viernes, 31 de julio de 2015

SANSEACABÓ



Este vecino del mundo cuando sea mayor, que ya lo es, quiere vivir la vida desde el punto de vista del Partido Popular.

Que me aprietan unos zapatos, pues fuera de mi vida. Me compraré otros y sanseacabó.

Que mi vecina me molesta con sus opiniones, y me atosiga con sus reprimendas hasta allí donde se acaba la espalda y comienza el escrache, pues le aplico la ley mordaza de mi desaire, y utilizo esa frase que es auténtica filosofía en sí misma: a otra cosa mariposa.

Que resulta que La Nuri, mi sufrida, y Dios o el que sea no lo quiera, ha dejado deudas por todas partes e incluso se ha llevado cosas sin pagar, porque decía que ya las pagaría, pues ahí tiene la puerta y ya no es de mi familia.

En  realidad, yo ya sabía que La Nuri, se había comprado un garaje para dos coches, e incluso dos coches, pero no le había dado importancia. Y eso que no tiene carnet de conducir, pero uno confía, y siempre está en otras cosas. Y es que eso de “llevar” una casa, es muy complicado hacerlo día a día.

Que mi hijo, el de los cumpleaños con confeti y grupo musical pagado por un amigo de la familia,  deja embarazada a alguna de sus amigas que no ha podido tomar la píldora del día después; pues, sin dudarlo, que se case con ella, como manda la Iglesia. Pero eso sí, fuera de casa, y yo ya no tengo nada que ver con ese pendejo descastado.

Algunas veces seguir la doctrina del poder, a los que les han votado once millones de personas (como muy bien dicen ellos, y por cierto, aunque no se les pregunte), está bien, porque te ahorra mil y un problemas, y además no tienes que pensar.  Directamente contestas eso de: ya no pertenece a mi familia y, el consabido, sanseacabó.


Tengo la impresión de que me voy a quedar bastante solo, pero, eso sí,  sin problemas.

*FOTO: DE LA RED

jueves, 30 de julio de 2015

EL FLORERO SEPARATISTA, O SACANDO LOS FANTASMAS DE PASEO




Hoy tenemos reunión de vecinos. Ya sé que prácticamente es época vacacional, y como diría aquel, “eso no se hace”, pero el llamado efecto Colau está en el fondo de todo ésto. Y para ser más exactos, aunque quizás lo líe más, el efecto Colau pero al revés.

Ayer José, el presidente de la comunidad de vecinos, me llamó para una reunión urgente, porque Rosa, la del tercero, se ha quejado de que el florero que tenemos en una mesita, en la entrada del edificio, es un símbolo netamente nacionalista. "El presi” me llamaba por teléfono, por lo que no le veía la cara,  y en un primer momento, como José es muy aficionado a los “caldos” de la tierra,  pensé que me estaba gastando una broma como consecuencia de haberse excedido en su pasión por el tinto embotellado. Pero desgraciadamente era peor que todo eso.

En la entrada del edificio, en el portal, tenemos una pequeña mesa, apoyada en la pared, con un espejo y un florero; en realidad, un señor florero pues me dirá medio metro de altura. Aunque nunca había reparado en ello, da la casualidad de que el dibujo del citado florero, es unas flores rojas con hojas, verdes naturalmente, sobre fondo blanco. ¿Algo que decir a todo eso? Pues ahí viene el problema. La Señora Rosa, que siempre hemos sabido, porque nunca lo ha ocultado, es de derechas, y no nacionalista, ha creído ver una clara referencia al independentismo vasco, pues ella dice que esos colores son una clara alusión a la ikurriña.

La Señora Rosa, viuda desde hace muchísimos años, incluso hay lenguas viperinas que dicen que ya nació viuda, ha dicho muy claramente que lo hace tomando como represalia al comportamiento de Ada Colau en lo referente al busto de Juan Carlos I que ordenó se quitara de la Casa Consisterial.

Jose, el presidente, y este vecino del mundo, que es uno de los vocales, nos hemos reunido con ella. Es tan intransigente que comenta que si no se quita ese florero es probable que un día de éstos, si aparece, lo haga roto.

Según ella para intentar atajar el problema, que dicho sea de paso, solo lo ha visto ella,  y tras muchos años que lleva el florero de marras en el portal, nos ha mostrado otro florero, tan grande o más que el anterior, también sobre fondo blanco, pero esta vez con flores rojas y amarillas, para que ocupe el lugar, según ella, del florero separatista.

El problema de ver fantasmas donde no los hay es lo ridículo de un asunto que quizás en lugar de ir a menos, de como resultado que en el portal solo quede el espejo y la mesa. No ganará nadie, y perderemos todos.

Mientras, como en el caso de Ada Colau, multitud de cosas por deshacer que esas sí que estaban mal hechas, y otras tantas o más por hacer, y mientras, hablando del sexo de los ángeles. Porque ni los bustos, ni los floreros tienen sexo, aunque mejor que no se lo pregunten a Rosa porque a lo mejor dice que eso es una clara alusión al Rh vasco.


Lo dicho, el problema de ver fantasmas, es que no existen, pero el que cree en ellos, los seguirá viendo.


*FOTO: DE LA RED

martes, 28 de julio de 2015

NADIE DESPIERTO PUEDE ENTRAR EN ELLOS


Lo bueno de una noche de verano es ese silencio a salitre en la playa, con el ronroneo de olas llegando acompasadamente. Esa oscuridad que oculta la inmensidad del mar. Noches calurosas en las que el silencio te sigue, porque al silencio en el verano parece que se le desprecia con un torbellino de fiestas, debido a la creencia de que estar feliz, alegre, equivale a bullicio, a algarabía.

Me gusta emboscarme en el silencio de una playa solo iluminada por una tímida luna en su cuarto menguante, como si el ruido de esos guiris borrachos la hubiera roto.

La vida rutinaria, en una noche de verano, se queda en cuarentena; los problemas aparecen colgados en el perchero de las buenas intenciones, y ya mañana se verá. El silencio, en una noche veraniega , es lo más cercano  al paraíso. Es  apagar las luces a los malentendidos, a las malas miradas acompañadas de una sonrisa.

Dónde se esconden los barcos en las noches mal iluminadas, en las noches de un negro de luto, quizás en el mismo lugar donde van los besos que nunca dimos, los requiebros de amor que no nos atrevimos a dar mientras ella lo anhelaba.

No hay nada más triste que cantar una habanera a un marinero sordo, pintar de negro una ilusión blanca, decir adiós cuando se quiere decir hola.

