jueves, 31 de julio de 2014

CARTA A UN "GRAFITERO" ENAMORADO

Querido enamorado:

Si creyera que tuvieras más de cincuenta años, no hubiera comenzado la carta así, porque hubieras pensado, sin remisión, que era la Señorita Francis, o al menos su guionista, aconsejando sobre cómo dominar los ardores pasionales.
He pasado muchas veces por el mismo camino, durante mis vacaciones en Torrevieja, y al apreciar el paisaje, precioso, nunca me había dado cuenta, de que al menos, una vez , habías estado allí.
Quiero pensar que el 4 de Mayo del 2013 (fecha que inmortalizaste en un banco de piedra) era un día pletórico para ti, en pleno proceso primaveral, y con las hormonas, dado el lugar en el que te encontrabas, cantando habaneras de amores imposibles.
Al no poner el nombre de los amantes, esas mismas habaneras, que al decir “Torrevieja”, llenan nuestros recuerdos,  de amores prohibidos, me han traído a la mente que era un amor clandestino, como esas barcas nocturnas que recalan en el puerto con cargamento prohibido.
Desgraciadamente, muchas veces el amor es una marea que viene y va. Viene arrebatándolo todo y deja, en el peor de los casos, damnificados y malos recuerdos. Espero profundamente que ese no haya sido tu caso, no haya sido vuestro caso, y que ya que lo escribiste en un paisaje marinero, deseo que vuestro amor “vaya viento en popa”. Y lo más triste pudiera ser, que tanto tú como la otra persona, al pasar por ese banco ni recordarais que vosotros lo forjasteis en un presunto atardecer enamorado, ni que al menos tan solo en ese momento os pertenecisteis el uno al otro.
Hay varias esculturas públicas en Torrevieja, con sabor inequívocamente marinero, pero ésta seguro que es la única gratuita, y proyectada desde un alma juvenil e inocente. 
Es fácil encontrar pintadas con el clásico “yo estuve aquí”, pero esta declaración, porque es eso e incluso más, está diciendo “yo estoy ahora coladito por tus huesos”, y el amor, aunque no dure, siempre es una celebración, por de pronto del espíritu, y si hay suerte, ya veremos si de la carne.
Alguien negativo verá esa fecha como fecha de caducidad, pero desde un punto de vista positivo, como hay que serlo, es una fecha de confirmación del amor que sentíais, y eso siempre hay que pregonarlo.
A partir de ahora, siempre que pase por allí voy a seguir “vigilando” ese banco por si aparecen más mensajes enamorados, porque donde hay amor, hay alegría, y el amor es como una ola, que siempre empapa a todos.
Muchas gracias por haberme traído tan gratos recuerdos.

Tuyo, con el deseo de que sigas enamorado como en aquel día de mayo.

*FOTO: F.E.PÉREZ RUIZ-POVEDA

miércoles, 30 de julio de 2014

AHÍ ESTÁ EL DETALLE

Para aquel que vaya a leer el post de hoy pensando que vamos a hablar de la película de Cantinflas del mismo nombre, este vecino, y jugando con el título, va a tener el “detalle” de sacarle del malentendido inmediatamente, aunque muchos políticos, y especialmente en España, hagan uso, más de lo que ellos piensan, del verbo “cantinflear”, que se usa especialmente en Latinoamérica, por, y según el diccionario, hablar de forma disparatada e incongruente y sin decir nada.
En realidad vamos a hablar de que la vida está llena de pequeños detalles.
Por ejemplo, una puerta automática que no se abra en su momento, puede  crear un pequeño problema, pero si estamos en uno de esos días en que nos sentimos completamente deprimidos, con la sensación de que no valemos nada, e incluso ponemos en duda, si suponemos algo para la gente que nos rodea, y al intentar salir de una gran superficie no podemos hacerlo porque la puerta automática no se abre, y nadie durante más de diez segundos repara en el incidente, quizás la teoría de que no existes sea aún más consistente, y el problema ya trasciende en importancia casi hasta límites metafísicos. 
Porque los gestos son importantes. Nadie va a creer que le digan que están tremendamente enamorados de él o de ella, si la persona que se lo dice ni le mira a la cara, y además está leyendo el periódico.
Estamos en plena crisis, y eso de remar todos en conjunto ni se atisba ni se prevé.
En Euskadi, se supone que somos una Autonomía, y sin embargo cada diputación hace la guerra, o en este caso la tarjeta de transporte, por su cuenta, y luego, entre dimes y dirites, ya nos iremos arreglando, eso sí, cada uno con su tarjeta haciendo distinción de la provincia de la que viene. Cualquier día este vecino espera que cada ayuntamiento saque otra tarjeta para distinguir del pueblo en el que vive, o al menos, en el que pernocta. Y, mientras, se nos llena la boca hablando del mundo como “aldea global”, pero, en realidad, nos hemos quedado solo con lo de “aldea”.
Por otro lado, en Málaga, se inaugura el metro, y en las fotos huele a el PSOE, por todo lo alto, con Susana Díaz en autopromoción continua. Es más, el primer viaje solo es para “los entes” (suena a algo terrorífico, y en realidad lo es) y personal relacionado con el proyecto, por aquello de que el orgasmo de orgullo sea de pedigrí. Este vecino creía, sigue siendo igual de iluso, que el citado proyecto era para la ciudadanía, pero eso, en todo caso, será a partir del segundo viaje.
De todas maneras, como no hay mal que por bien no venga, el día que haya un accidente de metro, que ni Dios ni el destino lo quieran,  y como, con lo ocurrido en el tren que descarriló cerca de Santiago de Compostela, se le eche la culpa al maquinista, que sin duda, por lógica, la tendrá, pero parcialmente, y no aparezcan más responsabilidades, la foto de hoy, el gesto inmortatlizado hoy,  se puede usar para aclarar actuaciones.
Hablando de detalles equívocos, este vecino se pasa la vida mirando hacia arriba, muchos pensarán que está buscando la luz de salida al túnel de la crisis. Sin embargo, los que así piensen, se equivocan de pleno. Solo busca la bomba de este escusado, y nunca mejor dicho, gigante que es España, para tirar de la bomba, y que haya un poco de limpieza.

