Mostrando entradas con la etiqueta destino. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta destino. Mostrar todas las entradas

domingo, 30 de abril de 2017

EL VIENTO DEL DESTINO


"Ni ha venido, ni se le espera" nunca ha sido un lema en mi vida. Pero también es verdad eso de que "el hombre propone y Dios, o Hacienda, disponen". Y en este momento, la vida de este vecino se mueve como la pluma del comienzo y  final de la película de Forrest Gump, bajo los designios del viento del destino.

Ya ha pasado una semana en que este vecino del mundo bastante tiene con lidiar al toro de la vida con capotazos improvisados,  no queriendo además contar demasiado en este blog sobre su vida real, por aquello de ser única e intransferible, pero sabiendo que son días que serán recordados  como de cambio y siempre para mal, o por aquello de "cualquier tiempo pasado siempre fue mejor".

No nos engañemos, el recuerdo de Forrest Gump tiene mucho de drama, y sin querer desvelar nada de la trama, con un  drama de dramas, donde un niño que apenas puede cuidar de él, se erige como cuidador de su padre.

Y es que eso es la vida; quienes te cuidan, tus padres, en el mejor de los casos, si llegan a ancianos, un buen día necesitaran de tu ayuda. Y en ti estará hasta cuando estás dispuesto a cuidar de ellos. Y si lo haces porque reconoces "la deuda", o porque te criaron con altos valores que hacen que fluyan de ti, como agua de un manantial.

Quizás, también, esos días "límite" te pueden hacer ver las orejas al lobo, y plantearte en tu caso, hasta cuándo  estarías dispuesto a vivir y en qué condiciones. Y si verdaderamente no te importará, en tu caso. ser una carga para los tuyos.

Hay días, estos días, en los que la introspección te hace sentirte lejos de este país de chorizos, en los que unos cuantos, muchos cuantos, claramente se han financiado su futuro, y el de los suyos, demostrando rotundamente que solo miran por ellos, e intentando que su imagen no se resquebrajara, y aprovechando su presunto catolicismo, intentan, y muchas veces lo consiguen, que comulguemos con ruedas de molino.

Ya lo decía la madre de Forrest Gump: -La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar... Y este vecino añadiría por experiencia "... y la mayoría de las veces, esos bombones están manipulados, y ya saben, alguien sabe, lo que te va a tocar, y él, o ella, los que han decidido, no se los han querido quedar.

*FOTO: DE LA RED

martes, 12 de enero de 2016

EL SHOW DE PALMA Y LA VERDAD QUE MANCHA



El show de Palma, o dicho de otra manera, el denominado Caso Nóos, acaba de empezar, exactamente ayer, y no sé si nos vamos a divertir con las salidas de pata de banco de los diversos abogados por llevar el ascua a su sardina, aprovechando esas bellas costas marineras que les circundan, lo que ha quedado claro desde un primer momento es que no nos vamos a aburrir.


Hay cosas que se saben de siempre, o de nunca, pero no se dicen por obvias, y porque aunque sean verdad pueden molestar a alguien. Todo el mundo, a partir de cierta edad, sabe quiénes son los verdaderos Magos de Oriente, pero nunca se dice por obvio o porque puede haber “ropa tendida” y se puede manchar, porque la verdad mancha, y si entras en contacto con ella, ya nunca más serás igual.


Lo de que “Hacienda somos todos”, más o menos se sospechaba que como mínimo algunos éramos más que menos, pero nunca se había dicho así tan a las claras como ayer lo hizo la abogado del Estado Dolores Ripoll, que el lema "Hacienda somos todos" es meramente publicitario. Si a las primeras de cambio disparamos cañonazos, no va a quedar ni el decorado del juicio.


Por cierto, lo del Fiscal Anticorrupción, Pedro Horrach, es tan surrealista comparado con la imagen que del fiscal se suele tener en el cine americano, que cualquier día nos encontramos con una O.N.G. Pedro Horrach dedicada a la aclaración y salvación de nobles en proceso de procesos judiciales.


