Mostrando entradas con la etiqueta izquierdas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta izquierdas. Mostrar todas las entradas

sábado, 12 de agosto de 2017

HABLANDO DESPACITO ...PERO SIN CENSURA


Esta semana, como hubiera calificado  aquel filósofo de la vida que fue Don Julio Iglesias Puga, ha sido “rara, rara”, con la izquierda, muy izquierda, jugando a controlar las llamadas canciones del verano como manera de evitar episodios machistas en su máxima expresión como es la violencia de género.

El problema de que otros intenten hacerte un traje a medida es que por muy bonito que sea, ni lo eliges tú, ni eres libre para escoger el paño, ni el color, o de decidir que, después de todo, no lo quieres, y que prefieres seguir “vistiendo” como te ha dado la gana siempre.

La censura aunque se vista de izquierdas, censura se queda. Se empieza con las canciones que suenan en el verano, "Despacito" en el punto de mira, se le coge el gustito a censurar, y al final, por ejemplo, intentamos tirar por el sumidero prácticamente la carrera completa de todo un creador de personajes marginales como puede ser el gran Joaquín Sabina.

Porque, luego, es otro suponer, y cuando le cojan el gusto al gatillo de censurar, o de guiarnos por el lado que ellos crean correcto, pueden disparar a cualquier lado, y prohibir, por ejemplo, los desnudos en la pintura. 

A medida que vas cumpliendo años, compruebas que la “historia” se repite.  Cambia la decoración, atrezzo, e incluso el color de los protagonistas, pero la intención es la de cuidar a los corderos y guiarlos, porque ellos solos pueden seguir al macho alfa y saltar por el acantilado del sexo, sin permiso ... o todo lo contrario.

Puestos a prohibir, sugiero por ejemplo hacerlo con canciones atemporales, o que oímos cada año muchísimas veces como “Quince años tiene mi amor”, del “Dúo Dinámico” que inocentemente, aunque los censores podrían utilizar el término “sibilino” para cargar más las tintas en lo que sería la descripción de la clara actuación de un “asaltacunas”, por muchos coros chillones que tenga alrededor.

Y, como prueba de que a pesar de la censura, en aquel momento franquista, que no era moco de pavo, siempre se han podido filtrar "burradas", está aquella antigua canción, pero siempre recordada de Juanito Valderrama, “El emigrante”, que comienza diciéndonos “Tengo que hacerme un rosario con tus dientes de marfil…” ¿Eso es incitación a malos tratos, o una simple metáfora más bien desafortunada vista con ojos de hoy?

La mayoría de las veces, y especialmente en fiestas, al oír una canción nos guiamos más por la melodía que por el mensaje. Además, como en todo lo relativo al arte,  lo importante no es la intención del autor, sino del que escruta el mensaje y su mirada.

Todos hemos oído miles de veces esa canción de José Luis Perales que dice:

…¿Y cómo es él?
¿En qué lugar se enamoró de ti?
¿De dónde es?
¿A qué dedica el tiempo libre?
Pregúntale,
¿Por qué ha robado un trozo de mi vida?
Es un ladrón, que me ha robado todo….

Y no, nunca se ha tratado de, diciéndolo suave, un marido celoso, o cuando menos en apuros, sino de un padre, y dicho por el mismísimo Perales, preocupado porque su hija tenía su primer novio.

La educación se debe de empezar en nuestra propia casa, y no dejando todo el trabajo a los profesores, y ellos, los padres, definiéndose como "amigos" de su hijo; desinhibiéndose de tomar decisiones importantes en su educación, pero eso sí, velando por las  bandas sonoras en las fiestas de los pueblos. ¡Un auténtico despropósito!

Un secreto para terminar: Este vecino del mundo desearía no oír nunca más "Despacito", pero no por su mensaje, sino por hartazgo. Porque mensajes lo hay en todo. Otra cosa es que ahora sean otros quienes los quieran mandar, o hacerse oír, pero "esos" tampoco son unos recién llegados...

*FOTO: DE LA RED



sábado, 20 de agosto de 2016

EL CABREO TIENE NOMBRE: WILLY


Me gusta cuando callas porque estás como ausente…

No, no es que me haya puesto romántico recordando los versos de Neruda, Don Pablo, que también, sino que es la primera frase que me ha venido a la mente, al enterarme de la última (le iba a tratar de “Don” pero a lo mejor le sienta mal) de Willy Toledo, poniendo a parir al atleta, antes cubano, y ahora español, Orlando Ortega, medalla de plata olímpica en 110 metros vallas, y llamándole "gusano" (que parece ser es lo que se les llama a los que van en contra del gobierno castrista) y "pobre hombre". 