*FOTO: DE LA RED

martes, 29 de julio de 2014

YA LO DICE LA CANCIÓN

Desde que “Podemos” empezó a conjugar su verbo, muchos de los políticos españoles están empeñados en demostrar que eso de la “casta” es una acusación sin ninguna base legal. El problema es que el día a día da cada vez más razón a un mundo de “castas”. Esta vez da en el mismo centro de un navío que hasta ahora era intocable, llamado “Nacionalistas”, y el “boom” de la explosión se ha oído en el País Vasco,  donde más de uno habrá puesto su barba a remojar.
Es el caso de Jordi Pujol, que los hechos se empecinan en demostrar que  “El Honorable”, no lo era tanto, a no ser que creamos que haya sido tan olvidadizo u ocupado, como para no poner sus finanzas al día durante más de treinta años. Y si bien,en el momento en que el Señor Pujol confesó que tenía dinero en el extranjero, se nos vendió como un hecho de arrojo del más que Honorable hasta el momento, lo que se ha ido sabiendo fue que lo hizo cinco segundos antes de que se fuera a saber.
Y este vecino se pregunta hasta cuándo esta sociedad está dispuesta a tragar,  que se tenga que comportar según las normas que le dictan los que una y otra vez, el futuro les va dejando con las posaderas al descubierto.
Sin embargo, y en otro orden de cosas, han pasado muchos años desde que el poeta nos lo dijera, pero sigue habiendo dos Españas, él no hablaba de castas, y parece que la cosa continúa, pero ahora no es por cuestión de ideas, sino por dinero.
Los ejecutivos pueden ganar en España, según un estudio que se ha sabido en estos días, alrededor de 718.000 euros al año y el currito de toda la vida unos 34.000 euros, ¡ojo!, y eso el obrero privilegiado, que como mucho la crisis le ha rozado bajándole un tanto por cierto de su sueldo. Porque luego hay otro tanto por ciento de españolitos que ni trabajando llegan a final de mes, y que lo que haya hecho “El Honorable” ni le altera, porque como mucho lo catalogará bajo el epígrafe “otro chorizo más".
Y es que el mundo de la política siempre se rompe desde el punto de vista del dinero, cuando las utopías quedan aparcadas en el mundo de los sueños y se traducen en el mundo real por posicionarse de la mejor manera para “llevárselo crudo” y ganar para ti y toda tu familia.
Si te pillan se dirá eso de que “la culpa solo la tengo yo, y no mi familia”, lo que no se dice es que “si me llega a salir bien nos enriquecemos toda la familia y las generaciones venideras”. Este vecino no sabe si es cuestión de castas, como define el “Universo según Podemos”, pero sí es cuestión de echarle mucho morro y egoísmo, que en realidad son cosas abstractas frente a la realidad que es “tener una cuenta, con muchos, muchos, ceros en un paraíso fiscal".
Como final de este esperpento solo falta la imagen imposible de un Jordi Pujol, maquillado hasta la extenuación, que guiñando un ojo repleto de rímel, saca morritos teñidos con “carmín gloss” mientras remarca en un mohín: “La culpa fue…del chachachá”.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 28 de julio de 2014

EL VERANEO COMO ENFERMEDAD

Nunca he comprendido ese ansia por cambiar, o cuando menos de hacer cosas diferentes cada vez que nos declaramos en vacaciones. Este vecino ha utilizado la expresión “declarar” como cuando se proclama una epidemia. Y es que, bien pensado, estar de vacaciones puede ser una enfermedad, que se cura con el tiempo.
Una cosa es que en la mayoría de los casos, vayamos a sitios donde hace bastante calor, y otra que eso nos de “licencia de corso”  para cambiar nuestra indumentaria hasta rayar con lo hortera, porque si te vieran en la oficina en la que trabajas (o en la que trabajabas antes de que te despidieran, con mucha pena por parte del empresario, eso sí, pero es que no quedaba más remedio) serías chantajeado de por vida. Además en vacaciones se nos olvida el concepto “talla” y nos da lo mismo que nos quede grande o pequeño, porque era una “ganga” que no se podía desperdiciar en el mercadillo de turno.
También es de mencionar esas ansias que nos entran de verlo todo a través de una pantalla, bien sea del móvil, cámara de fotos, o videocámara. Más de uno, con tal de que se vieran “sus aventuras” por la pantalla, ni se daría cuenta de que, en realidad, se ha quedado en casa. Fotos y fotos, que dentro de un mes no sabremos en qué archivo se encuentran, o nos daremos cuenta de que al intentar recuperar espacio en el disco duro del ordenador, nos hemos cargado el archivo, y procuraremos no confesar nuestro error a la sufrida (esposa) de turno, parapetándonos en “cariño, seguro que has movido tú el archivo sin darte cuenta”.
También es “de juzgado de guardia” esas ganas locas de hacer todo tipo de colas, Este vecino está convencido de que más de “un veraneante” se habrá colocado en una cola sin saber para qué era, partiendo de que si hay gente con pinta de “guiri”, seguro que es interesante.
Siguiendo con las colas, este vecino nunca ha entendido esas ganas de esperar haciendo cola para cenar en la terraza de un chiringuito determinado, entendiéndose por “terraza”,la pura y dura calle, mientras el interior de muchos de esos locales, está prácticamente vacío.
Y es que, como ya comentado, en verano nos volvemos muy raros, tanto como para ir a por churros  a esa caravana que está al lado del paseo marítimo, haciendo, por supuesto, otra cola, cuando el termómetro puede estar tranquilamente superando los treinta grados. Alguna vez este vecino ha llegado a pensar, que la explicación no es otra que la de utilizar la  propia grasa del churro para “engrasar” nuestro propio cuerpo, y así lograr un moreno más natural.