Desde hace un tiempo ha quedado muy claro que en España el mejor guionista, y por mucho, es el destino, porque que aparezca una foto del Señor Fiscal, en el caso Nóos, el ya mencionado Señor Horrach en su despacho, muy serio él, muy digno él, y en un segundo plano un carro de la compra (¿un carro de imputados?) supuestamente de procedencia ajena, y con una apariencia muy a lo “Mercadona”, es más flipante, hiriente y tajante, que el último plano, y que es donde se descubre todo el misterio sobre Rosebud, en Ciudadano Kane.


Y, quizás, todavía queda un gran divertimento en este show de Palma, y que probablemente nunca se nos desvelará, es el saber lo que opinan las tres juezas que llevan el caso (Samantha Romero, Eleonor Moyà y Rocío Martín) y que, tras un amplio historial de 32 años de experiencia conjunta, tienen que lidiar entre otras cosas, con esa imagen, muy contraria a la suya, que nos quieren vender de una Infanta Cristina muy esposa de su marido, y que presuntamente hace todo, firma todo, lo que el macho de la casa dice, sin plantearse nada, y accediendo a  todos sus deseos como buena ama de casa y compañera.

Para cuándo habrá una nominación a los Goya al mejor guión original al destino español y su peculiar manejo del humor y la ironía.


Un consejo, si no se lo toman como algo personal, porque en ese caso sufrirán, y mucho, con El show de Palma nos vamos a mondar.

*FOTO: DE LA RED

miércoles, 2 de septiembre de 2015

A LA BÚSQUEDA DEL SOMIER AJENO



Este vecino del mundo cada vez que ha oído eso de que con la crisis encontrar trabajo es muy difícil, siempre ha contestado lo mismo: No, si trabajo hay y mucho, otra cosa es que no quieren pagar. Y si seguimos así, con unos empresarios tan cicateros, cualquier día va a ocurrir, que el que trabaje va a tener que pagar por tener la suerte, si se puede decir así, de currar.

Y, el tiempo, ese juez que muchas veces, las más, ha puesto a la gente en su sitio, y que ha repartido más de una taza por aquello de “si querías una taza, taza y media”, ha querido que prácticamente no es que el destino nos haya alcanzado sino que nos ha atropellado.

Ya lo de los contratos  por un día ha quedado corto, y ahora, nos enteramos por un anuncio del periódico Heraldo de Aragón, que un padre, pensionista, dolido por ver a su hijo, altamente preparado, sin poder encontrar un trabajo digno, ofrece 5.000 euros para que algún empresario le dé un trabajo.

Hay una película americana de ciencia-ficción que se titula “Cuando el destino nos alcance”, y aunque el tema de aquella película era otro, el título en español (el verdadero, el inglés, “Soylent green”, se refería a otro asunto, que también daba mucho que pensar…) casa con lo ocurrido con esta noticia.

En un día en el que se han sabido las cifras del paro en Agosto pasado, habiendo aumentado, pese a que es un mes en el que habitualmente suele bajar, por el turismo, nos siguen intentando hacer comulgar con ruedas de molino, con frases como "que estamos en el camino correcto", y blablablá…, porque las elecciones se acercan, y mucho.

Sin embargo, muy de tapadillo, y por la retaguardia del Gobierno, nos aparece la historia de este anuncio, y eso debe de hacer sonrojar, si es que siguen teniendo capacidad de hacerlo, a los que nos quieren hacer una especie de timo del tocomocho para que les sigan votando y continuar, así, viviendo de nosotros, y no tener que recurrir, presuntamente, una vez en el paro, a las puertas giratorias que siempre les dirigen, antes era a los bancos, y ahora a las eléctricas.

Lo triste del caso es que esa frase tan popular de “Encima de …. pongo la cama” está tan cercana, que más de uno ya ha ido a pedir prestado el somier, porque ni para eso tiene dinero… ¡Ver para creer!



"ANUNCIO: HERALDO DE ARAGÓN

domingo, 23 de agosto de 2015

EL DESTINO Y SU MALA LECHE



¡Lo curiosa que es la vida!