Las noches de verano se hicieron para los enamorados; para el niño solitario que observando el reflejo de la luna en el mar,  quiere aprender a escribir poesías, y se da cuenta, de pronto, que la poesía en realidad siempre le ha rodeado, solo tiene que descubrirla, en esas olas casquivanas que se van antes de llegar, en esas estrellas que juegan a agujerear la oscuridad.

Una noche de verano es el decorado perfecto para esa primera cita llena de esperanzas, para ese baño nocturno en la humedad de lo no visto.


Y si algún día recuerdas esa playa inmensa de tu niñez, es mejor que no vuelvas a ella para comprobarlo, porque los recuerdos con los años se convierten en sueños, y nadie despierto puede entrar en ellos.

*FOTO: F.E.PÉREZ RUIZ-POVEDA

domingo, 26 de julio de 2015

EL JUBILADO FANTÁSTICO, ¿PRÓXIMO ESTRENO MARVEL?



Los jubilados son para el verano.

Vaya por delante que la expresión no es totalmente exacta, porque un jubilado, y naturalmente una jubilada, son para cualquier época del año. Este vecino prefiere no ir aclarando sexos cada dos por tres, porque eso le suena a político y sindicalista en campaña, y no es el caso.
Además,  con la frase del comienzo, y que queda más que obvio,  quería hacer una especie de remedo de la obra del siempre recordado Fernando Fernán Gómez, Las bicicletas son para el verano. Pero, en realidad, y apoyándome en la afirmación del  comienzo, cuando el jubilado español brilla en todo su esplendor es en el verano.

El horario de un jubilado en vacaciones, o que viva en una zona costera, comienza antes de las siete de la mañana, tomándose la medicación pertinente, o como diría mi madre, “todo tipo de mejunjes” (hierbas incluidas), para estar como un reloj, y sobre las siete ya comienza su especie de desfile olímpico por las playas de España, para hacerse con los mejores puestos lo más cerca posible del mar.

Estoy convencido de que si durante semejante certamen, el de colocación de todo tipo de artefactos para el disfrute playero, se hiciera un control similar al de los deportistas en competición, la mayoría de nuestros jubilados darían, tristemente, positivo. Porque no es normal su comportamiento comparado con el de cualquier otra hora del día y de la noche.

Es como si la misma sombrilla, todavía dentro del saco de tela que la cubre, y las correspondientes sillas, le dieran una fuerza y rapidez que no tiene el resto del día.

A destacar, y no es broma, que estos días he descubierto, que el jubilado español ha "inventado" una especie de escrituras que le otorgan la propiedad del terreno en el que su sombrilla ha sido colocada a hora tan temprana, por ahora tan solo durante veinticuatro horas, pero tratándose de ellos, a saber, en cualquier momento forma parte de sus reivindicaciones el luchar  porque su rincón conquistado dure para todo el verano.

Estos días me he dado cuenta, con gran asombro, por cierto, que más de un jubilado tras conquistar su parcela correspondiente, saca fotos con su móvil, primero desde cerca, y más tarde desde el paseo, para demostrar la dimensión exacta de su hacienda playera a cualquier advenedizo.

De todas maneras, me imagino que en ningún momento habréis pensado que la parcela correspondiente es, sólo, para ellos. En realidad, ocurre como en el resto del año, ellos se siguen sacrificando para que su prole, esa que irá a la playa con cara de resaca a partir de las diez de la mañana, pueda disfrutar de sus horas al sol, aunque la mayoría de los entendidos aconsejen, que debajo del sol, cuanto menos tiempo, mejor.

Aprovechando que la empresa Marvel, como todos los veranos nos endosa uno de sus pupilos con poderes, este año es Ant-Man, o el Hombre Hormiga, les voy a brindar una idea en forma de pregunta: ¿Para cuándo el “Jubilado Fantástico”? Un ser por encima del bien y del mal, que como ya ha vivido mucho, cualquier mal por venir no le extraña ni asombra. Como parte de su indumentaria debe de llevar a su espalda un saco no muy grande, desde el que en lugar de flechas, saque su superfamosa sombrilla, con la cual defenderá “su verdad”.


Conviene destacar, y ésto sigue siendo un consejo para “Marvel”, en las películas, si las hubiera, del Jubilado Fantástico, el enemigo a derrotar, generalmente será el mismo estado, que en el fondo quiere que este ser desaparezca, porque, entre otras cosas, tiene conocimiento sobre todo tipo de supervivencia, y lo que es más importante, y causa para que el “Gobierno Negro”,  como se pudiera denominar a los antagonistas, quiera que este ser desaparezca, porque tiene conocimiento sobre todo tipo de derechos que ellos mismos consiguieron, y que poco a poco, esos que llegan a la playa a partir de las diez de la mañana y con la resaca a cuestas, han ido perdiendo al elegir representantes políticos que solo velan por sus intereses propios. 

Sin olvidar, y ya para terminar, que si el Gobierno Negro consigue deshacerse del Jubilado Fantástico y de los de su especie, se evitará el dinero que les tiene que dar todos los meses, y que una vez desaparecidos, ese mismo dinero, bien de una manera o de otra, terminará en sus alforjas. 

*FOTO: DE LA RED


sábado, 25 de julio de 2015

LA RELATIVIDAD Y EL MAR


Estoy contento. Ya he cumplido la buena obra del día.

He estado un rato en la playa. El tiempo necesario para darme un buen baño. Al entrar, el agua estaba muy fría, bastante más que ayer, aunque ayer era un poco más temprano. Estaba hablando de eso, en la orilla, con un chico joven, unos diecisiete años, que ponía la misma cara de pasar frío que este vecino del mundo, cuando la que he creído pudiera ser su hermana, de unos catorce años, le ha dicho pensando que yo no le escuchaba: -Vaya acento tiene ese señor. - Me he dado la vuelta, y con una seriedad de solemnidad en el rostro, para desconcertarla, le he contestado, mientras proseguía adentrándome en el siempre proceloso mar: -No, el acento lo tienes tú.-

Ella, desconcertada, miraba a su hermano como no dando crédito a lo que había escuchado. Él, que ya se había dado cuenta de mi tono irónico, se reía mientras callaba y se acrecentaba el desconcierto de la joven.

Con el tiempo, eso espero, comprenderá que ha recibido la primera clase de la relatividad de todo, a cuya ignorancia, este vecino achaca los grandes males de este, iba a decir “país”, pero en realidad ocurre en la mayor parte del mundo.

