Mostrando entradas con la etiqueta mujer. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta mujer. Mostrar todas las entradas

lunes, 31 de julio de 2017

A PROPÓSITO DE MIREIA Y PAULA


Antes de nada, mi máxima felicitación a Mireia Belmonte por esas tres medallas en los Mundiales de Budapest, y que la colocan donde debiera de estar desde hace mucho tiempo: en lo máximo de lo máximo en el palmarés del deporte español de todos los tiempos.

Al enterarme de esta noticia instintivamente he entrado en la cuenta de Twitter de Paula Vázquez recordando la polémica que ha tenido con MARCA por su discrepancia sobre el trato que dieron a Mireia a propósito de su medalla de oro, y que venía a decir "Mireia (incrustado en el logotipo de Marca), Sin palabras", y que a este vecino del mundo, sí le gustó, y le pareció que lo de Paula Vázquez era más bien rizar el rizo, al reprocharles que para las victorias masculinas sí "saben" verter palabras; cuando, y se puede demostrar, para algún triunfo masculino han utilizado el mismo recurso.

Pero para el gusto se hicieron los colores, y la postura de la Señora Vázquez es más que respetable. En cambio, no me lo pareció la respuesta de Marca al pataleo de la presentadora, "aconsejándola" de que deje de hacer el ridículo.
Serán cosas de este vecino del mundo, pero considero, es mi opinión, de que así no le constarían a un hombre.

¡Bueno! Tras este un tanto largo preámbulo, pero que he considerado importante para mostrar cómo he llegado a lo que ahora mismo me tiene muy irritado, diré que gracias al twitter de Paula Vázquez he descubierto a Blanca Manchón.

Esta deportista olímpica sevillana logró su objetivo, proclamarse campeona del mundo de Windsurf por sexta vez, este mes en Salou (Tarragona), a los siete meses de dar a luz; demostrando que está en plena forma y que ser madre no le resta posibilidades en su carrera deportiva, incluso habiendo perdido todos los patrocinadores poco tiempo después de que les dijera que estaba embarazada.

Blanca ha podido acudir a este campeonato mundial, precisamente porque era dentro del territorio nacional, y con una vela prestada y pagándose el viaje de su bolsillo.

A pesar de su triunfo, que la ratifica en la élite del deporte español, sigue sin patrocinadores para acudir en septiembre a  intentar clasificarse para las próximas Olimpiadas, Tokio 2020, y hacerse con una de las becas, en una auténtica carrera contrarreloj.

Está intentando, cuando menos, que la gente entre en su cuenta de twitter (@BlancaManchon) y se hagan seguidores de ella, para poder demostrar la fuerza que tiene en redes sociales y que alguien, digamos lo crudamente, se apiade, y dé vida monetaria a su carrera deportiva.

Lo triste es que ya sea deporte, al menos en los informativos televisivos a nivel nacional, hasta la vida íntima de las estrellas del deporte (bodas, hijos, y si me voy o no del club ¿”en el que he querido estar desde pequeño”?), y no casos como el presente.

La foto de este post es una pura metáfora de la vida de Blanca, y por supuestísimo de la mayoría de las madres que quieren realizarse como persona.
Yo, personalmente, ya me estoy haciendo “seguidor” de la cuenta de Blanca Manchón, e investigando quiénes son las firmas desertoras de Blanca. Si consumo algo de ellos, consumía.

Por cierto, la vida de Blanca Manchón bien merecería, al menos, una película para televisión de esas que comienzan “Basada en hechos reales”.

Casos como el de Blanca, dan sentido a seguir como “blogger”, agitando conciencias.

Por cierto, hoy no he necesitado tirar de ironía, la misma situación de la carrera deportiva de Blanca lo es. Sólo le dejan, al menos por los hechos de los patrocinadores, buscar la perfección como deportista, pero no como mujer, si ella considera que para realizarse, necesita ser madre.

Ahora mismo, en los programas matinales de televisión hacen seguimiento en directo de que Cristiano Ronaldo llega a los juzgados. Y luego lo harán también,en los programas deportivos. 

¿Hay mejor ironía, otra más, que convertir el concepto de "DEPORTE" en algo tan elástico y férreo al mismo tiempo?

*FOTO: DE LA RED



lunes, 3 de julio de 2017

HOMBRE, HOMBRE....?


Si algo hemos aprendido últimamente es a medir  las palabras constantemente, por aquello de que en cualquier momento puede venir “el famoso Paco con la rebaja” y dejarnos en pleno fango.
Lo que voy a relatar ahora, y no me pone, de verdad, muy bien, me acaba de ocurrir hace unos veinte minutos y, quizás, es el síntoma de medir las palabras modelo “con papel de fumar”.

He ido a una tienda de esas que denominamos de “chinos”, aunque últimamente he aprendido que las llamamos así, no porque el propietario lo sea, que también, sino porque nos engañan como si fuéramos … sus compatriotas.

Mi objetivo: comprarme dos pantalones cortos de unas cuantas XL… Como soy cliente, si no habitual, sí cada vez que entramos en verano, ya sabía el pasillo exacto.

Según nos íbamos acercando se oían dos voces cada vez más altas, especialmente la de una mujer hacia un hombre (ambos no bajaban de los setenta años), al que literalmente le estaba tratando como un trapo.  Ella estaba posicionada hacia mí, y el hombre, sin todavía ubicarme,  me daba la espalda. Al verme la mujer con cara de ser sorprendida ha dicho “Aparta, que viene un hombre”.

Uno, que no está acostumbrado, y tal como están los tiempos, a que le regalen la oreja, enseguida ha pensado que en algún lugar vendría la “letra pequeña”, y que además, era endulzar un oído, el mío, para castigar  a su sufridor, ha sentido repentina empatia por el varón domado, y solo ha sido capaz de decir:
-Bueno, tanto como “hombre”… A lo mejor si me hacen el examen correspondiente, no paso lo de “hacer dos cosas a la vez…”

Y es que ya nos han acostumbrado a que sí en algún momento nos llaman “caballero”, como mínimo nos encontramos en un restaurante y nos traen la cuenta.

