se ha pegado un buen susto al comprobar en Twitter que una de las  “tendencias” (trending topic) del momento era “Chiquito de la Calzada”, y como luego he comprobado por los comentarios de la gente, la mayoría en un primer momento se ha temido lo peor… Pero luego, deshecho el entuerto, me he alegrado mucho, no solo de que Chiquito sigue vivo, sino de que le han dado algo más que un premio:  Hijo predilecto de Málaga. Y ya se sabe que en España siempre es mucho más fácil que te den una puñalada a que te den un premio en vida, añadiendo además la confirmación de ser un profeta en su tierra
.

Por primera vez también, he podido constatar ante mi sonrisa creciente, que una red social como es Twitter se ha puesto espontáneamente de acuerdo para alegrarse no sólo del premio, sino de que Chiquito de la Calzada esté entre nosotros.


Y me ha dado qué pensar. Porque estamos acostumbrados a “gastar” nuestro tiempo en poner a parir a alguien, pero nunca a ensalzarlo si verdaderamente lo queremos. Vamos, lo que normalmente ocurre también entre parejas que llevan juntos mucho tiempo; que de pronto el otro, el que se queda sólo, se arrepiente de no haberle dicho en vida, porque siempre se presupone, lo mucho que le quería, lo feliz que le ha hecho el estar junto a él, o ella….


Y también me ha dado por recordar la primera vez que conocí por televisión a Chiquito, a Don Gregorio Esteban Sánchez, como la mayoría de la gente en “Genio y Figura” presentado por Pepe Carrol (otro famoso, mago y presentador, que al fallecer, porque murió muy joven, no recibió, al entender de este vecino, el reconocimiento debido, sobre todo a la hora de improvisar replicas a los concursantes).


Por cierto es muy curioso, y significativo, el caso de que me acuerdo del momento en que conocí  a Chiquito y no el de otros famosos más. Recuerdo que ya habían pasado dos o tres programas, y al ver por primera vez a Chiquito, no entendí nada. Tenía la sensación de que en esos dos o tres programas me había perdido algo fundamental, que hacía que la gente ya al verle, todavía sin decir nada, se riese. Y en realidad, y tras la distancia que da el tiempo, estaba en lo correcto, no había encontrado todavía el código para entrar en “Chiquito de la Calzada”, y eso es lo que se denomina “cuestión de piel”, dejarse llevar por esa persona tan pequeña en tamaño, y tan grande en artista.


A este vecino del mundo siempre le ha gustado, y no se las da ni de listo ni de enterado, el llamado "humor inteligente", como puede representar Don Miguel Gila, del que, ya lo he dicho en este blog muchas veces, soy ferviente admirador, y de Tip y Coll. Por eso al conocer a Chiquito de la Calzada, me descolocó totalmente. No sabía si odiarle o quererle, sin patalear su actuación o subirle a los altares. Porque Don Gregorio es como una emisora FM de radio, hay que saber conectar con él, encontrarle en el correcto dial del humor al que pertenece. Y luego, ya no hay interferencias, porque nadie emite en esa onda.


Chiquito, no es un humorista como tal, ni  el mejor contando chistes, porque toma un chiste como se tomaba una columna en la época churrigueresca, lo dobla, redobla y lo hace suyo hasta que no lo reconoce ni la madre que parió al chiste. Pero Chiquito es un mundo con patas, si entras en él, no querrás salir. En realidad, y bien pensado, es el primer hombre multimedia de la historia: gesticula, habla, canta, y todo a la vez. Y desde el primer momento, aún cuando todavía no comprendes lo que te ocurre al verle, de una cosa estás seguro: que es una buenísima persona. Y que no engaña nunca, te da todo lo que tiene, cuando cantaba, su cante, y desde ya hace muchos años, sus historias.


