Mostrando entradas con la etiqueta día. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta día. Mostrar todas las entradas

jueves, 8 de marzo de 2018

CAMBIANDO EL DIGO POR EL DIEGO

Hoy, 8 de Marzo, Día internacional de la mujer, no tenía previsto escribir nada al respecto, porque tenía claro que escribiera lo que escribiera, seguro que no iba a estar a la altura para ninguna de las dos partes, porque siempre hay diferentes partes. Sin embargo, he observado dos detalles de los que no los buscas, sino que saltan a la vista, y que han hecho que no me pueda reprimir, y solo han pasado quince horas de un día mucho más importante de lo que much@s quieren admitir.

Veo por la tele al Señor M. Rajoy, nuestro Presidente por ahora, y por lo que parece durante mucho tiempo, ya que lo que se dice espabilar no debe de ser lo nuestro. Y se ha comprometido hoy, el Señor Rajoy, durante su intervención en unas jornadas del Partido Popular Europeo (PPE) en Valencia, “a seguir trabajando en la defensa de la igualdad real entre hombres y mujeres, sin regatear ni un solo esfuerzo". Y ha señalado, por lo que dicen además los presentes, sin parpadear, que esa lucha debe ser una tarea común en Europa todos los días del año

Durante el acto, además, ha llevado un lazo morado en la solapa del traje. Ha pasado en muy pocos días, y por lo dicho en su momento durante una entrevista con Carlos Alsina en las mañanas de Onda Cero, de "no querer entrar en ciertos temas" a luchar por ellos, según él, todos los días del año.

Se suele decir que parte del ritual de la caza es vestirse con ropas de cazador que en realidad no es más que intentar camuflarse con el medio ambiente. Hoy el Señor M. Rajoy diríamos que ha hecho lo mismo en su versión “caza del voto de la mujer”, para lo que ha utilizado, sin dudarlo, ese famoso lazo violeta. Y es que si para un Rey de Francia, París bien valía una misa, para un Presidente de España, un simple color, aunque no fuera un color ligado a  los “machotes”, tampoco iba a ser un impedimento.

Sinceramente, estoy muy enojado, con ese intento de decir cualquier cosa, “seguir trabajando en la defensa de la igualdad real entre hombres y mujeres”, “sin regatear ni un solo esfuerzo”, frases que son totalmente contrarias a la manera de ser y hacer de nuestro “presi”, experto sólo en dejar pasar el tiempo para que todo siga igual.

Y en otro orden de cosas y dimensiones pero siguiendo con el mismo tema, este mediodía, nuestra televisión, la TVE1, de todos los españoles, sin hacer nada, se ha retratado fidedignamente.

Momentos antes de las dos y media, este vecino del mundo (como consumidor de programas de cotilleo, en su versión edulcorada, porque la otra versión, la sanguinolenta, queda para el Canal Feliz, y este vecino no la practica por prescripción facultativa) estimaba que hoy era un buen momento para que “Corazón” fuera presentado, siendo el día que era, por un hombre. 

Y los de TVE1, siguiendo directrices o haciendo de su capa un sayo, han cambiado la programación en ese momento, y han dado un programa de esos que se dice “enlatados”, un capítulo de esa serie, con voz en off de Santiago Segura e ilustraciones, del recientemente fallecido, Forges, llamada “Viaje al centro de la tele”. En realidad, ha sido una autentica metáfora de un proceder sin cabeza, y por supuesto sin sentimientos, un auténtico viaje al centro de la “pre-histeria”.

Siempre he opinado que esta huelga estaba claro que no iba a servir para nada, al menos para su fin último, igualdad en todo, pero visto lo visto, más de uno, y de una, ha tenido que retratarse, y como mínimo cambiar el digo por el Diego.


*FOTO: DE LA RED

miércoles, 14 de febrero de 2018

SAN VALENTÍN, Y ESE EFECTO MARIPOSA


14 de Febrero, San Valentín

Hoy es uno de esos días en el que todos tienen algo qué decir:
-Muchos, la gran mayoría reconocerán abiertamente que están enamorados y quieren tener un detalle con su, digamos, persona especial, incluso compañera, en muchos casos, de su viaje vital.

-Y los modernos, solitarios, y tacaños, que de todo habrá, dirán eso tan manido y socorrido de que "el amor hay que demostrarlo cualquier día del año, porque San Valentín está organizado por los comercios".  Y tu te callas, pero todavía recuerdas que hace apenas tres meses, se han puesto finos comprando en el "Black Friday". 
Y al final, la mayoría de los que opinan así, no lo celebran nunca. Es como aquel, por ejemplo, y salvando las distancias, que vive en Madrid y nunca va al Museo del Prado, porque siempre puede hacerlo en cualquier momento.

Habréis observado que al hablar  de la otra persona, la que va a recibir cuando menos la felicitación, me he referido a ella como persona especial.

Y es que el amor hace eso, convertir a la persona elegida por Cupido (ya que hoy es San Valentín, hay que hablar así) en alguien especial. 

Esa persona que en un comienzo al menos, al verla te cortaba la respiración, o convertía tu estomago en el Congreso Mundial de todo tipo de mariposas, cada cual más maravillosa.

En el amor, al menos, no merece la pena discutir sobre maneras de legalizarlo, oficializarlo, o hacerlo visible. Pero aquel que se cree el más, o la más, dur@ del barrio, pues eso que se pierde.

El amor, y muchos no os habréis dado cuenta, es el mejor maquillaje, porque la otra persona siempre te parecerá atractiva, y a ti, el tener ese sentimiento, seguro que cuando menos te da un algo en tu mirada que sólo se puede entender por ese “efecto mariposa” del que hablábamos hace un momento.

Hoy  es un día para expresar eso que precisamente nos diferencia a los seres humanos del resto de animales: los sentimientos. Y no habrá sentimiento más bonito que el amor. Ese que te hizo sentir que dabas el primer beso, la primera caricia… porque todo lo anterior ya no importaba.

Había salido el sol en tu vida, espantando las nieblas que habían sido perpetuas. Y hoy, por ejemplo, es uno de esos días en el que te debes de interesar por el parte meteorológico de tu corazón, y velar porque las nieblas de la indiferencia nunca os rodeen.