Nadie da nada por nada, y especialmente entre diferentes sexos. Aparte, que este vecino está convencido de que la famosa y tramposa frase: “Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” ha hecho mucho daño ante cualquier nueva posibilidad de lo que sea; incluso ante la peregrina idea de ser “el último hombre sobre la tierra”.

*FOTO: DE LA RED


viernes, 24 de marzo de 2017

DE LONDRES A UN FUTURO DE CIENCIA FICCIÓN


Antes de nada, condenar los actos ocurridos en el Reino Unido, en concreto en mi querido Londres, con esos ya cuatro fallecidos. Pero el cariz que están tomando las cosas no me está gustando nada.

Ya todo el mundo está comulgando con ese "Algo ha fallado" que puede ser el anticipo de "recortemos libertades" o vislumbrar un futuro a lo Minority Report, película sobre un texto de Philip K. Dick, en el que mediante un complicado camino, por ahora, y demos gracias, solo atribuible a la ciencia ficción, se detenía  a los asesinos momentos antes de cometer el crimen, es decir, y es lo más importante, de ser culpables...

Si esa persona, la de los crímenes de Londres, ya había sido investigada pero no tenía, de hecho, ninguna relación conocida con el terrorismo internacional, no le puedes detener por alquilar un simple vehículo, que es el umbral de todo lo ocurrido después

No se puede convivir, no se debe, con arquetipos, o con clichés, que nos llevarían a que nosotros, por ejemplo, los del Sur, nos gastemos el dinero de las ayudas en vino y en mujeres. Y a las pruebas me remito, La Nuri, mi sufrida, ni anda con mujeres ni le gusta el vino, y a mí, a este vecino del mundo, no le deja.

Lo dicho, lo del famoso, "algo ha fallado", miedo me da, y mucho, y que la gente diga verdaderas bestialidades en cumplimiento de un importante cargo, y luego, ni dimita ni le cesen, también.



*FOTO: DE LA RED

viernes, 2 de septiembre de 2016

CHIVATA DE SÍ MISMA



En estos días en que todo se centra, a nivel nacional, en si por fin hay "fumata blanca" para conseguir un nuevo gobierno, ha pasado de puntillas, y no se le ha dado la trascendencia que al menos este vecino del mundo estima que tiene, especialmente para la mujer, una noticia que nos viene desde Alemania.


Este pasado lunes el ministro de Justicia alemán hizo saber que “Alemania promulgará una ley (ya se ha aprobado el proyecto de ley este mismo miércoles), que obliga a las mujeres a confesar a su cónyuge, si éste refuta su paternidad, el nombre del padre biológico de un hijo nacido de una relación extra-conyugal con la finalidad de que éste (el padre biológico) contribuya a los gastos de manutención del niño”.


El texto del proyecto de ley establece que la mujer tendrá la obligación, ante el falso padre, de revelar con quién ha tenido relaciones sexuales en el tiempo en que pudo producirse la concepción.


Y ahora viene para este vecino del mundo, uno de los mejores/peores momentos de esta disparatada ley. Una vez que se compruebe la identidad del verdadero padre, quien haya pagado la manutención podría exigir que se le repongan los gastos, pero solo a partir del momento en que tuvo dudas sobre su paternidad y empezó el proceso de impugnación. 


Lo que vendría a ser, y este vecino ante tanta indignación se lo toma a broma, una especie de subvención a la cornamentaSi yo fuera mujer alemana, que obviamente ni lo soy ni lo seré, inmediatamente pediría otra subvención para cuando el marido le sea infiel.


Siguiendo con esa ley, y siendo padre biológico, también se me ocurre que el falso padre debería de devolver el equivalente monetario a los momentos felices que ha pasado con esa criatura, para restituírlo, en cierta manera, al padre biológico, por un cariño del que no ha podido disfrutar nunca.


La Ministra de Familia, Manuela Schwesig, valorando el proyecto de su compañero de gobierno, Heiko Maas, Ministro de Justicia,  ha dicho que, aunque es difícil reglamentar jurídicamente este tipo de asuntos familiares, se debe poner fin a los vacíos jurídicos.


La primera sensación que tiene este vecino del mundo, y si ésto, por decirlo de alguna manera, “se consagra”, lo veremos en muchos países, es que ahora en Alemania están intentando peinar al viento.


También me parece curioso que en un país liderado por una mujer, Angela Merkel, a ésta, al menos no ha trascendido, sus ojos no se le hayan vuelto chiribitas.


Cada vez lo comprende menos este vecino del mundo. En una sociedad actual, que se supone más abierta y mejor formada que nunca, se permiten cosas atroces, como ésta. Y, ¡ojo!, tan atroz es ésto, como que en otros lugares no se permita  bañarse en las playas (las piscinas al ser privadas pueden ser objeto de normas) a la gente vestida como quiera, sea por su propia comodidad como por sus creencias, a pesar de que luego en esos mismos países de procedencia, no se ejerza la misma libertad que se pide cuando ellos son extranjeros.


Refiriéndome otra vez a las palabras de la Ministra de Familia aduciendo que se intenta llenar un vacío jurídico, habría que advertirla que a lo mejor no es un vacío jurídico, y sí un agujero negro, y una vez entrados en él desaparecemos todos.


Se empieza por tener que decir con quién te acuestas, y se termina obligando a desvelar todo tipo de pensamientos de cada segundo del día. En todo caso lo justo sería que él confesara también con quién se acostaba, si lo hacía, porque a lo mejor la mujer se sentía, por ejemplo, desatendida, puestos a suponer.


Y lo triste de todo ésto, es que en realidad se le da primacía a lo crematístico frente a los sentimientos, tanto pasados como presentes.


Por esa regla de tres que se nos presenta en esa futura ley, también una mujer podría pedir, como ya sugerido anteriormente, una compensación cuando le pilla a su marido con otra, y si hasta ahora ha sido un matrimonio tradicional, llevando ella los quehaceres del hogar, que se traduzca en dinero  todos los trabajos que ella ha realizado en casa, y él no.


