Mostrando entradas con la etiqueta blogger. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta blogger. Mostrar todas las entradas

martes, 7 de noviembre de 2017

LA NOCHE DEL BLOGUERO


Hay momentos en los que uno se despierta como si cayera de la arista del K2, ha sido el caso, y se sorprende sentado en el sillón de la sala mientras tiene la inequívoca sensación de que por la ventana acaban de irse sus musas. Ha venido a visitarle la inspiración, pero no le ha pillado trabajando.

El bloguero en su sentido estricto vive en un continuo estrés dejando ya atrás un asunto vivido y depositado en su blog, mientras busca en lontananza otro artículo del que hablar, y que a él verdaderamente le resulte interesante.

En cierta manera, y salvando las distancias, un blogger se encuentra siempre en la noche que lleva al día de Reyes Magos, una noche de inocencia plena trufada de ilusiones, preguntándose continuamente qué le traerá el destino.

Es de suponer que lo mismo que cada maestrillo tiene su librillo, cada blogger tendrá su mundo, y habrá quienes ya tendrán prefijados temas en cada época del año, más que nada por aquellos que tienen firmas o empresas  a las que “ayudan” con su camuflada/descarada publicidad, disfrazada de descubrir nuevas sensaciones en artículos consumibles. Es una opción. No está ni bien ni mal.

En este blog, en A TROCHE Y MOCHE, se observa en seguida, como detalle inherente a su ADN, que el autor se define continuamente como “vecino del mundo”. Una manera de describirse, descubrirse, como continuo mirón/degustador de su entorno.

No es lo mismo lo que tú te crees ser, a lo que los demás ven de ti. Y en ese juego vive/se nutre este blogger en ese “blog personal”. Y cuanto más fresco de ideas, mejor funcionará el juego de las apariencias: observar y ser observado. Porque lo que ves de los demás, en ningún caso te es ajeno, ya que en las descripciones que hagas, en parte, siempre hablarás también de ti, porque sólo puedes hablar del mundo que tú has descubierto. Julio Verne nos dejó hace mucho tiempo, y los demás de videntes hemos pasado a ver lo evidente.


Voy a recolocarme todo tras la caída de la arista de ese K2 metafórico. Al menos este “accidente” ha sido fructífero, y ya tengo mi nuevo artículo. Ha acabado la noche del bloguero, y las luces de un nuevo día alumbran ya sus opiniones.

*FOTO: DE LA RED

domingo, 8 de octubre de 2017

HACIENDO UNA EXCEPCIÓN


Quizás hoy podría convertir mi blog en una especie de Consultorio de la Señorita Francis, ya que hace unos pocos días he recibido un correo electrónico en el que “garganta profundo” (sic)) me agradecía mi blog y el que no intentara convencer a nadie, sino sólo mostrar mis filias y mis fobias, sin intentar ganar adeptos para mis causas

Con lo cual podría comenzar diciendo:

Querid@ Garganta Profundo:

Agradecido por tu misiva paso a contestarte, aunque en realidad no lo solicites. Y es que con tus breves líneas compruebo que mi intención, al menos en tu caso, se ha cumplido plenamente, al leer que te gusta mi blog por no intentar adoctrinar, sino sólo dar mi opinión irónicamente, con lo que al mismo tiempo yo mismo me pongo en solfa.

Y es que como siempre digo en uno de eso mensajes que utilizo en Twitter para promocionar mi blog
“Si tienes dudas no visites el blog A TROCHE Y MOCHE. Saldrás con más.”

Siempre he odiado a esos bloggers que convierten su blog en un púlpito para convertir infieles.  Ya que más que nada transforman una especie de balcón para confesar sus ideas, en la entrada a una secta, y el que no tiene la suerte de pensar como él/ella, pues eso …, que no verá ni el reino de los cielos, ni siquiera el Edén.

Porque, pensarlo bien, entre los miles de millones que formamos este planeta quién te garantiza a ti, que tu forma de pensar es la correcta. Algo así, como que te toque el gordo en la manera de pensar y analizar la vida.

Bastante tengo, al menos es mi opinión, con representarme a mí mismo, como para hacerme líder de opinión.

Aparte que uno no es infalible, y se deja involucrar mucho por su corazón, y hoy puede pensar una cosa, pero tras una triste experiencia, quizás, en pocos días pueda cambiar su manera de pensar. Y eso, ni es mentir, ni ser chaquetero. Simplemente, este vecino del mundo, es una especie de José Luis Moreno pero sin que se le note en los primeros planos un ligero movimiento de garganta (como tu nombre, ¡qué casualidad!, ya que siempre habla con sus tripas.


De todas las maneras, querid@ Garganta, uno evita hablar de sí mismo, más que nada para que no le acusen de masturbaciones (practicar el amor propio) en lugares comunes, y hacerse autobombo. 

Quizás esta vez he hecho una excepción, al comprobar que mi principal objetivo, al menos  en su caso, se ha cumplido tal cual. 

Muchas gracias, y hasta siempre. Es una razón más para seguir, aunque nunca se sabe hacia dónde.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 28 de agosto de 2017

APATÍA PARA UN BLOGGER


Con la aparición de internet y de las nuevas (ya no tanto) tecnologías nacieron una nueva fauna y flora, como  por ejemplo los bloggers, a los que este vecino tiene la suerte, o la desgracia (seguro que alguno o alguna lo cree así) de pertenecer. Y ya sería hora de ir estudiando diferentes patologías que se puedan presentar.

