Mostrando entradas con la etiqueta artículo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta artículo. Mostrar todas las entradas

jueves, 12 de octubre de 2017

CUANDO LA MANTA SE ROMPE


Algunas veces este vecino del mundo tiene la sensación de que más que débil de ideas para el blog, está yermo. Sin embargo, en cualquier momento, como hoy, alguien viene, en forma de declaraciones y parece transformarse en un brazo muy largo cuya mano llega a tu lengua y comienza a tirar de ella hasta que sientes una necesidad inmensa de “inaugurar” otro artículo, lo prefiero a “post", aunque no sean exactamente lo mismo.

Esta mañana, estaba ojeando mi cuenta de Twitter (@PATXIPE), cuando una joven actriz a la que sigo porque me parecen muy juiciosas sus apreciaciones personales, adjuntaba como idea a 

Hombres de la política y de las mesas de debate, un apunte:

Un hombre comienza a ser interesante cuando aprende a dudar.                                                        
                                                         Carmen Rico-Godoy

Este vecino del mundo, que siempre se aplica el cuento de todo, incluso a modo de conejillo de indias, ha llegado a una rápida conclusión:
-No hay duda, yo soy interesantísimo.

Lo que ocurre es que hace tan solo unas semanas, lo ha recordado inmediatamente, coincidió con una excompañera de trabajo, y siempre sabes si tienes química con alguien, y con ella, siempre se había adivinado, que de haber habido algo, hubiera sido “armas químicas”, por estar uno en las antípodas del otro. Y tras estar un rato hablando, ella me confesó “siempre he sabido que eras una buena persona, pero (era inevitable que apareciera el “pero” a modo de indicación de que ahora venía la bofetada) eres muy indeciso”.

Está claro que ella nunca ha llegado a plantearse, ni remotamente, que quizás nos seguimos hablando precisamente por eso, porque algunas veces tras la indecisión se esconde el saber a qué conduce el paso al frente, y en su caso, o en el mío, sólo hubiera sido el leernos las famosas “verdades del barquero”. Y  ya se sabe que  “barquero” es todo aquel que coge el mando del relato, e inefablemente el de protagonista y, por supuesto, héroe de la historia, porque siempre la cuenta, de otra manera es cuando menos más infrecuente, desde su punto de vista.

Está claro que la persona, con su buen deseo que ha originado este artículo, se estaba refiriendo a lo que ocurre entre el Gobierno Catalán y el Central, pero uno, este vecino, siempre relaciona todo, en primer lugar, con lo que tiene; y a la mayoría ya sólo nos quedan los recuerdos.

Con respecto a Cataluña, este vecino, sin ser politólogo, ni historiador, ni mucho menos futurólogo, está convencido de que este asunto tiene mucho que ver con lo ocurrido a los británicos y su Brexit.

Siempre tan cuidados, con medidas especiales, y ojo, aviso para los que no me conocen, soy vasco, y todo ésto, no me trae de nuevas, porque siempre nos han hecho sentir, a los vascos en general, como dentro de un polvorín, llega un momento en el que te puedes creer imprescindible, e incluso el rey, perdón, en este caso el republicano de la fiesta. Hasta que tiras tanto de la manta, para intentar quedartela, que se rompe, y con la avanzadilla que llevabas te quedas al borde de la nada. Y sino, lo dicho, que se lo pregunten a los británicos, que de ser, al menos ellos así lo creían, el ombligo del mundo, han pasado a tener el trasero muy prieto.

*FOTO: DE LA RED
 IDEA: PATXIPE



lunes, 17 de abril de 2017

DEFENDIENDO A UNA MUJER


Tenía un tío, Pablo, que cada vez que pasaba una procesión por el pueblo, me decía: Si la Iglesia saca eso de paseo, imagínate lo que tiene que tener guardado.

Con mi tío me pasó algo que con el tiempo me dio mucho qué pensar.

