Mostrando entradas con la etiqueta ERE. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ERE. Mostrar todas las entradas

domingo, 10 de septiembre de 2017

SI DE GATO, GATILLAZO, DE BLOGGER...


El otro día iba paseando por una Donosti que se resiste a que el huracán veraniego se vaya desinflando, cuando me encontré, en realidad el destino me juntó a modo de broma en la esquina de cualquier calle (porque si recuerdo cuál es, es muy probable que no vuelva para no tentar a la suerte otra vez) con un antiguo compañero de trabajo. No, nunca hemos tenido ningún encontronazo, pero es el sexto sentido, ese que siempre te ayuda a sobrevivir,el que siempre ha encendido la luz roja cada vez que estamos cerca.

Me comentó que en ningún momento le había dicho que escribiera en un blog, y que se ha tenido que enterar por otros. Intentando no ponerme en modo “confrontación”, le dije que eso hubiera sido imposible, porque comencé a escribir, de hecho inauguré el blog, una vez nos habían forzado, concretamente a treinta personas, a dejar la empresa mediante un ERE. 

Como él seguía, creo, en la empresa, en cierta forma pareció ponerse en alerta, por aquello de recibir posibles críticas al respecto, aunque en muy pocos segundos pudo comprobar que mi ánimo estaba muy lejos de remover antiguos barros.

El tiempo iba pasando y era evidente que no teníamos mucho de qué hablar, por eso me hizo una pregunta sobre lo único que sabía de mí y mi nueva época: ¿Qué se siente al escribir en un blog?

Si la pregunta fue por pura cortesía, o descortesía, nunca se sabe, en muy poco tiempo debió de arrepentirse, por lo prolija de mi respuesta:

- En realidad cada post es como una liposucción en el alma. Siempre me ha recordado a aquel momento de nuestra niñez, cuando a nuestro profesor/a le fallaban las pilas para seguir dando la clase, y se descolgaba con una redacción urgente. Era como traspasar los poderes a la parte contratante. El problema es que esta redacción me la tengo que autoimponer, y como me llevo bien conmigo mismo, la mayoría de las veces intento no putearme con temas con los que tengo más que perder, y aquí incluyo siempre mi intimidad.

Mientras le sonreía, continué: -Y ya ves que la actualidad no está para que si escribes en un blog, te hagas el sueco y la rehuyas.

-¿Crees que es para tanto?- Me preguntó secamente, sin darme a entender si le estaba interesando nuestra charla forzada, pero charla al fin, o simplemente quizás estaba descubriendo que yo era un gran presuntuoso.

-Sólo te voy a hacer una pregunta, si me dejas –le contesté, mientras me miraba ahora con una gran atención:

-¿Qué opinas de la actuación de Juana Rivas, la madre que se escondió de la justicia con sus dos hijos; bueno, de ella, de la actuación de su pueblo, de los jueces, y si hubieran actuado igual si hubiera sido el padre el que tuviera ese proceder? ¿Se puede todo un pueblo confundir?

- Me pillas en mal momento – me respondió mientras miraba el reloj. - Hace ya diez minutos que tenía que estar en otro sitio.-
Y tomó, como se decía antes, las de Villadiego.

¿Mi opinión a las preguntas que le lancé?
Si mi interlocutor se hubiera quedado, mi respuesta sin duda, entraría en esta historia.

De todas maneras, los que me siguen desde hace mucho, sin duda sabrán mi respuesta. Aunque quizás la última pregunta, ¿Los jueces hubieran actuado igual si hubiera sido el padre el que tuviera ese proceder?, puede dar algo de luz a mi opinión, que por ser solo mía, hoy, como excepción, me la guardo.

Hoy, tocaba otra historia, ya perdonaréis. La historia, a todos nos habrá pasado, de alguien que cree conocerte, y te pide cuentas, aunque éstas, en tu opinión, sumen cero. 