Antes de nada, mis lectores por correos internos me suelen decir que tengo muy mala leche, y que entre ironía e ironía reparto collejas, muy bien puestas eso sí.

Todo lo anterior según opinión de mis lectores, que también pueden ver las cosas de manera contraria, porque como comenzaba, lo curiosa que es la vida, que sabe rizar el rizo de la ironía. 

Ayer me enteré que la actual pareja sentimental de Antonio Banderas, Nicole Kimpel, tiene una hermana gemela, Bárbara, aunque en realidad bárbaras están las dos, que para eso son iguales. Y nada más enterarme de ello, una sonrisa, quizás malvada eso sí, afloró en mi rostro. Tantos años, unos veinte, los que duró la historia de amor de Antonio y Melania, con la sombra de una enfermedad, el alcoholismo, siempre al fondo de la relación, y ahora, el que ve doble es él.

Por cierto, lo mismo que en el cine el Señor Antonio Banderas usará dobles para las escenas de acción, vistas las imágenes de su baile con su novia en las gradas durante la actuación de Lionel Richie en el Starlite de este año, mejor que fuera pensando hacer lo mismo, usar un doble,  en este tipo de escenas de sublimación del amor. Y es que en teatro se utiliza la expresión "pasar la batería" para hacer cómplice de sus sentimientos al espectador, y en este caso lo único que hacía sentir, al menos a este vecino del mundo,  es una especie de estupefacción ante el cambio tan grande de comportamiento al que nos tenía acostumbrado.

Estoy seguro de que muchos me van a decir que este vecino del mundo es muy, muy, malo, pero en realidad él lo único que hace es leer entre líneas.

También es irónico el destino de Don Kiko Rivera Pantoja, el único de los tres hijos de Paquirri, Don Francisco, que no se dedica a los toros. Y, sin embargo, es el que más relacionado está con el mundo de los cuernos. En ese sentido, hace unas faenas de aliño resultonas al comienzo, teniendo en cuenta las armas con las que cuenta, que son más bien pocas; y desastrosas, esas mismas faenas, en la conclusión. 

Lo mismo que para defender al mundo de los toros, siempre se dice que da de comer a muchísimas familias, el mundo de los cuernos de Don Kiko también da de comer a mucha gente, empezando por él, y siguiendo con las afectadas/damnificadas, y con todos los que en cierta manera se llevan un porcentaje, periodistas y televisiones incluidas, por el hecho de que el también dj sea presuntamente de bragueta rápida y amnésicamente fiel.

Lo dicho, la culpa no es del que observa, sino del destino que cuando menos es juguetón.

*FOTO: DE LA RED

martes, 9 de diciembre de 2014

¿Y SI EL DESTINO TE HABLA?