Al ir creciendo, me fui dando cuenta de que Pablo era la oveja negra de la familia, aunque realmente nunca descubres el por qué (pero nunca contaba para reuniones familiares, ni se hablaba de él; simplemente, estaba),  a no ser que sea por sus ideas netamente ácratas, y que claramente eran “la cruz”, y no voy con segundas, de “la cara” del resto de la familia, demócratas,  y de toda la vida, aunque no existiera la  democracia todavía, y muy españoles, que se traduce prácticamente en misa, fiestas de guardar, y lo nuestro es siempre mejor.

En España hay libertad para opinar lo que quieras, siempre y cuando opines lo mismo que la "mayoría”, y si no que se lo pregunten estos días a Elvira Lindo, lo que ha tenido que oír, y en especial, leer, en Twitter por su artículo de este fin de semana en “El País” (http://cultura.elpais.com/cultura/2017/04/13/actualidad/1492107162_872898.html?id_externo_rsoc=TW_CM).

No tengo la suerte de conocer a Doña Elvira, pero siempre me han atraído las personas a las que nunca les duele decir lo que piensan como tarjeta de presentación, porque entre otras cosas, te están mostrando, cosa que es muy noble, de qué pie cojean; y es como si te ofrecieran su yugular. Y este fin de semana han sido muchos los que se han cebado en ella, y no lo olvidemos, la gran mayoría desde el anonimato.

Este vecino del mundo piensa como Elvira Lindo, que la fe de cada uno es libre y muy respetable. Pero algo tan personal e íntimo no tiene por qué invadir las calles, e incluso el ámbito, no de los “contrarios”, sino, quizás, de los que no se definen, más que nada por aquello de el que calla otorga.

Por cierto, en esa es, especie de “guerra” de opiniones que se montó, descubrí, y es real, que tu opinión vale lo mismo que vale el número de “seguidores” que tienes. Me lo dijeron a la cara. Y, claro, como este vecino del mundo nunca ha estado empeñado en extender su opinión, sino en darla, no tiene, por ahora, más de trescientos “followers”.

¡Es curioso! Todo comienza con una cuestión de opiniones, con Elvira Lindo en su artículo semanal, donde muchos, lo son, ven como peligroso su manera de ver la vida, y todo acaba en una cuestión de quién la tiene más larga. “Triste, muy triste”.  

El título de este artículo no tiene que ser visto, porque conozco a muchos que siempre se van por el lado más polémico, como algo machista, "un hombre defendiendo a una mujer", sino por la empatía que uno siente, este vecino del mundo, con la opinión de otro ser humano, y que en este caso, es mujer.


Por cierto, la ilustración para el artículo era demasiado fácil, ya que lo primero que me pedía el cuerpo es esa imagen de un Javier Bardem jovencísimo, en el poster de promoción de “Huevos de oro”, tocándose los mismísimos. Pero aunque muchos, quizás, no se lo merezcan, no he querido ser tan zafio, sino algo más sutil, buscando, quizás, el amago de una sonrisa. ¡Espero haberlo conseguido! 

*FOTO: DE LA RED

sábado, 4 de febrero de 2017

EL BOICOT COMO TRUCO NAIF


De siempre, todas las imposiciones me han parecido dictaduras, y esa etiqueta en Twitter #BoicotALosGoya que ha andado rondando hoy, y todavía está, en el “candelabro”, me suena a los mismos que decidieron “sugerir” entre insulto e insulto que la gente "no tenía” (imposición) que ir a ver “La Reina de España” porque su director, al parecer, no se sentía español, cuando no era más que una libre interpretación de sus palabras llenas de decepción.

He observado que una gran mayoría de esos tweets tienen una gran tendencia a hacer suyos los colores nacionales, como si solo la derecha pudiera hacer gala de los mismos.

Personalmente, este vecino del mundo siempre se ha criado bajo el signo de la interrogación. Ha sido de la creencia de que todas las opiniones son respetables, a excepción de aquellas que tienden a anular a los de enfrente. Suelen decir que es bueno el diálogo para construir, pero cuando la opinión se escribe en mayúsculas de imposición y grito, solo se busca la destrucción, y luego intentar demostrar de que la bronca viene desde el otro lado.