Aunque el Presidente de los Empresarios, y Montoro, se puedan enfadar, el tener un pequeño detalle, el salirse de la rutina por una vez, reflejando exteriormente, hoy más que nunca, tus sentimientos hacia quien es verdaderamente importante para ti, no tiene por qué ser caro, aunque quizás sí costoso; hasta encontrar algo que sabes que “a tu otro yo” le va a encantar, aunque quizás solo te diga: No debías de haberte molestado. Conoces a la otra persona, y ya sabes que, sin duda, has acertado. Y tus mariposas, eso también lo sientes, tienen un nuevo brillo mientras aletean con más fuerza. 

Por lo demás… ¡Feliz San Valentín a todos!

*FOTO: DE LA RED





sábado, 23 de diciembre de 2017

EL TABLERO DE LA VIDA


Con el sorteo de la lotería de ayer, 22 de Diciembre, oficialmente ya estamos en Navidad. Personalmente este vecino del mundo se encuentra igual, lo cual, y utilizando un animal muy navideño, no es moco de pavo. porque tal como iba nuestra trayectoria, podíamos haber tomado tierra en modo “batacazo”, tragándonos todo el suelo, e incluso subsuelo. Y ahora en el blog, en este blog, habría un punto final… Pero gracias a Dios, al destino, o ambos, todavía hay vida, y por supuesto, y que no falte, mucha esperanza.

Si se me pidiera hacer un símil sobre este año, no me cabe duda que sería como estar jugando a La Oca continuamente (ya lo siento para los lectores más jóvenes, pues al ser un juego de los que se dice “de mesa” de toda la vida, y no de los que se juega en solitario, aunque comunicado vía internet, es más que probable que ya no lo conozcan). Y concretamente, en este tablón gigante, no hay manera de pasar de la casilla 42, y ese laberinto maligno, que nos hace regresar a la casilla 30, una y otra vez.

Por cierto, y siguiendo con el símil del tablero del juego de la oca, lo importante en todo juego, y la democracia es otro de ellos, para que funcione todo bien, lo importante es acatar las normas, y no cambiar las reglas cuando nos convenga…

Como sigamos así nos va a ocurrir como en el chiste, que no vamos a vivir más tiempo, pero con esa sensación de reiteración continua, y si nos podemos pedantes, con ese perpetuo “déjà vu”, se nos va a hacer larguísimo. Por lo que llamarle al día de hoy, en cierta manera el día después, “el día de la salud”, en realidad sería un auténtico despropósito.

Pero si de algo ha estado lleno este año ha sido de despropósitos: políticos que interpretan la decisión de sus votantes como les trae al pairo, y eso sí, los unos por los otros, la casa, la nuestra, la de todos, sin barrer…

La vida, la calle, y las redes están llenas de una agresividad latente, pero se sube a los altares lo políticamente correcto, aunque en la intimidad nadie lo practique. Sabemos de todo y cada vez más, de entrenadores ya hemos pasado a catedráticos, pero a la hora de poner en práctica nuestras ideas, no sabemos, no contestamos.

Este vecino del mundo, y ya solo por los años que va acumulando, siempre se ha considerado un optimista irremediable, y si ve un salvavidas, aunque esté fabricado de hierro, siempre estará seguro que lo va a ayudar, pero, coño, y no pido perdón por la exclamación porque fácilmente podía haber sido más ruda, pero lo de este año es la historia interminable.

Pregunto, y sin malicia: ¿Al final de estas Navidades, y como inocente sugerencia, no se podría guardar junto al espumillón y al resto de decoración navideña a la panda de políticos de todas las tendencias que no se ponen de acuerdo para salir de este laberinto, y continuamente, nos hacen regresar a esa imaginaria casilla 30?

O mejoro la propuesta: ¿No será mejor limpiar de restos del año que nos deja y agruparlos todos en el contenedor de restos orgánicos? Porque en realidad al único que se debería de cebar es al pavo, y ese ya para estas fechas… pasó a mejor vida. 

*FOTO: DE LA RED



domingo, 10 de diciembre de 2017

LOS DERECHOS HUMANOS, EL SUBCONSCIENTE Y ...UN TRAJE EN BLANCO


Me desayuno, literal, con la noticia de que hoy es el Día Internacional de los Derechos Humanos, y con lo primero que enlazo mentalmente es que si les han otorgado un día, es que la cosa anda muy mal, casi tanto como el tiempo que se adivina tras la ventana.

La mente, la de este vecino del mundo, siempre juega con claves, que muchas veces intenta ligar con palabras, y más de una vez se pierde en el intento, pero el subconsciente, la mayoría de las veces, lo tiene más nítido que su propietario...

Por eso, las primeras imágenes que me vienen mentalmente, me llenan de intriga desasosegante, y son aquellas de un Donald Trump intentando dar la mano a su esposa durante una comparecencia pública, si mal no recuerdo durante su viaje a Israel (aunque muchas ya han sido las ocasiones), mientras ella mirando al frente, siempre al frente, se la aparta drásticamente. Y es que si las cosas andan mal, al menos lo parecen, en la intimidad, donde el respeto mutuo es indispensable, ya que a la postre es donde uno se supone se muestra tal cual es, será imposible que luego, por decirlo de una manera desenfadada, se pueda pedir peras al olmo.

Quizás esa imagen me ha venido porque el respeto en nuestros días es rara avis, y sería indispensable para “contemplar” los Derechos Humanos, junto al posicionamiento de “igual a igual” y no como ciudadanos de diferente categoría, e incluso sexo.

En cualquier asunto o materia nos ocurre que siempre nos fijamos en casos lejanos, cuando, y espero que se me entienda, tenemos al enemigo en casa. Esos refugiados, que entran en nuestras fronteras con cuentagotas, en contradicción con las cifras que en su momento se contemplaron, y esas pateras que hoy más que nunca inundan nuestras costas, y cuyos tripulantes son alojados en una cárcel sin estrenar, pero que es una metáfora viva de todo lo que ocurre.


Estos días han trascendido imágenes de mafias que trafican con esclavos en estos mismos momentos. Pero eso sí, hoy más de uno de nuestros políticos se pondrá muy serio y pomposo y dirá, como en aquel anuncio de detergentes, que su partido siempre limpia más blanco, casi tanto como el traje de Melania, por siempre Señora de Trump.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 2 de octubre de 2017

LO QUE UN BESO, AUNQUE SEA CATALÁN, PUEDE ESCONDER ...


Este vecino del mundo siempre ha intentado hacer en su blog, A TROCHE Y MOCHE, algo diferente a los demás, nunca sabe si mejor o peor, pero el intento de ofrecer algo diferente siempre ha estado en su ADN, suponiendo que un blog lo tenga.

Ocurre que tal día como hoy, 2 de Octubre, el día después, uno se ve forzado a hablar de sus opiniones a todo lo visto y oído a ayer.