Quizás al dejar esta vez el blog con la sensación de haber sufrido un gatillazo, comprendáis que otras veces, casi siempre, os vais saciados. ¡De nada, viciosill@s!

*FOTO: DE LA RED

jueves, 10 de agosto de 2017

SIETE AÑOS YA


Muy buenos días-tardes-noches,
Mi intención al escribir este blog es el crear un lazo de unión entre vosotros, que nunca sabré cuántos ni quiénes sois, y éste que os escribe, que se cree uno más de la especie humana, y que considera que sus opiniones pueden encontrar algún reflejo en vuestras vidas.
Es también mi intención que ésto sea una especie de diario, en cierta manera novelado, y que yo me evada de los problemas diarios mientras os hago quizás esbozar una sonrisa, con eso me daría por bien pagado.

Y…ya han pasado siete años de esos párrafos, de esas intenciones, que inauguraban este blog que ya avisaba desde ese primer momento que era un tanto novelado, como la vida misma, donde hay muchas verdades, tantas como personas interesadas.

Estos años han servido para comprobar que la realidad supera muchas veces la ficción, y que, a veces, si tuvieras que diferenciar en una ficticia rueda de reconocimiento qué es verdad y qué es mentira, más de una vez nos confundiríamos.

Sin ir más lejos, esa noticia que hemos conocido estos días, de que el ayuntamiento de Ponteareas, en Pontevedra, aprobó este lunes pasado la concesión de un plus de productividad a los funcionarios que hagan al menos el 90% de su jornada laboral, podría hacernos reír a carcajadas, con ese incentivo por hacer lo que se comprometieron a hacer cuando fueron contratados, sino fuera porque es real, y se conformen además, con un 10% de “escaqueo”.

Con noticias así, este vecino del mundo siempre recuerda esas películas con historias de Luis García Berlanga y Rafael Azcona, en las que las situaciones imaginadas serían más creíbles que las reales.

Siempre recordaré cuando en los comienzos de este blog, un compañero de trabajo (de ese al que me habían alejado mediante un ERE, y que en cierta manera fue la razón de inaugurar un blog que sirviera de terapia y de fuga), al enterarse de que tenía un blog, me preguntó quién me pagaba y cuánto ganaba. 

Hay preguntas que no sólo definen al que las hace, sino que pueden transformarle de persona a personaje.

Un blog, una ventana desde la que expresar ideas, sentimientos, opiniones, quizás no podrá cambiar el estado de las cosas, pero al menos puede servir para avisar a esos que forman parte de la actualidad, y que muchas veces se creen tan listos como para engañar a la mayoría, de que harán lo que quieran o los dejen, pero que nosotros nos hemos dado cuenta.


No hay peor opción que darlo todo por perdido, con esa cantinela  de “siempre ha sido así, y será”. Y en esas estamos, y estaremos.

*FOTO: DE LA RED

jueves, 22 de octubre de 2015

TIEMPO DE LIMPIEZA


Prácticamente todavía quedan dos meses para las elecciones, y ya la altura de la información/propaganda/manipulación está llegando al nivel rojo de “cortarse las venas”. Con lo cual, este vecino ya ha guardado toda la cubertería y todo tipo de objeto punzante bajo candado.

La pena es que, ya puestos, no se hayan retrasado las elecciones solo una semana más.

En Euskadi, los regalos a los niños los trae en la Nochebuena, Olentzero, que en su origen era un viejo carbonero. Y por apenas unos días, al nuevo Presidente no lo puede traer él. Además, como ya la publicidad “a la americana” ha llegado tan lejos, más de uno de los candidatos seguro que se hubiera disfrazado del viejo carbonero, porque entrar a las casas, como él, ya lo hacen mediante la publicidad invasiva.

Ahora, como mucho, podremos ver a alguno de los candidatos disfrazado como el célebre calvo de la lotería, y en lugar de millones seguro que propone un trabajo para millones de parados, que como algo extraordinario sirva para poder pagar, no ya caprichos, sino las cosas más básicas.