No sé si eso será muy normal, pero a medida que van pasando los años, este vecino del mundo, se va dejando influenciar más por los llamados “signos externos”. Y es que hoy, tras despertarme, he ido, como cada mañana, al balcón para ver cómo se presenta el día, y me he encontrado con un globo blanco medio desinflado en el suelo. Hay que tener en cuenta, que vivo en un cuarto piso. Y… no sé cómo planteármelo, y lo que es peor, si debo planteármelo.
¡Hombre! Así de primeras… Mi vida no es que esté a medio fuelle, sino que, y desde un punto de vista de “media sonrisa”, está con problemas respiratorios crónicos.
Si antes normalmente la  “cuesta” del mes se hacía dura los últimos días, ahora se hace dura desde el día 2, porque el primero me lo paso despistado.
Para una persona que desde muy joven se enfrentaba con películas de Ingmar Bergman, como si fuera un egiptólogo disfrutando como un niño con un nuevo jeroglífico y, ayudado con cualquier tipo de información que encontraba por el camino, desencriptar lo que el director sueco intentaba decirnos, aprendí que utilizaba mucho el juego de los colores para dar pistas…
Basándome en eso, el color blanco me puede dirigir hacia la inocencia, y quizás por ahí vaya bien, porque por mucho que la vida se empeña en ponerme en mi sitio, que nunca he sabido a ciencia cierta dónde está, yo siempre he intentado, quizás como la cabra que tira al monte, confiar en la bondad de la gente. Y a lo mejor es que he tenido mala suerte, y en mi caso dificultad para encontrar la bondad, o simplemente que no sepa reconocerla.
A lo mejor en el fondo me pasa como al Señor Rajoy, que ve la vida como nadie de la gente a su alrededor, y donde los demás solo ven tiestos, él ve brotes verdes.
Resumiendo, que estoy en “globo” desde que he abierto el balcón esta mañana, cosa que a muchas personas, esas que cada día son desahuciadas de sus casas por no poder pagar una deuda, no les volverá a pasar.
¡Ya está! He tomado una decisión: A partir de mañana no voy a abrir el balcón, para ver mi futuro. Y saldré a la calle no bien informado sino como mi estado de ánimo me guíe. Y si siento que en mi interior bulle un verano tropical, pues aunque esté nevando saldré a la calle con bermudas y chanclas. ¡No hay problema! Porque la mala gente siempre me mirará mal, pase lo que pase, y la buena gente, si la hay, pensará que en el fondo, al ir con ropa veraniega, soy un optimista.
Y si tengo que afrontar la vida, que la tengo, prefiero ser optimista, aunque alguien alguna vez dijera que el optimista es un pesimista mal informado.
Bien pensado..., solo me he encontrado un globo, y lo que ha dado para desvariar. Si llego a encontrarme un camello todavía estaría decidiéndome si  buscar a los Reyes Magos o por informarme de dónde se encuentra el cártel más cercano.
Al final lo del globo va a tener que ver con el estado de ánimo…

*ILUSTRACIÓN: DE LA RED

sábado, 1 de noviembre de 2014

CUANDO LA VIDA SE DESPISTA


Uno abre la ventana y solo ve luz por todas partes, y mira el calendario y es 1 de Noviembre, día de Todos los Santos. Pura contradicción, eso es la vida. Con su moneda de dos caras, la vida y la muerte, en la que siempre eres perdedor. Aunque siempre vayas ganando, como en todo juego, siempre gana la banca del destino.


Sobre el lienzo que forma la luz, hoy tan clara y brillante, y por las fechas, en un sinsentido, he visto imágenes de mi vida que no volverán.
Siempre hacemos, cada Noche Vieja, una especie de recuerdo y recapitulación por el año que se va, sin embargo, y no sé por qué, este vecino siempre lo ha hecho cada 1 de Noviembre. Quizás porque de pequeño descubrió que su familia, ese día del año, iba a un lugar al que llamaban “cementerio “ a “visitar” a una abuela que no había conocido. Y es fuerte sentir que desde que naces ya tienes en el “debe” de tu cartilla de la vida alguien que no has conocido, porque sencillamente has nacido tarde para ella. Y crees que es tu culpa, y no te quieres perdonar.
Este año, de Noviembre a Noviembre, ha sido muy duro para este vecino. Dos amigos, de esos de los de toda la vida nos han dejado, así como de puntillas; pero sin ellos desearlo haciendo mucho ruido en el interior de todos los que les queremos. Porque ese sentimiento, el de querer, nunca nos abandona, sino como en estos casos, parece que se amplifica en el eco de las vivencias, y hace que el silencio interior estalle en mil pedazos.


Para este vecino el Día de Todos los Santos desde niño es el recuerdo de doce castañas en un cucurucho de periódico, de un frío que penetra hasta el tuétano, de los cipreses, de un gabán gris, de unas tristes flores amarillas sin olor, de silencio, mucho silencio y seriedad.


Ahora, sin embargo, es el recuerdo, quizás en unas imágenes un poco desenfocadas y quizás con demasiada luz, de los mejores momentos, solo los mejores, de una vida que ha convergido con unas cuantas que he tenido la suerte de conocer y querer, y por supuesto de que me quieran también. Porque todo el mundo necesita ser querido, quizás como reafirmante de que existe, aunque sea un poco…


Este año, lo mismo que quita trae, nos ha dejado también una preciosa canción, de Dani Martin, que describe todo eso en muy pocas palabras, “Que bonita la vida”. Habla de todo eso, y sobre todo de que la vida de vez en cuando “se despista” y en mi caso, y en el de los míos, este año lo ha hecho por dos veces.