Al ser desde la distancia, todo fueron sensaciones:
Indignación, porque se veía venir y vino. Una confrontación durante mucho tiempo soterrada, pero que ambos bandos, porque los hay, los dos gobiernos, el Central, y el Catalán, han ido cogiendo velocidad en cada uno de sus vuelos, y ya todo sigue por inercia.

Vergüenza, viendo la manipulación al pueblo, en este caso desde el Gobierno Catalán, a su pueblo, para que éste se comporte en realidad, por mucho que lo nieguen, como auténticos escudos humanos, para salvaguardar una estratagema muy bien llevada, con muchas familias que no sentían que estaban en un tablero de ajedrez, pero que en un momento dado, hubieran sido fichas prescindibles para ganar la partida.

Pena, viendo especialmente a ancianos y niños en un “paisaje” que nunca les hubiera correspondido. No olvidaré esa estampa de un guardia civil intentando convencer a un padre, llevando a un niño en hombros primero, y luego en brazos (FOTO), en la mitad de una manifestación. Muchos me dirán, porque ahora es palabra comodín, que es puro “populismo”, pero más de un padre por menos que eso, ha tenido problemas con la justicia.

Donde no llega la razón, siempre ha llegado el “patriotismo” y las banderas. Y ambos, patriotismo y los colores de un grupo, ya sirven para romper todo tipo de esquemas y dejar a la razón anulada.

En plena desazón por todo lo ocurrido, va el Señor Rajoy, sobre las diez de la noche, horario de máxima audiencia, y sin parpadear dice: Hoy no ha habido referéndum en Cataluña.
Y no pude más que reírme al recordar un viejo chiste:
Era descanso en un combate de boxeo de aficionados, y a uno le estaban dando una tunda bastante considerable. Su entrenador, para animarle, no paraba de decirle mientras intentaba reparar heridas: El adversario prácticamente ni te está tocando.
Por lo que a la quinta o sexta vez de volvérselo a repetir, el boxeador haciendo un gran esfuerzo para mirarle fijamente le dice: Jefe, pues entonces esté muy atento, porque en el ring hay alguien más, que me está zurrando, pero bien.

Sinceramente, y llamarme iluso, o inocente, pero cuando ayer vi al Señor Rajoy que iba a hacer unas declaraciones, y que parecía, por la parafernalia que le rodeaba, iban a ser importantes, por un momento, pensé que lo mismo que Pablo, el  apóstol, cayó del caballo,  y vio su realidad, Rajoy, quizá viendo el resultado de ayer, y que “las cosas” se le habían ido de las manos, en un alarde de vergüenza torera, iba a dimitir. 

Pero, al final, con tristeza comprobé que este marrón se lo va a comer él sólo, porque lo mismo que muchas veces ha hecho declaraciones a través de una pantalla de plasma, él ahora mismo es una pantalla para salvaguardar a el resto de su equipo.

Desde el lado de los independentistas, y más concretamente del Gobierno Catalán en pleno, está clarísimo que hace mucho tiempo que se doctoraron en “grandes manipuladores” y ellos sólo hacen lo que el pueblo quiere. El problema es que sólo atienden a una parte del pueblo catalán, ¡qué casualidad!, a los que tienen ideas independentistas.

Algún día, ese pueblo que ayer aplaudía a sus “mossos” por ser tan “comprensibles” con los manifestantes, comprobará que simplemente son el mando a distancia de los que les están gobernando. Y ayer tocaba ponerse los guantes de seda para acariciar, pero que el día que toque no dudarán en repartir candela, eso sí en un catalán perfecto, aunque los insultos sean también en catalán, pero esta vez a su gobierno.

En días como el de ayer, todos hemos perdido, aunque unos no se han enterado de que hubo un referéndum, eso sí ilegal, y a los otros, ya solo les quede, como si no quisieran, el seguir la ley del referéndum que hace apenas unas semanas  se la guisaron, y ahora intentan que todos nos la comamos.


Muchas veces en la vida hay que tratar de distinguir el tipo de beso que te quieren dar en la boca, porque muchas veces lo único que se pretende, en realidad, no es nada romántico, sino simplemente “callarte la boca”. Y ayer fue día de miles de besos, disfrazados de presunta libertad, patriotismo y “lo que el pueblo quiera” .

*FOTO: DE LA RED

jueves, 20 de abril de 2017

UN PRESENTE MUY DE PELÍCULA...


Hoy, no sé por qué, me he acordado de aquella película, “Todos los hombres del Presidente”, que cada vez la recuerda menos gente, quizás porque cada vez hay más gente que nació después de su estreno, 1976, y no pueden recordarla, sino descubrirla.

Unos jovencísimos Robert Redford y Dustin Hoffman, a las órdenes de un entonadísimo Alan J. Pakula, nos explicaban lo que fue la odisea de dos periodistas, y al final de todo un periódico, The Washington Post, y una profesión, el periodismo, en una lucha contra el poder para contar una verdad incómoda que afectaba al entonces Presidente Nixon, y que se dio en llamar el “Caso Watergate”, y que acabó con la dimisión del Presidente.

En España, no sé si ocurrirá eso, personalmente creo que no, con el actual Presidente, Don Mariano Rajoy. Pero si formara parte de esas atracciones de feria, lo que familiarmente conocemos como “tiro de pichón”, diríamos que cada vez disparan más cerca, y ya hasta nos despertamos con el “nombre del día”, entre los periódicos y los jueces,  y si hace dos días le llamaban a declarar al Señor Rajoy, por el famoso “Caso Gürtel”, ayer detenían a Don Ignacio González, en un tiempo “chico de moda” del Gobierno autonómico madrileño.

Lo dicho, en esta feria de “El nombre del día”, más de uno, y de una, por aquello de la igualdad de sexos, dirán que “cada vez disparan más cerca” y pensarán: Ya tengo que estar de peluquería siempre, más que nada por sí soy el nombre del día, y tengo, al menos, que “parecer” muy dign@, ya que lo de “ser” veremos si lo puedo demostrar...


Volviendo al comienzo de este post, ahora está más que claro el por qué me he acordado del título de esa gran película. Aunque bien mirado, al menos en España, y para ser, políticamente correctos, y nunca mejor dicho, el título debería de ser, “Todos los hombres, y mujeres, del Presidente”. Aunque a este vecino, el final de la película, y realidad, americanas, el de dimitir un presidente, le siga pareciendo todavía, una intromisión en el cine de ciencia-ficción 

*FOTO: DE LA RED

viernes, 20 de enero de 2017

LA SALIDA DEL BLANCO PERFECTO...


