Mostrando entradas con la etiqueta Forrest Gump. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Forrest Gump. Mostrar todas las entradas

domingo, 30 de abril de 2017

EL VIENTO DEL DESTINO


"Ni ha venido, ni se le espera" nunca ha sido un lema en mi vida. Pero también es verdad eso de que "el hombre propone y Dios, o Hacienda, disponen". Y en este momento, la vida de este vecino se mueve como la pluma del comienzo y  final de la película de Forrest Gump, bajo los designios del viento del destino.

Ya ha pasado una semana en que este vecino del mundo bastante tiene con lidiar al toro de la vida con capotazos improvisados,  no queriendo además contar demasiado en este blog sobre su vida real, por aquello de ser única e intransferible, pero sabiendo que son días que serán recordados  como de cambio y siempre para mal, o por aquello de "cualquier tiempo pasado siempre fue mejor".

No nos engañemos, el recuerdo de Forrest Gump tiene mucho de drama, y sin querer desvelar nada de la trama, con un  drama de dramas, donde un niño que apenas puede cuidar de él, se erige como cuidador de su padre.

Y es que eso es la vida; quienes te cuidan, tus padres, en el mejor de los casos, si llegan a ancianos, un buen día necesitaran de tu ayuda. Y en ti estará hasta cuando estás dispuesto a cuidar de ellos. Y si lo haces porque reconoces "la deuda", o porque te criaron con altos valores que hacen que fluyan de ti, como agua de un manantial.

Quizás, también, esos días "límite" te pueden hacer ver las orejas al lobo, y plantearte en tu caso, hasta cuándo  estarías dispuesto a vivir y en qué condiciones. Y si verdaderamente no te importará, en tu caso. ser una carga para los tuyos.

Hay días, estos días, en los que la introspección te hace sentirte lejos de este país de chorizos, en los que unos cuantos, muchos cuantos, claramente se han financiado su futuro, y el de los suyos, demostrando rotundamente que solo miran por ellos, e intentando que su imagen no se resquebrajara, y aprovechando su presunto catolicismo, intentan, y muchas veces lo consiguen, que comulguemos con ruedas de molino.

Ya lo decía la madre de Forrest Gump: -La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar... Y este vecino añadiría por experiencia "... y la mayoría de las veces, esos bombones están manipulados, y ya saben, alguien sabe, lo que te va a tocar, y él, o ella, los que han decidido, no se los han querido quedar.

*FOTO: DE LA RED

miércoles, 7 de diciembre de 2016

LA VIDA A LO FORREST GUMP


Siempre se ha hablado de la crisis personal de los treinta o de los cuarenta, y en cuanto a parejas, la crisis de los siete años.


Este vecino del mundo, y tras pensarlo mucho, ha llegado a la conclusión de que va por libre. Quizás sea eso de las estadísticas, que si uno se ha comido cinco pasteles, y cogen un campo de cinco personas, llegarán a la conclusión de que todos se han llevado a la boca un pastel...


Alguien ha debido de vivir y disfrutar a tope en su lugar, porque este vecino ya ha llegado a los sesenta, en realidad hace ya unos meses, y como hubiera dicho su madre, que siempre ha tenido un léxico peculiar para resumir todo, “sin vender una escoba”.


En fin, he sido padre, he ligado, bueno, seamos sinceros, me han ligado, las veces que han querido ellas, que seamos justos, no han sido muchas, y como decía un actor español, muy famoso en los cincuenta/sesenta, sobre la industria del cine: el resto me lo he pasado esperando.


Eso sí, siempre he tenido algo a favor: el sentido del humor y la practicidad, porque pasara lo que pasara: siempre podía haber sido peor.


Quizás haya sido, no sé si una virtud o un defecto: pero no he mirado para atrás. Como si la vida fuera un camino estrecho que no permite darte la vuelta,  un buen día, este mismo año como ya he dicho, al recordar el pasado, me he dado cuenta de la de curvas que ha tenido el camino. Y que tú quizás como eres el que vive “tu aventura” en primera persona, tan poco seas el más indicado para juzgarte. Porque tú te sientes como te sientes, pero quizás viéndolo desde fuera te dieras cuenta de que arrastras, por ejemplo, una depresión de caballo. Y quizá, porque te has ido haciendo pequeño poco a poco, has pensado que era el suelo quien había subido…



Bien pensado, la vida es, con reminiscencias a lo Forrest Gump, como esas luces navideñas, que el ayuntamiento donostiarra en mi caso, ha tenido a bien colgar para estas (no diremos "felices" porque eso irá, es una manera de decirlo, por barrios) fiestas, pero que en realidad no deja de ser un oasis, o un simple señuelo, ante la oscuridad permanente de la vida. 

