Mostrando entradas con la etiqueta noche. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta noche. Mostrar todas las entradas

domingo, 19 de noviembre de 2017

ESA FILOSOFÍA EN ZAPATILLAS...


Tu día siempre puede mejorar en cualquier momento si intentas abrir un “abrefácil” y además... lo consigues a la primera, y es que lo mismo que un preservativo está diseñado, los que lo están, para romperse durante …la faena, amén de recordarte, por su tamaño, que la tienes pequeña, la gracia de un abrefácil es que al final tengas que romper el paquetito de plástico de manera desesperada y le saques los colores al Altísimo por lo que acaba saliendo de tu boquita.

Por cierto, esta noche, de un día sin abrefácil y por lo tanto triste, al despertarme frente al televisor tras el primer sueño, a eso de las dos/tres de la mañana, he llegado a la conclusión de que el éxito de la mayoría de las cadenas, esa “tienda en casa” olvidada a la hora de hablar de tu vida, pero en el fondo siempre presente, reside en que a esas horas  en la que es programada, actúa como ese ente que nos acompaña a prueba de bomba y de olvido. 

Tu felicidad, y por supuesto la de este vecino, siempre será inversamente proporcional a la cantidad de tiempo que ves ese programa, y la culpa, por supuesto, no es del contenido, de los productos de la mencionada tienda, sino de que el programa en sí actúa como un virtual paño de lágrimas de la soledad más absoluta.

Aprovechando ahora que nos hemos puesto profundos aunque sea en cosas nimias, hay que dar un toque al Ministerio, que imagino será, de educación y derivados, que cada vez está dando menos importancia a la “Filosofía”.

Habría que darles un pescozón, incluso con repiqueteo; aunque en el fondo es comprensible, ya que a la mayoría de los gobiernos, sean de izquierdas, derechas, del centro y adentro, no les interesa que “su” pueblo piense, que practique esa filosofía en zapatillas, por ejemplo delante de un buen café, que puede ser extremadamente peligrosa para el PODER, así en mayúsculas. Ya “piensan” ellos en nuestro lugar. 

Nosotros, con nuestros votos, sólo tenemos que decir “Amén”, especialmente en un pueblo como el nuestro que viene de una educación “católica, apostólica y romana”. 

El que aprendamos a pensar, fin primario de toda filosofía que se precie, y especialmente además a decidir con criterio, nunca ha entrado en sus planes, esos que la mayoría de las veces acaban en Suiza, o en una cuenta caribeña, que al final nunca han usado, eso dicen.

*FOTO: DE LA RED

martes, 7 de noviembre de 2017

LA NOCHE DEL BLOGUERO


Hay momentos en los que uno se despierta como si cayera de la arista del K2, ha sido el caso, y se sorprende sentado en el sillón de la sala mientras tiene la inequívoca sensación de que por la ventana acaban de irse sus musas. Ha venido a visitarle la inspiración, pero no le ha pillado trabajando.

El bloguero en su sentido estricto vive en un continuo estrés dejando ya atrás un asunto vivido y depositado en su blog, mientras busca en lontananza otro artículo del que hablar, y que a él verdaderamente le resulte interesante.

En cierta manera, y salvando las distancias, un blogger se encuentra siempre en la noche que lleva al día de Reyes Magos, una noche de inocencia plena trufada de ilusiones, preguntándose continuamente qué le traerá el destino.

Es de suponer que lo mismo que cada maestrillo tiene su librillo, cada blogger tendrá su mundo, y habrá quienes ya tendrán prefijados temas en cada época del año, más que nada por aquellos que tienen firmas o empresas  a las que “ayudan” con su camuflada/descarada publicidad, disfrazada de descubrir nuevas sensaciones en artículos consumibles. Es una opción. No está ni bien ni mal.

En este blog, en A TROCHE Y MOCHE, se observa en seguida, como detalle inherente a su ADN, que el autor se define continuamente como “vecino del mundo”. Una manera de describirse, descubrirse, como continuo mirón/degustador de su entorno.

No es lo mismo lo que tú te crees ser, a lo que los demás ven de ti. Y en ese juego vive/se nutre este blogger en ese “blog personal”. Y cuanto más fresco de ideas, mejor funcionará el juego de las apariencias: observar y ser observado. Porque lo que ves de los demás, en ningún caso te es ajeno, ya que en las descripciones que hagas, en parte, siempre hablarás también de ti, porque sólo puedes hablar del mundo que tú has descubierto. Julio Verne nos dejó hace mucho tiempo, y los demás de videntes hemos pasado a ver lo evidente.


Voy a recolocarme todo tras la caída de la arista de ese K2 metafórico. Al menos este “accidente” ha sido fructífero, y ya tengo mi nuevo artículo. Ha acabado la noche del bloguero, y las luces de un nuevo día alumbran ya sus opiniones.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 23 de junio de 2017

AL OTRO LADO DE LA HOGUERA...