Este vecino del mundo lleva unos cinco días sin parir un artículo, un post. No, no es que haya estado de vacaciones, que también, y sigue  (porque los jubilados estamos ya, entre las vacaciones y el “laboro”, en un sitio realmente indeterminado) sino que sufre de apatía aguda motivada por todo lo que ve, y después analiza para poder desmenuzarlo en este blog. Que sea desde un punto de vista irónico, con brochazos humorísticos, lo hace si cabe, dejando atrás la falsa modestia, más complicado.

Y olvidando frases políticamente correctas, este vecino no tiene el chocho ni para farolillos ni para templar gaitas; por eso, y porque la naturaleza es sabia, su instinto de supervivencia le ha llevado a sumergirse en Youtube y recordar un momento que descubrió hace ya un tiempo, y que le sigue poniendo la carne de gallina.

Todo empieza con la niña de la foto que da una moneda a un ¿musico ambulante?

Dicen que la música amansa las fieras, y al menos en el caso de este vecino, sus fieras internas, y que muchas veces le arañan sus entrañas, se relajan, y le dejan sentir que los sueños también tienen su banda sonora, y que un buen día la vida pudiera ser así, con músicos que te aparecen por una esquina, y tiñen tu vida, anodina o no, con mucho arte.

Para los maliciosos, que también los hay y muchos, les daré una pista, fíjense en muchos de los planos, y al fondo se puede ver quién está detrás de todo esto. Este vecino lo omite y no les da cancha hoy, porque eso ya sería adentrarnos en la financiación de los sueños, y volvería a ser tomado y violado por esa apatía que no es que le haya hecho su rehén, sino que le hace sentirse muchas veces como el muñeco de un ventrílocuo, y su venganza, la de ese muñeco, solo puede ser una: dejar de hablar.

Disfruten ese momento en que la música, no desvelaré cual, toma las calles. Y no lo olvidemos, fue la niña y su moneda la que la desató, representando al futuro de una juventud por venir, y que de por siempre, las cosas no cambian, irá unida al vil metal, y por supuesto a los que pagaron este gran momento. Porque hasta los sueños tienen un precio…

¡Apatía, vuelvo a ser tuyo!


*FOTO Y VIDEO: DE LA RED

miércoles, 11 de enero de 2017

LA CASA KOXKERA DE TÓCAME ROQUE


Como blogger, o bloguero, siempre he evitado el ser víctima de un arrebato, y escribir “opinio-sentimientos” de los que, al muy poco tiempo (el mismo día) pudiera arrepentirme. Por eso, y lo he dicho más de una vez en este blog, procuro dar a alguna noticia que me salpica a los ojos o al corazón, un margen de seguridad, o como frecuentemente se utiliza ahora,  ejercer un cordón sanitario”, de unas dos horas, en las que se me vaya enfriando la boca, y  “largar” menos de lo que haría “still hot”.

Y hoy, con el asunto del Tambor de oro 2017, y dárselo o no a Angels Barceló, no es que me he “calentao”, sino que he estado más abrasado que San Lorenzo en su parrilla.

Vayamos por puntos. Como este blog suele leerlo gente de muchos lugares, primero vamos a aclarar conceptos:
¿Qué es el “Tambor de oro”?
Es el máximo galardón con que la ciudad de San Sebastián / Donosti distingue cada 20 de enero, festividad de San Sebastián, en una ceremonia que tiene lugar durante la Tamborrada infantil en el Ayuntamiento, a una persona, física o jurídica, que ha promocionado la imagen de la ciudad. En los comienzos, el galardonado no podía ser nacido en Donosti, pero con el tiempo, en 1986, ésto fue modificado, y así al poco tiempo se le pudo dar, por ejemplo. a Iñaki Gabilando.

En otras palabras,  el tambor de oro va muy unido al buen nombre y promoción de la ciudad. Y lo que se ha creado desde hace dos días, cuando transcendió que el galardón de este año era para Angels Barceló, ha sido de todo, menos ejemplo de cordura.

En Donosti tenemos un gran problema desde siempre, y es que todos tenemos razón. Y somos más de no dar ideas, y cuando se acepta la de alguien, es cuando todos los demás corremos a dar nuestra opinión, eso sí, con carácter de no ser la más acertada, sino la única.

Si el Ayuntamiento, o Consistorio, debiera actuar bajo la imagen de una familia bien avenida, aunque luego limpien los trapos sucios en la intimidad de su hogar, ha actuado, una vez más, como la famosa casa de Tócame Roque, aunque en esta ocasión, en versión Koxkera.
 
No es de recibo otorgar algo y que se haya hecho eco toda la sociedad, y auque faltara una póliza, quitárselo. Luego diremos que los vascos somos personas de palabra… Y eso al margen de que seas de la opinión a favor de Angels Barceló o no, quien está claro que se ha encontrado con un buen pastel sin comérselo ni bebérselo. Y ya se sabe que en Donosti, ni comer ni beber no entra en la lógica.

Seamos serios, en Donosti tenemos el “marco incomparable” porque ya venía en el pack, de lo contrario, entre mirarse el propio ombligo, por parte de cada uno de los partidos que componen el firmamento consistorial y que solo se preocupan de oponerse, y de crear comisiones a favor, y sobre todo en contra, el conseguir cualquier objetivo para la ciudad es más difícil que embarcarse tras la búsqueda del unicornio azul.

Para conseguir el Estadio de Anoeta, si mal no recuerda este vecino, y habla de memoria, inaugurado en Agosto de 1993, se empezó a mover el tema desde que se concedía dinero para “arreglar” Atocha, para los mundiales de 1982, pero se quería ese dinero, para “hacer otras cosas más importantes”, y , claro está, sólo se daba para ese cometido, por lo que, al final se tardaron ocho años más en conseguir el nuevo campo, y bajo la promesa de que también se utilizaría, como pista deportiva, porque de lo contrario no hubieran obtenido los fondos necesarios.