Esa futura ley supondrá, en cierta manera, obligar, entre otras cosas, a declarar los más íntimos deseos. Y lo íntimo, al menos este vecino así piensa, debe de seguir quedando para uno mismo, no destrozado por miradas ajenas, y mucho menos traducido a unas meras monedas.


Por cierto, ¿alguien se ha puesto a pensar en Alemania, las repercusiones que esas confesiones exigidas mediante ley, pueden tener en la seguridad de la chivata de sí misma? Puede ser como echarle gasolina al fuego del maltrato conyugal. 



Si Alemania va a la cabeza de Europa, como parece que así se considera, y poco a poco les vamos siguiendo todos en “usos y costumbres”, a lo mejor, y si lo miramos desde la distancia, que es como mejor se ve cualquier asunto, vamos a ser corderos que seguimos al macho alfa, que en este momento está dando un paso al frente, y ante él solo hay un vacío en el acantilado de la necedad.


Quizás, y ésto sí que debe de llevar a la reflexión, lo que algunos países lo pueden hacer por la religión, otros lo van a hacer, simple y llanamente, por el euro.


*FOTO: DE LA RED

martes, 23 de febrero de 2016

ALEJANDRO SANZ, PORQUE SE LO PIDE EL CUERPO



En una sociedad, y en un país, en el que tristemente ya estamos acostumbrados a que los famosos, sean, eso, simplemente famosos sin más, y no ejemplos de nada, bien está que por un momento se nos haya colado, en estos dos últimos días, casi de soslayo, la noticia de un cantante, muy nuestro, Alejandro Sanz, parando uno de sus conciertos, ha sido en Rosarito, México, pero podía haber sido en cualquier sitio, para recriminar a un hombre que estaba agraviando, y al parecer, agrediendo, a su compañera.


Ahora incluso, porque no hay peor ciego que el que no quiere ver, dirán que no ha sido más que pura pose, o que como la publicidad del hecho le ha venido muy bien, y que entre lo comido por lo servido, que se quede la cosa como está, y que no hace falta que se le reconozca nada, cosa que además, él, Alejandro, seguro que no lo hizo con esa intención, sino como ocurre cada vez que compone una canción, era, simplemente, porque le pide el cuerpo.


La verdad es que, es todo un lujo, que en unos momentos en que, al parecer, todo el decorado actual, al menos el nuestro, se cae víctima o de la corrupción o de los intereses más interesados, podamos ver que, al menos, hay alguien que se viste por los pies, y que nada quiere, quizá porque ya todo tiene, o porque la vida, su vida, está completa simplemente con los suyos, y haciendo lo que más le gusta.


Porque de Alejandro Sanz se podrá decir de todo,  pero no que hace música comercial. Hace, tan fácil y tan difícil, como lo que le pide su cuerpo, e incluso su corazón, roto o entero, y tiene la suerte, tenemos la suerte, de que a la gente, así, en general, le gusta. Si alguien ha intentado alguna vez cantar sus canciones, son de todo, menos fáciles, tanto de garganta, como de retener las letras en la memoria, una verdadera borrachera de imágenes y sentimientos.


Da gusto comprobar, que todo un autor y cantante, como Alejandro Sanz, sigue haciendo, solo lo que le pide su voz interior, que seguro además se lo dice cantando, como no pudiera ser de otra manera. Y mientras, este vecino del mundo, envidioso empedernido de buenas ideas,  se quedará aún con más ganas de visitar una Cuba que siempre le atrajo, y más desde que Alejandro le compuso una canción como “Labana” y le enseñó, nos enseñó a todos, que es "la ciudad donde los sueños aprenden a nadar".


Así, desde fuera, las letras de Alejandro Sanz siempre han tenido todo el sabor de nocturnidad y alevosía. Letras e historias moldeadas por sus entrañas, tras una mezcla, como todo autor que se precie, de alcohol, soledad, humo y experiencia.


Que lo ocurrido hace dos días, el bajarse del escenario para llamar la atención a alguien que no estaba haciendo bien “sus” cosas, y que da la casualidad de que era un hombre sacando los pies de su tiesto e invadiendo los de una mujer a la que seguro consideraba como "suya", es tan verdad como que desde hace unos cuantos años su banda, como mínimo, sin contar a un coro femenino (de un mínimo de dos componentes), tiene también otras dos mujeres  (una a los teclados, y otra a la guitarra), y no hace como los partidos políticos que van aireando sus números de participación femenina para convencernos y votarle.


Lo que acaba de decir este vecino nunca ha sido usado, y me parece correctísimo, para vender el producto, que como artista, y grande, que es Alejandro Sanz, lanza cada vez que comienza una gira.


Cuando sea mayor, más mayor aún, tremendamente viejo, quiero tener la fuerza que tiene Don Alejandro para defender sus convicciones, sean sobre el Ártico, los derechos humanos, o sabiendo, simplemente, que es mucho saber, dónde los sueños aprenden a nadar.

*FOTO: DE LA RED



martes, 16 de febrero de 2016

ANAÏS, ANAÏS, NO ACABES CON EL MACHISMO A CAÑONAZOS




A quién no le ha pasado alguna vez esa sensación de “esto ya lo he vivido antes”.

Esta noche pasada me ha ocurrido otra vez. Al ver en periódicos digitales resúmenes de noticias y,  de pronto, me encuentro con que este sábado pasado la jefa del Instituto Valenciano de la Mujer,  la socialista Anaïs Menguzzato , se descolgó con un tweet de esos que no dejan indiferentes, y que si seguro llega a ser componente de uno de esos partidos que son tachados de extremistas, inmediatamente hubieran pedido su dimisión, en el que dice “Mañana es San Valentín. Ese bendito amor romántico bajo el q se camuflan el machismo y la violencia de género. No lo celebres, denúncialo..”


Y tras apenas unos segundos, en el que me imaginé a un San Valentín con una pintada en rojo sobre él, que decía "machista", y revisando anteriores  artículos en el blog, este vecino del mundo ha recordado enseguida el por qué de esa sensación de déjà vu.


Hace apenas un año, en Enero del 2015 precisamente, Ángeles Carmona  (Presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género del Consejero General del Poder Judicial), declaró que quería eliminar el "piropo" porque según ella "supone una invasión a la intimidad de la mujer".