Dentro de unos momentos, este vecino del mundo se va a dar un paseo que le servirá a modo de elixir de la eterna juventud. Y es que ya falta poco para celebrar la Noche de San Juan. Aquella noche que, entre otras cosas, significaba el fin de un curso, su intento de dejarlo atrás, y jugar con un futuro que se escondía tras la oscuridad de una noche, sin duda, especial.

Hay ritos, costumbres, noches que son una especie de vuelta a la niñez, quizás de empequeñecer en tamaño, para verlo todo con aquellos ojos grandes que nos caracterizaban cada vez que vivíamos algo que escapaba a la razón. Porque un niño, espera todo, comprende todo.

Y la noche de San Juan, aquellas noches de los años sesenta, tenían para nosotros al menos, mucho de rito que olvidaba la razón para troncar con esa sombra de brujería que se esconde en cada noche. Ese quemar algo viejo, ese saltar el fuego, está más cerca de un aquelarre, de jugar con lo prohibido, de cruzar al otro lado del más allá , de la sinrazón. Más cerca de intentar romper las puertas del cielo, que hacer cola ante el Todopoderoso, para ver si nos hemos portado bien.

La noche de San Juan del 2016 tuve la gran suerte de disfrutarla en la playa de La Zurriola, en Donosti, entre carajillos, bruj@s de distinto pelaje y música de enigmáticos acordeones.


Hoy, esta noche, estaré más lejos; lleno de ecos habanero-salineros, y de much@ rubi@ europe@; pero seguiré buscando al otro lado de la hoguera de cualquier playa, ese reflejo, quizás de una cara, o de unos ojos, que no paran de vigilar, prestos a reconocerme el día que ya la hoguera esté en el mismo lado de los dos.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 20 de enero de 2017

LA SALIDA DEL BLANCO PERFECTO...


Estos días, así, tan fríos del grajo y del carajo, tan blancos como si fuera la nada, la hoja en blanco sin escribir, nos puede hacer comprender, quizás, ese carácter tan helado, serio, de frases como escritas en mármol, de los nativos nórdicos. O mirándolo de otra manera, qué hubiera sido de nosotros, de nuestras fiestas, de nuestras ganas de cachondeo, de esa “penúltima” de nuestras juergas improvisadas, si para las tres de muchas tardes, el paisaje que te rodeara fuera la noche más absoluta en la que se dejara adivinar el manto blanco de la nieve de cada día.

En un ambiente gélido no hay sitio para la calidez de las relaciones, para pensamientos húmedos que se congelan con la realidad,  y sólo caben argumentos y problemas a lo Ingmar Bergman, personas ajadas al estilo Max von Sydow en ropa interior corriendo por la nieve, como en “El visitante nocturno”.

Ni esa gente presuntamente guapa que nos sirve de ejemplo, de zanahoria para nuestro burro comportamiento, y que hoy son diseñadores de joyas, y mañana se confiesan a escritores de manos negras, para firmar su autobiografía de vidas que ya todo el mundo conoce por haber vivido, o sobrevivido más bien, de relaciones siempre aireadas a los cuatro vientos, o mejor dicho a las cuatro revistas de papel couché.


¿Alguien se imagina a la Esteban que vino del hielo, en lugar de que éste, el hielo, sólo forme parte de su bebida? O a la Duquesita, ¿yendo a sus aposentos sin perder la virginidad de su zapato?
Porque no nos engañemos,  los pingüinos de Mary Poppins eran dibujos animados, y ella, siempre me pareció que más que ordenar los armarios de los niños, era más de vivir en ellos…

A este vecino del mundo nunca le ha extrañado que los habitantes de paisajes blancos sean más propensos al suicidio, por tanta invitación a autoanalizarse, en lugares donde el azul del horizonte no existe, y el blanco, oculta más que impide,  el distinguir las distancias personales.

Por favor, que alguien le indique a este vecino del mundo, la salida del blanco perfecto, porque uno es más de colores calientes, especialmente de marrones que le caen un día sí y el otro también, y que le  impiden autoanalizarse, porque para decirle cómo es ya tiene a la bruja del tercero.


*FOTO: DE LA RED

martes, 8 de noviembre de 2016

LA NOCHE DEL AMIGO AMERICANO



Como decía un compañero mío de trabajo, cuando todavía tenía trabajo y compañeros, “Estoy más nervioso que un señor de la tercera edad (él, mi antiguo compañero, para abreviar, y siendo políticamente incorrecto, en realidad decía: “viejo”)  con novia”. Así se siente este vecino del mundo hoy pero sin novia, que uno ya tiene más que suficiente con La Nuri, su sufrida, y como decía aquel, que tenía que ser muy inteligente: “Uno no va a buscar hamburguesas, cuando tiene el solomillo en casa”,


Sí, estoy muy nervioso, y en realidad es por algo que, en teoría, no nos debería de afectar, ya que es por las elecciones a Presidente de Estados Unidos, que en teoría no nos atañe de cerca, pero teniendo en cuenta que el mundo ya es más cada día una aldea global, quién sea el nuevo habitante de la “Casa Blanca” puede afectar y mucho a la comunidad de vecinos, aunque estos vecinos estén en ultramar.