*FOTO: DE LA RED

sábado, 26 de julio de 2014

EL CARNAVAL DE LA PORRA

Mirando a su alrededor, este vecino del mundo no debe ser, aunque está de vacaciones, un veraneante cien por cien. Y es que en la localidad alicantina en que se encuentra, es costumbre entre foráneos y nativos (no importa los grados que se sientan, ni los que se prevean) desayunar unas buenas porras. 
Sin embargo, gracias al chip interno con el que todos nacemos, a este vecino decir “porras” equivale a “mandarle a la porra”, y debajo de esa ropa de mercadillo (varias tallas más grandes, por aquello de las rozaduras, que también es indispensable en el código hispano del buen veraneante) con la que se encuentra ataviado para pasar desapercibido, aparece la subida de tensión que creía olvidada al intentar alejarse del día a día del españolito medio.
Y es que todos los días se encarga alguien de mandarnos a la porra.
Mariano Rajoy con sus celebraciones de que ha bajado el paro más que nunca desde que la crisis nos hizo suyos. 
No hace falta ser economista, y por eso este vecino no está dispuesto a comprarle porras, ya que cuando uno se sumerge, y toca fondo, solo queda remontar, y España ha comenzado a remontar. Tras el Señor Zapatero, al que se culpa (y también tiene culpa, por supuesto) hasta de la muerte de Manolete, con Rajoy, ahora Rajoy “El eufórico”, también subió el paro, y como se diría en Andalucía, “una jartá”. Pero lo sangrante ha sido lo que han hecho con el derecho de los trabajadores, no es que lo han reformado, sino que prácticamente lo han violado,  y ya nunca será el mismo, porque nadie va a tener los santos bemoles de desandar el camino andado.
También nos quiere mandar a la porra el representante de la patronal, que a la sombra del júbilo presidencial aprovechó para decir que ahora lo importante es crear trabajo sin tener en cuenta la calidad del mismo, es decir, ganando una porquería y en unas condiciones ínfimas. 
Ahora se ha sabido también, que el piloto y la copiloto del Swiftair accidentado en África, tenían un contrato por  obra para el verano, y ganaban unos novecientos euros mensuales.  
Más de una vez, ya le he dicho a La Nuri, mi sufrida, que de aquí, al derecho de pernada, ya no queda nada, y que cualquier día nuestro jefe “se va de vacaciones con nuestra santa”, y encima pagamos nosotros todo, como siempre.
Y ya, para terminar por hoy, el último que se ha sumado a mandarnos al carnaval de la porra, ha sido el Señor Pujol, Don Jordi, que ha confesado que durante treinta años no le ha dado tiempo a regularizar un dinero que su padre, al comienzo de los ochenta, le dejó en herencia en Andorra, y que la culpa no es de ningún miembro de su familia, sino solo suya.
Para que luego digan que el tiempo no pasa rápido, A Don Jordi, se le han pasado treinta años decidiéndose.
Si los curritos de a pie, supiéramos pensar, cosa que dudan los gerifaltes, se pudiera incluso creer que la estrategia del Señor Pujol, Don Jordi, es atraer la atención, y la culpa, sobre él mismo, que por aquello de la edad ya está más bien para sopitas de ajo, o en su caso “pan tumaca”, o mejor “pan con su santa”.
Por eso, todos y cada uno de los días de vacaciones que este vecino del mundo está junto al Mediterráneo, procura no pasar en toda la mañana junto al puesto del churrero y ver la cola de los que se dejan mandar a la porra, como corderitos ante su último viaje. Seguro que cerca, muy cerca de esa cola, hay algún político o empresario que “eso” le pone.

*FOTO: DE LA RED

jueves, 24 de julio de 2014

TAMBORRADA DE TOGAS

Con el sopor que le estaba invadiendo a este vecino tras la comida, le ha parecido contemplar, en el informativo televisivo, y teniendo en cuenta que él es un donostiarra advenido, una especie de tamborrada de togas cercana a Cibeles, en el corazón de Madrid.
Dando la espalda a la luz, procedente del televisor esta vez, el vecino ha captado la noticia real, y es que alrededor de unos 700 abogados de los distintos colegios de toda España se han concentrado con sus togas negras para defender el servicio público de la justicia gratuita, y llamar la atención  de que la reforma liderada por el ministro, Alberto Ruiz-Gallardón,  dejará indefensos a los más desfavorecidos, poniendo en riesgo, además, el trabajo de unos 42.000 abogados de oficio.
Es indignante que mientras ésto ocurría en el “manifestódromo oficial” de Madrid, el mismo ministro se defendiera en los medios públicos diciendo que, en realidad, los abogados se estaban manifestando porque con la citada reforma iban a ganar menos dinero. Sin embargo, y debido a estas manifestaciones del ministro, uno de los organizadores de la citada concentración ha retado al Señor Ruiz-Gallardón a que enseñe uno solo de los papeles que le han entregado en el que se haga referencia a lo que él alude.
Con eso de la manifestación mencionada, este vecino ha estado meditando sobre la gran cantidad de huelgas de todo tipo que en estos tiempos se están organizando,  echando de menos una manifestación de diputados
Quizás, ha dado en la clave,  y todo comenzará a ir mejor cuando haya una manifestación de diputados, con ministros incluidos desfilando agarrados a su cartera, como no podía ser de otra manera.
Si ellos se quejan quiere decir que entonces a ellos les va mal, o al menos algo peor, y quizás, por aquello de variar,  a nosotros mejor, porque está demostrado con creces que viven bastante alejados de la realidad. 
Ya se sabía que tenían Ipad a cargo del contribuyente , pero lo último que ha trascendido es que también les pagamos línea de ADSL en su casa y conexión a internet.
Si las cosas a este vecino le van un poquito peor, es decir, rematadamente mal, va a tener que recabar información de la dirección de los diputados más cercanos a su casa, no para hacer ningún tipo de “scratch”o seguimiento personal, tranquilos los legisladores que no tienen que sacarse una ley de un día para otro,  sino para pedirles que le dejen subir a la red estos posts desde su conexión, ya que algunos de sus megas está claro que le pertenecen.
Con todas las prebendas que tienen, últimamente les ha salido una nube en el sol perpetuo que disfrutan, y esa nube, para más información, tiene forma de coleta y trae vientos de cambio. Mientras, ellos, los diputados y sus compañeros de partido, se pasan ideas, por el ADSL, que pagamos todos, sobre cómo pueden neutralizar al que encima, para más inri, tiene apellido del templo del Dios que todo lo ve.
Decidido, este vecino va a dejar de dormitar mientras ve la televisión, le deja mal cuerpo.