Quién no ha dicho frases como: -Como en casa en ningún sitio.En esa autonomía (por no decir nombres) no saben vivir. –Como la comida de mi madre no hay.

Tendemos, cosa que naturalmente nunca reconoceremos, a mirar a los demás que son diferentes de nosotros, por encima del hombro. Y cualquier día a consecuencia de alzar tanto la cabeza, corremos el riesgo de desnucarnos por tanta insensatez.

Y si a todo lo anterior, le ponemos un toque mitad político y, rizando el rizo, mitaz de lavavajillas, tendremos que la mayoría de los políticos dicen que su partido limpia más blanco, que los demás nos tienen engañados mostrándonos grises y haciéndolos pasar por blancos.

Tras leer todo ésto, por lo menos nadie puede dudar de lo bien que sienta un buen baño por la mañana, para darle vueltas al magín.

Deberíamos de reflexionar, eso lo primero de todo siempre es un buen 
ejercicio, y plantearnos la siguiente pregunta: ¿Por qué vamos a tener la suerte de nacer en el mejor sitio del mundo y tener la verdad y la certeza de todo? Y a partir de ahí darnos cuenta, de que en el fondo, siempre hemos pensado algo así como: “Pobrecitos todos los demás, por estar confundidos y además no darse cuenta de ello”.


Algunas veces, la mayoría de ellas, con la vida como con el mar nos ocurre que solo vemos aquello que tenemos delante, y que esa playa, la 
tuya, la de siempre, es la mejor de todas.

*FOTO: F.E. PEREZ RUIZ-POVEDA


jueves, 23 de julio de 2015

NO ES VOYEUR, ES MODERNA



Desde este ático, el vecino del mundo siempre comenta, cuando comenta, algo que no le ha dejado indiferente, aunque la mayoría de las veces no lo sea para bien. Sin embargo, esta vez hay un anuncio que aparte  de bien hecho, es en realidad, una película con argumento de unos pocos segundos, en el que inmediatamente te sientes aludido, y lo consideras como parte de tu vida.

Este vecino se refiere a ese anuncio de ING DIRECT y que nos lo “venden” como una HISTORIA REAL en la que una voz en off , nos habla, se puede deducir que es el hijo mayor, de Encarnación Flores, 85 años, viuda, y madre de dos hijos y una hija, que al único hombre desnudo que había visto en toda su vida era a su marido, y pide a los hijos que, por curiosidad, le lleven a una playa nudista.

Los hijos tienen que decidir si acceder o no. Y  la siguiente escena en la que ya se aclara el final, y por lo tanto la decisión de los hijos, a la señora se le ve por detrás, sentada en una silla plegable y viendo el panorama de una playa nudista.

El que se haya elegido ver a la señora de espaldas en la playa no es nada casual, porque la mayoría de la gente pondrá la cara de su madre.  

Y es que la mayoría de nuestras madres, o abuelas, que ahora son octogenarias, pertenecen a una generación en la que han pasado de estar, como decía el dicho, en casa y con la pata quebrada, a la modernidad más absoluta. 

Han conocido a hijos que no han querido casarse pero que viven en pareja, y antiguamente se decía que “en pecado”; a otros enfrentándose a la separación más absoluta vía divorcio, y no al célebre “ahí te quedas”. A hijos o nietos que quieren vivir su sexualidad de otra manera. Todo el mundo de internet, en el que a más de una madre/abuela no le ha dolido prendas, y se defiende con las nuevas tecnologías como la que más. 

Sus vidas en realidad han sido un continuo aprendizaje en la Universidad de la vida, en la que se encontraban con problemas a resolver sin haber aprendido la teoría, y han sido todo instinto.

En el citado anuncio se dice una frase realmente importante: “Ya vivimos demasiado condicionados”, y hay personas, madres especialmente, que han tenido que aprender a vivir lejos de las normas que les intentaron cuadricular la vida.  Y poco a poco han ido comprendiendo  que hay muchos tipos de vida, y no tienen por qué ser malas, me refiero a esas vidas, sino solo diferentes.

Siempre he pensado que esa generación de madres o abuelas, nos han dado una lección de saber vivir, porque por muchos motivos han tenido que ir variando de vida, y en cierta forma, siempre han sido las más modernas de las modernas, siendo las verdaderas “it-girls”, tan de moda ahora.

*FOTO: DE LA RED


miércoles, 22 de julio de 2015

MAS QUE IDEAS INCONEXAS


¡Lo que son las cosas! Algunas veces te encuentras con flecos de algún pensamiento, ideas a medio hacer, que así en solitario quedan inconexas, pero hoy, por ejemplo, sin quererlo, el destino ha querido que dos ideas al juntaras tomen más cuerpo.

Esta mañana a primera hora, mientras bajaba por las escaleras de casa, por aquello de comenzar el día haciendo un poco de ejercicio, me he cruzado con Lucas, el  vecino del tercero, que siempre que me ve me cuanta algún chiste o chascarrillo. Y hoy me ha dicho con un rostro entre serio y ceremonioso: 
-Ayer estaba buscando una aclaración a la expresión “Cortina de humo” en el diccionario, y al encontrarla comprobé que traía una foto como ejemplo, era Artur Mas.- Y  sin darme tiempo a hacer ningún tipo de comentario, ha seguido subiendo escaleras con un gesto de su cuerpo que me ha recordado al andar de Groucho Marx.

De primeras, no le he dado mucha importancia al tema. Ya había deducido, que el comentario de Lucas/Groucho hacía clara alusión, por decirlo de alguna manera, al follón que están montando en Cataluña, para que se hable más de separatismo, y así dé menos tiempo, por ejemplo, a levantar todo tipo de alfombras y encontrar más presuntos casos de corrupción, como el del otrora honorable Señor Pujol.

Con esta deducción en mente, me he acordado, en una especie de flash, de algo que he soñado esta noche, pero que había olvidado, quizás porque entonces no tenía demasiada importancia.

No recuerdo qué estaba soñando, pero en un momento dado he visto al Señor Artur Más, al que unas manos empujaban hasta sacarlo, muy a su pesar, por una puerta. Al cerrarse, la espalda del Señor Mas seguía pegada, como negando todavía su situación, a la puerta que se había cerrado prácticamente en sus narices. La mitad inferior de la puerta era de madera caoba y la parte superior era de un cristal rugosamente ahumado. 