Está más que demostrado que cuando el Presidente de Estados Unidos estornuda, la mayoría, aunque estemos muy lejos, ya estamos sintiendo fríos, temblores y con la inequívoca cara de que nos viene la gripe.


Y es que, en realidad es una situación totalmente irónica, podemos pasar por primera vez de tener a la primera mujer en la Presidencia de Estados Unidos, a que haya un nuevo Presidente, que, presuntamente, utilizara a las mujeres como objeto de caza y de alfombra.


Se suele decir que “no hay dos sin tres”, y este año, si suponemos que en una moneda, “la cara” es lo bueno, al menos desde el punto de vista de este vecino del mundo, y lo malo “la cruz”, tanto en el Brexit en el Reino Unido, como en Colombia con el plebiscito, salió una gran cruz.


Por ver el lado positivo, en esas dos votaciones anteriores se presuponía desde días antes que la votación estaba más que ganada claramente, y tras los resultados la confusión fue el primer sentimiento.  En Estados Unidos, por lo que dicen las últimas encuestas, cualquiera de los dos, Clinton o Trump, pueden ganar, por lo que no creo que los seguidores, y los sufridores, se duerman en los laureles, y aquel que tenga claro el voto, es de suponer, que no se quede en casa, porque de lo contrario tendrá unos cuantos años, concretamente cuatro, para arrepentirse.


Llevamos una racha a nivel mundial de que las gentes se están empapando de doctrinas populares, y luego pasa lo que pasa. Una especie de llevar la telebasura (ahora tan popular, y que tanto daño está haciendo) a las calles.  Decir “popular”, doctrina popular, en España, para mucha gente es hablar de pensamiento de izquierdas, cuando un discurso popular es decir a la gente lo que quiere oír, que ya intrinsicamente lleva su peligro, y luego el político de turno tras ganar las elecciones hará de su capa un sayo, y de sus promesas meras cortinas de humo para hacer lo que él realmente quería. Y de eso en España tenemos, tan solo hace cinco años, un claro ejemplo de ello. Y aunque ellos se definían del centro, porque en España ningún partido político, motu proprio, se sitúa a la derecha, sus políticas nos han llenado de recortes y de trabajos tan largos como el parpadeo de un buho nervioso.


Y si gana Trump ya me temo que en España el nuevo gobierno, que es en realidad el viejo, tiene la excusa perfecta para hacer de su capa un sayo, y de sus breves promesas, otra vez papel mojado. Este vecino del mundo, y sin dárselas de visionario, está totalmente convencido de que la culpa de todo será …del amigo americano.



Esta noche, y ya para terminar, antes de ir a la cama, habrá que mirar si debajo de ella, adivinamos un flequillo rubio. Y es que, quizás, hoy, para variar, el hombre del saco sea rubio y con acento netamente americano…

*FOTO: DE LA RED

viernes, 12 de agosto de 2016

¿ERES PERSEO?




Tal noche como la de hoy, entre el once y el doce de agosto, tengo una cita con el cielo, que siempre espero que esté estrellado. Es una de las mejores noches, se supone, para ver ese espectáculo que es Las Perseidas, también conocidas como “Lágrimas de San Lorenzo”.


Entre nosotros, nunca las veo, pero siempre me sirve para ponerme, u oponerme, nunca se sabe, ante ese lienzo negro como el azabache, con agujeros blancos, que en muchas ocasiones, hoy será otra de ellas, supone el cielo.


Es una noche de humildad. Tu soledad frente al infinito, y darte cuenta de que tus problemas contra eso, sino es una estupidez, si es una verdadera demostración de egoísmo.


Las mejores noches, para que nos vamos a engañar, en el cine las ha fotografiado un tal, Steven Spielberg, en películas como “Encuentros en la tercera fase”, o “E.T.”, noches de un azul inmenso, con luces en la lejanía de estrellas en el cielo, y luces de la ciudad, que parecen fundirse en un todo soñador de encuentros con el infinito.


Pero la vida es más parecida a una producción cinematográfica española, con más propósitos que dinero, más ingenio que poder crematístico. Y cuando no llega para los efectos especiales, nos tenemos que conformar con la cara del protagonista en un primer plano sugiriendo lo que ve. La vida es eso, pura ironía, tu pagas, y es “otro” el que disfruta.


En esta noche, en apenas unas horas, me reiré en silencio del mismo chiste de siempre en honor a Perseo. Es muy naíf, pero a este vecino le encanta.