Hace ya tiempo que en las elecciones, no se proponen a personas, sino a productos a los que se adorna con características,  que ya de antemano,  te las tienes que tomar como a amantes que más que conquistarte, si te descuidas, te van a intentar sodomizar. O que el vulgo define con esa frase tan fría, pero llena de verdad: “Prometer hasta meter, pero una vez metido, olvidar lo prometido”.

Personalmente, cada vez que me ofrecen a un nuevo candidato, este vecino se acuerda de aquella frase de un detergente ya muy antiguo que tras la marca decía: …limpia más blanco.

Lo del Señor Rajoy, en la humilde opinión de este vecino, no se arregla ni empezando a limpiar ahora mismo, y él y su partido lo saben.  Tienen mucha tarea por delante, y mucho presunto dinero negro, sobres, y viajes a paraísos fiscales, por detrás. Y eso no se arregla ni con el baño de “sus” multitudes  ayer en la Cámara de los Diputados, ni hoy reuniéndose la mayoría de la derecha europea en Madrid, y cantándole a Don Mariano Rajoy, eso de: Porque es un chico excelente, y siempre lo será.

Este vecino del mundo ni está aquí para convencer a nadie, ni tan siquiera lo ha intentado nunca. 

Siempre he hablado desde el corazón, y el que me sigue desde hace tiempo sabe que, entre bromas y veras,  aquí no hay ni trampa ni cartón, porque cuando hablan las entrañas se nota.

Personalmente ya lo tengo claro. Hace mucho tiempo que lo tengo nítido. Desde que entre los dos partidos que se han alternado comiendo la tarta del poder, perdí mi trabajo mediante un expediente de regulación de empleo, ERE, un número más en una larga lista,  y siguen sin saber que existo, ni ellos, ni esas puertas giratorias que solo sirven para los que han besado al poder, y a los poderosos.

Y si alguien todavía tiene dudas, al menos que no se deje llevar por el miedo. Porque en realidad, el concepto “miedo” aunque, en teoría, no tenga que ver nada, aparentemente, con el concepto “patria”, ni con “religión”, todos sirven para manipular. Y el que lo hace, manipular, siempre  es para provecho propio.

La “cosa” no funciona, o si funciona siempre lo hace para los mismos. Ahora es la oportunidad de intentar cambiar “esas cosas”. Siempre ha reinado, y he escogido bien el verbo, o un partido o el otro, y muchas veces, aunque hayan aparentado lo contrario, uno y otro se han hecho los dúos, y además sin desafinar, porque se sabían de sobra la melodía.

¿Que la opción que estás pensando no va a ganar? Quizás tampoco se trate de eso, sino de que “muchos pocos hagan, sino un mucho, sí cambiar el curso habitual del río democrático en España”, y se riegue de otra manera, y no para los de siempre.


¿Que no se puede limpiar más blanco que lo hecho hasta ahora? Claro que podemos.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 10 de agosto de 2015

MIENTRAS EL CUERPO AGUANTE...


¡Y parece que fue ayer!...Y ya han pasado cinco años, en los que hemos vertido muchas opiniones y deseos. Algunas veces, y desgraciadamente cada vez más, sugiriendo casi entrelíneas, por aquello de la ley que amordaza.

Afortunadamente este vecino del mundo tiene una comunidad de vecinos de los que no hay, que no se están quietos, y que muchas veces con sus andanzas podemos poner cara, e incluso cruz, a la actualidad, sin quedarnos, en una expresión que se utiliza mucho actualmente, a los pies de los caballos. Y es que ya se sabe que es más fácil, presuntamente, hacerse un viaje a Suiza para visitar entidades bancarias con dinero muy moreno, que expresar en la calle lo que se piensa.