*FOTO: DE LA RED

miércoles, 23 de julio de 2014

NI TÍO, NI TÍA, NO SON MANERAS

Ignoro si lleva mucho tiempo anunciándose por televisión, pero en los últimos días este vecino del mundo ha visto un anuncio que bajo un ligero prisma de humor anima a “adoptar un tío”, así, como suena.
Para aclarar el asunto este vecino ha indagado por internet y, por de pronto es una idea francesa, lleva allí casi cinco años, y con relación al mismo tema, este vecino se ha encontrado con las siguientes perlas, en la web. "…un nuevo concepto de mercado cuyo objetivo es convertir a los hombres en productos de consumo para mujeres.”
“..En Adoptauntio.es han tomado desde el principio la decisión de ofrecer un producto atractivo, con un toque de humor y una estética muy cuidada a la vez que desenfadada y cercana. ¿Que cómo funciona? Imaginaros una tienda online en la que venden ropa, zapatos, complementos… ahora imaginaros que el producto principal son hombres y que en vez de “pagar” por ellos, las mujeres son las que toman la decisión de si hablar con un chico o no.”
Lo adjuntado en negrita y en cursiva se ha encontrado en la red, a las primeras de cambio,  a modo de explicación de qué es esa web.
Ahora, imaginémonos que donde dice “tío” ponemos “tía”, y parece que, en una especie de túnel del tiempo,  hemos retrocedido unos años, y de pronto asoma “la mujer objeto”.
Este vecino se ha criado en una familia vasca en la que reinaba, como en casi todas, el famoso matriarcado vasco, y desde pequeño le enseñaron que los hombres y las mujeres son iguales. Y también le inculcaron esa célebre máxima de “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”.
Este vecino del mundo tiene, lamentablemente, más vida por detrás que por delante, y es difícil, muy difícil, de escandalizar, pero oír ya la expresión “adopta un tío” le humilla, porque si suena mal dirigirse a una mujer, como “tía”, ¿por qué va a sonar bien “tío”?
¡Ah! Lo olvidaba… Está todo impregnado de un toque de humor. En muchos anuncios en los que antes el rol era encarnado por una mujer, ahora lo hace un hombre, pero la mayoría de las veces con un toque de humor. Y es que, en este caso, el humor se utiliza como vaselina para que no haga daño, como tantas veces en cuestión de sexo.
Hace unos años una marca de lavadoras, quiso publicitar la idea de que los hombres se hicieran cargo de lavar la ropa, y para “incrustar” la idea, en el anuncio no se veía  a ningún hombre en ningún momento, digamos que en una “situación normal”, sino vestido con mallas y en gestos, por decirlo de alguna manera, cuando menos “curiosos”.
¿No hubiera sido mejor decirlo llanamente? “Señores, usar la lavadora es muy fácil, la pueden usar ambos sexos, ambos, y a nadie se le tiene que caer los anillos por ello.” Así nos hubiéramos evitado las bromitas, y el mensaje hubiera sido más que claro, nítido.
¿Por qué siempre que se gana una batalla tras muchos años de lucha, y este vecino no sólo se refiere a la igualdad entre hombres y mujeres (que no nos vamos a engañar, todavía no se ha conseguido),  después se cometen los mismos errores, por decirlo de alguna manera, por el otro bando?.¡Ojo! Que la citada publicidad también puede haber sido diseñada por un hombre, para “dorar la píldora” a la mujer. Sea lo que fuere, en ningún caso, es justo.

*FOTO: CAMPAÑA PUBLICITARIA

martes, 22 de julio de 2014

DON SISEBUTO ROMERALES, SIEMPRE A SU SERVICIO

Nunca le ha gustado a este vecino del mundo ese paripé que se lleva Don Sisebuto Romerales, gente de estatus, y que tiene, al parecer, un cierto nivel, subsecretariodealgo, que nunca se entiende qué es eso, pero que existir el cargo, existe. Y es que si el currito-de-a-pie trabaja ocho, o doce horas (porque con el tipo de trabajo que se consigue ahora, parece ser que el sueldo siempre es inversamente proporcional a la cantidad de horas trabajadas), lo que sí tiene claro es que cuando termina de trabajar, atrás queda el lugar de trabajo, hasta que vuelva otra vez. 
En  cambio, nuestro, es un decir, Sisebuto Romerales, subsecretariodealgo, que incluso él mismo no sabe de qué (pudiera ocurrir lo mismo con un empresario consorte, al haber "cazado" en su día a la hija del fundador de la empresa), lleva su trabajo a cualquier sitio al que se desplace, especialmente a pistas de paddle, al menos eso es lo que dice, aunque luego lo único que haga sea llamar por teléfono al pringado de turno para "recordarle" que haga esa gestión, y que de él depende la paz mundial, o la supervivencia de la especie humana en la Tierra, y eso no se vea recompensado en la nómina del pringado, sí en la del trepa de turno.
Sin embargo, Don Sisebuto Romerales, y con él  las personas de un cierto estatus, hacen alarde, porque lo hacen, de que están pendientes “de lo suyo” las veinticuatro horas del día, o más, los trescientos sesenta y cinco días del año. Y cuando llegan estas fechas, dentro de ese traje azul oscuro impoluto (de hecho en el barrio ya le llaman azul romerales), ponen cara de sacrificados, mientras miran continuamente el reloj porque "ya" deberían estar en otro sitio, al confesarte su admiración hacia ti porque “puedes” irte de vacaciones, y él en cambio hasta el último momento no sabrá si puede escaparse, "eso sí, tan solo unos días porque no puede descuidar su trabajo, y  menos tal como está la cosa ahora”.
El problema es que cada año, desde que conoces a Romerales, Don Sisebuto, es igual, y sabes que a última hora se va a ir de vacaciones, incluso más de una vez se le ha escapado que ya ha cogido los billetes, y lo disimula diciendo que es solo para su familia, porque si él se añade, será a muy última hora. 
Lo que ocurre, en realidad, es que disfruta, y nunca mejor dicho, esos días, más otros, tampoco reconocidos, distribuidos a lo largo del año, y que los “empaqueta” como “viajes ineludibles de trabajo”, que a su misma esposa esconde, y, ¡qué suerte tiene!, siempre son los negocios en ciudades bellísimas, de buen clima, y de las que se puede disfrutar en cualquier época del año.
Es la manera Romerales de hacerte ver la suerte que tienes por tener el trabajo que tienes, porque no ganas mucho, pero no es  todo cuestión de dinero, según él, claro. 
La filosofía de todos los Romerales que existir, existen, es intentar dormir al enemigo para que en ningún momento se le pase por su cabeza, medio vacía de cultura y repleta de vicio, mucho vicio, según él,  que ya sería hora de hacer un cambio de papeles, o de “roles” como se dice ahora. Y es que Romerales siempre ha sido muy bueno en lo suyo, por algo ostenta desde hace tiempo el título de "Marqués de la entrepierna e inútil de España".