Había ocurrido una batalla, y sus allegados estaban buscando a Perseo. No sabían ni dónde estaba, ni cómo estaba. Y cada vez que encontraban a un herido (todos estaban llenos de sangre, e irreconocibles), en su idioma, se supone, le preguntaban, “¿Seis per Seis? (¿Sois Perseo?)”. En un momento dado, el interrogado, moribundo y en pleno estertor, se empieza a reír y dice: “¿Seis per Seis?” y con cara de no entender la complicación de por qué se le pregunta eso, contesta: ”Treinta y seis”.


Ante la infinidad de tú contra el orbe, tampoco conviene ir con cosas muy complicadas, porque ya tienes bastante. Y ese chiste, a este vecino del mundo, siempre le ayuda. Adopta la posición de cualquier atleta  cuando suena el himno que representa a su país…



Y es que nos creemos tanto para, en realidad, lo que somos; y ese chiste nos puede representar. Tantas expectativas para, siempre, una eyaculación precoz... 


¡Y la vida sigue! Pero a este vecino le gusta que le dejen soñar, y esta noche, es un buen momento para ello. Si vais, por favor, no os molestéis los unos a los otros… La vida también puede ser un poco de paz.


*FOTO: DE LA RED

sábado, 16 de julio de 2016

NIZA, LA NOCHE MÁS OSCURA



Voy a empezar este mensaje arrojando piedras contra mi propio tejado, porque siempre hemos querido en este blog dejar las cosas claras, sin ningún paño caliente.


Uno de mis lectores, sólo uno, se ha quejado, pero en este caso creo que es muy importante el mencionarlo, para que no haya ningún atisbo de duda, por no haber escrito un post sobre lo ocurrido ayer en Niza.


Visto así, “el vecino del mundo no ha comentado el atentado ayer en Niza”, el comentario del lector, no sé si seguidor frecuente (porque en ese caso conocería de sobra la manera de pensar del vecino), tiene toda la razón.


Ocurre que la noche es oscura, y el día claro, y este vecino del mundo tampoco lo comenta. Hay cosas que son obvias, y lo ocurrido en Niza ayer cae por su propio peso, porque es triste, muy triste, y hasta faltan las palabras, para describir cómo se puede transformar un día de total felicidad para todos los franceses, en auténtico horror porque una persona así lo ha querido.


Precisamente creí conveniente no comentarlo por humildad, por no apuntarme un tanto fácil y añadirme a las miles de adhesiones como si la mía fuera importante. Y quizás, aunque solo uno de mis lectores me lo haga notar, ahora veo que aunque un asunto parezca obvio, quizás es mejor dejarlo claro desde el momento en que uno se expone, en cierta medida, al juicio público un día sí y el otro también.


Además, conviene recordar en que este blog no es una crónica diaria de lo ocurrido en el mundo, sino que tiene un microcosmos difícil de definir, y que tiene un mucho de hablar con las tripas, de darle voz a los sentimientos en el mismo momento que nacen de quitar las alarmas de lo políticamente correcto. Y desde ese mismo punto de vista, quizás el que no hubiera dicho nada hizo vestir, al menos por un momento, al vecino de verdadero cretino.


Y ya, metidos en materia, y por supuesto sin querer entender al hacedor de esta desgracia, mejores mentes pensantes y actuantes deberán incidir en el tema del por qué este tipo de casos por desgracia están en aumento, y si el cambio, o intercambio de roles y de posiciones sociales, pudiera tener algo que ver.


Si esos “lobos solitarios”, como al parecer se apunta en el caso de Niza también, se auto-marginan o son marginados.  Sea lo que fuere nadie tiene el poder para decidir sobre las vidas de los demás.


Este vecino del mundo tiene comentado, en otras ocasiones, que estamos en unos tiempos en que, y perdón por la expresión aunque es la más certera, todo aquel que expone su opinión, tenga el alcance que tenga, “se la tiene que coger con papel de fumar”, y ayer por lo menos para uno de mis lectores, y todos son importantes, precisamente porque este vecino del mundo no diera la suya, se pudo producir una sombra de duda, y había que atajarla cuanto antes.


Ese lector tenía mucha razón, si pensamos en esas imágenes, cuando menos, de niños yacentes, y que merecían un comentario doloroso, aunque se sepa que el día es claro, y la noche, como en Niza, a pesar de los fuegos artificiales, más oscura.


Como este vecino ha comentado en más de una ocasión, el peor enemigo del hombre es el propio hombre, y en este caso no ha querido mencionar al lobo, porque este animal, que seguro se rige por sus propios códigos, tampoco tiene la culpa de lo que ha perpetrado un, se supone, ser humano.

*FOTO: DE LA RED



lunes, 27 de junio de 2016

REFLEXIONES A UN RESULTADO QUE DUELE



Con ese sexto sentido que tienen ellas, ayer mi sufrida, La Nuri, había guardado bajo llave todo objeto cortante antes de que se supieran los reales resultados de los comicios. Y con ese gesto, quizás alejó un futuro próximo que podía haber sido aún más negro.


¿Reflexiones al resultado?