Los comienzos tampoco fueron buenos. El vecino lanzó su voz durante unas vacaciones  que se metamorfosearon en un ERE que a su vez acabo en un despido, en realidad en un total de treinta, que terminó por dejar las puertas de este ático abierto para siempre, o mejor dicho, mientras el cuerpo aguante. Y el hueco que este vecino abrió, y que servía de sustituto a tumbarse en una camilla frente al psicólogo, evitando que lo malo se enquistara, ha servido de sanador de más de una úlcera incipiente.

Más de uno de mis lectores pensará que soy un exagerado, pero muchas veces mediante la exageración se ven los defectos, los problemas, o lo que sea, más claramente. Y además mediante la exageración y la ironía se quita también esa pátina de seriedad que algunas veces parece que tiene cualquier tema. Es como quitarle los pantalones a un señor muy serio, que va de negro constantemente, y descubrir que sus calzoncillos son rosas, lo que puede querer decir mucho de él. Y aquí cada uno que piense lo que quiera, que es lo que se intenta cultivar en este blog.

Ni vendemos ningún producto, en especial bajo la apariencia de que no vendemos nada y de que somos neutrales, ni intentamos adoctrinar en nada a nadie. Con decir lo que nos altera, nos choca, o hemos observado o pensado recientemente, nos es más que suficiente.

Cada vez que cumple años este blog me acuerdo de aquel compañero de trabajo que cuando se enteró que escribía un blog, inmediatamente me preguntó cuánto cobraba por ello, y al decirle que lo hacía, más que gratis, por amor al arte, su cara se asemejó a algo que pudiera haberlo firmado el mismísimo Picasso: abstracto total.

Suelen decir que sarna con gusto no pica, y este vecino del mundo  en cuestión de escribir en el blog se declara más vicioso que una película porno. No os rompáis las vestiduras, que sino no tenéis sitio en este blog. Como siempre, en este ático la verdad sin paños calientes, aunque lo intentemos enfriar con mucha ironía.

¡Feliz aniversario! La tarta es para todos, y el último, no que pase por caja, porque ya está pagado, pero sí que cierre la puerta, para que no entre el olvido.

*FOTO: DE LA RED


miércoles, 3 de julio de 2013

NO ES LO MISMO "REALITY" QUE REALIDAD

Ésto de ser famoso ahora en España se ha convertido en una carrera, y algunos podrían escribir hasta diversas tesis sobre el asunto.
Muchos te dirán que en el fondo no les admiran porque tarde o temprano, sobre todo los que van apareciendo en la cadena alegre, al final reciben en todo el hocico de su propia medicina.
Lo que ocurre es que, puestos a pensar, a nadie se le puede prometer que viviendo a la sombra del anonimato, no recibas reveses también, y encima no les puedas sacar algún beneficio.
Nadie te puede prometer que un buen día, y vaya usted a saber por qué, la vecina de arriba decida mover su lengua viperina, y vayas comprobando que tus vecinos te empiecen a mirar raro, e incluso te dejen de comentar el tiempo que hace mientras coincidís en el ascensor, y nunca te enteres de que esa misma vecina te ha descrito como un sátiro, porque en realidad lo que ella quería era que le tiraras los trastos, y tú ni llegaste a darte cuenta.
Siendo famoso de esos de segunda división, no da tiempo a que hablen de ti porque prácticamente eres tú quien dispara primero. A no ser que acabes de salir de un reality, en el que has estado encerrado con unos cuantos compañeros de viaje, tu micrófono y petaca para la batería correspondiente y unas ochocientas cámaras; no sé, algo discreto.
Hay que recordar, o informar para aquellos que no conozcan ese tipo de programas, que para cuando un concursante es expulsado, normalmente para entonces ya han salido en ese programa, mucha gente que dice que te conoce y que tiene cuentas pendientes contigo, luego lo que van a decir no son precisamente flores sobre ti.
Tiene que ser extraño al salir, que si antes hacías compras en el supermercado, y tras los primeros días de aterrizaje, vuelvas a hacerlo, la gente te empiece a mirar, primero con incredulidad, y tras una mirada de comprobación te traten como a uno más de la familia, partiendo del caso de que antes no te hacían ni puñetero caso, y que ahora crean saber sobre ti más que tu mismo.
El peligro de hacerse, por denominarlo de alguna manera, un perfil-robot de una persona es que tendemos a creernos más lo malo que lo bueno. Es más fácil creer al que dice que te conoce bien, y que eres el último encerrar todos los centros de perversión de la zona, que al que dice de ti que formas parte de todo tipo de ONGS, donante de sangre y de todos tus órganos.
Y es que ha llegado un momento en que nos parece hasta normal que haya políticos con importantes cargos que siguen en activo, aunque estén imputados en causas importantes como está ocurriendo en Andalucía con ese asunto turbio de los ERES, del que nadie sabe nada y todos han cobrado.
Es curioso el pensar que sobre esos personajes, no habrá ningún vecino que se atreva a hablar mal de ellos, aunque les conozca de sobra. Eso, sin llegar a pensar que en las próximas elecciones, les vuelvan a votar. Para que luego digan que “reality” viene de “realidad”.