Personalmente, declaraciones de este tenor, y me refiero a ambas, solo se pueden explicar como querer destacar, y que se sepa quién es la que lo ha dicho y en qué cargo está. Y lo más importante, que ese día además ha ido a trabajar.


Por cierto, como este vecino ya sabe cómo va el tema del “machismo”, en este texto he mencionado a Anaïs Menguzzato y a Ángeles Carmona, dos mujeres, no por serlo, sino por intentar apagar incendios con fuego, o lo que viene a ser el machismo a cañonazos.


Seguro que Anaïs Menguzzato, como polític@ que es, pedirá respeto para los que se dedican a la política, y que no todos son corruptos, sino que la gran mayoría están llenos de buenas intenciones. Y ahora nos viene, porque implícitamente lo puede estar diciendo, que el hombre por ser hombre, o la mujer por ser mujer, son machistas practicantes.


Antes de hablar mal del día de San Valentín, o de lo que sea, poniéndole un velo machista, porque eso se puede hacer con todo, me gustaría que, por ejemplo, se diera una vuelta por todos esos programas de televisión en el que la juventud rinde un tremendo culto al cuerpo y a la fachada, y en el que culturizarse, o incluso leer un simple libro parece de friquis, y se verá que es “practicado” por hombres y mujeres.


Por ejemplo, y sin ir más lejos, en esta edición de “Gran Hermano Vip” hay una concursante, Charlotte, y que a este vecino del mundo por su manera de ser le produce gran ternura, es una joven que, como se suele decir, es de buena familia, y teniendo en cuenta que normalmente esa apreciación va ligada al dinero, en su caso diríamos que es de buenísima familia. A ella no le duelen prendas en decir una y otra vez, que se casará con un millonario. Y eso también es machismo, y viene en gran parte de lo que se ve en la propia casa, por decirlo de alguna manera, en los usos y costumbres. 


Este vecino del mundo fue educado, prácticamente, por su madre y por sus tías, y en la senda de que todos somos iguales, y que si quieres que te respeten, tienes que respetar. Y ahí también se incluye hacer la cama y todo tipo de cosas...


Por cierto, la crisis tampoco ayuda, pero como ahí, en la crisis, al menos un poco de culpa sí tendrán los políticos, nos hacen mirar a otro lado, por ejemplo, a fiestas puntuales, como puede ser San Valentín. La fiesta en sí no tiene la culpa, en todo caso la publicidad de las celebraciones sí, pero hay también se mueve el dinero, y mejor no tocarlo.


A todo aquel que ha sentido, y siente, mariposas en el estómago al ver a la persona que tiene a su lado, no se le puede decir que no regale nada en San Valentín, ni en cualquier día del año. Y, Anaïs, si no me comprendes, porque nunca has sentido esas mariposas maravillosas revoloteando por tu estómago, diría que me produces pena, pero me ibas a tachar, seguro, de machista; simplemente te aconsejo que te lo hagas mirar. 


Y, por cierto, para aclarar temas, todo el tiempo que me he referido al amor, lo he estado haciendo simplemente pensando en dos personas, no en un hombre y en una mujer. Espero que se me entienda, porque quizás ahí puede radicar uno de los problemas del machismo, el no tratarse como personas en igualdad de derechos. Sin necesidad de sacar los lanzallamas a la calle.

*FOTO: DE LA RED



viernes, 29 de enero de 2016

MUJER CON PAISAJE AL FONDO



Hoy tengo a dos mujeres, rubias, en mi cabeza todo el día. 


Como se entere La Nuri, mi sufrida, voy a tener que decir eso tan manido de que “no es lo que parece, cariño”. Son muy diferentes y  muy parecidas a un mismo tiempo; ese mismo factor que las ha querido unir en cuanto a continuidad, pero en dos fotografías para ellas, tan diferentes, incluso en su momento de vida y de generación.


Una, Charlotte Caniggia, 22 años, famosa en España desde hace dos o tres días. Desde que se supo que era la nueva concursante de Gran Hermano Vip.  Argentina, y parece ser que  reside en Marbella. Hija del exjugador de fútbol Claudio Caniggia, compañero de Maradona en la selección de fútbol, y de Mariana Nannis, figura muy controvertida, presentadora y “habitante”, también, de realities y similares, en Argentina y varios países más.


La joven, y es lo que hizo que me fijara en ella, por lo alucinante en el significado de una frase tan sencilla, y al mismo tiempo tan reveladora, se describe al ir a entrar en el concurso,  como de profesión: “participante en realities”. Ya que lleva varios, como un concurso argentino de bailes, y en la versión italiana de Supervivientes, "La Isola dei famosi".  Al parecer a Charlotte, en este momento mismo, le pillamos soltera, mañana no se sabe.  


A pesar del ejemplo paterno, a ella  le gustan los futbolistas, pero, curioso, no el fútbol. Y tiene aficiones tan reveladoras para hacernos una idea de su filosofía de vida, como ir al gimnasio (no sabemos si allí hace algo, si lo practica, pero ir, va); las compras, que, según se dice, tiene en su madre una verdadera maestra, y viajar.


Por la profesión de su padre, ha vivido en varios países, y habla el español, inglés e italiano a la perfección. Se define como muy divertida y, según dice, se cuida mucho; ha pasado varias veces por el quirófano para retocarse el pecho, los labios y la nariz.  Y para finalizar, diremos también que cuida su alimentación con una dieta vegetariana.


De la otra mujer, en realidad , hace falta decir poco. Hablamos de Cristina de Borbón,  siempre ha sido “Infantísima de España”, sexta en la línea de sucesión,  y en este mismo momento hija y hermana de rey, y figura muy incómoda para La Monarquía (así en mayúsculas) de  España.


Más de uno de mis sufridos lectores, al comprobar que en un mismo texto he juntado a dos mujeres, en apariencia tan tremendamente diferentes, pensarán que ya este vecino se ha vuelto loco pero sin remisión, sin vuelta atrás.  Sin embargo, me explicaré y creo que se me entenderá perfectamente.