Luisfer, Francis, nunca os olvidaremos, porque sin vosotros sin duda que seríamos diferentes, y nunca mejores.



sábado, 3 de mayo de 2014

EL ARTE COMO LENGUAJE

Y cuando pensabas que la rutina se había instalado en tu vida, los milagros ocurren. El joven encargado de la tienda en la que compras los lienzos de tus futuros cuadros, y sin venir a cuento, te dice que ha visto  tus pinturas, y que le gustan mucho.
La verdad es que nunca le he dado la dirección de mi exposición virtual, y no sé cómo la ha encontrado, o simplemente ha sido el destino,  pero el caso es que me ha dicho que le gusta. Ocurre que uno es de la opinión de que en casa del herrero cuchara de palo, y que una persona que está todo el día rodeada  de objetos relacionados con la pintura debe estar un poco harta, y le tiene que apetecer desconectar. Sin embargo, le gustan, y eso es lo más parecido a un piropo que vas a conseguir. Llevas mucho tiempo ya, y sabes cuando “un me gusta” significa eso, o es el equivalente a “patético” en su versión políticamente correcta.
Uno no pinta para que funden un club de fans, sino para sacar lo que bulle en su interior, y o abres la espita para que salga lo que se mueve dentro, o muere antes de haber nacido.
Con la pintura me ocurre como con la escritura, que solo en el momento de pintar sé lo que quiero, porque voy quitando el blanco del lienzo para encontrar lo que se oculta en el interior.
Lo mismo ocurre con lo que escribo, lo descubro delante del folio en blanco. Es una sensación de dos personas en una, la primera escribe y la segunda lo lee, sin tener además ningún grado de empatía con el anterior. No le odia, pero tampoco le quiere caer bien diciendo cosas diferentes a lo que realmente piensa.
Quizás el arte sea un tipo de lenguaje que sale de las entrañas para ser entendido por las entrañas, por eso cuando alguien pregunta lo que has querido expresar, implícitamente te está diciendo que no se ha enterado de nada, porque cuando te acabas de enamorar, aunque sea la primera vez, sabes que “aquello” es amor, y no hacen falta más preguntas.

*CUADRO: "BARCAS EN REPOSO",  DE PATXIPE.

jueves, 24 de abril de 2014

UN ARMARIO, UNA ACTRIZ, UNA AUTOPSIA

Hay momentos en el que el mundo es de los valientes, y que aunque no sea ni el 7 de Julio, ni Sanfermines, hay que coger al toro por los cuernos, y dar un paso adelante, aunque si razonaras, quizás, tuvieras más que perder que lo que ganes en el intento.
Tengo la sensación de que en este “post” he comenzado la casa por la ventana. Es decir, primero este vecino ha sacado lo que le salía de las vísceras, para luego intentar explicar el por qué  de sus palabras, pero no quería en ninguno de los casos el dejar que se perdieran los sentimientos.
Por esas casualidades de la vida, uno empieza buscando por internet algo, y se pierde, o quizás simplemente eso que se ha dado en llamar el destino le hace llegar a otro lado, que ni siquiera estaba buscando.
Hace unos momentos he encontrado un vídeo, el que encabeza este artículo,  sobre un discurso de la actriz canadiense Ellen Page, que la gran mayoría del público conocerá por su papel en “Juno”. Por lo que este vecino ha deducido del contexto, sino es el 14 de Febrero, día de San Valentín, es de pocos días antes, durante un discurso ante la organización de Derechos Humanos en Las Vegas.
Lo fácil sería decir que en este discurso la famosa actriz sale del armario, pero es que es algo más que todo eso, o incluso el armario como tal sería apreciado, por sus formas, por cualquier anticuario que se precie. En tan solo ocho minutos, y solo lo he querido ver una vez antes de escribir, para hablar de impresiones que a este vecino le han salido del corazón sin pasar por el cerebro, porque quizás en el cerebro resida también el razonamiento, y eso pueda desvirtuar toda una declaración, de intenciones y de vida, de una persona, que es famosa, pero que eso es accidental, y solo es un ser humano relacionándose con los demás, en una búsqueda del corazón de las otras personas.
Ni que decir tiene, que aunque ya todos nos demos de modernos y de vuelta de todo, una persona, en este caso Ellen Page, que en cierta forma vive de su imagen tiene más que perder que ganar, al hacerse una autopsia de su alma delante de todos, porque ahora con una cámara ya estás en todo el mundo.
Imágenes como la de esta actriz luchando con su palabra por un futuro mejor, hacen a este vecino emocionarse al comprobar que el mundo puede ser más bonito con personas como ella que merecen la pena, y además, por su edad, acaba de cumplir veintisiete años, son todavía el futuro.
Este tipo de discursos son siempre para oírlos dos veces, porque la primera vez la emoción te embarga, y da gusto comprobar que en los tiempos en que vivimos, se pueda utilizar “embargar” en otra de sus acepciones.
Por cierto, no sé vosotros, pero yo voy a oír ese discurso, o esa bondad hecha palabras otra vez. Hasta mañana si me he recuperado.