*DIBUJO: DE LA RED

lunes, 13 de mayo de 2013

SI ES MAYO, ESTAMOS EN FIESTAS


Siete y media de la tarde de un domingo en plenas fiestas de un pueblo del norte de España. Para no dar nombres, y me quieran mandar del pueblo, solo diré que es en Vizcaya.
Las fiestas empezaron este viernes pasado, sobre la hora del "txikiteo" de la tarde, siete y media. Desde entonces, este vecino del mundo solo ha oído tres cohetes. Me imagino que a los municipales les darían esos tres cohetes y les dirían que debían de alargarlos en el tiempo. Más o menos como comentaba Gila con su particular guerra. Ellos con las balas atadas con goma para recogerlas una vez disparadas, y éstos con la goma en el palo del cohete para reutilizarlos el año que viene.
Por la juventud no hay problema. Les dices que son las fiestas, y ellos automáticamente se compran una botella de cola, o de naranja, o limón, y otra de alcohol, y se pierden por los parques del pueblo. Se puede dar incluso el curioso caso de que se confundan de zona de las fiestas. Me explico. Los propietarios de las litronas, no gustan, como dicen ellos, de “meterse en el mogollón” de la fiesta. En cuanto comienzan a oír, en la lejanía, música, se quedan en el primer parque que encuentran, por lo que se podría dar el caso de que algún vecino del pueblo, un poco sordo, tenga en su casa algún aparato de música encendido, y un poco más alto de lo normal, y ellos, los de las botellas en bolsas de plástico, piensen que es la música de las fiestas, y se pasen horas muertas hablando entre ellos al lado de la citada casa.
Por lo demás, el señor alcalde y sus concejales no se han complicado mucho la vida. Antes, había festejos en dos plazas del pueblo. Ahora solo hay en una. ¡Así de tajantes! Y tampoco han pensado en mezclar contenidos para atender la petición de todo el mundo.
Con relación al grupo que tocaba, también les ha llegado los recortes, y el sonido de la batería estaba enlatada, y de los dos músicos y la cantante que quedaban, ninguno volvía a cumplir los cincuenta años. Eso sí, tocaban todo tipo de música. Bien pensado, la música será de los pocos negocios que teniendo en cuenta la edad de los que tocaban, no les plantan un ERE, y les dejan mudos.
Los más activos son los jubilados. ¡Por cierto! Cuanto daño hizo en su momento, y todavía se están pagando las consecuencias, Coyote Dax, y su “No rompas más mi pobre corazón” con su coreografía correspondiente. Los ahora llamados “yayoflautas” lo utilizan para todo. Bailan con una parsimonia que si les quitas la música, y pones sonido de una manifestación, da el pego, y parece también que se están manifestando, porque en cualquier momento a alguno le va a dar algún calambre, y pensaremos que han sido las fuerzas de orden público, dejando su tarjeta de visita. Por un momento, solo por un momento, me ha parecido  que estaba en Torrevieja, y los jubilados en la playa haciendo los ejercicios matutinos.
El momento culminante, antes del descanso correspondiente, en el que este vecino ha pensado que más valía irse para casa aprovechando el instante álgido, ha sido el Gagnat Style, en una especie de versión "batua" más que coreana. Se habrán perdido durante la orgía desatada del baile, dos o tres dentaduras postizas, y una luxación de cadera, pero como todos los jubilados eran autóctonos, se supone que la seguridad social, todavía al menos, les cubre.
Los bailarines de la tercera edad habrán hecho ejercicio, pero este vecino del mundo más, porque me he reído, como se decía antiguamente, "a mandíbula batiente", y eso cansa mucho.
Por cierto, los del botellón todavía seguirán emboscados detrás de algún matojo. La duda que me queda es si estarán allí desde el viernes, o cada noche, al amanecer, aparecerán por casa. Habrá que preguntar.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 5 de abril de 2013