Este vecino del mundo está tan en shock que ni remotamente se esperaba la noticia del día y, naturalmente, de lo que llevamos de año. Al enterarse de que la Infanta Cristina seguirá imputada, ha mirado varias veces a su alrededor por si había sido víctima de una cámara oculta.


En una España más parecida a la cueva de Alí Babá, en el mejor o peor de los cuentos,  nos encontramos que las tres juezas que llevan el caso conocido como Noos, han decidido  que la imputación a la hermana del Rey Felipe VI sigue adelante, y no se acepta la petición de sobreseimiento por la denominada doctrina Botín.


Y, quizás, es aquí mismo donde veo un parecido, casi de colegas, aunque no quizás entre sus amistades, pero sí en el ámbito que vive una, y que ha vivido la otra.


Ambas tienen algo en común. Su vida, su manera de verla, huele a machismo por los cuatro costados. Sus vidas, sus paisajes y sus paisanajes han sido diseñados, naturalmente por hombres, y mujeres también,  y en ejercicio más que evidente del machismo puro y duro. 


Cristina de Borbón, se pudiera decir que  ha vivido toda su vida en un eterno reality, el de la sangre azul, en el de mandar, y acatar a su padre primero, y luego a su hermano también. Ha vivido siempre la vida rodeada de cámaras, desde su nacimiento, con cierto paralelismo también al “Show de Truman”.  Y ahora se rompe una pared cristal, y su ámbito de vida se contamina con los plebeyos y sus leyes. Y con eso, este vecino del mundo no está echando toda la culpa ahora al Señor Urdangarín, porque ella siempre ha podido decidir.


En realidad la vida de Cristina ahora es un negativo, hablando de fotografía analógica, del que fue los primeros años de Charlotte Caniggia. Y no hablamos de una mala vida tampoco, porque seguro que cuando la Señorita Caniggia nació, en lugar de traer un pan, cuando menos traería un neceser Dior.


Cristina de Borbón, y ahora Señora de Urdangarín, es de esas mujeres, que siempre han tenido la necesidad, y espero que se me entienda, de pertenecer a alguien, porque ya desde niña le enseñaron a obedecer, primero a su padre. Y luego haría una buena boda. Y, quizás, ahí es donde se comenzó a torcer todo. Al vivir con los del otro lado del cristal, y su marido sería uno de ellos, presuntamente se contaminó del pelotazo. Y su reality ahora se ha venido abajo.


Su mismo abogado, el Señor Roca i Junyent, tenía esta mañana cara de estar mareado con el giro  que había tomado todo. No era eso lo esperado. Y no sería ahora tan fácil que Cristina siguiera viviendo en su reality particular.



Quizás son los problemas que ocurren cuando colocas a una persona, a una mujer en este caso, en un paisaje dibujado y controlado hasta en los mínimos detalles, e inesperadamente hay algo que lo descontrola.

*FOTO: DE LA RED

jueves, 8 de octubre de 2015

DANDO GATO POR LIEBRE... O EN LA MÁS FRONDOSA DE LAS HIGUERAS



La enciclopedia de la vida está llena de verdades como mitos. Esas sentencias que caen como losas, y que no hay nadie que las pueda comprobar.

Hoy, sin embargo, y preparando ésto, este vecino ha podido “comprobar”, aunque no sabe si es la expresión exacta,  que una de esas losas que entre bromas y veras nos han caído a los hombres, tiene algo de realidad. La ya famosa frase de que los hombres tenemos una sola neurona.

La Nuri, mi sufrida, tiene por su trabajo un horario un tanto especial, que va variando. Por eso, con todavía varios días de fiesta por delante, hoy ha convertido la casa en un campo vietnamita en plena refriega contra los norteamericanos, ya que, según ella, tocaba limpieza.

Tiene, como toda buena mujer, una capacidad innata en mezclar materias a un mismo tiempo. Puede estar dejando un espejo casi transparente, mientras la olla a presión le está avisando que está a punto de romper aguas, o humos, al tiempo que me está diciendo que ese cuadro que estoy pintando (y que ella no ve en ese mismo momento, porque nos separan otras dos habitaciones) me está quedando o demasiado claro, o demasiado oscuro, o demasiado algo.

Nosotros, los hombres, enfocamos nuestra atención en un solo tema, mientras que ellas, o la mayoría, sufren de una especie de estrabismo de ideas y de control del terreno,  que parece que utilizan pequeños drones de visión para tener todo bajo control.

A todo esto, hay que destacar, que la mayoría de las veces, cuando nosotros nos enfadamos, al cabo de un rato ya no recordamos el por qué lo hicimos. Sin embargo, prueba con tu esposa, por ejemplo, y pregúntale cuando es la última vez que se ha enfadado contigo. Te hará, y con mucha facilidad, un esquema o croquis de cada una de las veces que se ha enfadado contigo, el por qué, cuales fueron tus alegatos, dónde decías que estabas y el lugar exacto en el que te encontrabas en realidad, que en la mayoría de las veces era en la más frondosa de las higueras.

A la hora de romper con una mujer, a ella nunca le valdrá eso tan manido de “No eres tú, soy yo. Por mis dudas…” Como mínimo te preguntará cómo se llama el zorrón con el que ahora estás, porque no se la vas a dar con queso. A nosotros, en cambio, somos tan simples, que cualquiera de ellas nos dice eso de que “no eres tú, soy yo”, acompañado de una ligera caída de párpados, y nos quedamos como el mismísimo Julio Cesar pasando revista a sus tropas, embobado.

Y todo es, porque por una vez no nos echan la culpa de nada, y mientras, nos pegan el portazo de los portazos en nuestra propia nariz.

Solo una mujer podía decir de manera cuasi convincente eso de "Como se pactó una indemnización en diferido en forma efectivamente de simulación o de lo que hubiera sido en diferido...". Un hombre para poder decirlo, como mínimo se tiene que disfrazar de Groucho Marx, beberse tres o cuatro copazos, y darse una extensa capa de maquillaje blanco para no sufrir las consecuencias de la vergüenza ajena.