*FOTO: F.E. Pérez Ruiz-Poveda

sábado, 13 de febrero de 2016

CORRE, FRAN, CORRE



Lo de Francisco Nicolás Gómez Iglesias es un gran libro, siempre me negaré a catalogarlo como “culebrón” por lo despectivo que resulta, que lo estamos escribiendo entre todos. Y lo de ayer en el “Deluxe” es de juzgado de guardia, literal.


Para marcar las distancias y no engañar a nadie, porque nunca es mi intención desde estas páginas, hace tiempo que me declaré simpatizante y defensor de él, lo cual no quiere decir que él esté limpio de errores, y además es el primero en decirlo.


Francisco es una rara mezcla entre Peter Pan, Don Quijote de la Mancha y Forrest Gump, con el claro poder, al menos desde mi humilde punto de vista, y sin pretenderlo él, de desenmascarar a la gente.


Por cierto, el viernes de la semana pasada, y tras pasar por el polígrafo, se encendieron todas las alarmas, y quedó un cierto regusto a miedo. Por eso, se puede pensar que lo de ayer era una manera de desactivar las alarmas reales, o las reales alarmas, que de todo puede haber en la viña del señor, y entiéndase por “viña” incluso desde un cortijo a un palacio…


Ayer, y desde mi punto de vista, quedaron muy tocadas, y sin pretenderlo Francisco Nicolás, lo cual es lo mejor que tiene, una María Patiño, cada vez más personaje que periodista, y empeñada una y otra vez en querer ver en él el comportamiento de otros muchos que han ido pasando por el programa, y que bien pudieran ser clones los unos de los otros.


Además, la Patiño y su vena juegan, y jugaron ayer también, a dar un órdago con su solvencia profesional, queriendo olvidar que con la cantidad de veces que aseguró en su momento, que se iban a separar La Campa y Jesulín (al final más de uno estaba convencido de que no se separaban para poner más de los nervios a la periodista de raza), su solvencia hace años que quedó sepultada entre muchas capas de orgullo y paripé.


No me creí, ni me creo en ningún momento, que Francisco Nicolás, estuviera detrás del negocio de las fotos con Ylenia, porque él no tiene maldad, y se ve a la legua. Él siempre ha estado más por historias de espías, y su libido estaba en el poder.


Visto desde el otro lado de la pantalla, hace tiempo que veo en María Patiño, al poli malo y al poli bueno, pero todo junto, y revuelto, que es peor. Últimamente, y cuando va de farol, se le nota mucho, y si no va de farol, peor, que se lo haga mirar, porque entonces sus “fuentes” están más secas que la mojama.


Por cierto, tal como está el percal, creí que ya estaba vacunado contra el sonrojo, y, sin embargo, ayer lo hice en dos ocasiones, cuando oí que se ensalzaba (Kiko Hernández y María Patiño), todo es cuestión de gustos, claro, a Federico Jiménez Losantos. Sirvió de Norte de por qué zonas nos estábamos moviendo, y por qué La Patiño va siempre con la vena presta a estallar, demasiado sensacionalismo hasta para descansar.


La otra persona que ayer, no es que quedara mal, sino un pelín cruel, y como queriendo depilar con un destornillador, fue la psicóloga,  Irene López Assor. En fin, me imagino que ayer su código deontológico quedó traspapelado debajo del contrato de Francisco Nicolás, que se supone le daría permiso, y sé que además va diciendo, para más inri, que “no dije ni la cuarta parte de lo que pienso y observé…”, y lo entrecomillado es literal. Lo cual induce a pensar, que al menos como jurado hubiera sido desestimada su presencia porque ya venía, presuntamente,  con una clara opinión.