*FOTO: DE LA RED


lunes, 21 de julio de 2014

ÁLEX ANGULO, EL TIPO DE LA PUERTA DE AL LADO

Hoy es uno de esos días que, desgraciadamente, no se me van a olvidar nunca. Me acabo de enterar de que ha fallecido Álex Angulo, y ya se me antoja que la vida, de pronto, es menos interesante.
Nunca he hablado con él, y ahora ya no va a poder ser, pero era una de esas personas que da la sensación de que conoces de toda la vida, y que en dos ocasiones he coincidido con él.
Eran mediados de los setenta y él, junto a Ramón Barea, movían la cultura teatral vasca bajo el grupo teatral “Cómicos de la legua”. Los años no perdonan, y ya no recuerdo el nombre de la obra, pero en plena plaza abarrotada de gente,  en un Rentería en fiestas, recuerdo a un Álex Angulo, disfrazado de fraile dando una arenga, y entre los múltiples papeles de ese día, un inolvidable obrero de la construcción tirando piedras al personal.
La segunda vez que le vi,  él y sus compañeros de “Cómicos de la legua”, otra vez, estaban montando, literalmente, todos los entresijos de otra obra que iban a representar en el salón de actos de los “E.U.T.G.”  en Donosti. Ya que el Señor Alex Angulo ha mamado el teatro puro, el teatro de pueblo en pueblo, y su montaje y desmontaje correspondiente.
Tuve la gran suerte de verle en pleno apogeo teatral junto con, otra vez, su inseparable entonces Ramón Barea, en el gran éxito musical “Bilbao, Bilbao”. Impagable la entrega, el desparpajo y gracia, de todo un grupo, “Karraka”, que luchaba, La Otxoa incluido, por promover el teatro en una democracia que comenzaba a andar.
El mundo del cine, que todo lo ve, le fichó enseguida, porque a Don Alex Angulo le salía el arte por todos los poros de su pequeño cuerpo. Aún habiendo nacido para ser un actor, de esos que se dice, de reparto, nunca ha pasado desapercibido al público en general, y con él el trabajo de sus compañeros relucía más.
Es, será por siempre, inolvidable el cura que compuso en "El día de la bestia", en este caso un protagonista de tomo y lomo, porque era un personaje que solo se salvaba si conseguía la simpatía del público, y lo hacía con creces, porque le podía perdonar las mil barrabasadas que llegaba a hacer, por salvar a la humanidad de las garras del “maligno”.
Tras esa película Don Álex Angulo ya es un patrimonio de todos nosotros, y nada más hay que decir, de una carrera, tanto en cine como en televisión, plagada de secundarios de lujo, y sobre todo de personajes creíbles, en una amplia gama, desde el agricultor humilde rondando la humillación, hasta el más malo de los malos que con una simple mirada llegaba a aterrorizar. Pero siempre te daba la sensación de que era tu vecino, al que no terminabas de ubicar.
Se nos ha ido, Álex Angulo, en un mutis por el foro que no nos esperábamos, aunque gracias a su profesión, vamos a tener la suerte de recordar siempre que veamos uno de sus grandes trabajos.
Descanse en paz Don Álex Angulo, y mi pésame a su familia, amigos, y a todos los integrantes del mundillo teatral y cinematográfico español, y especialmente vasco, porque se nos ha ido un pequeño gran tipo que sin duda ha abierto caminos por los que otros ahora transitaran más fácilmente, pero en los que él, sin duda, fue uno de los pioneros.

*FOTO: DE LA RED

sábado, 19 de julio de 2014

REPARTIENDO A DIESTRO Y SINIESTRO

El verano suele ser una época de intentar cumplir deseos generados en el resto del año. Sin embargo, cada vez que intentas ir a cualquier lugar, por raro que sea o alejado que esté, siempre hay alguien que ya está allí, y como dándose cuenta de tu decepción te mira con cara de “otra vez será” y una insinuación de sonrisa en el rostro.
De hecho, más de una vez este vecino del mundo ha tenido serias sospechas de que el hogar del jubilado de la zona a visitar, iba repartiendo a cada uno de sus socios, con el fin de mantenerlos ocupados y otorgarles un objetivo definido cada día. Sin embargo, esta supuesta labor de la tercera edad, se ha ido claramente al traste con la cada vez más definida misión, para los abuelos y abuelas, de cuidar a sus nietos, porque los padres, y las madres, siempre están ocupados bien porque están trabajando o buscando trabajo, y el fin de semana, en versión de los mismos “abuelos”: "los pobrecitos" tienen que descansar porque están muy cansados. Este vecino ha llegado a la conclusión de que las semanas son de ocho días, y en el octavo es cuando los abuelos descansan.
De todas maneras, la labor atribuida a los ancianos, con respecto a ocupar lugares turísticos de todo tipo, ha sido sustituida, supuestamente, por turistas orientales. No importa  a dónde vayas, a la hora que vayas, siempre hay instalada una cámara, y si te fijas bien (más que nada porque son más bien pequeños) siempre hay detrás un visitante oriental con una sonrisa puesta. No importa si vas al monte o a cualquier paseo marítimo, van siempre bien vestidos, y la mayoría de las veces, tanto ellos como ellas, con chaqueta o cuando menos cazadora,  nunca en camisa, y eso sí, otra vez la sonrisa puesta, que parece parte de su vestuario.
Sin embargo, si en algún momento tienes ganas de sentirte invisible, lo tienes fácil, te acercas a turistas alemanes, que es muy frecuente encontrarlos, y además en grupo, verás que en ningún momento te ven, incluso puedes hacer el experimento de intentar mirarlos a los ojos, tras subirte a algún escalón por aquello de la diferencia de altura, y no te ven, a no ser que seas camarero, en cuyo caso se les cambiará la cara, afable entre ellos, y se transforman en un alter ego de Angela Merkel dándote órdenes de todo tipo.  Te lo debes de tomar con tranquilidad, o más bien con cachaza, porque es eso lo que esperan de nosotros, y nunca, nunca, hablan nuestra lengua. De hecho, más de una vez este vecino del mundo ha sospechado, que están convencidos que nosotros no hablamos, y solo sacamos ruidos ininteligibles.
Otra cosa son los turistas ingleses, normalmente cuando llegues a cualquier sitio, ellos todavía no habrán llegado, porque tienen sus horarios, y nunca antes de las cinco de la tarde, porque entre dormir de día e ir un poco a la playa (aunque les cunda y obtengan fácilmente "un moreno cangrejo") cuando los demás se van ya a comer, hasta la hora indicada estarán siempre ocupados. Ellos, y no hablo de ellas, siempre te ven, aunque eso sí, la mayoría de las veces doble.
De todas las maneras, y ya para terminar por hoy, si nuestro deseo acumulado en el resto del año, era descansar al lado de la piscina en un hotel en Cataluña o Mallorca,  y lo cumplimos,  ten mucho cuidado, porque por esas zonas pueden “llover” turistas británicos que acortan desde su balcón el camino a la piscina, y corres el riesgo de llevártelos puestos. Y luego, al volver a su país, dirán inexorablemente que los raros somos nosotros.
Con lo último relatado, se puede decir que literalmente este vecino ha repartido hoy a diestro y “siniestro”.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 18 de julio de 2014