Y la Odisea de la Estación de Autobuses  duró …más de treinta años, y que desde el primer momento de la inauguración ya era, en opinión de este vecino del mundo, pequeña
 (http://patxipe.blogspot.com.es/2016/02/estacion-espacial-donosti.html).                                                                                                     

Uno, este vecino del mundo, que ya no baja de los sesenta, hace mucho tiempo que llegó a la conclusión de que el peor enemigo del donostiarra es otro donostiarra, o incluso él mismo.

Aunque ahora todos los del consistorio se hagan los suecos, seamos serios, lo de “Capital Europea de la Cultura 2016” ha pasado sin pena ni gloria, porque el partido político que consiguió ese objetivo ya no estaba en el poder, y a los demás les importaba, lo que han demostrado, nada.

Ni aprendemos del pasado, ni queremos aprender. Eso sí, tenemos una ciudad muy bonita para ese turismo de calidad tan deseado, pero que, seamos serios, ellos vienen, si vienen, para unos días, y los que se enfrentan con esos precios, también de lujo, somos nosotros, los curritos de a pie.
 
¿Que no se puede hacer otra cosa? Sí, hay lugares, Canarias como ejemplo, que en las tiendas tienen dos precios, aunque no sean oficiales, uno para los habitantes, y otro para los turistas.
¿Que es feo? Peor ha sido lo que se ha hecho con Angels Barceló, y todavía sacaremos pecho. Y que conste que aunque la Señora Barceló me parezca una profesional como un pino, y a la que escucho muchas noches, no tenía el menor interés en que fuera, o no, Tambor de oro. Pero ese feo, no se hace. Y para más inri, al final, el galardón de este año queda desierto. Una especie de "entre todos lo mataron y él solo se murió", "el balón es mío y si no juego lo rompo", o mantener actitudes de cara a la galería.
 
Hoy más que nunca es para recordar el especial de esta pasada Nochevieja de Don José Mota, y su sketch en el que los políticos españoles supervivientes de un accidente aéreo, prefieren permanecer en la isla a ponerse de acuerdo en quién se va y quién se queda en una barca que tenían preparada para salvarse. Es una buena metáfora de nuestro presente, e incluso en el caso de nuestra querida Donosti, se pudiera considerar un auténtico plagio, porque nos retrata a las mil maravillas...

Al final, no sé si ha servido de algo lo del cordón sanitario. Pero, por lo menos, a este vecino del mundo no le saldrá una úlcera por la mala leche acumulada hoy.
*FOTO: DE LA RED.

sábado, 4 de junio de 2016

CONSULTORIO EN ROMÁN PALADINO



Hoy me voy a poner en plan “Consultorio de la Señorita Francis” contestando a un correo electrónico de un seguidor, Román, del que no diremos, así me lo ha pedido, su apellido.


Resumiendo su correo, Román me dice que le gusta el blog, aunque haya "posts" con los que no comulgue. Y le gustan mucho también las frases que utilizo en Twitter para anunciar el blog, y pregunta si son mías, o si alguien me ayuda. Y de todos modos, hay una de esas frases que no le gusta nada, Mientras hay blog, hay esperanza” porque la considera, cuando menos, exagerada.
Y para terminar me pregunta si tal como se han puesto las cosas, en cuanto a libertad de expresión, no tengo miedo a meterme en problemas.


Antes de nada, Román, te agradezco no solo que me sigas habitualmente, sino que te hayas tomado tu tiempo para escribirme y expresarme tus opiniones y dudas.


Si para gustos se hicieron los colores, lo mismo atañe en cuanto a opiniones, en este caso, sobre lo que se expone en el blog “A TROCHE Y MOCHE”. 


El vecino del mundo, tiene ese nombre precisamente para darle un aire rozando lo lunático, porque en ningún caso ni quiere ser representante de nadie, ni mucho menos de ser poseedor de la razón. Él, expone pensamientos y hechos desde su momento más exagerado, e incluso desquiciado, porque este “bloguero” siempre ha creído que en la exageración siempre se ven mejor los “pros” y los “contras”.


Como se puede comprobar, he diferenciado entre “vecino del mundo” y “bloguero”, o blogger para los más internacionales. Siempre conviene ponerse una máscara, una coraza, para que pare el primer tortazo, o incluso el primer beso. Algunas veces la realidad, si se cuenta, no parece creíble, y, en cambio, sí algo inventado o exagerado, pero con una base real.


Por supuesto que es normal que no comulgues con muchas ideas expuestas, principalmente porque aquí nunca se ha pedido, y mucho menos exigido, fidelidad de culto.


En cuanto a las frases sobre el blog que  utilizo para promocionarlo (porque el que no se anuncia, es como el que no llora, y se queda sin mamar), sí son mías, y quizás precisamente la que le parece cuando menos exagerada ("Mientras hay blog, hay esperanza"), en mi opinión es de las más precisas.


Ya muchos saben que este blog, pronto se cumplirán seis años, se comenzó como manera de luchar psicológicamente contra las consecuencias de sufrir un paro, al que le llevó un ERE a este bloguero. Y lo utilizó, y lo utiliza, ya lo dice en otra de sus frases anunciadoras, para no dejarse nada dentro; y como un psicólogo de cabecera, siempre cuesta bastante dinero, vierte sus reflexiones y su mala leche, en cada post, antes de que se pudiera convertir en un mal queso, y envenenar a alguien.


Si algo ha tenido internet es democratizar la opinión, el pensamiento, de cada uno de esos que forman, o la mayoría, o una minoría tan menor como la de uno solo. Y eso, aunque diciéndolo de una manera suave, haya mucho grito salvaje, siempre es esperanzador.