La mayoría de las razones que se dan, y que a este vecino del mundo no dejan de parecerle bastante naif o simplificadas, para ese intento de boicot vienen por el lado de que la gran mayoría de “las gentes del cine” son ricos y con “casoplones” basados en subvenciones millonarias. Lo cual es como intentar demostrar que la mayoría de los futbolistas ganan la misma pasta que Ronaldo, pero, casualidades de la vida, a este señor nunca se le va a tocar porque …¿es del Real Madrid? y para ese equipo, por otras casualidades de la vida, ¿también siempre se le vincula con los colores nacionales?

Muchos deberían de saber que el glamour que se va a respirar hoy durante la Gala de los Goya, es como en sus películas “un efecto especial”, y muchas de las “Señoras” irán con vestidos prestados, y no querrán, necesitarán que se les vea, y no lo dicen por decoro, para ver si algún productor se acuerda de ellas, y les da trabajo, no para mantener su “casoplón”, sino para mantener a su hijo, como ya lo dijo en una de las galas Candela Peña

Como bien lo recuerda hoy “El País” en un artículo “sembrao” (http://cultura.elpais.com/cultura/2017/02/03/actualidad/1486106994_625299.html?rel=mas) lo que hoy se va a “juzgar” es el trabajo de hace casi dos años, y ninguno tenía el trabajo posterior asegurado.

Las verdaderas razones del boicot pudieran venir más por el lado de que tanto el cine como la literatura, y el arte en general, engrandecen no solo el alma, sino especialmente la mente. Y a muchos, no les debe interesar que la gente comience a hacerse preguntas, más que nada por si en algún momento encuentra las respuestas, y están en ese lado que hoy induce a un boicot que significa callar bocas de la cultura, y que la mayoría no tienen dinero no para vivir en casoplones en el extranjero, sino para vivir en una casa con los mínimos de decencia.


Muchas veces, la mayoría, llamar a un boicot es como un truco de magia, intentar que el público, en este caso el pueblo llano, mire para otro lado, y mientras como siempre, se le quite la cartera, que la mayoría de ellas ya tiene menos que lo mínimo, y se le calle la boca, y la razón.

Por cierto, ya os dejo, porque va a empezar el desfile de famosos en esa alfombra roja, en busca de nuevos trabajos, que bien mirado, no deja de ser una especie de cola, con mucho más glamour, eso sí, del paro. Y esos, que hoy han llamado al boicot, es lo que no terminarán de entender nunca. Quizás, porque les falte esa bendita ironía, y les sobre, quizás, mucha bilis.

*FOTO: DE LA RED


domingo, 21 de febrero de 2016

CLARA LAGO Y SU GRAN PECADO EN LA CIUDAD SIN LEY



Para variar, y porque en realidad es mejor para aclarar el asunto que hoy me mueve, e incluso diría que me conmueve, debo de empezar por el final, o por uno de los finales, porque en una historia todavía abierta, puede haber muchos finales dependiendo de en qué momento lo des por finiquitado.


A media tarde he leído un tweet en el que unos que se definen como portal líder en televisión, y que no dudo que lo sean, han puesto el siguiente tweet: “¿No sabes por qué Clara Lago es tendencia/trending topic? ¡Mira la que ha liado!


Si este vecino del mundo cree a pies juntillas lo escrito, se tiene que decantar porque Clara Lago,  y teniendo en cuenta lo templadas de sus declaraciones habitualmente, se ha debido de volver loca y ha hecho de su capa un sayo insultando a diestro y siniestro.


Tras investigar el asunto, resulta que el gran pecado de la Señorita Lago ha sido defender a Dani Rovira, a su vez, su pareja sentimental, en esa especie de linchamiento que ha sufrido desde la noche de la Gala de los Goya, en un artículo de opinión en “El País” de hoy titulado “Ciudad sin ley” (http://cultura.elpais.com/cultura/2016/02/19/actualidad/1455887855_946463.html).


Quizás todo empezó el día en que Dani Rovira comentó: “No me ha merecido la pena presentar los Goya”, declaraciones motivadas por todo tipo de críticas, descabelladas muchas de ellas.


La actriz, en el citado artículo, reflexiona sobre los insultos y desprecios sufridos por el actor Dani Rovira tras presentar la última gala de los Premios Goya. Pero en realidad, y lo dice ella, eso ha sido  el detonante para reflexionar de una manera más profunda sobre algo que, lejos de ser un hecho puntual, sucede con más frecuencia de lo que pensamos.