Poco a poco el Señor Mas ha ido abandonando la puerta,  y entonces, he visto que en el cristal había un letrero en el que constaba con letras negras: “ESPAÑA”. 

Al cabo de unos minutos, y cuando ya  Artur Mas estaba a un metro de la puerta, con una expresión de pánico en su rostro, se ha oído una especie de pitido de acople, y alguien haciendo pruebas de sonido con el típico “Uno, dos, tres, uno, dos, tres”, y al poco se ha reconocido la nunca olvidada voz del gran Fofó, haciendo la famosísima pregunta: ¿Cómo están ustedes? Y en ese momento, solo en ese momento, el Señor Mas ha lanzado un grito desgarrador, y ha desaparecido la imagen de mi sueño, en una especie de fundido a negro.

Creo que no hace falta decir mucho más, porque desde este blog del vecino del mundo, no se quiere adoctrinar, ni convencer a nadie, pero quizás aquí viene que ni pintado, para cerrar el círculo del pensamiento, esa especie de consejo: Ten cuidado con lo que deseas porque se puede cumplir.


*FOTO: DE LA RED
        

martes, 21 de julio de 2015

UN JET LAG PARA POBRES, Y DOS SEÑORAS EXTRAÑADAS


Estoy a punto de llamar a un notario, para que como corresponda tome nota: Tengo jet lag, jet lag de pobres, pero jet lag al fin. Y es que un jet lag no se tiene todos los días. De acuerdo, no ha habido cambio horario, pero como la incomodidad de mi trasero no me ha dejado dormir, ahora sufro las consecuencias en forma de ojeras. Me acabo de mirar en un espejo y he visto a un chino, por lo de los ojos rasgados, que tiene un cierto parecido al vecino del mundo.

Entre ayer y hoy me he metido (consecuencias de la crisis y para que cundan los pocos euros que a este vecino del mundo, más que poseer, le quedan) entre pecho y espalda doce horas de autobús, así sin anestesia en un Donosti-Torrevieja, que si le hubiera tocado a una tal Agatha Christie, o a alguno de sus personajes especialmente, le hubiera dado tiempo a desenmascarar tres asesinatos y una desaparición. Y es que un viaje así, da para mucho.

A destacar del  viaje, que para llegar al destino a la hora, cada vez dejan menos tiempo de “esparcimiento” por decirlo de alguna manera. Aunque el autobús lleva servicio, siempre intentas usarlo lo menos posible, por aquello de las curvas, y que yendo acelerado, los movimientos de subir y bajar escalones son dificultosos. 

Siempre es de agradecer el momento en que el autobús para en una estación de servicio en Monreal del Campo (Teruel). Antes eran tres cuartos de hora, con el tiempo “fue degenerando” a treinta minutos. Alguna vez, incluso, han parado dos veces de treinta minutos (la segunda por la zona de Valencia). Pero lo de esta noche, ya entra en la categoría de escaso: “nos han dejado” veinticinco minutos. Dentro de poco pondrán un cartel al comprar el billete, advirtiendo que el que viaje lo haga con los “deberes hechos” y por si acaso que tenga preparado al efecto un “Dodotis

Los conductores se toman todo el tiempo del mundo, entre parada y parada, mientras seguro que van aumentando, como mínimo, los casos de clientes que como si fueran bebés, llevan el trasero irritado.

Por lo demás, y sin buscarlo, he tenido un momento muy divertido y que además  demuestra, como dice el dicho, que “hay gente pa´ tóo”.

He ido al servicio del autobús, y me he quedado esperando fuera. Al cabo de un minuto más o menos, las dos señoras cuyos asientos daban a las escaleras, y que tienen  una especie de barrera/mesa, me han preguntado, como si de descifrar un acertijo se tratara, por qué sin tocar la puerta sabía que en el servicio había alguien.

Me ha hecho mucha gracia el que esas personas no se cortaran en absoluto, y se mostraran tal cual, por lo que aguantando la risa les he dicho sinceramente:
-Les podría decir, por ejemplo, que me he dado cuenta, al comprobar la forma de la puerta, o que al venir, como los indios de las películas, he ido palpando el suelo del pasillo y he notado que estaba caliente porque acababa de pasar alguien. Pero la verdad es muy sencilla. El señor que está dentro, viaja  sentado a mi lado, y como yo estoy en la ventanilla, para no molestarle luego, he aprovechado, y vengo ahora.
Como pueden ver, ésto es como lo de los Reyes Magos, la magia no existe, y la verdad era muy sencilla.

Se han quedado las dos señoras mirándose con cara de “nos teníamos que haber dado cuenta”.

Solo por eso ha merecido que ahora sufra de “jet lag”, aunque luego no me espere ninguna actuación en ningún concierto, ni ningún fan se vuelva loco por hacerse una foto con el vecino del mundo.


De todas maneras, y antes de terminar, que no se me pase el hablar con la compañía de autobuses, Bilman Bus; más que nada porque lo de los dodotis va a ser un incordio, tanto para el que compra, como para quien se tendrá que deshacer de gran cantidad de ellos, en este caso la compañía, si siguen acortando la parada oficial.

*FOTO: DE LA RED

domingo, 19 de julio de 2015

MICK FANNING, ESE TIBURÓN ME ESTABA BUSCANDO


Estaba preparando la maleta, por aquello de irme de vacaciones, cuando he visto esa imagen, que para ahora ya ha recorrido todo el mundo, del surfista, Mick Fanning, tres veces campeón del mundo, atacado por un tiburón mientras estaba en su tabla concentrado. Por suerte para él, ha resultado ileso, porque las imágenes, como se suele decir, eran espeluznantes. Pero este vecino, como en cada tragedia en ciernes, tiene la sensación de que ese tiburón le estaba buscando a él, y que en su caso, el tiburón bien le podía haber hecho una "liposucción" de unos cuarenta kilos.

Teniendo en cuenta, que todavía este vecino del mundo no se ha repuesto de la escena del ataque en la playa de Tiburón, la película, se cumplen cuarenta años, ahora se une esta imagen.  

Intentando autosugestionarme, he recordado, así, de pronto, de que yo no practico el surf,  pero eso sí, entre turista en remojo y turista en remojo, cuando encuentro espacio suficiente, me sumerjo, como la mayoría de los "playistas", al modo pavo, es decir, con la cabeza a unos cincuenta centímetros de la superficie, y el culo en plan boya, siempre marcando la posición. Y es que  es mejor que los vigilantes, en la playa, te tengan detectado como peligro en ciernes, que como presunto héroe que al final murió ahogado en contra de todo pronóstico.