Aunque se pusiera celosa La Nuri, mi sufrida, que no lo hará porque es muy inteligente, y sabe de mi debilidad hacia ti, hoy quiero aprovechar el susto que me he llevado, que nos hemos llevado muchos, para hablarte, aunque no sea muy de machos, a calzón quitado, especialmente con el frío que hace estos días, y decirte lo mucho que te quiero. Gregorio, Don Chiquito de la Calzada, personas como tú hacen el mundo mejor, y ponen por una vez, y sin que sirva de precedentes a Twitter de acuerdo.


Don Gregorio, desde su humildad, y sin pretenderlo, inventó un humor con banda sonora y diccionario propio, y creo sinceramente, que nuestras instituciones deberían de reconocerlo como usted se merece. Quizás después del susto de Twitter, alguien se ponga, o le pongan, las pilas, para cuidarle como se merece, aunque usted en su humildad natural, no lo crea así.


¡Gracias por todo!

*FOTO: DE LA RED

jueves, 13 de octubre de 2016

EL GRAN PARIPÉ O EL SÍNDROME DE LA MUJER MALTRATADA



Para todos aquellos que siguen a este vecino del mundo por Twitter (@PATXIPE) también, acabo de escribir el tweet más corto de mis cinco años que llevo ya en esa red social: #FelizJueves, eso dicen.


Ayer contemplando ciertas imágenes, y eso que este vecino quiso “ver” más bien pocas (no por nada sino por una gran sensación de empacho de todo), de nuestros políticos en el desfile de las fuerzas armadas con motivo del 12 de Octubre, día patrio donde los haya, advertí cierta sensación de “colegas”, entre políticos que se debieran repeler como el agua y el aceite, que me hizo contemplar la posibilidad de que todo lo que vemos en el día a día es “EL GRAN PARIPÉ”. Vaya por delante de que no sugiero que nuestros políticos de diferentes partidos tengan que andar a la gresca. Es otra cosa. Quizás el estar todos, en ese momento, viendo la vida pasar, ayudara.


Y quizás por eso, al levantarme esta mañana, he tenido la sensación, quizás por el regusto de algún sueño que me haya invadido con nocturnidad y alevosía, nunca mejor dicho,  de que nos pasamos nuestras vidas en una gran lavadora, siendo centrifugados, mientras a nuestro alrededor nos amenizan “el viaje” con millones de imágenes que sólo sirven para distraernos. En el argot taurino sería que entre unos y otros hacen una tarea de aliño, y nos colocan donde quieren, en el tendido que quieren, hasta darnos una y otra vez todo tipo de estocadas.



Una sensación de hartazgo, y no creo ser el único en sentirlo, nos invade. Esa sensación, otra vez, de que nada es verdad ni mentira, sino un gran show por todos lados para robarnos la cartera y que además tengamos sensación de culpa. La misma sensación de culpa que debe de tener esa mujer maltratada una y otra vez por su marido, que además constantemente le recalca que la culpa es de ella y que lo hace por su bien.


Un malestar general, ya para terminar, que se pudiera agravar si uno no creyera en una vida posterior llena de recompensas, ya que por una vez que has tenido, la suerte o no, de obtener la vida, haya otros que quieran vivir su vida, y si te despistas, la tuya también.


*FOTO: DE LA RED

sábado, 4 de junio de 2016

CONSULTORIO EN ROMÁN PALADINO



Hoy me voy a poner en plan “Consultorio de la Señorita Francis” contestando a un correo electrónico de un seguidor, Román, del que no diremos, así me lo ha pedido, su apellido.


Resumiendo su correo, Román me dice que le gusta el blog, aunque haya "posts" con los que no comulgue. Y le gustan mucho también las frases que utilizo en Twitter para anunciar el blog, y pregunta si son mías, o si alguien me ayuda. Y de todos modos, hay una de esas frases que no le gusta nada, Mientras hay blog, hay esperanza” porque la considera, cuando menos, exagerada.
Y para terminar me pregunta si tal como se han puesto las cosas, en cuanto a libertad de expresión, no tengo miedo a meterme en problemas.