Según un estudio de científicos españoles, de hace unos tres años, los hombres tienen, tenemos, el cerebro un diez por ciento más grande que las mujeres. Pero, como muy bien suelen recordarnos ellas en algunos momentos, “el tamaño no lo es todo”. Ya que esta diferencia solo nos sirve para orientarnos mejor en el espacio. Vamos, aquí se puede pensar que, como siempre, es para salir huyendo con la excusa de ir a por tabaco, aunque casualmente, no fumes.

Los hombres, según este estudio, muy al contrario de la bromita de menos neuronas, al tener el cerebro más grande, se  traduce en un dieciséis por ciento más de neuronas, aunque eso no nos hace más inteligentes, como lo demostramos  cada vez que nos metemos en problemas, que suele ser cada vez que nos dejan solos.

El psicólogo Miguel Burgaleta, catedrático de la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona, autor del estudio, asegura que "El hombre tiene más neuronas dedicadas al razonamiento espacial. El cerebro de ellas es más eficiente, necesita menos energía y es mejor para las tareas verbales".

Por todo el estudio se deduce que las mujeres  disponen de más conexiones neuronales que les permiten hacer varias cosas a la vez, La Nuri y su comentado estrabismo de ideas. Tienen el cerebro más pequeño, pero más eficaz, consume menos energía y sus conexiones de la materia blanca es más compacta.

Lo dicho, a la hora de diseñarnos, a los hombres nos dieron gato por liebre, y al parecer lo único grande que obtuvimos es nuestro ego y una gran capacidad…para no enterarnos de nada.


Visto lo visto convendría pensar,  en el caso de que Dios existiera y tuviera sexo, que, francamente, es más fácil que sea mujer, especialmente por esa gran capacidad de controlarlo todo, y de estar en todas partes…

*FOTO: DE LA RED

domingo, 12 de julio de 2015

EL CASO DE LAS CUÑADAS DESATENDIDAS


Queda inaugurado el patio por hoy.

Sí, así es, la cuñada del nosequé izquierda ya ha comenzado a gritar  a la hermana de su marido. No hay día que fallen, y en el utópico caso que fuera así, todos los habitantes del patio estaríamos muy preocupados.

Estoy convencido que la zarzuela, tan española, debió comenzar así, dos mujeres peleando por un hombre, aunque el sexo no ande por medio, desafinando más que en la obra musical claro está.

Siempre he creído en el misterio de la Santísima Trinidad, porque el caso de las cuñadas desatendidas es un claro ejemplo de, como se decía en época de Franco, “uno y trino”, aunque con el nexo de unión entre ambas, el marido de una y hermano de la otra, hay que practicar la fe porque debe de existir aunque prácticamente no se manifieste ni de palabra ni de obra.

He pensado más de una vez, debido a su presencia tan patente, al menos desde el punto de vista auditivo, que los “hombres del tiempo” en su programa diario debieran de atender estas necesidades, y en cada programa abrir un pequeño apartado diciendo algo así como “Mañana va a ser un día poco proclive a discusiones en el patio debido a la cantidad de litros que van a caer por balcón. Se sugiere que se deje todo tipo de discusiones realmente innecesarias, para el martes de la próxima semana, en el que sin duda el sol canicular será un buen espectador para todo tipo de reivindicación familiar”.

Sería una buena solución para evitar este torneo diario en el que los únicos perdedores siempre son los  pacientes vecinos .

No hay día que no me imagine al “Señor” de esa casa como a un hombre entrado, y salido, de carnes, con sempiterna camiseta de tirantes, y ombligo, cual periscopio enemigo, siempre alerta sobresaliendo  de esa camiseta eternamente sudada.

En el País Vasco las edificaciones conocidas como de “protección oficial” se hacen sin balcón, y más de una vez he pensado que esta medida se tomó para evitar este tipo de espectáculo que aunque puede ayudar a entretener al pueblo en general, las autoridades fiscales no van a sacar, en realidad, nada en limpio.

Voy a proseguir pintando uno de los cuadros que tengo a medio terminar para la próxima colección  (http://trazosyhuellas.blogspot.com.es/), pero se me plantea una gran duda: ¿Pongo la radio o espero a que el espectáculo de las “cuñadas desatendidas” continúe? 

Lo bueno que tiene esta "performance" es que no tiene publicidad, y además es un buen ejemplo de improvisación en el que, por ambas partes, nunca dejan de sorprender.

*FOTO: DE LA RED


domingo, 8 de marzo de 2015

OTRO DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA


Cada vez que llega el día, como hoy, de la mujer trabajadora me acuerdo de un chiste, muy machista por cierto, que un día alguien, no recuerdo, me contó: Están dos hombres hablando el uno con el otro, y el primero le dice al segundo: Mi mujer me ha pedido más libertad. -El otro le pregunta con aire preocupado- ¿Y qué  vas a hacer?- Con una sonrisa angelical el primero le contesta: Ya he encontrado la solución. Le voy a hacer la cocina más grande.

Y en realidad, la mayoría de las veces, parece eso: Que la cocina se va haciendo cada vez más grande, pero el sexo femenino sigue estando en la cocina.

Mientras se siga hablando, por ejemplo, de porcentaje de mujeres en un partido político seguirá ocurriendo lo mismo. Las listas de posibles candidatos se deberían de hacer por méritos, al margen del sexo. Pero si entre las listas de candidatos varones hay sus dimes, diretes, y “dedetes”…, qué decir a la hora de elegir candidatas. Desde el momento en que en un partido político se hace hincapié en el tan alto porcentaje de candidatas que van en sus listas, mal andamos.

 El problema es de base, “alguien” nos tiene que cambiar el chip. Porque mientras se siga escuchando frases como “En mi casa mi marido y yo nos repartimos las tareas” hay algo que cruje. No tiene que ser una cuestión de logros diarios, tiene que salir sin más, un tú-y-yo sin reparos. Cuando un engranaje no funciona bien, y se le pone un poco de aceite para que vaya funcionando, tarde o temprano, el engranaje volverá a fastidiarse.