Por otra parte, mucho me temo que este hecho, el del surfista a punto de servir de plato combinado a escualo aburrido, puede dar alas  a la factoría Spielberg para pergeñar una secuela, otra, quizás ésta sobre el tataranieto del primer tiburón, para las vacaciones del año que viene. Porque éste verano, con el peligro de “otro parque jurásico” con un dinosaurio superdotado, ya tenemos más que suficiente.

Y es que si algo resulta fácil, en realidad, es asustar, sobre todo con esas películas en las que sabes, por la música y los ruidos que te van alterando, que en cualquier momento va a ocurrir algo, y cuanto más tiempo tarda en ocurrir, más estás en un sinvivir. 

¿Alguien recuerda en qué momento se ve por primera vez al tiburón en la película del mismo nombre? No sé exactamente, pero más o menos ya había pasado la mitad de la película, y tus nervios no es que estuvieran al borde, si no que los tuyos ya estaban en manos del vecino, y en tus manos estaban los de alguien que los habría perdido hacía media hora o más.

De todas maneras, es curioso. Verano, mucho calor, no es que tengamos la frente brillante, sino que parece el Niágara en plena ebullición, y por si fuera poco, los de los cines ansiosos de que nos muramos de miedo con la catástrofe de cada temporada, y los productores de discos, por su parte también, empeñados en que no paremos de bailar con “su” canción del verano.


Para que luego venga alguien diciendo que las vacaciones son para descansar. Si entre lo que nos empeñamos en hacer deporte, aunque haga un sol de justicia, la canción del verano, y el terror de cada año hecho película,  no damos abasto.

*FOTO: DE LA RED

sábado, 18 de julio de 2015

MARHUENDA, INDA, Y LOS GREMLINS




Lo que son las cosas, toda la vida teniendo por seguro mi heterosexualidad, y media hora viendo “La sexta noche” ha sido suficiente para cuestionármela. Y es que cada vez que veo tanto a Francisco Marhuenda como a Eduardo Inda, me entran unas tremendas ganas de besarles la boca, con muerdo incluido, más que nada para que se callen; el primero con esa tristeza y quejido perpetuo, y el segundo con esos aires mezcla de autosuficiencia y un continuo perdonar la vida de los que no han tenido la suerte de estar en su piel.

Siempre me he preguntado si estas personas, tan en contra de todo y de todos, tienen vida privada, pero hoy he llegado a la conclusión de que tanto el Señor Marhuenda como el Señor Inda deben de vivir en la misma tienda china de donde provenían los Gremlins. Estoy convencido de que las diversas productoras que les contratan van a esa tienda y les llevan directamente a los diversos coloquios.

De todas maneras, y con toda la mejor intención, sería aconsejable que antes de presentarlos en los programas, deberían de leer sus respectivos modos de uso, porque al igual que los Gremlins, este vecino está convencido que tanto Don Franciso Marhuenda como Don Eduardo Inda deben de tener algún modo de uso, que quiero creer por desconocimiento de los diversos productores, no se les trata como sería preferible, bien sea por darles de comer a horas no recomendadas, o incluso por no darles de comer. Y lo mismo debe de ocurrir con el agua, por darles de beber a partir de ciertas horas no aconsejables, el caso es que ya vienen cabreados de antemano.

Además, tienen ciertas fobias más que patentes. Y es que decir: “Podemos”, y especialmente el Señor Inda “pierde el norte”, lo que es más que curioso, teniendo en cuenta que él nació en Pamplona y debería de tener su norte bien definido. Por cierto, y siguiendo con la comparación de los Gremlins, “Podemos” les causa el mismo efecto que el agua a esos personajes peludos y orejones, parecen que les subdividen en diversos personajes con la característica en común de que todos ellos odian a la izquierda.

Quizás, y bien pensado, el posible miedo tanto de Marhuenda como de Inda a la gente de Podemos puede ser, a que sepan de que provienen de una cajita, como los Gremlins, y tienen temor a que un día se cierre su caja y nunca más se abra, por eso ellos intentan enterarse antes de dónde está, si existe, la caja de Podemos, para cerrarla para siempre. Y, en definitiva, ese puede ser el oscuro deseo  cada vez  que hablan del grupo del “coletas”.

Ya para terminar, sería aconsejable que tanto el Señor Marhuenda como Don Eduardo Inda, ocuparan programas en la misma franja horaria que esos de sexo explícito. 

Personalmente, alguna que otra vez que tenga la lívido extraviada, seguro que recurro a ellos. Lo de esta noche ha sido como rejuvenecer a mis dieciocho años, dicho sea de paso, a cuando Franco todavía vivía y era más fácil encontrar personas y personajes como los hoy comentados, y no, no me refiero a los Gremlins.


*FOTO: DE LA RED


viernes, 17 de julio de 2015

DIVERSAS FORMAS TIENE EL DEMONIO...



Si me pidieran definir esta semana que ya se escurre por las esquinas del calendario, quizás pueda pecar de iluso, pero para este vecino del mundo puede ser aquella en la que Alemania se ha quitado el disfraz  de diplomático y ha quedado como lo que es, el jefe de la pandilla que pega a todos en el recreo. Porque es lo que ha hecho con Grecia, y menuda paliza que le ha dado, eso sí, animada por otros países, que lo hacían en inglés, con la excepción del Señor Rajoy que lo hacía en castellano, y además su ignorancia para con las lenguas era disfrazada como “marca España” y larga vida tenga Cervantes.

A simple vista los griegos han quedado humillados, y como se diría antiguamente, con el rabo entre las piernas. Pero no nos engañemos, la Merkel, y su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ese tan beligerante y que todo el tiempo va repitiendo que sería mejor si Grecia saliera TEMPORALMENTE del Euro, tampoco se han ido de rositas, con ese aire de perdonar la vida pero no el dinero. Y ha quedado meridiánamente claro que Europa solo respira cuándo quiere y cómo quiere Alemania.

Personalmente este vecino del mundo va a procurar no cruzarse este verano con grupos de turistas alemanes, por miedo a que se le hinche la vena del cuello, al modo de la Patiño de la Cadena Alegre, y les baile un sirtaki, acabando la actuación con un gran y firme corte de mangas. Y es que, a mí desde pequeñito me enseñaron eso de “vive y deja vivir”, y no el modelo alemán que parece ser “vive y que los demás vivan para ti”.