Estos días, así, tan fríos del grajo y del carajo, tan blancos como si fuera la nada, la hoja en blanco sin escribir, nos puede hacer comprender, quizás, ese carácter tan helado, serio, de frases como escritas en mármol, de los nativos nórdicos. O mirándolo de otra manera, qué hubiera sido de nosotros, de nuestras fiestas, de nuestras ganas de cachondeo, de esa “penúltima” de nuestras juergas improvisadas, si para las tres de muchas tardes, el paisaje que te rodeara fuera la noche más absoluta en la que se dejara adivinar el manto blanco de la nieve de cada día.

En un ambiente gélido no hay sitio para la calidez de las relaciones, para pensamientos húmedos que se congelan con la realidad,  y sólo caben argumentos y problemas a lo Ingmar Bergman, personas ajadas al estilo Max von Sydow en ropa interior corriendo por la nieve, como en “El visitante nocturno”.

Ni esa gente presuntamente guapa que nos sirve de ejemplo, de zanahoria para nuestro burro comportamiento, y que hoy son diseñadores de joyas, y mañana se confiesan a escritores de manos negras, para firmar su autobiografía de vidas que ya todo el mundo conoce por haber vivido, o sobrevivido más bien, de relaciones siempre aireadas a los cuatro vientos, o mejor dicho a las cuatro revistas de papel couché.


¿Alguien se imagina a la Esteban que vino del hielo, en lugar de que éste, el hielo, sólo forme parte de su bebida? O a la Duquesita, ¿yendo a sus aposentos sin perder la virginidad de su zapato?
Porque no nos engañemos,  los pingüinos de Mary Poppins eran dibujos animados, y ella, siempre me pareció que más que ordenar los armarios de los niños, era más de vivir en ellos…

A este vecino del mundo nunca le ha extrañado que los habitantes de paisajes blancos sean más propensos al suicidio, por tanta invitación a autoanalizarse, en lugares donde el azul del horizonte no existe, y el blanco, oculta más que impide,  el distinguir las distancias personales.

Por favor, que alguien le indique a este vecino del mundo, la salida del blanco perfecto, porque uno es más de colores calientes, especialmente de marrones que le caen un día sí y el otro también, y que le  impiden autoanalizarse, porque para decirle cómo es ya tiene a la bruja del tercero.


*FOTO: DE LA RED

sábado, 16 de julio de 2016

NIZA, LA NOCHE MÁS OSCURA



Voy a empezar este mensaje arrojando piedras contra mi propio tejado, porque siempre hemos querido en este blog dejar las cosas claras, sin ningún paño caliente.


Uno de mis lectores, sólo uno, se ha quejado, pero en este caso creo que es muy importante el mencionarlo, para que no haya ningún atisbo de duda, por no haber escrito un post sobre lo ocurrido ayer en Niza.


Visto así, “el vecino del mundo no ha comentado el atentado ayer en Niza”, el comentario del lector, no sé si seguidor frecuente (porque en ese caso conocería de sobra la manera de pensar del vecino), tiene toda la razón.


Ocurre que la noche es oscura, y el día claro, y este vecino del mundo tampoco lo comenta. Hay cosas que son obvias, y lo ocurrido en Niza ayer cae por su propio peso, porque es triste, muy triste, y hasta faltan las palabras, para describir cómo se puede transformar un día de total felicidad para todos los franceses, en auténtico horror porque una persona así lo ha querido.


Precisamente creí conveniente no comentarlo por humildad, por no apuntarme un tanto fácil y añadirme a las miles de adhesiones como si la mía fuera importante. Y quizás, aunque solo uno de mis lectores me lo haga notar, ahora veo que aunque un asunto parezca obvio, quizás es mejor dejarlo claro desde el momento en que uno se expone, en cierta medida, al juicio público un día sí y el otro también.


Además, conviene recordar en que este blog no es una crónica diaria de lo ocurrido en el mundo, sino que tiene un microcosmos difícil de definir, y que tiene un mucho de hablar con las tripas, de darle voz a los sentimientos en el mismo momento que nacen de quitar las alarmas de lo políticamente correcto. Y desde ese mismo punto de vista, quizás el que no hubiera dicho nada hizo vestir, al menos por un momento, al vecino de verdadero cretino.


Y ya, metidos en materia, y por supuesto sin querer entender al hacedor de esta desgracia, mejores mentes pensantes y actuantes deberán incidir en el tema del por qué este tipo de casos por desgracia están en aumento, y si el cambio, o intercambio de roles y de posiciones sociales, pudiera tener algo que ver.


Si esos “lobos solitarios”, como al parecer se apunta en el caso de Niza también, se auto-marginan o son marginados.  Sea lo que fuere nadie tiene el poder para decidir sobre las vidas de los demás.


Este vecino del mundo tiene comentado, en otras ocasiones, que estamos en unos tiempos en que, y perdón por la expresión aunque es la más certera, todo aquel que expone su opinión, tenga el alcance que tenga, “se la tiene que coger con papel de fumar”, y ayer por lo menos para uno de mis lectores, y todos son importantes, precisamente porque este vecino del mundo no diera la suya, se pudo producir una sombra de duda, y había que atajarla cuanto antes.


Ese lector tenía mucha razón, si pensamos en esas imágenes, cuando menos, de niños yacentes, y que merecían un comentario doloroso, aunque se sepa que el día es claro, y la noche, como en Niza, a pesar de los fuegos artificiales, más oscura.


Como este vecino ha comentado en más de una ocasión, el peor enemigo del hombre es el propio hombre, y en este caso no ha querido mencionar al lobo, porque este animal, que seguro se rige por sus propios códigos, tampoco tiene la culpa de lo que ha perpetrado un, se supone, ser humano.

*FOTO: DE LA RED



lunes, 28 de marzo de 2016

SUSANITA, Y SU RATÓN



Ya se ha terminado esta especie de paréntesis que ha sido la Semana Santa, y que la especie “político” se había escondido en sus abrevaderos, cuando hoy ya nos despiertan con más de lo mismo. Y lo que es peor, con Susana Díaz en mayúsculas.


Es que a mí lo de la Señora Díaz hace tiempo que me cansó. Que me presento, que no, que estoy bien en Andalucía, que para qué al ruedo nacional, deja, deja… Y ahora parece que ya es la definitiva…


Ha dejado trenes pasar, pero cuando ve que con otro parece que puede ir por la vía buena, le entra congoja, y se apunta a un bombardeo.