Algo obvio y más que evidente. Salvo los que se presentan en frente del balcón de la Calle Génova a celebrarlo, y que en opinión de este vecino del mundo hacen exhibicionismo de la bandera española para ponerla como icono de un partido, la derecha se oculta y no se muestra en los sondeos, mientras que la izquierda de Podemos es más de postal y camiseta. Es decir, el que es de Podemos lo muestra y lo demuestra, y se agita tanto, que parece que se multiplica, y puede confundir el resultado.

La derecha, sin embargo, es muy sibilina y camaleónica. Mientras, el votante de derechas no deja de mirarse “su” ombligo, y o no se fija o no tiene un vecino que las está pasando “moradas”, aunque este color no provenga de “Podemos” sino fruto del gobierno que va a seguir otros cuatro años más.


Si se dice que los votantes favorables  al “Brexit” han sido egoístas y han antepuesto su bienestar de unos pocos años al futuro de sus nietos, ¿qué se puede decir de los que han votado para que siga un gobierno que durante todo su mandato lo máximo que se ha acercado al pueblo ha sido vía “plasma”?


Tristemente, una vez más, tenemos y tendremos el gobierno que nos merecemos. Porque cada uno traduce los votos como le da la gana, y también se puede decir que esos escaños que ayer el Partido Popular sacó de más, catorce, con respecto a los anteriores comicios, es una especie de perdón, bendición y olvido a todos los presuntos, por no meternos en problemas, chanchullos que les ha ido salpicando un día sí y el otro también.


Este vecino del mundo, aunque le pilló muy joven, aún recuerda  aquellos años postreros de la dictadura, y aquel dicho de “contra Franco se vive mejor”. El problema que nos queda a los que vemos la vida desde más hacia la izquierda, es que “contra Rajoy no se vive sino que se sobrevive con lo que todavía nos han dejado, y que han logrado más tiempo, mucho más, para rematar su faena”.


Solo nos queda ver ahora el próximo gobierno cómo se plantea el cambiar ese futuro que nos han pintado tan bonancible, con dos millones de empleos en los próximos cuatro años,  y que solo obedecía, según la opinión de este vecino, a ganar las elecciones. ¿Ahora también dirán que es culpa de la herencia que dejó el PSOE?


Por cierto,  ayer durante su comparecencia en el balcón de Génova, en un momento dado mientras ocurrían unos pequeños incidentes, Rajoy le dijo a Cospedal: “Ahí vienen los malos”.
No, no eran ni Rato, ni Blesa, ni siquiera Bárcenas
¿Quiénes son? Simplemente los de la foto de arriba, activistas sin techo y extranjeros.



Os dejo mientras suplico a La Nuri que devuelva la cubertería a su lugar correspondiente. No, no voy a hacer ninguna tontería. Solo quiero desayunar, y no hay nada más serio que hablar de comida. Y sino,  que se lo pregunten a ese voto oculto que solo se muestra cada cuatro años. 

Mientras, las paredes de la cocina se inundarán de los sones de "Resistiré", del Dúo Dinámico. Hoy va a sonar sin parar. Ahogará mis lamentos.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 30 de octubre de 2015

VÍSPERAS DE MUCHO... (GALA 8, GRAN HERMANO 16)



Hoy tenemos que apelar a ese viejo refrán: Vísperas de mucho, días de nada.

La gala de anoche, la octava, se presentaba con muchas expectativas, Noche de Halloween y con precedentes para pasárselo muy, pero que muy bien, y sin embargo, fue decepcionante. Me gustaría ser el único que ha sufrido esa sensación, pero me temo que  a más de uno le habrá pasado. Me aburrí como acostumbran aburrirse las ostras, me aburrí como la madre de todas las ostras y  con la madre de todos los aburrimientos. Fue un auténtico despropósito.

Daba miedo lo no preparado para asustar: el “look”, verdaderamente desafortunado de la presentadora (se creaba una duda :¿La apariencia de la Milá era una especie de alegoría a Halloween, o lo había diseñado su peor enemigo?). Y, sobre todo, daba miedo lo que se encontraban los concursantes tras vagar por ese pasillo de los horrores (que horrorizó más a algunas concursantes, que lo que divirtió a la mayoría de los espectadores), una desaforada Maite (que ya no se sabe si interpreta, verdaderamente está iluminada, o ambas opciones) que parecía un personaje escapado del hotel del "Resplandor",  y para más inri , cuando se encuentra con Amanda le suelta un impagable "Tranquila Amanda, soy la elegida de Dios”.

Quizás, al final, la clave está en los vómitos y fluidos desagradables que no hubo en el pasaje del terror. ¿No quisieron afear a unos concursantes cuyo mérito, la mayoría, está en su presunta percha, el famoso culto al cuerpo?