En realidad, la solución es bien sencilla, y tal como está “el sistema”, en un alto porcentaje está en manos de las mismas mujeres, y no es una manera de echar el balón al sexo de enfrente, pero es así. En la sociedad actual (a lo que me refería con “sistema”), a la mujer, y es triste decirlo, en gran parte corresponde, aparte de ir a trabajar, educar en el hogar a l@s niñ@s, y es en ese momento cuando se debe de educar de la misma manera a los niños y a las niñas. Pero incluso instintivamente la cosa se complicará, por ejemplo, con los diferentes horarios exigidos para volver a casa por la noche, entre los niños y las niñas; en el reparto de juguetes; en los colores (ese rosa tan de mujer), ese azul tan de macho y al que se puede incluir el color de ciertos bancos en el congreso por ejemplo; existe el azul, pero no el rosa…

Si estos días en uno de los campos de fútbol de esta España tan contradictoria, a una auxiliar del árbitro se le ha dicho de todo menos “bonita”, durante un partido, y la multa puesta ha alcanzado el montante de 50 míseros euros, con eso se ha dicho  todo.

Mientras haya un periodista (ha ocurrido esta misma semana en televisión, para afear a una mujer política, de izquierdas, porque si llega a ser de derechas es probable que no se hubiera metido con ella, dadas las tendencias del susodicho) que para recriminar a su interlocutora en un coloquio televisivo le diga algo así como: “Últimamente te has puesto más gorda, te has debido de pasar comiendo croquetas”, y tras ser llamado por otro programa para que  pida perdón, para más inri por una periodista estrella de las mañanas televisivas, y que por aquello de la casualidad, había sido su esposa durante mucho tiempo, sea incapaz de apearse y pedir perdón, mal andamos, o mejor dicho, nos arrastramos penosamente.

Mientras una mujer, en igualdad de condiciones, gane un veinte por ciento menos, o incluso un margen más amplio, que un hombre, de igualdad nada de nada, y en la mayoría de los casos, lo del día de la mujer trabajadora, otra manera de limpiarse la cara el que tiene la conciencia intranquila.


Personalmente, y para terminar, ya me he decidido: - Voy a quitar la cocina de nuestra casa.-  No por aquello de dar más libertad o no, sino porque casi siempre me toca cocinar a mí. Prioridades mandan, y hay un “chiringuito” al lado de casa que da muy bien de comer. Sino zanjamos la cuestión de sexos en casa, por lo menos crearemos más puestos de trabajo (para otros), y eso ya me suena claramente a política pura y dura.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 6 de octubre de 2014

UN PUNTO CANALLA

Eso de hablar sobre el machismo suele ser un tema recurrente, especialmente cuando desde el lado del periodista de turno no hay otra cosa mejor que llevarse al diente de la noticia. Y en ese momento aparecen, siempre, los dos extremos, más que separados de mundos totalmente opuestos.
Mientras, sin embargo, en el día a día, te desayunas, o mejor dicho, comes o meriendas, especialmente por la hora televisiva, con programas en el que jóvenes estudiantes de mujer florero adoran cuerpos masculinos, hijos de gimnasio y pensando mal, de sustancias que muy recomendables no deben de ser y este vecino del mundo cree que tampoco deben de ser muy buenas para su cerebro . A ellos, dan la sensación, de que lo único que buscan en ellas es la reafirmación a través de sus bocas de que están divinos de la muerte.
Últimamente se ha puesto muy de moda, entre ellas, y en programas televisivos, a cualquier hora, especialmente nocturnos, decir que les gustan los hombres con un punto canalla. Entiéndase como tal a aquellos que les miran por encima del hombro, no porque tengan la altura de John Wayne, que también tenía su punto y más, especialmente en los personajes dirigidos por otro John, Ford, sino porque pueden ser tan cariñosos como el pulpo Paul, al elegir la bola del equipo ganador. Y porque se hacen los duros a la hora de estar con ellas, dicho de otra manera, se acercan cuando el punto de la tercera copa exacerba la necesidad de tener una mano femenina cercana.
Y es que machismo en nuestro país hay, y mucho, pero muchas veces disfrazado de modernidad feminista. Cuántas veces hemos visto que cuando un hombre juega con dos mujeres a la vez, éstas en lugar de olvidarse, ambas de él, por  “capullo”, sin ir más lejos estos días en “Gran Hermano”, en la figura del figura de Omar,  batiendo todo tipo de cifras de audiencia, y por no saber valorar ni respetar a una mujer, como única, se tiran los trastos a la cabeza, y se ponen verdes entre ellas, mientras él se va de rositas, o muy probablemente hacia una tercera.
Muchas veces es la semántica la que nos escamotea realidades, y detrás de un canalla ( según la definición de la R.A.E., vulgarmente “persona despreciable y de malos procederes”) se esconden actitudes machistas, la mayoría de las veces escondidas detrás de una tableta de chocolate con olor a sudor.
Ya se sabe que el chocolate en sí mismo tiene sus defensores y detractores. Y sea como fuere, si te gusta el chocolate, y no puedes evitar su consumo, es mejor siempre en cantidades muy pequeñas, … como al canalla. 