CARTA A UN AMOR DE AYER

Queridamente añorada:

A pesar de que hace muchos años que terminó lo nuestro, en esta época siempre te tengo presente.
Cuando rompimos, rompiste conmigo, juré en mi fuero interno que quedabas atrás y que no te merecías que nunca más me acordara de ti. Sin embargo, hay días en los que he de reconocer que cualquier momento pasado contigo fue mejor.
Siempre fueron, la mayoría, días alegres, de permanente verano, porque me dabas seguridad, y contigo la vida se veía, y se sentía, de otra manera.
Parecía que lo nuestro era para siempre, que solo existían días buenos en el calendario de mi vida, que el azul del cielo impregnaba mi estado de ánimo y todo se veía mejor, incluso rondando en la belleza absoluta. Pero un buen día comenzaron a ir las cosas mal, y me dejaste, sin avisar, como se deja a un perro en la mitad de una curva para que el destino le destroce, para que el destino me destroce.
Y cuando ya no tienes nada que perder y has caído en lo más hondo del río más profundo, lo único que puedes hacer es tomar impulso y sobreponerte. Ya no eres el mismo cándido que creía siempre en ti, pero tienes que sobrevivir, no te queda otra.
Cuando te conocí, me atrajiste por tu manera de ser, siempre tan desprendida, a pesar de ese aire retro que incluso ya tenías en tu  nombre, pero nunca me importó ni cómo te llamaban ni lo que en el fondo representabas, porque lo mío fue un amor a primera vista. Luego, muchos años después, comprendí que para ti en realidad sólo fui uno más, al que ayudabas, pero que en el fondo no representaba nada para ti.
Han pasado los años, y ahora en la soledad de la noche, he de reconocer lo mucho que has significado para mí. Y que ya no me duelen prendas al decir que cualquier tiempo pasado contigo dentro, siempre fue mejor.
Te conocí siendo yo muy joven, y siempre pensé que lo nuestro era para siempre, aunque allegados con más experiencia intentaron hacerme comprender que la vida lo mismo que nos une, te podía separar. Y no lo quise ver. Incluso cuando me dejaste, me engañé en la ilusión de que muy pronto volverías, pero no fue así.
Aquellos días de esplendor, de ver la vida de otra manera porque te tenía segura,  no volverán, una verdadera pena. Pero ahora te recuerdo, mi paga extra de verano, como lo mejor que me ha pasado. Y ya nunca más te llamo con desprecio, como en momentos bajos lo hice, "paga del 18 de julio". Muy en el fondo, al dejarme, me sentí despechado.

Tuyo, aquel que te quiso, y no te supo retener.

*FOTO: DE LA RED

jueves, 17 de julio de 2014

KIKO, ¿REALMENTE ERES ASÍ?

Ayer este vecino del mundo había entendido que se proyectaba un documental, y le extrañó que fuera, como dicen los entendidos, en “prime time”, u hora de máxima audiencia, porque los documentales siempre son a la hora de la siesta, y además, era, para variar, en Telecinco, cuando normalmente son en la 2 de Radio Televisión Española. 
Y es que juntando los dos conceptos: “documental” y “televisión”, asocias en un primer momento que es un documental sobre animales, y en efecto, y que se entienda bien, era sobre todo un “animal social y televisivo” llamado Kiko Rivera.
Y como tal, se mueve por su hábitat marcando territorio, al que solo deja entrar a los que le adulan, viendo, entonces, la verdad completamente distorsionada. Además, emplea un muy viejo truco para salvar su vida artística. En la primera ocasión que tiene ofrece su yugular, su punto débil, porque dice que no es cantante, que no es actor, que no es disc-jockey, con lo cual intenta que nadie le critique,  porque "honestamente" hace lo que puede. 
Lo que ocurre, es que todo lo anterior se ve en contradicción por lo que cobra, porque no lo hace como un aprendiz, ni mucho menos como “un becario”, sino como una estrella a la que le prestan la luz sus dos apellidos: Rivera Pantoja.
Kiko Rivera no debe de conocer la expresión “Por la boca muere el pez” porque entonces no hubiera concedido la cantidad de declaraciones que ha hecho al equipo de televisión encargado del citado documental, y por el que presuntamente ha cobrado vía contrato.
Al ver las primeras imágenes promocionales, en las que se ve a un Kiko Rivera desatado en la mitad de un escenario, sin dejar de desafinar ante el asombro de todos los presentes, y que habían pasado por caja, conviene no olvidar, a este vecino le recordó al famoso documental que tanto daño hizo a Michael Jackson. Con la única variante de que mientras en el video de la estrella americana, en el montaje final se vertían opiniones contrarias al primer espíritu del proyecto, y que hizo que el artista ya fallecido, colaborara en el mismo, por lo que en cierta manera fue engañado. Sin embargo, Kiko Rivera da vía libre al proyecto, y es el propio no cantante, no actor y aprendiz de disc-jockey quien se desacredita a la vista del espectador intentando dar una versión muy alejada de lo que éste desde su casa acaba de ser testigo. Pero así y todo, y haciendo más de un esfuerzo, se puede aún creer en la buena voluntad de intentar ir aprendiendo de un mundo que, como el propio Kiko Rivera reconoce, no es el suyo. 
Sin embargo, todo se viene abajo, cuando se nos informa, ya en el debate del estudio,  que dos canciones con las que ha triunfado, vendiéndonos que eran parte de sus vivencias más íntimas, están compuestas por otra persona, que además no ha visto un euro, y que en el mismo estudio de televisión ha mostrado pruebas irrefutables, según los presentes, y adjuntando además un vídeo en el que él mismo, Guille El Invencible, canta sobre un escenario la misma canción que dice Kiko Rivera que acaba de componer, pero eso sí con dos años de diferencia.  
Lo mismo que la ignorancia de una ley no exime de su cumplimiento, el que los que están alrededor tuyo te muevan el agua y rían tus gracias e incluso te puedan presumiblemente "aconsejar", no impide que a la postre seas tú el único responsable de tus hechos.
Este vecino está convencido de que teniendo en cuenta de que España y los españoles son como son, Kiko Rivera seguirá ganando dinero con sus actuaciones en directo, pero lo más importante que un artista puede tener, es su credibilidad, y esa ya la ha perdido, o al menos ha quedado muy mal parada, en la humilde opinión, de este vecino. Y eso siempre suele ser el principio del fin. 