En días como hoy, que uno siente una curiosa mezcla de hartazgo y un dilatado y silencioso ataque de nervios, sería gozoso que la gente se comunicara con “tweets” porque así los mensajes serían más cortos y de forma más cuidada. Eso, o que fuera un eterno San Valentín. Porque quizás ese día está más ligado a los susurros y a las risas, pero nunca a los gritos. 

Este vecino está un poco harto del llamado “milagro alemán”, que llegados a este punto, da más la impresión de ejercer exorcismos en lugar de milagros. Y ya se sabe que los exorcismos siempre están ligados al demonio, del cual nos han enseñado que puede adquirir diversas formas…y a mí personalmente, a este vecino del mundo, se le están ocurriendo unas cuantas, y ninguna buena, especialmente desde que ha visto por internet a una Ángela Merkel dura y fría con una niña palestina que le pide ayuda para su familia que se encuentra de manera irregular en el país. Queda más que evidente, ante esa escena, que en el diccionario de la Señora Merkel no existe la palabra "empatía", aunque ella lo disfrace de "hacer lo que se tiene que hacer".

*FOTO: DE LA RED


miércoles, 15 de julio de 2015

APRENDIENDO DE LA VIDA



No somos máquinas, ni falta que hace, pero algunas veces una buena siesta equivale a “resetear” en un ordenador, descargar todos los “archivos” que has ido acumulando durante el día, todos los sentimientos que no se han asentado todavía en la piel.

Y es que, aunque ya hace años que dejé la vida estudiantil, de vez en cuando la misma vida te plantea una especie de exámenes, que en realidad no son de estudiar, pero sí de poner en práctica la experiencia acumulada durante la vida.

Me explico. Uno de estos días, para no dar más pistas, es el cumpleaños de La Nuri, mi sufrida, y no es que quiera “sorprenderla”, lo que no quiero es "defraudarla". Porque por lo menos deseo que comprenda, como se diría vulgarmente, que me lo he currado a la hora de pensar en “su” regalo.

Ella, La Nuri, es eminentemente pragmática, y ya desde el principio de nuestra relación me dejó bien clarito la importancia que tienen para ella los regalos. En realidad, un buen regalo, y así también opina este vecino del mundo,  es la consecuencia de conocer muy bien a la persona a la que va destinado. Y en su universo no vale eso de los regalos, por decirlo de alguna manera, “envenenados”, que en realidad se lo regalas pero para disfrutarlo tú.

Me contó el caso de aquel marido que como regalo le "endiñó" a su mujer (porque no hay manera mejor de explicarlo), compañera de trabajo de La Nuri, una tostadora, para el pan naturalmente. Especifico ésto porque la que se tostó por el consiguiente cabreo fue ella. Aunque, como el dicho popular recuerda, “a cada cerdo le llega su San Martín”, y al marido de la susodicha le llegó el día de recibir “su” regalo, y la compañera de La Nuri, en parte “asesorada” por mi sufrida, ya me entendéis, estuvo sembrada. Le regaló un paquete bien grande, porque en los regalos hay que ser espléndidos, de pan de molde.

Ni que decir tiene que su marido aprendió bien la lección, y este vecino del mundo  cada vez que quiere significarse con un regalo, lo tiene más que en cuenta.


Además, y hablando en serio, estoy más que convencido, por la cuenta que me tiene en estos momentos de crisis, y de poseer un bolsillo lleno de telarañas, que un regalo no es una cuestión de “presupuesto”, sino de “estar dispuesto”. Y yo,  como diría la filósofa del pueblo (le habrán llamado de todo, pero ésto seguro que no), Belén Esteban,  por La Nuri, m-a-t-o.

*FOTO: DE LA RED

martes, 14 de julio de 2015

MEG, ¿DE QUÉ TE RÍES?



Es lo malo que tienen los recuerdos, que siempre están en el mundo que dejamos atrás y a los que les va cayendo ese polvo de estrellas de sueños incumplidos.

Hace unos días nos inundaron, otra vez,  con fotografías de una Meg Ryan aparecida en alguna ultimísima fiesta, con la piel del rostro tan tensa que no se sabía si estaba sonriendo o tenía problemas para respirar.

Meg siempre ha sido ese sueño, algo inalcanzable que, además, no querías tampoco alcanzar, para dejarlo en ese Edén de imágenes dulces que quieres salvaguardar para tener siempre una razón de esperanza a un mundo multicolor. Aunque la realidad, un día sí y el otro también, se empeñe  en manchar ese mundo, cuando menos sino de grises inadecuados, sí de marrones sin piedad.

Meg, ya lo he dicho más de una vez, ha sido esa vecina de la puerta de al lado (girl next door), de la que crees que solo tú estás enamorado, pero que un buen día descubres que es el objeto de seducción de muchos, y en el fondo, crees también, o quieres creer, que es ella la que te ha engañado, porque necesitas una excusa para olvidarla. Y cada cierto tiempo, sin piedad, la prensa se empeña en recordar con imágenes, además, más hirientes para ella misma.

Personas como yo, siempre te querremos, pero porque nos importas no podemos soportar esa presunta huida hacia adelante. Y ya se sabe, que delante, pronto o tarde, está la desaparición, y el olvido.


Pensaba que nunca diría ésto pero, Meg, mi querida Meg, no quiero que vuelvas a sonreír en fotos nuevas,  o mejor dicho, no quisiera ver más fotos nuevas de ti. Porque comprendo, así como en una especie de efecto rebote, cómo han cambiado aquellos deseos/recuerdos del ayer, y que, aunque no queramos reconocerlo, quizás fuimos más felices pensando en el mañana que en el día en que estábamos. 

Y las fotos, esas fotos amarillentas, siempre son muy crueles, y desde hace un tiempo solamente me sugieren la misma pregunta: Meg, ¿de qué te ríes? Porque tengo la sensación de que te ríes de mí, y de mi juventud, de ese amor que fue solamente platónico porque quisiste, o mejor dicho, porque no quisiste. Y es que el pasado también cambia, desde cada uno de los presentes que siempre son diferentes.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 13 de julio de 2015

¡HALA IKER!, O LA SOLEDAD DEL DEPORTISTA PERFECTO



Me han preguntado por correo interno sobre mi opinión del destierro, perdón, del fichaje de Casillas por el Fútbol Club Oporto.

Antes de nada, y ya con los años que tiene este vecino del mundo, sus ídolos, naturalmente, también tienen canas, eso en el caso de que sigan vivos… Y este vecino del mundo, al ser seguidor/sufridor de la Real Sociedad, su portero predilecto ha sido Luis Miguel Arconada, que también está entre los grandes.