Ya para terminar, y en cuanto a lo de miedo a meterse en problemas por la libertad de expresión, creo que el punto más importante de todo siempre es el respeto. Se puede decir cualquier cosa, pero con las palabras justas. Y algunas veces un “se rumorea” o “un presuntamente” pueden ser vitales. Además, honestamente, en esta playa que es internet, este vecino del mundo solo es un grano que todavía se está formando. Otra cosa es, dónde ponen algunos su trasero, y que el grano les pique o no. Pero “picar” no es el fin último, sino simplemente, quizás, advertir de que nos hemos dado cuenta de muchas cosas, aunque más de una vez, nos las tengamos que tragar.


*FOTO: DE LA RED, GRAFFITI DE BANKSY

martes, 8 de diciembre de 2015

ALGUNA VEZ ESTUVE AQUÍ



Al fondo, una canción: “Labana”, de Alejandro Sanz. En primer término, un claro pensamiento con música:

 …Espera solo un poco más
quiero explicarle a los niños
que habana es la ciudad
donde los sueños aprenden a nadar…

Hay canciones que suenan a alcohol, a noches de exceso sentí-mental, y ésta, Labana, es una de ellas.

Ignoro si es así, pero tanto Alejandro,  como, por ejemplo, Joaquín, los Señores Sanz y Sabina, huelen en muchas de sus canciones a alcohol y nicotina. Y como huellas de sus noches, pecadoras o no, solitarias o no, nos dejan sus canciones.

En el fondo, y en la superficie, seguro que lo reconocen, son unos afortunados, porque además les da dinero para que la noria de sus vidas, y de las nuestras, sigan girando y retroalimentandose.

En cierta manera, la llegada de internet, y de los bloggers, con sus post, con sus “entradas”, diarias o no, ha llegado a democratizar el pensamiento y esa manera de vivir. 

Ese pensamiento tímido, o retador, quizás dos extremos de una misma vara, que de otra manera se hubiera echado a perder, porque nunca hubieran llegado a formar parte de un libro en una biblioteca, o de ninguna canción en nuestra banda sonora,  y ahora navegarán para siempre en esa mar, que es internet, para que de vez en cuando, alguien, los descubra. Una especie de pensamiento hibernado que siempre viajará, sin ser olvidado eternamente.

Bien pensado, hay hígados, e incluso ojeras,  que deberían ser declarados patrimonio de la humanidad, porque todo pensamiento, toda manera de vivir y de sentir tiene que tener sus damnificados, sus daños colaterales. Que sus propietarios sean o no de pedigrí, eso ya es otra cosa, pero detrás de un pensamiento singular, musicado o no, hay mucho de lucha interior, de ver la vida desde otro punto de vista, de apolíticamente incorrecto.

Al fondo ahora suena “Calle Melancolía”, de Joaquín Sabina, del Sabina:

…Trepo por tu recuerdo como una enredadera
que no encuentra ventana donde agarrarse. Soy
esa absurda epidemia que sufren las aceras,
si quieres encontrarme ya sabes dónde estoy...

En primer término, la soledad del que piensa, y algunas veces escribe, para dejar su huella en la cueva de la vida, como quien quiere decir: Alguna vez estuve aquí.

*FOTO: DE LA RED


miércoles, 23 de septiembre de 2015

DEJARSE ALGO EN EL TINTERO


Lo bueno que tenemos los “bloggers”, blogueros, o sucedáneos, que de todo hay en la viña de internet, es que podemos escribir lo que nos sale de la peineta. Eso sí, algunos tienen una peineta de marca, patrocinada, publicitada o subvencionada por un ente superior, y otros nos las vemos y nos las deseamos para intentar hacernos ver en esa mar procelosa que es la jungla de las redes sociales.

Con la crisis, hay algo que ha aflorado, como cuando una botella con un mensaje es depositada en la orilla de cualquier playa, y me refiero a esos que ya no tienen nada que perder, porque han perdido casi todo, y de lo poco que les queda es una conexión más o menos fiable a internet,  o manera de mandar sus “mensajes” cada cierto tiempo. Y, por lo tanto, una voz para contar sus venturas y desventuras, que como nada hay nuevo bajo el sol, siempre habrá alguien que se sentirá representado por esas cuitas y disparates que la voz, y en este caso no me refiero ni a Frank Sinatra, ni a un morning singer, o cantamañanas patrio cualquiera, sino del bloguero superviviente que no es que haga la guerra por su cuenta, sino que cuenta sus historias, chanzas, o simplemente lo que le apetezca, porque sigue vivito y coleando. Y eso, no es poco.

Este vecino del mundo se confiesa un ferviente admirador de Elvira Lindo en su faceta de articulista, o incluso se pudiera decir de bloguera, ya que expone sus opiniones por la red de redes. Y hace unas dos semanas, se le dio leña al mono, en este caso a la mona, con perdón, todo lo que se quiso y más.

Me refiero a ese artículo (http://elpais.com/elpais/2015/09/08/estilo/1441726397_330245.html) en el que la escritora, Doña Elvira (aunque seguro que no le gusta esta manera de referirse a ella, pero es mostrarle el respeto que otros, al menos en ese momento, se lo perdieron), fantaseaba con una relación con Pablo Iglesias, a raíz de una especie de entrevista que le había hecho Ana Rosa Quintana en la intimidad de la casa del político. Pero, pocos se dieron cuenta, o al menos eso parece, que ella en ningún momento mencionaba su nombre... pero las imágenes de "esa" entrevista eran muy recientes.