No se puede hacer una prueba que puede ser tan trascendental para alguien dando tanta sensación de premura, y no me refiero, por denominarlo de alguna manera, al "paciente", sino a la psicóloga. Se comenzaba prácticamente a dar los resultados, y ella todavía estaba corrigiendo, en el mejor de los casos, el último test. Se supone que los resultados se deberían de reposar, estimar, evaluar...


Esperemos que en un futuro, y personalmente temo al futuro porque todo va a peor, no se haga lo mismo con ningún resultado médico, porque en ese caso nos podemos enterar de que alguien, algún famoso, tiene cáncer porque se ha dejado chequear en riguroso directo. Y, como siempre, la culpa de darle el resultado de malos modos, tendrá él, el paciente, el entrevistado, y nunca, nunca, el programa.


En este mundo en el que la vida, la experiencia, y los años, te hacen ser un malpensado, hace tiempo que dejé de creer que las cosas pasan por casualidad. Y en el mundo televisivo, como en todos los mundos, existen también las cadenas de favor, y ayer tiene toda la pinta de que alguien, como hubiera dicho ese gran filósofo que fue Don Miguel Gila, se cobró un favor a alguien.


La conclusión ahora, y debido a su, en teoría, bajo cociente intelectual, es que Francisco Nicolás debería de ser tratado. ¡Bien! ¿Y hacia dónde llevamos su personalidad…? ¿Quién es perfecto? ¿Le explicamos que los molinos no son molinos, sino gigantes? ¿Que Aznar tenía razón, o estaba equivocado? ¿Que debe de seguir en el PP, o debe de alejarse de la política porque fue su principio y su fin?


¿Teniendo en cuenta la fauna que se ve en nuestra sociedad, por ejemplo, ser Estela Reynolds, es tan malo? Hubiera quedado más de psicólogo definir a Francisco Nicolás como Peter Pan, en el que incluso Ylenia podía haber jugado a ser Campanilla, pero siempre es más contundente, incluso machacante, llamarle Estela Reynolds. 


Quizás, haberle llamado Peter Pan, nos recordaría lo mucho que ha volado, y alto, este joven, y eso no sería conveniente. Y cuanto más alto vuelas, más ves, observas y tomas nota. Y ahora viene la segunda parte de volar alto, y que alguien tenga miedo de lo visto, y de lo oído: la caída, es mucho mayor. Y más si durante la caída te disfrazan de  Estela Reynolds.


Quizás, en el fondo, y es lo que puede doler a muchos, durante un tiempo habían encontrado “un tonto útil”, y ahora cuando muchos han salido por piernas al grito de “sálvese el que pueda” quieren que se quede el tonto, y lo de ayer puede formar parte del plomo que se le ha puesto para que se quede, y en el fondo.



Esperemos que nunca tengamos que terminar esta historia con el célebre y triste “entre todos lo mataron y él solo se murió”, porque a mí, Francisco Nicolás, me produce cuando menos ternura, porque no quiero que nadie me dé pena, aunque todos los días le traten mal, como a un Forrest Gump cualquiera. Quizás, como él, como Forrest, debería de comenzar a correr, y no parar.


*FOTO: DE LA RED


martes, 21 de abril de 2015

LA SOMBRA DE UN HUECO



Aunque la madre de un tal Forrest Gump se supone que decía que la vida es como una caja de bombones, la vida, para este vecino del mundo, es como una bicicleta, una vez que aprendes a pedalear y a llevarla por donde quieres, y no ella a ti, todo es cuestión de ir aprendiendo diferentes trucos para sobrellevarla o acercarnos a la felicidad.

Esos días que tienes sensación de que no existes, que nadie repara en ti, que no te hablan, una variante del personaje de Bruce Willis en  “El sexto sentido” pero en tiempo real. A este vecino del mundo le ha ocurrido hoy. Te da ganas de  ponerte un cartel al cuello que diga “Hombre, en obras, pero no cerrado”.

¿Manera de solucionarlo? Me ha costado 20 euros pero he conseguido que me sonrían y me han llamado "caballero". ¿El método? Cerca de casa, en Donosti, hay una tienda en la que venden todo tipo de productos para el arte en general y la pintura en particular. He comprado cinco tablas con lienzo, y eso es lo que he pagado, esos veinte euros. El trato ha sido gratis, una bendición del cielo teniendo en cuenta cómo me encontraba. El dependiente me ha reconocido a la primera, con una gran sonrisa, mientras me decía, lo dicho, "caballero". Reconocimiento total de que sigo vivo, aunque la mayoría de la gente solo me vea cuando me pide algo (la hora, mi voto, dinero).