*VIDEO: DE LA RED

viernes, 30 de agosto de 2013

EL TAMAÑO, SÍ IMPORTA

Hoy he recibido un mensaje de Facebook, pidiéndome que lea una serie de actualizaciones para la Política de uso de Datos y Declaracion de derechos y responsabilidades. Y cuando recibes letra pequeña... malo.
Malo porque además de letra pequeña, los párrafos son prolijos y el léxico normalmente no asequible para el común de los mortales y con la presentación cumpliendo todos los requisitos para ser repelida por el ojo humano. Si se empleara el mismo sistema en la publicidad, seguro que las ventas bajarían tan rápido como el agua en las Cataratas del Niagara.
En la vida también existe letra pequeña, pero la vas conociendo poco a poco, a modo de consecuencias. Es la curva que tarde o temprano da el destino y te vas encontrando con todo aquello que sembraste y que vas a tener que ir recogiendo.
Este vecino es de una época, mediados/finales de los cincuenta, en la que muchos de sus compañeros, por ejemplo, se fueron quedando por el camino de las drogas. Se comienza con unos devaneos, camino parecido al del tabaco, con unas amistades que te lo van proponiendo, y te vas quedando enganchado en sus redes.
De todas maneras, no hace falta remontarse tan lejos para encontrarnos con letra pequeña del destino. Todos aquellos que, muchos copiando los pasos del de al lado, se fueron haciendo esclavos de una hipoteca que si todo seguía igual, e íbamos trabajando los dos, pagaríamos antes de morirnos. Y desgraciadamente para tí, no te has muerto, pero a uno de los dos, o quizás a los dos, os han despedido de ese trabajo, que pensabas que era para toda la vida, y no lo ha sido.
En esta vida hay una lotería negativa, de esa que no quieres que te toque, y al final, desgraciadamente, “te cae” el primer premio en todas sus series, y es entonces cuando comprendes lo que vale un peine (para más inri ya estás calvo), y lo bien que habías estado hasta entonces, y la poca importancia que le dabas.
La letra pequeña equivale a la cara B de aquellos discos con solo dos canciones, y en la que en la cara A venia un éxito que todos querían escuchar, y que como todo tiene dos caras, el otro lado había que rellenar con algo, y en la mayoría de los casos a ese lado, al B, solo se le ha dado una oportunidad, y...nunca más.
Me temo, ya para terminar, que tendré que pasar por el proceso, muy a mi pesar, de tener que leer el documento referido al comienzo, y comprobar una vez más, que mis conocimientos no llegan para tanto, y que creía que dominaba el léxico, pero que también en el lenguaje debe de haber una cara B a la que no he debido de prestar atención hasta ahora. 
Y luego diremos, para nuestro escarnio, aquello de que el tamaño no importa...

*FOTO: DE LA RED