Antes de nada, Román, te agradezco no solo que me sigas habitualmente, sino que te hayas tomado tu tiempo para escribirme y expresarme tus opiniones y dudas.


Si para gustos se hicieron los colores, lo mismo atañe en cuanto a opiniones, en este caso, sobre lo que se expone en el blog “A TROCHE Y MOCHE”. 


El vecino del mundo, tiene ese nombre precisamente para darle un aire rozando lo lunático, porque en ningún caso ni quiere ser representante de nadie, ni mucho menos de ser poseedor de la razón. Él, expone pensamientos y hechos desde su momento más exagerado, e incluso desquiciado, porque este “bloguero” siempre ha creído que en la exageración siempre se ven mejor los “pros” y los “contras”.


Como se puede comprobar, he diferenciado entre “vecino del mundo” y “bloguero”, o blogger para los más internacionales. Siempre conviene ponerse una máscara, una coraza, para que pare el primer tortazo, o incluso el primer beso. Algunas veces la realidad, si se cuenta, no parece creíble, y, en cambio, sí algo inventado o exagerado, pero con una base real.


Por supuesto que es normal que no comulgues con muchas ideas expuestas, principalmente porque aquí nunca se ha pedido, y mucho menos exigido, fidelidad de culto.


En cuanto a las frases sobre el blog que  utilizo para promocionarlo (porque el que no se anuncia, es como el que no llora, y se queda sin mamar), sí son mías, y quizás precisamente la que le parece cuando menos exagerada ("Mientras hay blog, hay esperanza"), en mi opinión es de las más precisas.


Ya muchos saben que este blog, pronto se cumplirán seis años, se comenzó como manera de luchar psicológicamente contra las consecuencias de sufrir un paro, al que le llevó un ERE a este bloguero. Y lo utilizó, y lo utiliza, ya lo dice en otra de sus frases anunciadoras, para no dejarse nada dentro; y como un psicólogo de cabecera, siempre cuesta bastante dinero, vierte sus reflexiones y su mala leche, en cada post, antes de que se pudiera convertir en un mal queso, y envenenar a alguien.


Si algo ha tenido internet es democratizar la opinión, el pensamiento, de cada uno de esos que forman, o la mayoría, o una minoría tan menor como la de uno solo. Y eso, aunque diciéndolo de una manera suave, haya mucho grito salvaje, siempre es esperanzador.



Ya para terminar, y en cuanto a lo de miedo a meterse en problemas por la libertad de expresión, creo que el punto más importante de todo siempre es el respeto. Se puede decir cualquier cosa, pero con las palabras justas. Y algunas veces un “se rumorea” o “un presuntamente” pueden ser vitales. Además, honestamente, en esta playa que es internet, este vecino del mundo solo es un grano que todavía se está formando. Otra cosa es, dónde ponen algunos su trasero, y que el grano les pique o no. Pero “picar” no es el fin último, sino simplemente, quizás, advertir de que nos hemos dado cuenta de muchas cosas, aunque más de una vez, nos las tengamos que tragar.


*FOTO: DE LA RED, GRAFFITI DE BANKSY

jueves, 21 de abril de 2016

¿POR QUÉ SE VA ASÍ "EL PRÍNCIPE"?



Antes de nada, y evitando decir la palabra en inglés que ahora se utilice tanto, y rompiendo mil lanzas por nuestro castellano, quiero avisar a todos aquellos seguidores de “El príncipe” que no sepan cómo ha terminado la serie, que es mejor que se abstenga de leer el post de hoy, ya que aunque no voy a contarlo todo abiertamente, al quejarme de ciertas cosas, es probable que les “estropee” sus expectativas. Quedan avisados a partir de este momento.


No me dirijo directamente ni a los implicados en el mundillo del cine ni de la televisión, pero hablo a todos los que quieren las historias de ficción en general, especialmente visto desde el lado del espectador/telespectador, que es el lado al que este vecino del mundo siempre ha pertenecido, y últimamente sufrido.