Este vecino del mundo, y muy en contra de, al parecer, la gran mayoría de opiniones, considera que la opción de Elvira Lindo cuando menos fue arriesgada, bajo un formato, quizás fue lo que confundió al personal, de esa aparente pequeñez de alguno de sus artículos. Porque hay quien presenta sus escritos bajo trompetas y timbales, y quien, por su oficio, no le da importancia a lo que está diciendo, porque lo importante es decir. Y, si se puede, no dejar al personal indiferente… Y ella, está claro, que no lo dejó.

El personal, que siempre es muy entendido en todo, y para cuando tú, humilde y tranquilamente vas, ellos ya han vuelto, sin resuello, pero ya han vuelto cinco veces, te dicen que desde hace tiempo te has anclado en la nada.
Y tú, te preguntas ¿Por qué me siguen leyendo? ¿Para sufrir ellos, o para que sufra yo a posteriori con la leña que me van a dar?

Está claro que muchos no entendieron esa vuelta de tuerca que la Señora Lindo le dio al reportaje de Ana Rosa, o de lo que puedes sufrir cuando unas imágenes pasan de la retina a una especie de disco duro que de la memoria pasa, primero al riego sanguíneo, y en el caso de Elvira Lindo se le instaló en las entrañas, y de allí salió. Con mucha más mala leche de lo que la mayoría de los lectores parece que se dieron cuenta.

Algunas veces cuando intentas ridiculizar a alguien, te estás fotografiando, en una especie de selfie mortal de necesidad, a ti y a tus carencias. Porque no te estás dando cuenta de que no te has enterado de nada, ni sospechas de ello.

Si estuviéramos hablando de una novela de crímenes, en ese caso se hubiera logrado el crimen perfecto, porque el lector ni se hubiera dado cuenta de que el crimen había sido perpetrado, única manera para que el acto fuera perfecto.


Lo dicho, lo bueno que tiene un blogger es que habla de lo que quiere, y este vecino del mundo se ha despachado a gusto. Y espero fervientemente que hoy los aludidos se hayan enterado de todo. 

Por cierto, para los malpensados, no conozco de nada a Doña Elvira Lindo, lo cual es una pena, ni le debo pleitesía de alguna manera. Pero los hechos, siempre son como son, y si uno cree que se tiene que partir la cara por alguien, pues lo hace, y punto. Porque quien escribe, si algo no debe de hacer es, dejarse algo en el tintero. especialmente cuando el tintero, además, es lindo.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 3 de julio de 2015

LA VIDA COMO ALGO MENTAL





¿Cómo vivir la vida? Es algo mental.

Hace un tiempo, más de diez años, a alguien le dio por dar crédito a la mayoría de los españoles, y entró una fiebre enorme de tener una segunda vivienda. O incluso vender la que se tenía para comprar una mejor. No se tenía más dinero, el truco estaba en que la vivienda nueva te la pagaba el que compraba la vivienda que dejabas, con lo cual el sobreprecio, o lo que fuera aquello, era una cosa de locos.

Luego, vino el tiempo, alguien, entre las sombras de un despacho bien “grandeeee”, con eco y todo, quiso que viniera, porque su mente, su testosterona, y su codicia así lo quisieron, que llegara una época de vacas, no flacas, sino paupérrimas, y además para que quedara claro que era nuestra culpa, se dijo eso de que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades.

Ahora, alguien otra vez,  quiere, así lo ha decidido, que la culpa de todo resida en los griegos. Hagan lo que hagan, aunque no lo hagan, la culpa es suya.

Este vecino ya está harto de ver la vida como alguien quiere que la veamos. Por eso, tras una siesta un tanto accidentada por algún sueño rebelde y ahora escondido en el olvido, este vecino del mundo reconvertido en bloguero por vocación, en blogger internacional de la soledad, ha decidido por sí mismo, y no porque alguien en un despacho enormemente vacío lo ha decidido por él, ponerse el mundo por montera  y jugarse el post de hoy a la ruleta rusaHa desconectado su ordenador de la red, y está redactando su testamento diario sabiendo que, en cualquier momento, el destino puede decidir por él y borrarse todo lo escrito, al quedarse sin batería.

Ver la vida es algo mental, y muchas veces, la mayoría, en realidad no decidimos por nosotros mismos. Hace un tiempo se ha hablado de ese humor negro, que ahora es tan corrosivo para nuestra moral, aunque previamente lo hubiéramos defendido con uñas y dientes porque unos intransigentes se liaron a tiros por las calles parisinas. Y hoy, se está dando el caso que se está insultando a Irene Villa, la buena de Irene, otros intransigentes, porque, según unos cuantos, el concejal de Madrid Guillermo Zapata se ha ido de rositas tras el auto del juez Santiago Pedraz, en el que se archiva la querella presentada, porque ella, Irene Villa, declaró que no se sentía ofendida. Y ahora, esos mismos intransigentes, quieren decidir que se debería sentir ofendida, y por eso la ofenden por twitter. ¡Una cosa de locos! Y es que en realidad siempre somos, y seremos, utilizados como arma arrojadiza a un tercero.

Que sí, que cómo vivir la vida es algo mental. Por eso este vecino  ha decidido hoy liarse la manta a la cabeza, y jugarse este post a la ruleta rusa como un kamikaze gritando: Varoufakissssssss.


Si leen este post habré sobrevivido, o no, porque no estoy loco, sino sobrepasado por todo.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 15 de mayo de 2015

LA VIDA DENTRO DE UN BUZÓN, O LA AMENAZA DE LOS MILLONARIOS


Si la vida fuera un número circense, ya podemos estar tranquilos, porque para este fin de semana, al menos, ya nos han puesto la red, ya hay partidos de fútbol. Porque estos días donde la sombra de una posible huelga de futbolistas ha rondado por todo tipo de medios de comunicación, daba la sensación de que nos iban a cortar el oxígeno, y la humanidad, al menos la española, esa que besa de verdad, se iba a quedar sin respiración.