Susana Díaz, al humilde entender de este vecino del mundo, no deja de encarnar la figura materna que está ahí, vigilante, con la zapatilla preparada para darnos en las manos si la opción que elegimos no es la buena, es decir, la suya. O incluso, esa vecina, que este bloguero tiene, y la mayoría de vosotros también, que cuando salís al descansillo, os convertís en participantes de su particular “Gran Hermano”, porque sabéis que desde la mirilla de enfrente te está observando alguien que además, sabe lo que piensas.
 

Levantarse, todavía como víctimas del cambio horario, y encontrarse en los kioscos, con la Señora Díaz como en una especie de día de la marmota, pues no debe de ser muy higiénico mentalmente.


Por cierto, para los muy listos/listas, que los hay, y que crean ver en lo que acaba de decir este “vecino del mundo” cierto machismo, que conste que lo dicho, el cansancio que me produce, no es por ser mujer, sino el papel que hace tiempo asumió. Eso de voy pero no voy, un "moonwalking" que para sí lo hubiera querido el mismísimo Michael Jackson;  no me interesa pero me interesa, Sánchez está bien, pero no.


Dice el chiste, “o semos o no semos, pero somos”. Y está claro que aquellos inolvidables payasos de la tele, fueron una especie de profetas cuando crearon “Susanita tiene un ratón”, que

…Duerme cerca del radiador
Con la almohada en los pies
Y sueña que es un gran campeón
Jugando al ajedrez…


Como se descuide Pedro, nuestro ratón, Susana le va a subir la temperatura al radiador, y …fue un accidente, y a mí que me registren.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 21 de diciembre de 2015

LA DECISIÓN DEL ÚLTIMO REY MAGO (O EL DÍA DESPUÉS A LAS ELECCIONES GENERALES)



Hoy todos los que intenten resumir lo ocurrido ayer,  dirán eso tan socorrido de “el día después”, y en realidad es así. Lo que ocurre es que este vecino del mundo tiene la sensación de estar viviendo “El día de Reyes” de aquellos principios de los sesenta, cuando uno, como se solía decir, porque ahora es una expresión que se oye poco (y puede querer decir mucho del panorama actual), ya tenía, o creía tener, uso de razón.


A aquel niño siempre le pasaba lo mismo que, tras una noche de nervios, sudores y no poder dormir, de lo pedido a lo recibido no es que hubiera un gran trecho, sino que no tenía nada que ver. Es como si en un momento dado uno de los “ayudantes de los ayudantes del último Rey Mago”, y con urgencia, porque ya se iban sus compañeros, hubiera decidido cubrir el expediente, dejando lo que en ese momento tuviera entre manos en el lugar en que estaba, en mi casa, Y además, el noventa por ciento, siempre eran cosas para el cole o para vestir, y en ese momento quién estaba pensando en el cole ni en la ropa de los domingos…


Teniendo en cuenta las expectativas/deseos/sueños que muchos teníamos, no ha quedado mucho, por ahora, depende como quede el mar tras el tsunami de las votaciones, y la posible organización entre unos cuantos, de deseos de izquierdas pero de mirarse el ombligo. Eso sí, ha quedado más que claro que España es/era de derechas, o mejor dicho de virgencita que me quede como estoy, porque a lo mejor si aspiro a algo más me hacen la del “tocomocho”, y en ese caso además, uno no podría ni quejarse, por la vergüenza de ser un panoli.


Ayer, en cambio, lo que vi y sentí, en un mediodía donostiarra, en la zona de Amara, a la hora de ir a votar, fue un gran ambiente en cuanto a gente, y mucha sonrisa y cara de complicidad. Por un momento, solo por un momento, creí estar en el Santuario de Lourdes por la gran cantidad de gente mayor, ayudada, y en silla de ruedas, pero con cara de tozudez y de "yo lo consigo, por los míos". 


Lo que nunca le había pasado a este vecino del mundo, tuve que hacer una cola, para mi urna, no menor de veinte minutos. pregunté, incluso, por si me había confundido y era la cola para la nueva entrega de "La guerra de las galaxias", pero afortunada o desgraciadamente era la fila que correspondía. Y tanto los que iban delante de mí, como los de atrás, dijeron muchas, muchas, veces eso de “a ver si esta vez podemos”. Hubiera sido mucha casualidad que solo hubieran sido ellos los que iban a votar morado, y al final de la noche quedó más que claro, que en el País Vasco, por las noticias que han dado, sino arrasó, para que nadie se pueda dar por ofendido, sí fue la primera fuerza.


Ahora, ya solo queda pasar de las frases hechas de los políticos, o mejor dicho, y como un cocinero diría, hay que pasar de las recetas perfectas en un libro impolutamente bien edito, al fragor de las comandas y olor a fritanga, a intentar sacar adelante la cocina de este país, que al menos según opinión de este vecino, y de mucha gente que conoce, solo se han dedicado a cocinar para unos pocos, eso sí, cocina exquisita y muy publicitada. ¿Y para el resto? Pues eso, que se busque la vida como pueda, pero eso sí, le vamos a dar un buen nombre: “cocina de autor”.


Aunque ayer a la noche, hace apenas unas pocas horas, había flashes por todas partes, y sonrisas “profident”, en realidad es a partir de ahora cuando muchos se tendrán que retratar, porque aunque el Partido Popular ha sido el más votado, su descalabro ha sido más que evidente, y no cuenta con una mayoría, por lo que dependerá de otros (y con Ciudadanos sólo las cuentas no salen), o al menos de abstenciones de otros, para poder gobernar. O incluso se pudiera crear, lo que se está llamando una gran coalición, PP-PSOE, que si ésto ocurriera, y en opinión muy particular de este vecino del mundo, pudiera ser, en un futuro, la debacle socialista.


Y quizás, más que los socialistas, alguno que otro  también tenga que pasar por el fotógrafo, como un P.N.V. que si mostrara su apoyo al P.P., aunque sea solo absteniéndose, en realidad haría oídos sordos a ese “PUEBLO”, que siempre tiene en su boca (otra cosa es a la hora de defenderlo, postureos aparte), y que ayer dejó clara su postura de izquierdas.


Con eso del eterno “bipartidismo” ha habido minorías, y gente de mi generación me entenderá, que bailaban, y bailan, constantemente “La Yenka”, por aquello de “izquierda, izquierda, derecha, derecha, adelante, detrás, un, dos, tres” de su pegadizo estribillo.  