*FOTO: DE LA RED

martes, 15 de julio de 2014

EL VIEJO JUEGO DEL TRILERO, VERSIÓN PEDRO SÁNCHEZ

Cuando lleguemos a las postrimerías de Diciembre y todos los informativos, tanto de televisión como de radio, hagan sus resúmenes de lo acontecido en todo el año, la verdad es que se verá claramente que hay un antes y un después de la eclosión de PODEMOS, con motivo de las elecciones europeas. Y es que, queda claro, que la elección del nuevo secretario general del PSOE  es una consecuencia de los nervios al ver que les adelantan por la izquierda en la carrera al poder.
Este vecino siempre ha pensado que las prisas nunca son buenas consejeras, y por eso viendo lo que pasa en el PSOE con las primarias, cualquiera se da cuenta, cualquiera que no sea del partido socialista naturalmente, que quieren modernizar su imagen (lo de cambiar todo ya es harina de otro costal), y es que la sombra de la coleta de Pablo Iglesias es alargada, para no cambiar nada, y las viejas figuras, o los barones como les llaman ellos, sigan teniendo sus prebendas, y su despacho con vistas al banco de turno donde suspiran por acabar sus días.
Lo triste es que tienen asumido, la mayoría de los dirigentes del PSOE, por muy modernos que se empeñen en aparentar (ese es el problema, aparentar, sin ser)  que en seguida se les ve sus querencias, y el primer movimiento de Pedro Sánchez ha sido de juzgado de guardia, al visitar a Susana Díaz una especie de visita como pago por la ayuda prestada en la cantidad de votos recibidos desde Andalucía para conseguir el puesto de Secretario General.
Dicen que pensar es bueno, aunque este vecino está convencido que lo único que se puede conseguir pensando demasiado es quedarse calvo. Porque ¿quién se presenta a unas elecciones como las primarias del PSOE, el más inteligente, el que más ganas tiene de ayudar a su partido? Vista la visita de Pedro Sánchez a la Señora Díaz, está claro que los poderosos se quedan a la sombra  y los que se baten el cobre son los recién llegados, y que en realidad son meras fichas de ajedrez en el tablero de la política española, pero los que realmente juegan la partida no es que estén a la sombra, sino que van de negro sobre fondo negro, para que no se les vea.
En el fondo es el viejo juego del “trile” pero aderezado de la estética política en el que nos hacen creer que ahora el poder de un partido está en una persona joven, campechana (¿a qué me recordará esa palabra?), sincera, y sin un aparente pasado deudor de muchos favores. Pero no olvidemos que en el viejo juego del “trilero”, en realidad nunca sabes la bolita en qué cubilete va a aparecer, lo único seguro es que aparecerá donde alguien quiere que aparezca. Y en estos momentos ese alguien quiere que la atención se la lleve Pedro Sánchez. 
Este vecino solo puede advertir, que en realidad  la atención la deberíamos de poner en nuestras carteras, porque al final seguro que nos falta algo. Y si no, al tiempo.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 14 de julio de 2014

EL LOCO DE LA SUDADERA ROJA

Como alguno de mis lectores me ha contactado por e-mail privado preguntándome por qué este año no he comentado nada sobre los sanfermines, he repasado mis notas, frase que siempre suena como muy sesuda, y en realidad de los prácticamente cuatro años que pronto se van a cumplir de este blog, solo lo he mencionado en los sanfermines de 2011 (http://patxipe.blogspot.com.es/2011/07/los-sanfermines-de-tu-vida.html).
No es ni mucho ni poco, este vecino del mundo no tiene ninguna regla fija sobre ningún tema, ¿el único requisito indispensable?,  le tiene que salir de las tripas la necesidad de hablar de algo, y en estos sanfermines, hasta este último encierro, no ha habido en realidad nada que añadir a lo ya comentado en el mensaje mencionado arriba, y que, aunque esté mal el decirlo, tanto gustó en su momento.
Este año con la innovación en las retransmisiones en directo por parte de Radio Televisión Española, de las imágenes tomadas por la cámara colocada en una tirolina, las calles de Pamplona ya son un estudio completo de televisión, en donde lo ocurrido en décimas de segundo, esa danza entre la vida y la muerte  que comienza con el chupinazo indicando las ocho en punto, tiene el más alto contenido estético.
Y quizás, tanta belleza formal y alegría en las calles, nos haga olvidar que el peligro puede aparecer en cualquier momento. Y las escenas vividas en el último encierro de esta misma mañana con los famosos Miura, dos heridos por asta de toro y cuatro traumatismos  vuelven a poner al "ritual" de los encierros en Pamplona en el lugar que le corresponde. Ese vértice donde se juntan la tradición, el peligro de unos animales que en el fondo lo único que hacen es defenderse, y la atracción que siempre tiene todo aquello que en sí es peligroso. 
La noticia del día, sin embargo, son esas imágenes en las que un toro se ha cebado con un mozo, que además estaba en cuarta o quinta fila mirando en uno de los lados de Mercaderes, y que tras levantarse el mozo de una impresionante primera envestida ha seguido tras él, arrinconándole contra el vallado. Por lo menos tiene una herida por asta de toro en una pierna.
Sin embargo, las fiestas que precisamente terminan hoy mismo, no se recordarán por la tirolina mencionada, ni seguramente por el mozo empitonado, sino por el año en que también se introdujo el “selfie” o la auto-foto delante de unos astados de más de quinientos kilos.
Concretamente el encierro del viernes pasado, con toros de Jandilla, pasarán a la historia por un descerebrado con sudadera roja que en al menos dos ocasiones intentó sacarse una auto-foto delante de los astados, poniendo en peligro su vida y la de los que tuvieron la desgracia de compartir “escena”. Se ha comentado que le ha caído una multa de mil quinientos euros. Lo que ocurre es que hay gestos irreflexivos que pueden cambiar el rumbo de una vida o de muchas, que por suerte, o por el capote de San Fermín no ha sido este el caso, y ya de nada serviría una multa.
Si el loco de la sudadera roja se sacó la foto para inmortalizar el momento, se merece por ejemplo, ser seguido por una especie de cobrador del frac, durante un tiempo prudencial,  pero en su versión “el recordador de la memez infinita”, con alguien que vestido de payaso con sudadera roja siempre le siga con una foto de un metro por un metro reproduciendo el peligroso selfie, a todo color y en mate, para evitar destellos que puedan distorsionar la imagen, para que nadie se olvide de su “hazaña”. ¿Demasiado duro? Algunas veces la realidad es más dura, lo hemos comprobado esta misma mañana, y eso que el santo ha puesto mucho de su parte para que nada irreparable pudiera ocurrir.
¡Viva San Fermín!