Se diría que le escocieron las declaraciones del Señor Ortega, diciendo que al ganar, le ofrecieron la bandera cubana pero él quiso la española. Señor Toledo, eso suena a compromiso con el paso que había tomado. En cambio lo suyo es en erigirse en juez, y no lo olvidemos, en parte, de todo lo que ocurre en España. Por cierto, muy mal, en mi opinión, ya que es muy libre de hacer y decir lo que quiera, eso de “…Roma no paga a traidores, cosa que todo cubano debería tener siempre presente.” Suena a términos mafiosos, y como imágenes pudiéramos imaginar esa iescena de “El padrino” con la cama cubierta de sangre y la cabeza del caballo en ella.


Lo de Willy Toledo, en general , suena bastante a lo de los perros (por supuesto que no le estoy comparando con ese animal, ni llamándole así) de Pávlov, que cada vez que oían un silbido comenzaban a salivar, porque les habían acostumbrado a relacionar el silbato con la comida.


Él, Willy, oye “Cuba” e indefectiblemente entiende que se está hablando mal de ese país, aunque en este caso se trata sobre una persona que siendo originario de ese país, abrazó, y fue abrazado, por otro país, que en este caso es España.


Willy, si comparamos la democracia con una puerta (giratoria no, porque el chiste es muy fácil), tú cada vez que la utilizas, la dejas inservible porque no es que la fuerces, sino que la arrancas directamente.


Me considero una persona de izquierdas, pero, y ya sé que ésto a Willy le traerá al pairo, su comportamiento hace un flaco favor a la izquierda de este país que puede ser “acusada” de utilizar esos mismos modales morales.


“Ser de izquierdas”, lo mismo naturalmente que “ser de derechas”, es una manera de ver la vida, de pensar, pero no debe ser forzar ni juzgar hasta denigrar a alguien porque no “actúa”, como tú lo harías.


Siempre he tenido una debilidad por Cuba, y ganas, pero no dinero, de conocer ese país. Lo malo es que a partir de ahora cada vez que piense en ella, voy a tener miedo de que me aparezca el recuerdo de un Willy Toledo cabreado porque vaya o porque no, ya que en el fondo parece que le da lo mismo, con tal de que se le vea cabreado hasta el paroxismo.


Por cierto, al Señor Willy Toledo convendría recordarle que no tiene por qué vivir en un país que parece ser le hace siempre estar cabreado. Y debiera de pensar, además, que tiene suerte porque aquí si quiere puede salir, e incluso volver a entrar cuando quiera. En algún otro país, quizás no pueda salir cuando quiera, especialmente si dice cosas que no estén en sintonía con la versión oficial, que siempre la tiene el gobierno; y si lo hace, a lo mejor no puede volver a entrar…

Ya para terminar, le diría a Willy Toledo, que siempre me ha gustado, y lo mismo quiero para los demás, pensar lo que me dé la gana y cuándo me dé la gana, sin tener un maestro que me ponga nota, y me recrimine por no pensar como él.


Simplemente, Willy, vive y deja vivir, es lo mejor para todos, y para tus entrañas. ¡Ah! Y si no lo haces, tú mismo, seguirás perdiendo tú y tu tensión arterial, porque eso, ese cabreo constante, no es nada bueno. Y además, incluso, y tratándose de un artista, como es tu caso, te puede pasar lo peor: aburrir.

*FOTO: DE LA RED

jueves, 18 de agosto de 2016

EL SHOW DE RAJOY


La indefinición tan bien definida  del Señor Rajoy al cogerse una semana de puente para pensárselo, mientras jura y perjura la urgencia más urgente, y luego, en su retorno, y tras reunirse con los suyos, no decir nada, está dejando a Ciudadanos con sus vergüenzas al aire (incluso teniendo en cuenta que Albert Rivera hizo una campaña, ya hace bastantes años, tal como vino al mundo, sin incluso el pan para poder taparse). La situación de Ciudadanos es difícil de mantener.


Es más que curioso, Mariano Rajoy, hace lo que mejor sabe hacer, no decir nada, y sin embargo, el que se mete en problemas es Ciudadanos. Esta arte del toreo, la del engaño, solo con gestos, la practica bien el Maestro Mariano.


Este vecino cada día tiene más clara una teoría:
El Señor Rajoy aceptó esta vez “la invitación”, por parte de Felipe VI para así anular a los adversarios, no sea que Pedro Sánchez se hubiera animado otra vez, y hubiera conseguido más apoyos que en el primer intento.


Mientras el Señor Rajoy no se presente ante el Congreso de los Diputados, y pueda perder  esas votaciones a las que tanto miedo tiene, sabe que sus enemigos (nada de compañeros de Congreso, enemigos que le esperan desde hace mucho tiempo por su prepotencia en los tiempos de bonanza de su mayoría absoluta) como mucho estarán en la cola de espera, y él  mientras sube o baja de esa escalera de la indecisión bien maquinada por su parte, no comenzarán a contar los plazos para otros terceros comicios.