Este vecino no es ni politólogo, ni futurólogo, solo es un sufridor de la crisis que se reconvirtió en blogger/bloguero, pero le huele a una despedida del Señor Rajoy, bajo el maquillaje que se quiera, para poder llegar a entendimientos varios con algún que otro partido. Lo que sí echa de menos es aquel ya famoso “Lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a ocurrir”. Quizás, porque ni Rajoy lo siente, ni tiene la honradez (palabra complicada para los políticos) de reconocerlo.


Ahora, mucho me temo, y como en la niñez de aquel comienzo de los sesenta, todo queda en la decisión del último Rey Mago y lo que le quede en su bagaje, entre otras cosas de honradez y vergüenza, pero, esta vez, no para nosotros, sino para él.


*ILUSTRACIÓN: DE LA RED


lunes, 23 de noviembre de 2015

UN LUNES ASÍ


Un lunes así, es decir, oscuro, lluvioso y frío, es un día para dialogar contigo mismo, para reflexionar sobre lo hecho y lo deshecho. Lo que en el argot televisivo vestiríamos como “carta de ajuste”, una especie de culto  a la emisión de la señal  propia.

Un día así es para mirar por el todo, porque el día a día es más bien difuso-confuso. Una jornada, quizás, para copiar a nuestro propio gobierno (quién hubiera dicho que iba a decir ésto) que ve brotes verdes en el mismísimo desierto, que pinta sus previsiones como lo más cercano al Edén.

En momentos manifiestamente superables es mejor darse palmaditas en la espalda, que un par de tortas por estar donde estamos. Es mejor ser “tu fiel amigo” en lugar de ser tu parte negativa. Dar ánimos en lugar de revolcones, sino son sexuales. Enfocar al mañana en lugar de al ayer.
Ya que nos trajeron a este baile que es la vida, es mejor seguir bailando, aunque sea a nuestro propio son, sin pisar a nadie, eso sí, que fingirse sordo y cargarse la verbena. Es mejor mirar hacia adelante con esperanza, que  atrás con lágrimas en los ojos.

Una jornada como la presente es para mirar a los demás con complicidad y no con envidia, con interés en lugar de con desdén. Es mejor alimentar y engordar sueños, que pirañas de envidia en frágiles peceras hechas de resentimiento y resquemor.

Un día así es para vaciar tu vida interior de malos recuerdos, abrir la mente para liberarla de olores marchitos de ecos de grandeza, y renovar el catálogo de aspiraciones. Para pintar de rojos pasión la oscuridad de un día que juega a ser noche cerrada. Guardar una orquídea en el pliegue de tu vida mientras nos decimos “te quiero”.


Un lunes así es para gritar al paso de un tren la grandeza de un amor imposible antes que sentir unos jadeos comprados y una mirada tan fría como la nada. Para pasear por el puente de la vida resistiendo la lluvia de la incomprensión y el viento del qué dirán.

*FOTO: DE LA RED

domingo, 3 de mayo de 2015

AQUELLOS DÍAS DE LA MADRE


¿Pues qué queréis que os diga? A este vecino del mundo el concepto “día de la madre” siempre le conduce, sino a la tristeza, sí al menos al melancolismo.

El día de la madre tiene aroma a tiempos pasados, a eso tan manido y a veces tan verdad de que cualquier tiempo pasado fue mejor. A que eras el rey de la casa antes de que te destronaran, no por propia abdicación, sino por un renacuajo que vino sin avisar y normalmente sin ser pedido, y que a medida que iba creciendo ibas comprobando que quería tus juguetes y que, además, te los rompía, con el amparo de una madre que con una sonrisa en los labios te decía, como única defensa de esa sabandija de cuatro patas, que era más pequeño que tú.

Este vecino del mundo recuerda que antiguamente, hace unos cincuenta años, el día de la madre era el 8 de Diciembre. Y quizás, por aquello de ir separando unos gastos que apenas dos semanas después serian álgidos, se pasó a celebrarlo en otra época del calendario donde las ganancias, para los empresarios naturalmente, eran entonces menores.

Al recrear aquella época, en la mente aparecen una radio con una impresionante luz verde, y que hoy sería el equivalente a los mejores efectos especiales,  grande, porque era un  mueble, e incrustada en el armario blanco de la cocina. Una radio que acaparaba los mejores momentos de la jornada, con aquellos discos dedicados, en ese día naturalmente a una madre, que visto con ojos de hoy se auto-regalaba canciones de Antonio Machín, Los Xey; o para hacernos reír, uno de esos discos de Gila contando entre llamada y llamada una guerra que debía de ser más divertida que la que alguna vez oías entre susurros en casa. Recuerdos de aquel tío al que le faltaba un brazo, y que nunca te respondían dónde lo había perdido. Siempre me pareció curioso lo de “perder un brazo”, porque comprobaba el mío y no se podía soltar. El brazo de mi tío sí debía de pertenecer a la guerra de Gila, junto con lo de los espías vestidos de lagarteranas.


Decir día de la madre, en aquellos recuerdos de finales de los cincuenta, tenía un inequívoco olor a castañas, cocidas en el estilo materno, o compradas del horno con forma de máquina de tren, del caramelero de la plaza. Y sabor a turrón, porque en nuestra casa era la inauguración de la temporada de un producto netamente navideño, y que en ese día se vestía especialmente de mazapán, y de lo que hoy conocemos como Pan de Cádiz.
                                                                                                 

El día de la madre siempre es una puerta al pasado, y enarbolar la bandera del recuerdo, de esa madre que ahora ya anciana, fue a los ojos de sus hijos, la mujer más guapa, e importante, del mundo.

*ILUSTRACIÓN: DE LA RED

domingo, 19 de abril de 2015

EL DÍA MUNDIAL DE "ALGO"



Aunque hoy es día festivo, domingo concretamente, al bajar al portal había un guirigay montado que parecía el Congreso de los Diputados en el momento de hacer una votación para subirse el sueldo. Cuatro mesitas preparadas en las que se recogían firmas, y al frente de cada una el respectivo encargado de llevar el tema. Tras preguntar, me he enterado de que eran para conseguir que fuera el día mundial de algo.

Tras el consiguiente recibimiento/despertar, este vecino del mundo se ha enterado de que hoy debe de ser “el día mundial de la bicicleta”, y la Señora Lourdes, la del tercero, recogía firmas, para que se establezca el día de la viuda gallega, porque cree, no está segura, que si el día de la viuda existe, seguro que el de la viuda gallega, como es su caso, no, y quiere conseguirlo.