*FOTO: DE LA RED

sábado, 23 de agosto de 2014

LADEDETRASDESIMEONE

Esta noche pasada durante el partido de vuelta de la Final de la Supercopa, entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid, ha ocurrido un fenómeno curioso y muy definitorio de la sociedad española actual.
Para estas horas ya todo el mundo sabe que en la primera parte del partido, Cholo Simeone, entrenador del Atlético de Madrid fue expulsado, primero directamente a los vestuarios, y más tarde siguió el partido entre el público que estaba detrás de su banquillo.
Y a partir de ese momento las redes sociales, twitter en concreto, se disparó, y ya fue por su cuenta, y este vecino añadiría más, “por su cuenta y riesgo” alejada de lo que es el fútbol mismo.
A la hora de comenzar este post, primera hora de la mañana, llevaba más de siete horas como “trending topic”, o uno de los temas del día, “ladedetrasdeSimone”.
Lo bueno,  y lo malo, naturalmente, es que en momentos así, definimos cómo somos.
Desde comentarios netamente machistas, y claro está que no reproduzco los más fuertes, comomujer y le gusta ir al fútbol”, hasta otros que utilizaban este trending topic para hacer una crítica, mordaz o no, de la actualidad más inmediata, con relación a las desafortunadas y muy machistas, una vez más, y van innumerables, declaraciones del alcalde de Valladolid, Sois de los que no os montaríais con ella en un ascensor por si se suelta el sujetador, ¿no?”.
También había opiniones que en cierta manera conectaban, quizás no en las formas, pero sí en el fondo, con la manera de pensar de este vecino, “Vas a ver un partido y acabas siendo TT porque miles de garrulos asquerosos consideran que tienen derecho a hablar de ti”.
Y entonces este vecino se acordó de lo que ya en su día le ocurrió a una joven belga por acudir a un partido de la selección de su país, durante la reciente Copa del Mundo celebrada el pasado Julio en Brasil, y de la que este vecino también comentó (http://patxipe.blogspot.com.es/2014/07/la-bella-y-la-bestia-en-version-belga.html).
Este vecino del mundo se plantea si todo ésto no es, en cierta manera, una intromisión en la privacidad de esa persona, que solo ha ido a ver un partido de fútbol,  y ahora ya es una gran conocida/desconocida del público, y todo lo que eso pueda implicar, para una persona, que a priori, no está preparada para una popularidad sobrevenida.
Viendo lo ocurrido, este vecino solo tiene un deseo y un pensamiento. 
Deseo que esa mujer no haya tenido que mentir para ir a ver ese partido, porque entonces tendría, posiblemente, otro problema  más, o cuando menos alguna explicación que dar.
Y el pensamiento es sobre el poder que puede tener una imagen, que a esta  persona le ha hecho conocida, en menos de veinticuatro horas, y que otra foto, hace unos días, ha eximido a cinco jóvenes de una demanda por presunta violación en Málaga, al existir una instantánea de las horas previas en la que los jóvenes estaban en compañía de la demandante. 
Aún sin saber todos los datos, este vecino quiere apuntar que durante esas horas posteriores, y hablando en general, pudieron pasar muchas cosas, y que hasta en el último segundo una persona puede cambiar de opinión, y la otra, las otras en este caso, le tienen que respetar. Lo que sí sobraba, al menos en opinión de este vecino, es todas esas alharacas y expresiones de alegría a la salida de los juzgados por parte de los jóvenes y sus conocidos, porque el hecho en sí, es y será bien triste.
Si siempre ha habido en España un olor a machismo, aunque presuntamente se hayan abierto puertas y ventanas democráticas, este verano el olor a machismo, entre unos y otros, apesta.

*FOTO: DE LA RED

miércoles, 23 de julio de 2014

NI TÍO, NI TÍA, NO SON MANERAS

Ignoro si lleva mucho tiempo anunciándose por televisión, pero en los últimos días este vecino del mundo ha visto un anuncio que bajo un ligero prisma de humor anima a “adoptar un tío”, así, como suena.
Para aclarar el asunto este vecino ha indagado por internet y, por de pronto es una idea francesa, lleva allí casi cinco años, y con relación al mismo tema, este vecino se ha encontrado con las siguientes perlas, en la web. "…un nuevo concepto de mercado cuyo objetivo es convertir a los hombres en productos de consumo para mujeres.”
“..En Adoptauntio.es han tomado desde el principio la decisión de ofrecer un producto atractivo, con un toque de humor y una estética muy cuidada a la vez que desenfadada y cercana. ¿Que cómo funciona? Imaginaros una tienda online en la que venden ropa, zapatos, complementos… ahora imaginaros que el producto principal son hombres y que en vez de “pagar” por ellos, las mujeres son las que toman la decisión de si hablar con un chico o no.”
Lo adjuntado en negrita y en cursiva se ha encontrado en la red, a las primeras de cambio,  a modo de explicación de qué es esa web.
Ahora, imaginémonos que donde dice “tío” ponemos “tía”, y parece que, en una especie de túnel del tiempo,  hemos retrocedido unos años, y de pronto asoma “la mujer objeto”.
Este vecino se ha criado en una familia vasca en la que reinaba, como en casi todas, el famoso matriarcado vasco, y desde pequeño le enseñaron que los hombres y las mujeres son iguales. Y también le inculcaron esa célebre máxima de “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”.
Este vecino del mundo tiene, lamentablemente, más vida por detrás que por delante, y es difícil, muy difícil, de escandalizar, pero oír ya la expresión “adopta un tío” le humilla, porque si suena mal dirigirse a una mujer, como “tía”, ¿por qué va a sonar bien “tío”?
¡Ah! Lo olvidaba… Está todo impregnado de un toque de humor. En muchos anuncios en los que antes el rol era encarnado por una mujer, ahora lo hace un hombre, pero la mayoría de las veces con un toque de humor. Y es que, en este caso, el humor se utiliza como vaselina para que no haga daño, como tantas veces en cuestión de sexo.
Hace unos años una marca de lavadoras, quiso publicitar la idea de que los hombres se hicieran cargo de lavar la ropa, y para “incrustar” la idea, en el anuncio no se veía  a ningún hombre en ningún momento, digamos que en una “situación normal”, sino vestido con mallas y en gestos, por decirlo de alguna manera, cuando menos “curiosos”.
¿No hubiera sido mejor decirlo llanamente? “Señores, usar la lavadora es muy fácil, la pueden usar ambos sexos, ambos, y a nadie se le tiene que caer los anillos por ello.” Así nos hubiéramos evitado las bromitas, y el mensaje hubiera sido más que claro, nítido.
¿Por qué siempre que se gana una batalla tras muchos años de lucha, y este vecino no sólo se refiere a la igualdad entre hombres y mujeres (que no nos vamos a engañar, todavía no se ha conseguido),  después se cometen los mismos errores, por decirlo de alguna manera, por el otro bando?.¡Ojo! Que la citada publicidad también puede haber sido diseñada por un hombre, para “dorar la píldora” a la mujer. Sea lo que fuere, en ningún caso, es justo.

*FOTO: CAMPAÑA PUBLICITARIA