De todas maneras, parece que esta vez, al menos para los que quieran ver, la maquinación de Don Mariano Rajoy es más que evidente. Como que en su discurso, cada vez que se pone trascendente, y apela a España, es una casualidad que las necesidades y deseos de los españoles, según él, siempre coincidan con las apetencias de su partido.


En unas hipotéticas futuras terceras elecciones, está más que claro que Rajoy volverá a ganar, y este vecino del mundo, al menos, estará más cerca de creerse esa leyenda de monjas presuntamente consiguiendo votos a troche y moche (nada que ver con este blog) de ancianos y enfermos que en un momento dado escapan de la vigilancia de sus más allegados.


¡Es curioso! Si uno tuviera que decidir si Jesucristo era de izquierdas o de derechas, recordando todo lo que le dijeron de él a lo largo de su educación, este vecino del mundo no dudaría ni una décima de segundo en decir, sin la más mínima duda, de que era de izquierdas. Sin embargo, y con los años, sus discípulos en un momento dado, cuando tenían mucho que perder (no espiritualmente, sino en patrimonio) viraron estrepitosamente a la derecha. Con lo cual se deduce que de la teoría a la práctica, de las musas al teatro, algo cambió y mucho. Lo del cabreo de Jesucristo en el templo ya era una premonición.


Alguien le debería de asesorar a Don Mariano que la gente cuanto menos tiene que perder más mira a la izquierda, y en este país cada vez hay más pobres cabreados.


En lo de pobre, me imagino que no, pero en lo de cabreado y con la sensación de que una vez más le han tomado el pelo, también se apuntara esta vez el Señor Rivera. Hoy, seguramente, Rajoy le mostrará, seguro, otro cebo, y esperemos que Don Albert no muestre el besugo que lleva dentro, y esta vez no pique.



En un show de magia, la máxima disposición para que el truco salga bien, la pone el espectador, que en el fondo quiere creer. El día que todos nos cansemos del engaño, el show de Rajoy y su chistera disfrazada de indecisión habrán terminado.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 25 de mayo de 2015

NOCHE DE DAMAS, O A LA FUERZA AHORCAN


Espera este vecino del mundo que no se le tilde de machista por decir que las tres señoras, Rita, Esperanza y Dolores, de derechas de toda la vida, muy suyas de toda la vida, todavía con peineta y palio, tras estas elecciones celebradas en el día de ayer, se han debido de dar cuenta de que hay un camino por la izquierda que les ha sacado de su autopista de orgullo y radicalidad.

Porque lo de ayer por la noche, tras saberse los resultados de las votaciones, parecía un duelo de damas contra damas, un spaghetti-western con tintes de comedia dramática, unas que se irán o que se deberían de ir antes de que las echen,  y otras que vienen, al parecer para quedarse, como Ada Colau, proveniente de la lucha contra los desahucios, o de la lucha por ideales como Manuela Carmena, y Mónica Oltra, de Compromís.

El mejor resumen de lo ocurrido ha sido las palabras dichas, eso sí, como el catalán hablado en su día por Aznar, en la intimidad de un abrazo con un compañero al que ha dicho “Vaya hostia, vaya hostia”. Al ver su cara, la de Rita Barberá, este vecino del mundo ha comprendido que la Señora Barberá hasta ese momento vivía en otra galaxia de la que era reina y señora, y el tortazo al aterrizar ha sido terrible.

Es curioso que un político cuando manda, que es el momento en el que tenía que tener los pies más, en la tierra para darse cuenta de los problemas que atañen a sus votantes, es cuanto más aislados están, unos contando dinero de comisiones dentro de sus coches, y otros de viaje en viaje en hoteles de ultra-lujo. 

A destacar también, que ha quedado demostrado que si no en Cataluña, en Barcelona al menos, mientras los políticos nacionalistas estaban pergeñando caminos separatistas, el pueblo llano está más preocupado en comer y tener un lugar en el que dormir día a día. Otra muestra más de esos dos mundos que parecen separar al político del simplemente ciudadano.

Otra curiosidad es que aunque han perdido tanto el PP y el PSOE, sin embargo éste puede tener más poder que antes al servir ahora de lo que se suele denominar "visagra", aunque aquí se parecería más a una prenda íntima, como suele ser el “sostén”.

La mayoría de los que en teoría han perdido dicen que ahora han entendido lo que el pueblo quiere. Como se suele decir “A buenas horas mangas verdes”.