Así, a primera vista, parecía que, por una vez, y rizando el rizo, la clase millonaria amenazaba con una huelga, aunque luego en todos los medios de comunicación, que en ese momento se convertían en abogados defensores, se nos recordaba, una y otra vez, que la mayoría de los futbolistas ni son millonarios, ni tienen la vida resuelta. Aunque al final, también se dice que en el fondo lo que primaba era que, presuntamente, los gerifaltes de la federación lo que no quieren es rendir cuentas al fisco, como al parecer lo han estado haciendo hasta ahora. Y como ocurre en la mayoría de huelgas que se precien de serlo, unos ponen la cara, en este caso los futbolistas, y otros cardan la lana, recordando siempre, siempre, que al parecer la sombra de Villar es alargada.

Si tienes alguna duda de que la vida es algo más que futbol, abre el buzón, el tuyo, y allí encontrarás la verdad: publicidad de todo tipo, y facturas, muchas facturas. Esa es la cruda realidad. Y ahora, sin que este vecino del mundo se intente poner filosófico, ha llegado a la conclusión de que incluso en un buzón se puede encontrar ese famoso círculo vital, que nos cantaban en “El rey león”, porque la publicidad de hoy se convierte en las facturas del mañana.

Eso de ejercer de “blogger” (porque lo de “bloguero” siempre me suena más a vendedor de globos, y los globos se sienten y sufren, pero no se deben de vender), me ha hecho ver la vida como si leyera un libro, y estuviera todo el tiempo fijándome en el sujeto, el verbo y el predicado; haciendo siempre comentarios de texto de lo que estoy leyendo, en este caso viviendo.

Y la vida debe de ser como un buen vaso de vino, que no hace falta mirarlo, sino solo beberlo y sentirlo como baja. Porque, y volviendo al principio, si la vida te la tomas como un partido de fútbol, siempre hay ganadores y perdedores, y la vida simplemente es para vivirla, porque la partida al final siempre la vas a perder, pero puedes ir ganando pequeñas experiencias y grandes amigos, que al final, es de lo que se trata.

*FOTO: DE LA RED


viernes, 3 de abril de 2015

PRACTICANDO EL GERUNDIO



El exceso en todo siempre es perjudicial, aunque también lo es la otra postura, la que, en el argot futbolístico denominaríamos como “lamiendo el poste”. Es decir, “cada cosa en su justa manera”. Y al decir esto último, a este vecino se le han cruzado los cables, y por un momento ha oído la voz de su madre diciendo “… y Dios en la de todos”.  Porque las madres son así, sin darse cuenta siempre actúan como contadoras de cuentos, o filosofías varias, y a cada cosa que ocurre le tienen que sacar su moraleja, chascarrillo final, o voz en off. Algo que indica que ellas han vivido más que nosotros, que para cuando vamos, ellas ya han vuelto, y que son cocineras (vaya que lo son, y las mejores) antes que frailes.

Y todo ésto, lo de que “cada cosa en su justa manera” venía a cuento, a que algunas veces es necesario vivir la vida sin más, y quitarse las gafas, en mi caso, o de blogger  o de pintor, y vivir la vida sin estar tomando apuntes de nada y para nada. Porque la vida es para sentirla, y no para leer el manual de instrucciones (se pierde mucho tiempo, y además no sirve para nada). La vida hay que descubrirla cada mañana, y no que te la cuenten. Y sí se toman apuntes, se deben de hacer, si procede, al final del día, pero el resto del tiempo hay que vivirlo.

Algunas veces ocurre, algunas veces me ocurre, por ese defecto, digamos que profesional (aunque es más vocacional, porque este vecino del mundo no cobra por abrir todos los días esta atalaya desde donde observar), que estás todo el día pendiente sobre qué escribir, o qué pintar, y tienes que recordarte cada cierto tiempo que la vida no eso, solo hay que vivirla. Y luego ya puestos, hay mucho tipo de opciones, si te acompaña la suerte, componente indispensable. 

Hay quien opta por hacerse rico, y está todo el día acumulando dinero, para que sean sus herederos, en la mayoría de los casos, quienes disfruten de unas posibilidades creadas por alguien que en el peor de los casos solo salía de su despacho para comer, reunido, siempre reunido, en los mejores restaurantes, de las mejores ciudades, de los mejores países, del mejor de los mundos posibles.

La vida es para practicar vida, y naturalmente, para querer a los que te rodean, porque uno, el protagonista de su película, no puede tampoco querer a todo el mundo. Suficiente ya es, que no fastidie, por no decir una palabra más fuerte, a nadie. Porque los hay, y ya se me ha calentado no sé si la boca  o los dedos para teclear,  o todo a la vez, pero hay quienes son verdaderos profesionales de la jodienda, y pasan por este mundo como Atila, incluso odiando a la ecología, y no vuelve a crecer la hierba.

La vida no es para arrasar, en todo caso para acariciar y que te acaricien. Ese viento ligero, con el frescor de la mañana recién horneada, una mañana fresca y crujiente, y sentir su frescor con esa mejilla todavía anhelante de esa almohada a la que acaba de dejar calentita en la cama.
La vida es para reconocer cada minuto de ella la suerte que se tiene en vivirla, sin que te la cuenten porque no te puedes mover, porque estás enfermo.


La felicidad es estar lleno de vida, y cuando te aburres de ser feliz, pues eso, lo cuentas a tu manera en un blog, o en un cuadro al óleo. Pero, y no hay que olvidarlo nunca, la vida es para vivirla en gerundio: viviendo.