En esta especie de descrédito del que se ha teñido este/estos últimos grandes hermanos, está la conciencia para muchos de que el devenir del reality se escapa de las manos del consumidor. Tanto la no salida, o la salida honoris causa de Suso, y sobre todo la de Belén Esteban en su Gran Hermano VIP, han marcado, por mucho que lo quieran negar en la Cadena Alegre (en oposición de la tristeza de la que acusan ellos mismos a otras cadenas de su entorno) una tendencia a la baja que ya es muy difícil de remontar.

En la opinión de este vecino del mundo, solo se podría hacer la remontada, con un discurrir “limpio” del programa con las mimbres que se tienen, y nada de moviolas que cambien pasados de veredictos democráticamente planteados, en forma de repescas.

Más hablar y menos discutir, menos músculos y más corazón, y sobretodo no desvelar desde dentro del programa o desde los estudios, estrategias que sigan los concursantes para intentar ganar. Por ejemplo, ayer a Carolina, la expulsada de la semana, la presentadora, Mercedes Milá, le dio carta blanca para que dijera todo lo que quisiera a los concursantes al despedirse, y eso antes no pasaba, ni a lo mejor pasa la semana que viene. Porque lo que ayer se hacía, hoy no se hace, y quizás mañana se haga otra vez. Y así solo vamos a  esta pendiente que nos lleva hacía abajo en la atención del programa.

Se debería de volver a los primeras ediciones en las que no se desvelaba ningún proceder de los concursantes hasta que todos iban saliendo, e iban descubriendo las perspectivas lejanas que da el estar fuera de la casa.

Lo importante no es un estriptis que nunca se va a ver durante un “edredoning”, sino una charla a corazón abierto. Conocer a las personas que se esconden detrás de la fachada de un concursante que se cree frío y calculador.

Se acusa a muchos concursantes de ser verdaderos muebles, y tras eso se van a ir de rositas caracteres que hubieran merecido la pena descubrir, como una Niedziela que solo contando su vida circense tiene mucho que decir. O, Marina, y su necesidad de tener una réplica de bebé. Un Vera, seguro que tiene mucho para contar y seguro que así entenderíamos mejor sus reacciones. Sin olvidarnos, por supuesto, ni de Han y sus excesos en todo, como contrapunto a un Aritz enigmático, atrayente y casi siempre controlado, pero siempre sonando a sinceridad extrema.

Siempre se ha dicho eso de que por la boca muere el pez, y si algo no se deja en el programa es hablar tranquilamente, porque dialogar no es discutir, ni provocar discusiones. Y el programa continuamente busca eso. Busca el “ya”, el momento, antes que los prolegómenos, el hablar, el contradecirse, el pillar mentiras tras varios días de diálogos.

Curiosidades del programa de ayer:
Sofía está tan centrada en su conquista de Suso, que al darse cuenta de que Raquel podía volver al concurso se llenó de tan mala leche que los que debieron de pasar miedo en el pasaje del terror sin duda fueron sus moradores, porque ella permaneció totalmente impermeable.

Niedziela, que se supone que al trabajar en un circo, debería de ser valiente e intrépida, ayer para más inri, montó otro circo, éste dentro de Guadalix, durante su azaroso discurrir por su pasaje del terror, que si no llega a ser por Vera, todavía la tenemos hoy sin poder salir del recorrido, y chillando hasta la extenuación.

Marta y Raquel, al volverse a reencontrar, para besarse ni se han tocado. Una auténtica metáfora de lo políticamente correcto: un beso, a secas.

El comportamiento y maneras de Raquel y Amanda, al reencontrarse,  es mucho menor que el nivel que se pide para entrar en cualquier guardería.

Carolina fue la expulsada, y fue un momento triste, porque es una persona que merece la pena, pero que en el programa “no vendía”. La que vale más para el esquema del espectáculo que siempre mueve y promueve Telecinco, es la madre de Carolina, un verdadero personaje a poco que le hagan hablar en los programas de la cadena. Y sino, al tiempo.

Cada día estoy más convencido de que Han es una rémora para Aritz, y no un salvavidas,  y es más, casi me atrevería a decir, que puede ser un lobo con piel de cordero para Aritz. Eso, o es un inconsciente y no le importa  hacer por momentos, mucho daño al vasco.

Que conste, que a Sofía le han hecho un favor al no entrar su madre otra vez, porque le perjudica en su imagen y comportamiento.

Llegó la hora en que Suso se debe de definir entre Sofía y Raquel. Veremos si lo hace, aunque por mí, se podrían ir los tres.

Marina, Suso, Amanda, Ricky y Vera, son los nuevos nominados en “Gran Hermano 16”.

¿El deseo de este vecino del mundo? Que se vaya Suso, y con su ida otros concursantes como Amanda, Sofía, y la mismísima Raquel, se tendrían que poner las pilas y navegar en el programa con otros horizontes.


La más que posible realidad es que nos encontremos esta semana con que la mayoría de los colaboradores de la cadena, como siempre, coincidan en su gran mayoría, y esta vez hagan campaña para que se vaya Marina.