Por otro lado, estaba Ramón, el portero de la finca, recogiendo firmas para conseguir el día mundial del portero de fincas. A su lado estaba Doña Flor, cotilla oficial del edificio, que naturalmente abogaba por el día mundial de los cotillas. Pedía que todos nos quitemos la máscara, porque según ella, y este vecino del mundo está bastante de acuerdo, todos llevamos un cotilla dentro.

Al frente de la cuarta, y última, mesa estaba Don Abelardo, el vecino del sexto, que en todas las reuniones siempre se opone a todo, y naturalmente pedía firmas para conseguir el día mundial de la oposición. A poco que se le preguntaba a Don Abelardo, que ya setenta años no cumple, se le hinchaban las venas del cuello, y comenzaba una arenga que de tan tenso que se ponía, este vecino juraría, que incluso levitaba. Nos ha dicho, que si la oposición no existiera, el hombre no hubiera evolucionado. Quizás no le falte razón, aunque para este vecino “oposición” no está alejado de la expresión “crear una comisión que estudie…” y la experiencia nos dice que cuando una comisión se crea, si el proyecto llega a concretarse, lo verán, con suerte, nuestros nietos.

La verdad es que con todo ésto del día mundial de algo, sería preferible que todos los calendarios, esos que compramos o nos regalan en época navideña, en lugar de incluir el famoso santoral, deberían de  “advertirnos” de cada día mundial. Más que nada por si decidimos ese día no salir a la calle. 

¿No os parece que eso del "día mundial" es una especie de carnaza para darnos un tema en el que pensar, y no reflexionar sobre otros asuntos?

Ya tengo preparada la mesita plegable de la playa para bajarla al portal en cuanto termine este post. Pediré firmas para el día mundial del día mundial, que será otra manera de rizar el rizo de la utopía, que a este vecino le parece que cada vez se está haciendo más pequeña. Y si la utopía desaparece, las musas se quedarán sin patria.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 20 de marzo de 2015

¿FELIZ POR DECRETO?


Ayer, día del padre, entre las cosas que me regalaron estaba el famoso libro “Yo fuí a EGB”, de Javier Ikaz y Jorge Díaz. Tras agradecerlo les comenté que ya había oído hablar del libro y de su éxito, pero que, en realidad, yo no había hecho la EGB.
Ante la cara de asombro de uno de mis hijos, con cierta sorna le dije: -Ha habido vida antes de la E.G.B.” -Como ya me conoce, le afloró una sonrisa en los labios. –Cuando yo estudié- proseguí con una seriedad fingida – no existían ni los pupitres.- Puso cara de “otra chaladura de mi padre” y desconectó yéndose.

La primera vez que sientes el paso del tiempo es cuando alguien más joven que tú te habla de usted al abordarte en la calle para preguntarte, por ejemplo, la hora, o pedirte un cigarro. Pero cuando verdaderamente te hace mella, ya que tú te sigues sintiendo igual que siempre, es cuando tienes que explicar algo que parece evidente para ti, porque lo has vivido durante mucho tiempo, y los demás no tienen ni repajolera idea de qué estás hablando. Por ejemplo, los famosos cassettes, esos que se podían restaurar si la cinta se saltaba unos metros, girando un bolígrafo Bic en su interior. Lo tenemos tan interiorizado, que la extrañeza va por ambos lados. Por nosotros, en los que el cassette fue en un momento dado símbolo de que los tiempos evolucionaban, que es una barbaridad, y por la gente joven, una generación criada mamando los bits, para los que el cassette tiene que ser como un hacha de piedra. 

Por cierto, hoy es el día internacional de la felicidad. Esperemos que no salga Doña Dolores de Cospedal en el mismo tono que sus declaraciones de no silbar al himno español durante la final de copa, que sino suspenden el partido, y lo juegan con el campo vacío, y nos diga que si no somos felices que nos marchemos de España. Porque en ese caso además les haríamos un favor, ya que acabarían con gran parte de los parados, siendo ya el problema de otros. 
Este vecino siempre que se celebra un día internacional se pregunta para cuándo el día internacional del rico, e inmediatamente siempre llega a la misma conclusión: ese día lo es siempre, pero claro, solo para unos pocos.


La verdad es que cuanto peor estamos, en cuestión de paro, y de choriceo en general, sale alguien y lo empeora contando ese chiste de que el PP, con relación a las donaciones que recibe, es igual que Cáritas, y hoy el Señor Montoro, santo y seña de nuestra Hacienda, en lugar de envainársela ante la prensa, tiene la desfachatez, porque no hay otra palabra que mejor defina ese hecho, y sigue  en esa defensa. No solo es la jeta que tiene este gobierno, sino la sensación, que es lo peor, de que a la gente no es que no nos tomen enserio, sino que nos toman por tontos; esos mismos tontos, dicho sea de paso, que quieren crear bajando las becas, y subiendo las tasas universitarias. Me parece que este vecino hoy no va a poder ejercer lo del día internacional de la felicidad… 