Por cierto, y ya para terminar, aquellos que al leer todo ésto, se hayan quedado preocupados porque creen atisbar que se le puede, a este vecino del mundo, haber ido la mano con los medicamentos y sus dosis, que se queden tranquilos. Solo he aspirado un poco de oxigeno fresco de esta tarde que ya languidece (puede que haya quedado un poco cursi, pero es así), y quizás ya no estaba acostumbrado... No sé, pero me ha sentado muy bien. Lo dicho, la vida siempre en gerundio.

*FOTO: DE LA RED

sábado, 14 de marzo de 2015

ESTRIPTIS SENTIMENTAL, O EL BLOGGER EN UN ÁTICO DE CRISTAL



Este vecino del mundo nunca hubiera imaginado tener sus propios fans,  pero si muchos de esos personajes y personajillos, que se arrastran más que andan, por las pantallas televisivas de este país, tienen sus seguidores, malo sería que este blog no los tuviera, y además de pedigrí.

Estos días he recibido un comentario (y no sé por qué en este mismo momento me viene a la mente la Señorita Francis y su consultorio, y un cosquilleo de pavor me recorre de arriba abajo la columna vertebral) de una seguidora, y me dice que ella “me prefiere en las distancias cortas; cuando hablo de mis sentimientos, o de sentimientos de personajes inventados. Los comentarios sobre todo tipo de temas están muy bien, repletos de ironía, pero a mí me gusta más la piel, la vida interior.”

Antes de nada, y como contestación, decirle que este vecino del mundo aprecia mucho sus comentarios, y el saber que esa supuesta gente que te lee, ya no es supuesta, y tiene desde nombre y apellidos hasta su corazoncito, y eso siempre es un acicate para tomarse todavía más en serio este blog personal; que antes de nada siempre ha querido ser una especie de ático de paredes de cristal, desde el que observar todo tipo de panoramas tanto explícitos como figurados.

Algunas veces también se convierte en una especie de garito de "estriptises" sentimentales, y esos son a los que usted se refiere. Lo que ocurre es que si uno practica el nudismo de sentimientos todos los días, se convierte en un trabajo profesional, una especie de "boy de redes" y se pierde la frescura. Y hablando de frescura, desnudarse todos los días amplía infinitamente el riesgo de acatarrarse en las maneras, y se puede convertir en algo fingido y crónico.

Este  vecino del mundo al contrario de otros bloggers, que los hay, nunca se ha creído más que nadie, y si algo no quiere es dar doctrinas, ni crear discípulos, entre otras cosas porque, y siguiendo con similitudes, cualquier día le pueden crucificar. Simplemente da su opinión, aún a sabiendas de que pueda estar errado.  En realidad, eso es la vida, caer  y levantarse, e intentar seguir. Y si en el ínterin, me encanta esta palabra, les ayudo a pasar un rato agradable, o simpático, mejor que mejor.


Además, no conviene agradecerle mucho al vecino del mundo ya que en realidad esto es un acto de egoísmo, porque la mayoría de las veces son temas, mensajes o situaciones que como se suele decir vulgarmente “si no los cuento, reviento”.  Siempre lo digo, utilizo el blog a modo de consulta con el psicólogo, y me sale mucho, mucho, más barato. Por cierto, ya son horas, y la consulta de hoy ya está cerrada. Gracias, como siempre, por todo

*FOTO: DE LA RED

lunes, 11 de noviembre de 2013

VISITE MI BLOG, Y QUE DIOS SE LO PAGUE

Lo que se ha dado en llamar “las nuevas tecnologías”, ha democratizado la comunicación. Todo aquel que se propone, puede abrirse un pequeño hueco en la red, y mostrar su discurso.
Ahora se pueden encontrar blogs de todo tipo, y con toda clase de colorido en cuanto a contenido se refiere. Y es solo el tiempo y los seguidores quien pondrá a cada uno en su lugar.
Dentro de los bloggers, habrá diferentes razones por las que cada uno ha tomado la decisión de hacerse oír, pero eso en realidad debería de formar parte del secreto profesional.
Hay personas que en este nicho han pensado en encontrar un trabajo, y hay otros, como este vecino, que precisamente por perder su trabajo, ha instalado su ventana, para oír y dejarse oír.
Requisito indispensable es la libertad y el decoro. Libertad para oír y ser oído. Y decoro para no hacer a los demás, lo que no quieres que te hagan a ti.
Y dentro de la libertad está el que la gente, los lectores, vengan y se vayan. Nadie les dijo que vinieran, pero un día aparecieron como las palomas en el alfeizar de esta ventana, y poco a poco se les va poniendo su “comida preferida” para que sigan volviendo, pero eso sí, siempre libres para elegir sus idas y venidas.
Ni se pasa lista, ni nos pasamos de listos preguntando el por qué de la ausencia.
De hecho, hay días en que este vecino no deja comida en la ventana, o contenido nuevo en el blog, y esos días, domingos generalmente, aparece más gente que lo que es habitual.
No sé sus nombres, porque el “sistema” no me lo dice, pero conozco su país de origen. Y ya en sí es un regalo el saber que al menos durante unos minutos has supuesto algo para alguien, que quizás está a miles de kilómetros, y que quizás en esos mismos minutos, ha visto la vida desde el mismo ángulo que tú.
Por eso, no parece de recibo, que haya bloggers que por razones de trabajo necesiten un número determinado de visitas, para hacer bulto, e imploren mediante las redes sociales que se visite su blog, diciendo claramente además, el motivo por el que lo hacen, que su jefe tiene que ver tanta cantidad de visitas para que le renueven su contrato. Y en ese mismo momento, estás convirtiendo a los posibles lectores en una ONG de mantenimiento de blogs, y a este vecino eso no le parece presentable, porque si no te renuevan el contrato, en cierta manera, estás haciendo culpable a tus lectores, o mejor dicho, a la falta de ellos.
Y, ante todo, un lector tiene que sentirse libre de decidir, sin ningún chantaje emocional, aunque muchas veces, precisamente, desde el blog “juguemos” con las emociones.