*FOTO: DE LA RED

martes, 28 de julio de 2015

NADIE DESPIERTO PUEDE ENTRAR EN ELLOS


Lo bueno de una noche de verano es ese silencio a salitre en la playa, con el ronroneo de olas llegando acompasadamente. Esa oscuridad que oculta la inmensidad del mar. Noches calurosas en las que el silencio te sigue, porque al silencio en el verano parece que se le desprecia con un torbellino de fiestas, debido a la creencia de que estar feliz, alegre, equivale a bullicio, a algarabía.

Me gusta emboscarme en el silencio de una playa solo iluminada por una tímida luna en su cuarto menguante, como si el ruido de esos guiris borrachos la hubiera roto.

La vida rutinaria, en una noche de verano, se queda en cuarentena; los problemas aparecen colgados en el perchero de las buenas intenciones, y ya mañana se verá. El silencio, en una noche veraniega , es lo más cercano  al paraíso. Es  apagar las luces a los malentendidos, a las malas miradas acompañadas de una sonrisa.

Dónde se esconden los barcos en las noches mal iluminadas, en las noches de un negro de luto, quizás en el mismo lugar donde van los besos que nunca dimos, los requiebros de amor que no nos atrevimos a dar mientras ella lo anhelaba.

No hay nada más triste que cantar una habanera a un marinero sordo, pintar de negro una ilusión blanca, decir adiós cuando se quiere decir hola.

Las noches de verano se hicieron para los enamorados; para el niño solitario que observando el reflejo de la luna en el mar,  quiere aprender a escribir poesías, y se da cuenta, de pronto, que la poesía en realidad siempre le ha rodeado, solo tiene que descubrirla, en esas olas casquivanas que se van antes de llegar, en esas estrellas que juegan a agujerear la oscuridad.

Una noche de verano es el decorado perfecto para esa primera cita llena de esperanzas, para ese baño nocturno en la humedad de lo no visto.


Y si algún día recuerdas esa playa inmensa de tu niñez, es mejor que no vuelvas a ella para comprobarlo, porque los recuerdos con los años se convierten en sueños, y nadie despierto puede entrar en ellos.

*FOTO: F.E.PÉREZ RUIZ-POVEDA

lunes, 25 de mayo de 2015

NOCHE DE DAMAS, O A LA FUERZA AHORCAN


Espera este vecino del mundo que no se le tilde de machista por decir que las tres señoras, Rita, Esperanza y Dolores, de derechas de toda la vida, muy suyas de toda la vida, todavía con peineta y palio, tras estas elecciones celebradas en el día de ayer, se han debido de dar cuenta de que hay un camino por la izquierda que les ha sacado de su autopista de orgullo y radicalidad.

Porque lo de ayer por la noche, tras saberse los resultados de las votaciones, parecía un duelo de damas contra damas, un spaghetti-western con tintes de comedia dramática, unas que se irán o que se deberían de ir antes de que las echen,  y otras que vienen, al parecer para quedarse, como Ada Colau, proveniente de la lucha contra los desahucios, o de la lucha por ideales como Manuela Carmena, y Mónica Oltra, de Compromís.

El mejor resumen de lo ocurrido ha sido las palabras dichas, eso sí, como el catalán hablado en su día por Aznar, en la intimidad de un abrazo con un compañero al que ha dicho “Vaya hostia, vaya hostia”. Al ver su cara, la de Rita Barberá, este vecino del mundo ha comprendido que la Señora Barberá hasta ese momento vivía en otra galaxia de la que era reina y señora, y el tortazo al aterrizar ha sido terrible.

Es curioso que un político cuando manda, que es el momento en el que tenía que tener los pies más, en la tierra para darse cuenta de los problemas que atañen a sus votantes, es cuanto más aislados están, unos contando dinero de comisiones dentro de sus coches, y otros de viaje en viaje en hoteles de ultra-lujo. 

A destacar también, que ha quedado demostrado que si no en Cataluña, en Barcelona al menos, mientras los políticos nacionalistas estaban pergeñando caminos separatistas, el pueblo llano está más preocupado en comer y tener un lugar en el que dormir día a día. Otra muestra más de esos dos mundos que parecen separar al político del simplemente ciudadano.

Otra curiosidad es que aunque han perdido tanto el PP y el PSOE, sin embargo éste puede tener más poder que antes al servir ahora de lo que se suele denominar "visagra", aunque aquí se parecería más a una prenda íntima, como suele ser el “sostén”.

La mayoría de los que en teoría han perdido dicen que ahora han entendido lo que el pueblo quiere. Como se suele decir “A buenas horas mangas verdes”.

Parece que la mayoría de los políticos solo se acuerdan del votante cada cuatro años, y sería deseable que como a partir de ahora la mayoría de grupos están condenados a entenderse, será más fácil que tengan la sensación de que siempre son observados.

