Mostrando entradas con la etiqueta Pujol. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pujol. Mostrar todas las entradas

jueves, 18 de mayo de 2017

MÁS DE MUTANTES, QUE DE MUSAS...


El otro día alguien, concretamente una seguidora de mi blog, me preguntaba qué sentía al escribir un post.

La verdad es que cada artículo sería un mundo, y en muchos te dejas llevar por las tripas, por mucho que te des una franja de seguridad de una o dos horas, para no escribir con la boca, o con la mano, caliente, y no te dejes llevar por la situación descrita.

Aunque lo que le dije, en realidad no fue eso, sino algo más descriptivo, y que tiene mucho de verdad.

Mira, en realidad, te puedo dar dos imágenes cinematográficas para que me comprendas. Escribir, al menos como yo lo hago, tiene mucho de dejarse llevar por el sentimiento, aunque tengas cuidado en no faltar a nadie, y utilizar mucho la ironía. Una especie de niña de “El exorcista” escupiendo todo tipo de objetos textuales; eso sí, recordándolo  prácticamente todo al final de cada posesión, sin esconder la mano que ha podido tirar piedrE as.

La segunda imagen, también sería cinematográfica. Y es ese mutante de Desafío Total, que de su barriga sale ese pequeño ser que recuerda al Pujol Ex-Presidente, ahora más cerca de “esposo de la madre superiora” que del “Honorable” que una vez fue."

¡ Cómo han cambiado las cosas! Ahora parece que venden más los seres mutantes que apelar a que vengan las musas…


Y es que con los tiempos que corren de políticos-chorizos, arribistas y similares, es más fácil dejar, incluso en la ficción,que te entren en casa para llevarse algo, que que te dejen algo bueno, musas incluidas, o una simple idea para un artículo… Y eso, que este vecino del mundo no está ni en Madrid, ni en su Comunidad, que parece que aburrirse, no lo hacen, al menos unos cuantos...

*FOTO: DE LA RED

miércoles, 28 de octubre de 2015

EL DÍA DE PENSAR MAL


Hoy llevo todo el día con la sensación de “piensa mal y acertarás”.

Leo en algún periódico que ayer, para buscar, a primera hora de la mañana, en las pertenencias de los Pujol, se utilizaron doscientos policías. Ni en las mejores superproducciones de Hollywood se ha visto tanto movimiento de polis. Y más teniendo en cuenta que después de tanto tiempo ya no se espera encontrar más que el eco de lo que pudo haber, si alguna vez hubo. Quizás, además, habrá más de uno que pensará, que ya que no se pueden hacer nuevas inauguraciones por la cercanía de los próximos comicios, "movimientos" similares siempre pueden ser publicidad, buena o mala dá lo mismo, para un Gobierno a falta de buena prensa.

Este vecino del mundo ignora técnicas y tácticas policiales, pero doscientos policías juntos se le antojan más problemáticos que otra cosa. Doscientos policías con dos cientos pares de guantes, porque de lo contrario pueden aparecer todo tipo de huellas, hasta de dinosaurios; incluso "los malos", si los hubiera, se pueden deslizar entre doscientos hombres.

Más tarde me he enterado de que esos hombres eran para catorce registros diferentes, lo que representa más de un equipo de fútbol  por cada registro, o lo que viene a ser que para el operativo de los Pujol, casi se ha montado una liga por un día.

Semejante exageración, al menos a mi entender, me ha retrotraído a hace unos treinta años, cuando un compañero de estudios nos anunció que habían inaugurado una discoteca en el pueblo, que era lo último de lo último en tecnología, y con respecto a la iluminación, sabía de buena tinta que se habían usado más de doscientas mil bombillas. Al final, y para nuestra salud mental, llegamos a la conclusión de que doscientas mil debían de ser muchas bombillas, tantas que incluso veíamos como inviable que quedara sitio para sentarse en el citado recinto, por miedo a hacerlo encima de alguna de las bombillas.

También me he enterado, y sigo afianzándome en el “piensa mal y acertarás”, junto con la noticia de los doscientos policías, que ahora se ha sabido que según la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) que la carne procesada (salchichas, hamburguesas, chorizo) puede originar cáncer, especialmente el de colón.