*FOTO: DE LA RED

jueves, 11 de julio de 2013

TU IDEA ORIGINAL

Si necesitas una cura de humildad, y comprobar que no eres nada excepcional, piensa en algo que crees que es original, y mira en cualquier buscador de internet, sin dar nombres, y comprobaras que ya hay miles de entradas con tu idea original.
Recuerdo cuando estaba buscando un nombre para este blog, me pareció gracioso el juego de palabras de la canción blowing in the wind, sustituyendo la primera palabra por “blogging”. Comprobé duramente, que antes que este vecino del mundo, ya había centenares de graciosos con ese mismo título. Entonces, se me ocurrió comprobar la cantidad de gente a la que también se le había ocurrido como título, la expresión “a troche y moche”, y que personalmente considero que pueda estar un poco trasnochada, ya que ha habido bastante gente a la que he tenido que explicarle su significado. Nuevamente, eran muchísimos los que habían tenido la misma idea para un título de blog, o de lo que fuere.
Como se suele decir, que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, la tercera vez no lo comprobé y tomé la decisión de que el blog debía de tener dos títulos, y en realidad era mi pequeña venganza a esos pequeños sabios mirones que son los buscadores de la red.
Quizás lo que pueda diferenciar a las personas, comprendí entonces, no es lo curioso de sus ideas, sino en realidad la continuidad y fuerza en la idea. Este vecino vio muchos blogs, con el mismo título que había estado buscando. Sin embargo, otro asunto es cuántos de aquellos blogs han continuado. Y es que no es lo mismo, para que lo entendamos con un ejemplo, el adorar la idea de “comprarse un perro”, a cuatro años después de la idea, continuar sacando al perro a hacer sus necesidades, sin pensar en “el chucho de las narices” mientras le miras con aviesas intenciones.
En realidad es la eterna discusión entre “el continente” y “el contenido.”
Quizás, lo importante no es ser original, sino pertinaz, especialmente en las ideas.  
Y en lo relativo a un blog, como autor de uno, o “blogger”, hay que ser especialmente ¨”honesto” con lo que uno mismo escribe, porque al igual que aquel día que comprobamos que los padres también se equivocan, y fue realmente duro el constatarlo, también tiene que ser duro el comprobar que uno no es tan bueno ni original como pretendía serlo.
La eterna diferencia entre pretender y ser.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 3 de junio de 2013

FARMACEÚTICO DE IDEAS

Se suele decir que nadie es profeta en su tierra, y por eso gente que me conoce de siempre, y ahora me ve reconvertido en blogger, me ha preguntado muchas veces de dónde tomo las ideas para escribir, aunque a este vecino del mundo le da la impresión de que lo que realmente quieren preguntar fríamente es: ¿Y tú que cojones haces escribiendo?
Contestando fríamente a la fría pregunta, solo se puede decir que es una necesidad que te pide el cuerpo, como cuando un buen día te comienza a gustar aquella morena que siempre había sido amiga tuya, y que tus castos pensamientos no habían pasado de contemplarla como eso, como una amiga más.
Con respecto a la primera pregunta, a la de la fuente de las ideas, en realidad no existe como tal. A medida que le vas cogiendo oficio a lo de blogger, te conviertes en un farmacéutico de las ideas, y estás todo el día de guardia, alerta, y cualquier conversación diaria, noticias que lees, escena especial que ves en la calle, puede servir. Y si la idea que tienes es más bien descabellada, mejor que mejor.
De todas maneras, la actualidad diaria está poniendo muy fácil los temas. Otra cosa es si éstos son esperanzadores, o el mundo cada día es más kafkiano. Todo hueso tiene su tuétano, y eso es lo que hay que encontrar. No quedarse en el continente sino en el contenido.
Algunas veces, una simple declaración de alguien, vista de otra manera, aunque la noticia sea triste en sí, el resultado puede ser gracioso. Por ejemplo, estos día el vicesecretario general de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, afirmó que la emigración de los jóvenes en busca de oportunidades tiene dos lecturas, una lectura obviamente dolorosa, y la otra positiva, y es que trabajar en la UE no significa trabajar en el extranjero, sino en casa.
Aunque al leer esas declaraciones ya automáticamente la vena del cuello se te dispara, el cuerpo sin embargo te pide llevar hasta las últimas consecuencias la estupidez del político de turno, y convertir en chiste algo que en sí no tiene gracia. Y te imaginas a un marido diciendo a su sufrida: 
-Cariño, para bajar un poco el estrés que tengo, me voy a dar un paseo por uno de los barrios nuevos de la ciudad. Voy a pasear por Berlín, y ya puestos, voy a ver cómo andan de trabajo por esa zona. No me esperes a cenar, porque últimamente las ciudades son cada vez más grandes, y me temo que no me va a dar tiempo.
Y ya para terminar diré que esas personas que me preguntaban de dónde saco las ideas, lejos estaban de suponer que ellos mismos, en lugar de hacerme una pregunta, en realidad, me estaban aportando un tema. Si lo llegan a saber, a lo mejor no me preguntan. ¡Vaya usted a saber!

* FOTO: DE LA RED, Y PATXIPE