Los tiempos de hacer mausoleos o pirámides modernas que perpetuaran la brillante idea del partido en el poder, e incluso de “aeropuertos para los ciudadanos”, ya pasaron, entre otras cosas porque “no queda ni un duro”, como diría el castizo. Y quizás, aunque sea un contrasentido, se va a pedir más que los alcaldes cuiden de sus gentes, de sus ciudadanos, que de su ciudad. 

Como bien dijo Manuela Carmena en sus palabras de agradecimiento, tras saberse los resultados electorales, esperemos que a partir de ahora los políticos nos seduzcan con sus hechos, y no, y ésto ya es cosecha propia, que nos violen directamente, como ha ocurrido hasta ahora.

Nos tendremos que fijar si en los próximos días aumenta la venta de periódicos, ésto pudiera ser debido a los muchos políticos cesantes que comienzan a buscar un nuevo curro en el periódico de turno. También es muy probable, y este vecino no se las da ni de “pitoniso" ni de profeta, sino simplemente pone a trabajar la lógica, que a partir de ahora, es probable que los programas de televisión se llenen de colaboradores antiguos políticos de derechas. Y es que  a la fuerza ahorcan. 

*FOTO: DE LA RED

jueves, 3 de abril de 2014

LA NOCHE COMO VERDAD

Hace muchos años aprendí que la noche es la verdad.  Es el momento en el que los gigantes de la memoria se despiertan, el reino de lo sabido y ocultado. El rastro que queda de los dioses del  miedo.
La noche es la bruja de los cuentos, el hermano malo del bueno, la cara oculta del Edén, la verdad de la mentira. La noche es el sonido del silencio, la sombra del día, el recuerdo de lo que se quiere olvidar. La noche es el vestido del ladrón, el cobijo del amante, el castigo del engañado. La noche es frío para el soltero, la soledad del viudo, la verdad del amargado.
En el mundo de los conquistadores la noche es terreno inconquistable, las arenas movedizas de la memoria, el planeta cuestionable de lo que no se cuestiona. La noche es un susurro constante de lo que quieres olvidar, la cicatriz de la herida, el telón del teatro de la vida.
Los años pasan, y el miedo a la noche contínúa. No existe una escuela para aprender  a dominar la noche, a domarla, a leerla, porque la noche es el lado salvaje del reprimido, la rotura del acero bien templado, el final del terreno conocido, el lugar donde no sirven los mapas.
Aunque te quiera olvidar la noche es tu aliada, porque susurra tu nombre en deseos interminables, porque me recuerda a aquella vida contigo. Ahora, sin embargo, son noches capadas, sin la luz de tus besos, de tus susurros, sin el salvoconducto a la felicidad.
Si la noche es la verdad, el resto es mentira, mentira para olvidar tu ausencia, para emborrachar mis sentimientos, pero nunca te podré ver, no doble, sino una simple vez más, para decirte los “todavía” que tengo almacenados, porque todavía te tengo presente, como a la noche en que decidiste dejarme, y las sombras que todavía me cubren. 

*FOTO: DE LA RED

viernes, 21 de junio de 2013

ESTA NOCHE

Esta noche me he dormido delante de la televisión. Hasta aquí ninguna noticia memorable, porque quién no se duerme delante del televisor.
Esta noche me he despertado delante del televisor y he tenido la sensación más cercana que se puede tener al éxtasis. Una mujer de mediana edad cantando solo para mí una historia como muchas, de desencantos y de olvidos. Me cantaba solo a mi, o yo he creído que me cantaba solo a mí.
No he querido saber el nombre de la intérprete, porque no he querido entender que era una actuación, sino solo un momento para vivir, y lo he vivido.
Me he despertado. Y entre sueños he sentido y he vivido, por eso sobraban los nombres delimitando mundos. Porque solo se trataba de sentimientos, y de momentos abiertos encontrados al azar.
Era una sensación muy extraña, porque el cuerpo me pedía lágrimas, pero al mismo tiempo, ese mismo cuerpo sabio, a fuerza de haber vivido, sabía que soltar lágrimas era una perdida de tiempo, porque en cierta manera, esa parte dedicada a llorar se iba a perder el momento. Y eso no hubiera sido justo para esa milésima  parte de mi cuerpo.
Esta noche se ha abierto una puerta al sentimiento, y he utilizado esa puerta, y he sentido, no diré que como la primera vez, sino que he descubierto que los sentimientos son mundos paralelos, donde no se compara si mejor o peor, sino que simplemente se saborea. Cuando hueles una rosa, no te preguntas si huele mejor que la anterior que oliste, sino que te dejas llevar por el momento. Lo importante no es la rosa, ni el olor, sino el momento. Como hoy lo importante no era ni la cantante, ni la historia hecha canción, sino el sentimiento que me ha inundado y me ha hecho recordar aquello de que el hombre siente y padece, y por una vez el sentir y el padecer no venían juntos. Era una rara moneda con una sola cara.
Esta noche me he despertado, y no quiero dormir por miedo a olvidar.

*FOTO: DE LA RED