Siempre se ha considerado al cine, televisión y series incluidas, como una escapada de la realidad aunque se vista de ella, una cierta ventana a la ensoñación, e incluso como somos los espectadores los clientes últimos, proclives a que nos hagan en cierta forma la pelota, endulzandonos un poco el paladar, con un final feliz o convencional.


Por tal como se están poniendo las series, aunque este vecino del mundo no es un gran conocedor ni consumidor de ellas, diríamos que a nivel internacional, sino que las series que ve son, casi en su totalidad, españolas, parece que se ha puesto de moda que el final de ellas, tengan un cierto regusto amargo, por aquello de que quizás la amargura nos dirija más hacia la realidad, y consecuentemente se pueda pensar que la serie tenga más calidad.


Ni que decir tiene que “El príncipe” es una serie, a entender de este vecino, de gran calidad, tanto a nivel de guiones, con buenas interpretaciones, en algunos casos soberbias,  y con lo último en tecnología. Y todo ello, además, se nota en el resultado final de la serie. Pero aquí este vecino quiere hablar de otra cosa…


Antes de comenzar el capítulo final de “El príncipe”, y se puede demostrar, lancé un tweet, previendo lo que podía ocurrir, y dejando clara mi opinión: Estoy harto de esa moda de finales agridulces. Tras más de dos años nos merecemos un final de cuento.


Y por lo testado personalmente en Twitter,  especialmente al final del capítulo y serie,  muchas personas eran de mi opinión.


Esta serie, y me ceñiré a ella, para intentar no generalizar, nos ha “costado” a los espectadores más de dos años de  espera, y miles de anuncios violando nuestras retinas. Sé que la productora no es la culpable, ni de los anuncios, aunque en cierta manera viva de ellos también, ni sobre todo de esa especie de “coitus interruptus” en plena segunda temporada, que la cadena nos causó, al postergar parte de esos capítulos, sin explicación alguna (y es que no la había), al año siguiente; quizás pensando que los telespectadores enganchados seguirían de esa manera pegados a sus pantallas, proyectaran lo que proyectaran.


Se supone, ya lo sabemos, que entrar en el mundo del hampa o del terrorismo, tiene sus costes que pagar a los que lo hacen, pero la ficción es la ficción, y en lo que respecta a “El príncipe” concretamente, ya bastante lo han pagado, con sus vidas incluso, tanto malos como buenos, incluyendo a “Fran”, el amigo del “prota”, y una soberbia interpretación de José Coronado.


No es de recibo, se vista como se vista, con razones de todo tipo, que ayer la pareja protagonista, unos convincentes Älex González e Hiba Abouk, no siguiera junta para guardarlos así en nuestro baúl de los recuerdos. Y en el fondo, esa decisión se ha tomado, en la opinión de este vecino del mundo, para que todo se revista de una pátina de más realismo, y de que no se pueda calificar a esa serie como “dulce”, cuando en realidad nunca lo será, por todo tipo de tramas y sucesos como han ocurrido. 


La mayoría de los espectadores no pedíamos ayer el Edén, sino que solo dos personas fueran felices, quizás para que el regusto de todo lo ocurrido nos hiciera olvidar “que en El Príncipe todo acaba en agua salada”, y no nos lo fue concedido.


Por cierto, y antes de terminar, es también imperdonable, por supuesto que desde el punto de vista del vecino, naturalmente, que en el último capítulo no se haga ninguna referencia, a excepción de una última escena ya en los títulos de crédito finales, a Faruq, ese otro “héroe/villano” en la trama, y que al no verle en el capítulo final, pareciera que “sale” por la puerta de atrás de la importancia.



Nuestros políticos claramente solo miran por su partido y por su ego, y a nuestros personajes favoritos, que juegan en nuestros sueños, no les dejan ser felices, porque “eso” parece que no viste de calidad a una serie. ¿Qué nos queda?


*FOTO: DE LA RED