El caso Casillas, por denominarlo de alguna manera, es un indicativo de nuestra manera de ser: si alguien destaca, pues eso, con la estaca.

Los que llevan más de dos años pitandole, no descansarán ni aunque ya se haya ido. Y si cobra todo lo que le debía el Real Madrid, también mal porque se tenía que ir sin cobrar nada, y sentir piedad por su club, aunque ellos mismos no tengan ese sentimiento, piedad, por un jugador que lo ha dado todo por su club.

Seamos serios, el Señor Presidente del Real Madrid, Don Florentino Pérez,  ha aparecido hoy, porque ayer en la despedida del Señor Iker Casillas ante los medios, él, sin estarlo, y precisamente por esa tan significativa ausencia, quedó retratado, dejando en la soledad más absoluta a quien lo ha sido todo en el club blanco.

En España siempre hemos sido muy generosos con el dinero de los demás, pero a nosotros que nos paguen hasta el último duro, ahora euro. No tiene que ser plato de buen gusto que el sitio en el que más te piten sea el club en el que has pasado la mayor parte de tu vida, nada menos que veinticinco años, y en el que estabas seguro de que te ibas a retirar.

Todo es opinable, pero a Don Iker Casillas no se le ha perdonado que sea amigo de los enemigos, de Xavi Hernández y Compañía y que arreglara los malos rollos con los culés por vía telefónica y no llenando periódicos y periódicos, y todo lo demás son excusas.

Es de recordar que para quitar a Arconada de portero de la selección, se sacaron como excusa que jugaba los partidos con calcetines blancos y no con los colores de la selección, cuando en la Real Sociedad hacía lo mismo, porque era una de las manías que él tenía como portero.

Durante años Don Iker Casillas ha sido el deportista perfecto, el yerno perfecto para la madre con hija en edad de merecer, el novio perfecto para la novia sin novio, pero en cambio se le niega la titularidad en una portería,  la suya, porque puede hacer más en alguna jugada, cuando más de una vez sus compañeros le han dejado vendido, pero, claro, la culpa siempre es del que saca el balón de la red.

Menos mal que en la soledad de la portería, el Señor Casillas, ha forjado un carácter que en la presentación en solitario frente a los medios ayer, domingo, nos hizo recordar a un Gary Cooper tan valiente y solitario como en “Solo ante el peligro”.

Y es que el Señor Iker Casillas es el colmo de los colmos: guapo, con dinero, deportista perfecto, como en su momento se definió Cristiano Ronaldo, pero él además humilde, y con una mujer que ha podido ser el deseo inconfesable del españolito medio. Lo dicho, demasiada perfección para no poner en acción el pecado de los pecados en España: la envidia. Recordando esa célebre frase de: Si la envidia fuera tiña...

Don Iker, no se puede contentar a todos. Y como se suele decir: Has hecho lo que tenías que hacer, y de la mejor manera posible. Este vecino del mundo te desea todo tipo de futuros triunfos, porque al menos los de la Selección Española de Fútbol, también serán nuestros.


¡Hala Iker!

*FOTO: DE LA RED

domingo, 12 de julio de 2015

EL CASO DE LAS CUÑADAS DESATENDIDAS


Queda inaugurado el patio por hoy.

Sí, así es, la cuñada del nosequé izquierda ya ha comenzado a gritar  a la hermana de su marido. No hay día que fallen, y en el utópico caso que fuera así, todos los habitantes del patio estaríamos muy preocupados.

Estoy convencido que la zarzuela, tan española, debió comenzar así, dos mujeres peleando por un hombre, aunque el sexo no ande por medio, desafinando más que en la obra musical claro está.

Siempre he creído en el misterio de la Santísima Trinidad, porque el caso de las cuñadas desatendidas es un claro ejemplo de, como se decía en época de Franco, “uno y trino”, aunque con el nexo de unión entre ambas, el marido de una y hermano de la otra, hay que practicar la fe porque debe de existir aunque prácticamente no se manifieste ni de palabra ni de obra.

He pensado más de una vez, debido a su presencia tan patente, al menos desde el punto de vista auditivo, que los “hombres del tiempo” en su programa diario debieran de atender estas necesidades, y en cada programa abrir un pequeño apartado diciendo algo así como “Mañana va a ser un día poco proclive a discusiones en el patio debido a la cantidad de litros que van a caer por balcón. Se sugiere que se deje todo tipo de discusiones realmente innecesarias, para el martes de la próxima semana, en el que sin duda el sol canicular será un buen espectador para todo tipo de reivindicación familiar”.

Sería una buena solución para evitar este torneo diario en el que los únicos perdedores siempre son los  pacientes vecinos .

No hay día que no me imagine al “Señor” de esa casa como a un hombre entrado, y salido, de carnes, con sempiterna camiseta de tirantes, y ombligo, cual periscopio enemigo, siempre alerta sobresaliendo  de esa camiseta eternamente sudada.

En el País Vasco las edificaciones conocidas como de “protección oficial” se hacen sin balcón, y más de una vez he pensado que esta medida se tomó para evitar este tipo de espectáculo que aunque puede ayudar a entretener al pueblo en general, las autoridades fiscales no van a sacar, en realidad, nada en limpio.

Voy a proseguir pintando uno de los cuadros que tengo a medio terminar para la próxima colección  (http://trazosyhuellas.blogspot.com.es/), pero se me plantea una gran duda: ¿Pongo la radio o espero a que el espectáculo de las “cuñadas desatendidas” continúe? 

Lo bueno que tiene esta "performance" es que no tiene publicidad, y además es un buen ejemplo de improvisación en el que, por ambas partes, nunca dejan de sorprender.

*FOTO: DE LA RED


sábado, 11 de julio de 2015

MUERE OMAR SHARIF, ¡VIVA JURI ZHIVAGO!




Con lo mal que va todo y encima se nos muere Omar Sharif. Ya no nos quedan ni los recuerdos...

Así, sin anestesia. A última hora de ayer estaba conectado a las llamadas “redes sociales” por si encontraba ese unicornio azul que dice la canción, ese oasis entre tanta podredumbre, ese arco iris entre tanto gris, cuando alguien comentó la mala nueva: “Ha fallecido Omar Sharif”.

Quien siga a este “vecino del mundo” tiene más que asumido que su película favorita es “Doctor Zhivago” por lo que se imaginarán cómo se encuentra hoy.