Parece que la mayoría de los políticos solo se acuerdan del votante cada cuatro años, y sería deseable que como a partir de ahora la mayoría de grupos están condenados a entenderse, será más fácil que tengan la sensación de que siempre son observados.

Los tiempos de hacer mausoleos o pirámides modernas que perpetuaran la brillante idea del partido en el poder, e incluso de “aeropuertos para los ciudadanos”, ya pasaron, entre otras cosas porque “no queda ni un duro”, como diría el castizo. Y quizás, aunque sea un contrasentido, se va a pedir más que los alcaldes cuiden de sus gentes, de sus ciudadanos, que de su ciudad. 

Como bien dijo Manuela Carmena en sus palabras de agradecimiento, tras saberse los resultados electorales, esperemos que a partir de ahora los políticos nos seduzcan con sus hechos, y no, y ésto ya es cosecha propia, que nos violen directamente, como ha ocurrido hasta ahora.

Nos tendremos que fijar si en los próximos días aumenta la venta de periódicos, ésto pudiera ser debido a los muchos políticos cesantes que comienzan a buscar un nuevo curro en el periódico de turno. También es muy probable, y este vecino no se las da ni de “pitoniso" ni de profeta, sino simplemente pone a trabajar la lógica, que a partir de ahora, es probable que los programas de televisión se llenen de colaboradores antiguos políticos de derechas. Y es que  a la fuerza ahorcan. 

*FOTO: DE LA RED

martes, 3 de febrero de 2015

¿DIEGO, O RODRIGO?


Me acaba de pasar una cosa muy curiosa. Se han puesto en contacto conmigo para pedirme la dirección de la “agencia”, así la han definido, encargada de hacerme la publicidad en twitter. Intentando teñir de inocencia mi voz, les he comentado que lo que realmente debe de ser importante es el blog en sí, que la publicidad es solo abrir una puerta al blog para que la gente entre.
Tras unos momentos de silencio, me han dicho que todo es cuestión de opiniones, pero que para ellos “soy muy de izquierdas”, que en lo que realmente están interesados es en las frases para publicitar el blog. Intentando dar una sensación de frescura y simpatía les he preguntado:  -¿De izquierdas, o como se dice ahora “transversal”?-
Parece que tanto la pregunta como la entonación en sí les ha hecho bajarse de lo estrictamente correcto, y me han contestado, ya con una entonación de conversación de bar, que todas las ideologías son respetables, y que aunque no conocen la mía, creen que no comulgaría con la suya. A lo que he contestado sin parpadear telefónicamente:
- Efectivamente, comulgar, comulgar, hace mucho tiempo. Y visto que los del Gobierno del P.P. parece que siguen comulgando, y no les va muy bien, ni con la presunta ayuda del altísimo, y eso que siempre se ha dicho que desde arriba se ven mejor las cosas, mejor seguiré sin cambiar mi dieta moral.
Aparentemente confundidos por la rotundidad de mis palabras, y tras unos segundos de gélido silencio me han preguntado: -¿Entonces, no quiere darnos la dirección de la agencia?- 
En ese momento he sentido una especie de “click” que ha denotado la rotura del freno de contención, y ya a tumba abierta les he dicho: -Lo triste del caso, es que están dando a entender que una persona de izquierdas, o transversal, o que posiblemente, según ustedes, de pensamientos insidiosos, no puede expresarse en apenas dos líneas y venderlas, aunque sea gratis, a modo de publicidad, o simplemente para animar a un posible lector a entrar en mi mundo, lo que en realidad es mi blog.
Tras unos segundos intentando recomponerme,  y ahora en plan moviola, ralentizando las palabras, y como haría un torero al final de su faena, gustándose así mismo, he rematado diciendo: - En realidad, ustedes no necesitan una agencia, porque en sí mismos, y solo con su voz, ya representan sus ideales y sus objetivos. Su voz es su mejor tarjeta de presentación.
Cuando parecía que la comunicación, en todos los sentidos, se había cortado para siempre, y con un tono que recordaba a la de un premiado en la lotería de Navidad, me ha dicho: -¿Le importaría que me quedara con esa última frase para mi negocio? Represento a una compañía de telefonía móvil que quiere abrirse mercado, y creo que su frase “Su voz es su mejor tarjeta de presentación” nos puede valer para nuestra campaña. Si no le importa nos volveremos a poner en contacto con usted. Ya sabe, en el trabajo no hay ideologías, hay objetivos.
Aunque han pasado varias horas, acabo de colgar el teléfono. Algunas veces, como ésta, sobran las palabras, e incluso el teléfono. Y solo me acuerdo de esa frase tan española “Donde dije digo, digo Diego”, o “Rodrigo”, como dice el bueno de Chiquito de la Calzada.

*FOTO: DE LA RED