CUESTIÓN DE PIEL


Odio las frases hechas cuando se utilizan higiénicamente para vadear un camino que puede ser espinoso, y la reina de todas ellas es “No es nada personal”.
Cuando alguien se acerca a ti y encabeza su discurso con “noesnadapersonal”, como diría mi tío Paco, -ya te puedes dar por follao, porque nada bueno se avecina-. Mi tío, exfilósofo de taberna, tuvo que dejar esa devoción, cuando se prohibió el fumar en todo tipo de negocio. Siempre ha dicho muy dignamente que para él hablar en los umbrales era de conspiradores.
En realidad en muchas de las situaciones que se están dando actualmente se podría oír una voz en off que diría todo el tiempo la frasecita de marras.
Este vecino del mundo cuando pensó en elegir una profesión, una de las cosas que le preocupaban era el tener que tomar decisiones que afectaran a personas.
Ahora en cambio está a la orden del día el recibir un bureau fax informándote de que, la empresa en la que llevabas unos treinta años, ya no cuenta con tus servicios, y no puedes protestar a nadie, porque por casualidades de la vida, mire usted por donde, ninguno de los jefes está esos días en la empresa.
Lo mismo ocurre con las decisiones de los bancos o del gobierno que afectan a muchas personas, y que no puedes encontrar a ningún interlocutor porque las órdenes vienen siempre de arriba.
Como antídoto de todo ésto, y porque la naturaleza es sabia, se creó el movimiento escracher, que este vecino del mundo cree que la expresión vendrá de la palabra inglesa “scratch”, que significa: rayar, rascar, rasgar, y sobre todo “rasguño”, lo que ya implica una cuestión de piel, y que se caracteriza, por describirlo de alguna manera, en protestas personalizadas. Se escoge un objetivo, una persona vinculada a una decisión importante que afecta a un colectivo, y van a su casa o lugar de trabajo, o gentilmente se le acompaña un trayecto, y se intenta un cara a cara para hacerle patente, por si todavía no se ha enterado, la indignación presente. Una especie de "cobrador del Frac" pero sin cobrar, y nunca mejor dicho.
Es uno de los movimientos más efectivos, aunque siempre se corre el riesgo de que alguien se salga de las normas establecidas y quiera llegar más allá con, en ese momento, el sujeto pasivo, y que en otros momentos se ha mostrado tan activo.
Como el poder y la justicia siempre se van de copas, los sufridores, o futuros sufridores de este movimiento dicen que no hay que implicar a sus familias, y que llegar hasta su casa significa eso, involucrarlos, y quieren ilegalizarlo.
Siempre me ha dicho mi tío Paco también, -A mi no me importa que me metan el dedo en el ojo, pero me jode no poder ver a mi familia porque no puedo abrirlo.-
Cuando se toman medidas que tienen que ver con el dinero, no se juega con un número de una lista, sino con una persona que tiene detrás una familia, y eso sí es terriblemente personal.

*FOTO: DE LA RED