Lo que no saben es que para este vecino el cielo debería ser, y no lo digo ahora, siempre lo he pensado, estar en el rodaje de aquella película. En una España de 1965 en blanco y negro, una superproducción en la que la piel de toro se tornaba una Rusia revolucionaria. Un rodaje eterno, como eterno es, eso dicen, el cielo, aunque el rodaje durara solamente, algo más de un año.

Muy pocos sabrán que Don Omar Sharif estuvo a punto de no pasar el casting por algo que se le escapaba a sus esfuerzos: su pelo. Yuri Zhivago no podía tener el pelo rizado como él. Pero gracias a la profesionalidad de un técnico español especialista en pelucas, Don Julián Ruiz, quien le afeitó un poco el pelo de la frente, y le colocó una discreta peluca de pelo castaño para ocultar su pelo rizado y ligeramente canoso, pudo conseguir ese papel.

Y quizás, el mayor enemigo de su carrera como actor, también ha sido él mismo, con esa aureola de bon vivant bien ganada en esas veladas de todo tipo de juegos de azar, y especialmente el bridge. Para el Señor Sharif alejado de las cámaras, siempre se ha dicho que un día bien vivido siempre comenzaba al despertarse al mediodía.

El Señor Sharif siempre ha sido, al menos para este vecino, el prototipo de actor que va más allá del texto, de lo que se dice. En Omar Sharif, y en especial en su papel de Yuri Zhivago, siempre ha sido muy importante, las miradas, los silencios, la sugerencia. También en este contexto, conviene recordar, en “Lawrence de Arabia”, esa famosa aparición en el desierto de un Omar Sharif totalmente vestido de negro, que empieza a acercarse desde un punto del horizonte, y el gran David Lean, director de ambas películas, evita hacer una elipsis, quitarnos tiempo, hasta que se le vea de cerca. El efecto creado, en lugar de una cierta morosidad en el movimiento de la misma trama es, sin embargo, lograr una gran expectación en ver quién es el que aparece. Desde ese mismo momento nunca olvidaremos a un Omar Sharif, por otra parte, inolvidable.

Hoy el mundo es un poco más triste, y da más ganas de cruzar esa frontera blanca que siempre ha sido el lienzo inmaculado de todo cine que se preciara de serlo.

Me reconforta pensar que por fin Yuri Zhivago ha encontrado a Lara para siempre, aquella Lara de sus poemas nocturnos, que vio desde el tranvía, pero a la que nunca pudo alcanzar.


Hoy en el cielo ya hay una estrella más, que brillará tanto como sus ojos en la pantalla. Descanse en paz Omar Sharif.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 10 de julio de 2015

DON MARIO, NUNCA COMEREMOS JUNTOS, POR RESPETO


Este blog, y con él "el vecino del mundo", el mes que viene van a cumplir cinco años. Y durante ese tiempo, ha habido momentos mejores y peores; días en los que las musas se negaban a aparecer, y días en los que no paraban de aportar ideas.

Hoy es uno de esos días en los que este vecino ha cambiado a última hora el tema a tratar, porque como siempre los “asuntos” al llegar se sitúan en dos zonas del vecino: en su cerebro, o en sus tripas, siendo las tripas un lugar de máxima prioridad, porque si el asunto al llegar, no es tratado con suma urgencia, puede, incluso, explotar destruyendo al mismo vecino.

Sobre las dos y media este vecino estaba haciendo ganas de comer, paladeando dulces, en demasía, noticias del corazón, en un programa que no engaña con su nombre, “Corazón”, cuando unas imágenes, aunque en realidad era el “audio” de las mismas, le han dejado totalmente noqueado.

Aparece el Señor Vargas Llosa en un aparcamiento, sonriente y sorprendido por la prensa a partes iguales, y ahora viene la periodista en cuestión, que en realidad no pertenece al programa que estaba viendo, ya que ella es de Telecinco, y le hace la pregunta madre de todas las preguntas: ¿Qué tal estás?

Sí, es una pregunta simple y nada rebuscada, que además es polivalente ,porque se puede hacer en cualquier época del año y tanto de día como de noche…
El problema es que esa joven, se supone que profesional, se la estaba haciendo, por de pronto a una persona de setenta y nueve años, que ya merece respeto por dicha edad, y que es además todo un premio Nobel, con lo cual el hablarle de “usted” era más que obligatorio, un deber o incluso una manera de homenajearle.

Ocurre que esa periodista, joven pero curtida en mil batallas del corazón, trabaja en un mundo en el que el respeto, especialmente en su cadena, tanto por el lado de los periodistas como del famoso en cuestión, es “rara avis”. Y, además, el corazón, como dice la canción, de tanto usarlo por muchos como manera de ingresar euros o dólares, ha quedado tan devaluado que en lugar de ser un asunto de ese músculo tan importante del cuerpo, ha quedado relegado, la mayoría de las veces, a ser un asunto de “bragueta”.

Ni que decir tiene que a Don Mario Vargas Llosa se le vincula,  y confirmado por ambas partes, con Isabel Presley,  la siempre llamada “Reina de Corazones”. En cambio, el trato de la gente de los medios con Doña Isabel suele ser siempre exquisito, cuando en realidad es ella la que ha demostrado una gran capacidad en rentabilizar momentos del corazón, y la mayoría de los periodistas le hablan de usted, en esas entrevistas, siempre con una marca que le respalda.

Digo todo ésto porque soy de la opinión de que el respeto hay que ganarlo y creo que Don Mario Vargas Llosa lo ha ganado con creces, al menos para que le hablen por siempre de usted. Otra cosa, y bien triste, es que mucha gente, ante la nueva pareja,  no sepa quién es él, y le presupongan un mindundi, pero  eso ya no es problema del escritor, sino del indocumentado.

Al ver que la periodista tuteaba al Señor Vargas Llosa, me he acordado de un profesor que tuve con catorce años, el Señor Curiel, sevillano y señorito (confirmado por él). Cuando te apoyabas en su mesa o si alguien osaba tutearle, se encaraba con el susodicho y le preguntaba: ¿Usted y yo hemos comido alguna vez juntos?

En el caso del Señor Vargas Llosa, esté enamorado de la reina de corazones o no, soy de la opinión de que no debemos tutearle ni aunque nos convirtamos en su dietista y vigilemos todas sus comidas. El respeto se gana durante toda la vida, y él tiene respeto para regalar hasta para esa periodista, cuando menos, “imprudente”.

*FOTO: DE LA RED