Quizás, a medida que vamos viviendo, tenemos menos cosas por delante, y más tiempo para saborear el viaje. Porque lo importante de la vida es el viaje que conlleva y las personas con quien lo compartes.

Cuando eres niño o joven, parece que la bici de la vida apenas se mueve y que apenas avanzas. Más tarde te va ocurriendo todo lo contrario, y llega un momento, y no sabes cómo lo has hecho, pero esa bici se embala y casi no te da tiempo a saber ni dónde estás, porque solo quieres llegar a tus objetivos. El problema, o la realidad, es que nunca hay un mapa que recoja el lugar en el que se encuentran tus metas,  y llegará un momento, si llega, que disfrutarás del viaje en sí mismo, y que de los objetivos de entonces solo quedará la sombra de un hueco que te hizo pedalear.

*FOTO: DE LA RED

martes, 11 de noviembre de 2014

EL TIEMPO Y LA ORTOGRAFÍA

Para muchos la vida es simplemente un después detrás de otro, el plantearse nuestro recorrido vital a corto plazo. Lo que un famoso entrenador argentino resumiría como el “partido a partido”, y quizás por eso, un buen día te miras al espejo y encuentras a alguien que es el mismo de ayer, pero que no tiene que ver nada con aquel joven de hace muchos años.
Eso me pasó el otro día, cuando desde el otro lado de la calle, repleta de tráfico y peatones, me llamaba a gritos mi amigo Paco, uno de esos amigos que ves muy de vez en cuando, por circunstancias de la vida, que como las luces  de los coches hoy los ves, y mañana no, pero que sabes que están ahí en la distancia.
Me decía algo de mi blog, pero no le entendía bien, y por eso antes de que se formara un pequeño grupo de desconocidos cotillas, que viendo que pasa algo raro, opten de primeras a sacarse una foto contigo por si acaso, le hice la seña  de que no entendía nada, y optó por coger el primer paso cebra que le llevaba a mí.
Paco me comentó que como desde la última vez que nos vimos le dije lo del “blog del vecino”, siempre me leía, y que el otro día al ver mi foto en el artículo “Una foto, una historia” (http://patxipe.blogspot.com.es/2014/10/una-foto-una-historia.html), casi ni me reconoce, -Si no llega a ser por esos ojos… Es que es lo único que tienes igual- Lo peor del caso, o lo mejor, no sé, es que me lo decía con su sonrisa beatífica. Por un momento deseé tener el poder de una "moviola del tiempo" y retroceder hasta momentos antes de que me llamara, e irme por otro lado.
Me imagino que si me pasa a mí, le ocurre a todo el mundo, eso de que te das cuenta  de cómo van cambiando los demás (y si tienes un poco de juicio, no se lo vas comentando a todo el mundo, para no herir susceptibilidades), y sin embargo, y espero que se me entienda, tú siempre te ves igual..
Más de una vez he pensado en la posibilidad de que dos “yo” de diferentes épocas se  cruzaran en un momento utópico y seguro que ni se paraban a mirarse. Quizás además, el cambio físico viene acompañado del cambio interior, y los sueños, aspiraciones, pensamientos, de hace muchos años no tienen nada que ver, con los de ahora. No es ni mejor ni peor, sino diferente; aunque muchas veces deseara el tener la ingenuidad de pensar que “una pata de gallo” servía, como lo hacía mi madre, para hacer una buena sopa, y no para estropear una cara.
De todas maneras, y hablando de mi madre, como me imagino la madre de muchos, es muy parecida a la madre de Forrest Gump. Me explico. Su filosofía se resume en frases lapidarias, y además, al ser española, con mucha mezcla de refranes de los de toda la vida. Y para el tema de hoy, de las consecuencias del paso del tiempo, me hubiera dicho esa frase tan graciosa, y tan verdad, de que el tiempo cambia tanto que “hoy” se escribe con “h” y sin embargo, “mañana” sin ella.
¡Es la vida! Y nunca mejor dicho.

*ILUSTRACIÓN: DE LA RED