Todo aquel que esté ya entradito en años recordará los diferentes cambios que ha habido en lo que se supone son buenos hábitos de comida. Antes era bueno el pescado azul, después el blanco. También fue muy bueno el aceite de girasol, luego el aceite de oliva, y la dieta mediterránea.

Más de una vez este vecino del mundo ha pensado, que todo ésto puede ser una manera de hacernos cambiar de hábitos según convenga en cada momento, por carencia o exceso de producto en un momento determinado. 

Y ahora, ya sé que este vecino sigue pensando mal, y le gustaría, de verdad, no acertar , pero ahora en que los consumos, y por razones obvias han bajado, y el que más y el que menos, utiliza más que marcas blancas, marcas sin pedigrí, ahora en cierta manera vendría bien que comamos comida más cara, porque todo lo que están diciendo que produce cáncer son alimentos, ¡qué curioso!, más baratos.

De todas maneras, a aquel que se extrañe de que haya hablado de dos temas tan dispares como los Pujol, y comida cancerígena, decirle que de dispares no tanto, porque ambos temas pueden tener un nexo de unión muy claro: el chorizo, que en un caso puede producir cáncer, y en el otro, presuntamente, un agujero, y no precisamente en el estómago. Aunque a más de uno, también le haya podido entrar un cólico.


Lo dicho, piensa mal y acertarás.

*FOTO: DE LA RED


domingo, 17 de agosto de 2014

ALGUNOS MISTERIOS INSOLDABLES DE ANDAR POR CASA


¡Es curioso! Estamos a 17 de Agosto, y ayer ya oí que a este mes le quedaba poco, quizás en un intento de “tocar la moral” a aquellos que acababan de llegar a su hogar vacacional durante la segunda quincena, por aquello de que la felicidad no sea completa. Sin embargo, cualquier semana de China, o de Corea, anunciada por El Corte Inglés, dura más que siete días. ..
Y es que hay misterios insoldables, como que los llamados periodísticas del corazón, otro misterio insoldable, no tienen que ver nada con “hacedores” de crónicas médicas sobre el citado órgano, sino con el cotilleo puro y duro. Esos mismos periodistas, precisamente, que también tienen problemas para medir el tiempo, pues con relación al hijo de cualquier famoso que ha podido cometer cualquier tropelía, la mayoría de las veces, con excepción del hijo de José Ortega Cano, intentan maquillar sus “fallos” bajo el epígrafe de “que el niño es inexperto todavía”, y el niño o niña puede que ya tenga treinta años o más.
Por cierto, ayer a este vecino del mundo le tocó ir a despedir a La Nuri, su sufrida, a la estación de autobuses, ya que volvía a Bilbao. Cuando el autobús, repleto de turistas en proceso de dejar de serlo, estaba abandonando las instalaciones, se oyó la voz de un iluminado diciendo eso tan manido, y que hasta ahora este vecino solo lo había oído aplicado a festejos, como los Sanfermines: “Se han terminado las vacaciones, ya queda menos para Agosto del año que viene”. 
Odié esa expresión, más que nada porque los mismos que nos tachan a todos los españoles de haber vivido por encima de nuestras posibilidades,  y que este vecino no recuerda, por mucho que lo intenta, cuándo él lo hizo, inventen ahora  una frase profética, cada vez que alguien pierda su puesto de trabajo, y le digan con una sonrisa “profiden”: “Tranquilo, ya queda menos para el próximo trabajo”. O que al mismo Ortega Cano, o en un futuro, presumiblemente a un presunto Bárcenas, o a algún presunto Pujol, que estando en la cárcel, su abogado defensor con una sonrisa y mirada proféticas le diga a su cliente: -Tranquilo, ya queda menos para que salgas en libertad.
De todas maneras, sí hay algo de verdad en todos "estos misterios insoldables", y es que la vida pasa tan rápidamente que mejor sería que nos dejáramos de poner obstáculos en el camino propio o ajeno, y disfrutar de lo mucho o poco que nos quede, porque, y es la única verdad irrefutable, la muerte siempre nos va a venir demasiado pronto para algo, especialmente para seguir viviendo.

*ILUSTRACIÓN: DE LA RED