*FOTO: DE LA RED

miércoles, 22 de octubre de 2014

UNA FOTO, UNA HISTORIA

¿Cuánto tiempo hace que no habéis vuelto a abrir un álbum de fotos? Y no me refiero a un archivo digital con fotos, miles de fotos, tomadas con el móvil o cualquier artilugio digital.
Abrir un álbum de esos de hojas gordas y negras separadas por el célebre e incomprendido papel cebolla que sirve de escaparate a los retazos de toda una vida, es en cierto modo someter a la vida a una especie de moviola en la que vuelven a pasar instantes de una vida ahora congelada.
Antes una foto no se sacaba todos los días. Era algo especial en un día especial. Ahora la mayoría de los niños tienen más fotos que una estrella de esas de Hollywood de los años cuarenta. Sin embargo, antes para sacarse una foto de toda la familia, en mi caso al menos, se hacía los domingos por la mañana, en un día y hora prefijado, en el estudio del fotógrafo de turno, y por supuesto que vestidos con las mejores galas y repeinados para la ocasión.
Es una sensación extraña el revivir retazos de una vida que aparentemente piensas que no hace falta hacerlo porque crees que lo tienes todo en tu cerebro, pero ver una foto de hace muchos años es algo más, es sacar la vida de contexto y verla desde otro ángulo, desde la cuarta pared que se diría en teatro. Es verte con los ojos que te veían los demás, porque tú nunca te ves como eres, sino como crees que eres, y ya se sabe que del dicho al hecho, pues eso, que hay un trecho.
Sonrisas sinceras en su momento, ahora simplemente congeladas. Escenas de una fiesta que ahora ya no recuerdas el por qué, un brazo entorno al hombro de un amigo que ya no está, él no está, la foto sí, maldita foto.
Creemos tener asentado en nuestro interior el paso del tiempo, pero una simple foto puede trastocarlo todo, incluso hacerte recordar, así, a la cara, sin anestesia, cómo eran en realidad las cosas, y no lo que has querido recordar.
Los recuerdos, nuestros recuerdos, siempre se pasan por el tamiz de nuestros sentimientos, lo que los jóvenes definirían como un “Photoshop” virtual, olvidando las arrugas y defectos de una vida, como todas, llena de luz y de sombras, descartando éstas, y ensalzando y modelando las luces, intentando, eso sí, que no nos cieguen.
Esta foto, la que traigo hoy, es de Febrero de 1979. ¡Casi nada! Un Londres en versión original del que poco a poco cada vez ibas entendiendo más, y dándote cuenta de que en todos los sitios cuecen habas, aunque parezcan más interesantes porque te lo cuentan en un idioma que no es el tuyo. Un Londres en el que para las cuatro de la tarde ya era de noche, y no podías distinguir si el frío de la soledad era más cruel que el otro, el atmosférico. Un Londres en el que no ejercías de "guiri" sino de emigrante disfrazado de estudiante de inglés.
De cabecera, un libro que me sirvió de guía: "Londres para turistas pobres". 
El mismo autor, Joaquín Merino, desgraciadamente ya desaparecido, también escribió otro libro titulado: "Londres para turistas ricos", pero si tienes dinero... ¿para qué necesitas un libro que te aconseje qué hacer? Lo descubres entre billete y billete. ¡Vamos! Es lo que este vecino haría si tuviera la oportunidad.
Una vida en la que te forjabas amigos, como siempre, para toda la vida, de los que desgraciadamente ya no sabes nada. Quedan unas fotos y recuerdos. Si tengo que ponerlos en una balanza, deseo que pesen más los recuerdos, aunque estén editados y oculten en cierta manera la verdad, porque es con los que tengo que convivir. Lo otro, las fotos, por mucho que griten la verdad, atrapadas en un libro, nadie nunca las escuchará, aunque las vean durante décimas de segundo.

FOTO: F.E.PEREZ RUIZ-POVEDA


sábado, 27 de septiembre de 2014

PERDONEN POR EL ESPECTÁCULO

Sábado, 27 de Septiembre del 2014.  Está claro que estamos ante un día  histórico, lo cual no quiere decir que con el tiempo, incluso ahora, podamos estar orgullosos de ello.
Pasados más de cincuenta años este vecino del mundo todavía se acuerda, y tenía 7 años, cómo se enteró de que habían matado a John Fitzgerald Kennedy. Es una imagen que se le ha quedado en su mente impresa a fuego y sangre. Su padre durante la cena y en camiseta lo comentó con una voz y semblantes serios, como nunca antes le había visto.
Se palpa en el ambiente que es un día "especial", otra cosa es que, como decía al comienzo, con el tiempo todo ésto nos deje en buen o mal lugar a todos.
Hoy ha continuado la partida de ajedrez que ya desde hace tiempo se juega entre la Generalitat y el Gobierno Central, con los movimientos principales de una partida que da la sensación de que gane quien gane todos pierden.
Artur Mas ha firmado  el decreto de convocatoria de la consulta soberanista del 9 de noviembre, y apenas dos horas después, Soraya Sáenz de Santamaría, en ausencia, otra más, del Señor Rajoy, Presidente del Gobierno central,  pone en marcha el proceso para frenar a Mas.
De todas maneras, y se diga lo que se diga, este vecino cree que todo ésto no se puede separar de lo ocurrido ayer con un Jordi Pujol, cada vez más en su papel de viejo cascarrabias, e incluso desquiciado, que acude al Parlament, y en lugar de entonar un “mea culpa”, el expresident catalán niega ser corrupto y abronca a los diputados.
El problema que tiene una persona a la que se le ha pillado anteriormente en contradicciones es que luego nadie le va a creer si dice cosas nuevas y que su palabra ya no tiene ningún valor, y menos después de todas las informaciones que hablan de todo tipo de presuntas posesiones de la familia Pujol, con presuntos movimientos de cuentas que son de todo menos claras.
Este vecino del mundo está convencido que hoy el paso dado por Artur Mas, tiene entre otras intenciones, que en los informativos  y en prensa escrita, queden las andanzas de ayer del otrora muy honorable en un discretísimo plano.
Una cortina de humo extendida con toda la parafernalia, intentando que el españolito medio, que según la presunta creencia del político español reflejada en actuaciones anteriores de todo tipo, da por sentado  que no tiene más de una neurona, y quieren que la ocupe en la eterna discusión de “con España o sin España”.
En el fondo del esperpento de ayer, impera la idea de que “aquí todos nos conocíamos y nos conocemos, y si caigo yo, no lo voy a hacer solo”.
Y mientras, el actual sucesor del Señor Pujol nos muestra la muleta orientada hacia la consulta separatista. Es curioso, se prohíben las corridas de toros en Cataluña, y mientras el Presidente de la Generalitat muestra  sus dotes, un día si y el otro también, para torear todo tipo de toros, incluyendo tremendos brindis al sol.
Este vecino del mundo ha reiterado en más de una ocasión que la Constitución se debería de modificar para contemplar consultas de todos aquellos que quieran dirimir si quieren estar dentro o fuera de España, pero este vecino está cada vez más convencido que las aguas catalanas no es que se muevan hacia la independencia, sino que “son movidas” para "entretener", o despistar, al pueblo catalán y no se pregunten el por qué nadie advirtió nada en los movimientos de los Pujol.
Y este vecino, quizás el subconsciente se mueva una vez más, no deja de recordar esa película coral, como el problema de ahora, que es“Todos a la cárcel”, de Luis G. Berlanga. Una idea que quizás no sea muy legal, y sí bastante dictatorial, pero que  más que nada es para que entre unos y otros, gobierno central incluido, naturalmente, no se hagan daño, y lo que es más importante, no hagan más daño al resto de los españoles.
Ya para terminar, y si uno hace un juego de abstracción y mira para arriba, verá al resto de Europa mirándonos con ojos de que no entienden nada, y a uno instintivamente le sale una sola frase que nace de sus entrañas: Perdonen por el espectáculo, lamentable por otra parte.

*FOTO: DE LA RED