No se queja de las críticas, porque si son constructivas nos pueden ayudar a mejorar y a crecer. Pone el énfasis en los  “haters" u "odiadores" en las redes sociales, e incluso en los ya más conocidos “trolls”.


Clara se pregunta: ¿Por qué tanto enfado? ¿A qué responde tanto odio? Entiende que tengamos distintas opiniones respecto a algo, y si se argumenta de una manera crítica pero con educación no hay ningún problema. Ahora bien, y se sigue preguntando, la falta de respeto y el desprecio gratuito ¿a santo de qué?


Si dicha persona es "famosa" todavía parece que mejor, pues la impunidad para cometer la agresión se eleva automáticamente, según ella, al cuadrado. En realidad, es lo que muchos piensan, algo así como que los insultos van en su sueldo.


Sigue diciendo que existen muchos tipos de violencia y la que se sufre por las redes sociales es una de ellas.


Como dijo David Trueba, y por resumirlo de alguna manera “Dani Rovira mira demasiado en Internet". Y en esas declaraciones, y esto ya es cosecha de este vecino del mundo, hay que incluir también a Clara Lago.
Ya para terminar el articulo, ella se pregunta: ¿quién hace las normas? ¿Por qué se puede censurar una fotografía de un pezón (femenino, que no masculino) en Instagram y sin embargo se permiten este tipo de agresiones virtuales?


En realidad, a la Señorita Clara Lago le debería de servir el cómo este vecino del mundo ha comenzado hoy este artículo, porque la gente utiliza sus opiniones en las redes sociales, para vender su producto, su pensamiento, su minuto, o sus 140 caracteres, de gloria. 


Lo mismo que, como relatado, hoy en la red se decía la que ha liado Clara Lago por twitter, cualquier día nos enteraremos de que a alguien le ha dado la chaladura de ir a la farmacia y comprarse 20 unidades de dos metros cada una de esas tiras adhesivas en cuyo centro tienen un apósito esterilizado para colocar sobre las heridas, lo que viene siendo las bien conocidas “tiritas”, en lugar de decir que le han molido a palos unos desaprensivos, y para cubrir sus heridas ha tenido que comprarse veinte cajas de tiritas. Se habla del "resultado", como si fuera el "origen".


En realidad, y en la humilde opinión de este vecino del mundo, cuanta más crisis, más escasez e injusticia, “la mala leche” se va acumulando, y como en una rueda, en lugar de "favores", la mala “milk” se va repartiendo para todos. Y si a esto le juntamos el minuto de gloria, no es lo mismo insultar al vecino del tercero, que a un famoso que además está en la cresta de su ola, y si se cae o si se mosquea, como ha ocurrido esta vez, la repercusión es mayor.


En este tipo de casos sí creo que es mucho más útil esa frase que dice “El mayor desprecio es no hacer aprecio”, pero tanto Dani Rovira como Clara Lago, fuera de sus profesiones, y gracias a las alas que les da su juventud, intentan cambiar este mundo al menos en lo poco que esté en sus manos, y hasta que tristemente lleguen a la conclusión de que “es imposible” (y si no llegan a ella, mejor que mejor), sufrirán y mucho al oír cosas que les agravian , porque a muchos además no les interesa calmarse, ya que de esa manera, dejan parte de su frustración fuera.


Es una pena que hoy en día gusten más parejas del pelaje “buen chasis y encefalograma plano” pero con la cara radiante en programas del tipo “Hombres, mujeres…” y que su máxima preocupación sea que el canalla o la canalla de turno les haga caso, y la ropa que se pondrán mañana.



Además de lo anterior, conviene recordar que las mujeres guapas, inteligentes, y con los pies en el suelo, dan miedo, mucho miedo, por aquello de que los demás podemos no estar a la altura, y tener un gatillazo, cultural, que es peor, en cualquier momento. Porque siempre será más fácil, y contundente, insultar que explicar el teorema de Pitágoras, siempre que el tal Pitágoras no sea el delantero centro de un equipo de fútbol, de esos de moda.

*FOTO: DE LA RED