*FOTO: DE LA RED

sábado, 12 de julio de 2014

LA BELLA Y LA BESTIA, EN VERSIÓN BELGA

A todo aquel que esté habituado a las denominadas redes sociales,  les va a sonar el caso que les voy a contar, y que estos días ha habitado en los periódicos digitales que navegan por internet.
Axelle Despiegelaere, es una joven belga, de muy buen ver por cierto, que por esas razones, ninguna, que tiene la vida, se ha hecho famosa al ser captada por una imagen de televisión durante el partido de Bélgica – Rusia, del mundial de fútbol que todavía se celebra en Brasil, y luego “retuiteada” hasta la saciedad por miles de usuarios.
La firma  L´ORÉAL, en un movimiento inteligente de su grupo de publicidad, intentando aprovechar todos esos miles de clientes en potencia que se habían hecho eco de la existencia de la citada señorita, la ficharon como modelo de sus productos de belleza.
Sin embargo, los cuentos lo mismo que vienen, se marchan tan rápido o más con la velocidad que aparecieron. Y es que al poco tiempo, la misma red que ensalzó a Axelle, que de por sí ya tiene nombre de personaje de cuento infantil, mostró otras fotos que ya estaban dormidas, donde duermen las fotos en internet, y que muestran a la misma joven posando tras una cacería con su pieza más preciada. Y se supone, hasta ahora al menos, que las princesas de los cuentos no rompían ningún plato, entre otras cosas porque no los limpiaban,  o que más probablemente, el cuento de La bella y la bestia nos fue contado equivocadamente, y no había dos personajes, sino que solo era uno, que podía ser “bella” y “bestia” en diferentes épocas de la vida. Y eso, aunque sea parte de la vida, y de la muerte, no es políticamente correcto, y no vende.
Quizás esa firma internacional de belleza, para no verse obligada a rescindir su contrato, como lo ha hecho, debiera de haber contactado directamente con algún miembro de cualquier casa real europea, de las de verdad y no de cuento,  que dentro de su estatus social, está bien visto el cazar,  y que además puede estar “realmente”, y nunca mejor dicho,  apoyado por cualquier teoría sobre mantenimiento de hábitat que se quiera. Eso sí, pero siempre es mejor que lo hagan, cazar,   sin que sus ciudadanos se enteren. Y en el peor de los casos siempre se puede decir eso de: -Lo siento, me he equivocado, y no volverá a ocurrir.
A Axelle Despiegelaere no le han dejado disculparse, quizás porque no estamos acostumbrados tampoco a que los personajes de los cuentos se equivoquen y pidan perdón, o simplemente porque la vida no es un cuento, aunque nos lo intenten contar en múltiples ocasiones.

*FOTOS: DE LA RED

viernes, 11 de julio de 2014

DOÑA ESPE Y NACHO VIDAL, ALGO EN COMÚN.

Todos hemos visto esas encuestas televisivas en el que el tribulete de turno, dotado de un micrófono y una cámara hace preguntas en la calle, y como, al momento, se arremolina la gente, y empiezan a hacer mil gestos para atraer la atención del televidente.
Lo que le ocurre a Doña Esperanza Aguirre es lo mismo que lo anteriormente narrado. Si Nacho Vidal cada vez que ve una videocámara se empieza a despelotar, lo de Doña Espe es de juzgado de guardia, comienza a despotricar contra todo lo que se mueve, y ahora lo que se mueve, o le mueven sus votantes, es “Podemos”.
Doña Espe, da el perfil de la tía que muchos han tenido, de posibles, que ya tiene su vida resuelta, y que "piensa" que está de vuelta de todo, y que cree que tiene razón porque tiene dinero. Y que junto con sus varios pisos, como patrimonio terrenal, también tiene un apartamento celestial con las mejores vistas al más allá, apalabrado con el Cardenal de Nosequé como intercambio de prebendas.
Si Doña Espe se comportó como lo hizo delante de los policías municipales madrileños, qué no hará delante de un melenudo, que por el mero hecho de "llevar esas fachas" tiene que estar confundido, ya desde su bautizo, si lo fue, con nombre de sociata y rojo.
Ahora Doña Espe se auto-erige en la Santa Inquisición y reta a Pablo Iglesias a donar, a las víctimas de ETA, lo sobrante de los trece mil euros conseguidos en pocas horas de petición como ayuda de la demanda que tiene previsto interponer contra ella y contra el periodista de El Mundo Eduardo Inda, diseñadores de pro de todo tipo de jardines hispanos.
Lo que es evidente detrás de todo esa cohetería de artificio, el miedo que tienen los políticos, tanto de derechas como de izquierdas, ante las alternativas que se están creando en el movimiento social actual, y que hacen que "el pastel" a repartir del político de turno, sea, cuando menos, en más porciones.
Detrás de esa seguridad aparente, de Doña Espe, se encuentra el síndrome de la princesa destronada, aquella Princesa Pachuchita, que los niños guipuzcoanos veíamos en el guiñol de “Colorín”, que se colaba en todas las fiestas patronales desde los cincuenta hasta los ochenta.
Lo que ocurre es que los retos de Doña Espe, son retos con ventaja, porque  sabe que con su edad, está a cinco minutos de todo, y de nada,  y que una persona joven no se debe de inmiscuir en “las cosas de una persona de cierta edad”, porque sería feo por aquello de la buena educación, que sin duda la hay aunque se sea de izquierdas o de derechas.
Sin duda, la situación de Doña Espe, es la de cualquiera de los personajes de la Bette Davis, de la última época, en el que cualquier tiempo pasado fue mejor.

*FOTO: DE LA RED

jueves, 10 de julio de 2014

SIEMPRE PENSANDO EN USTED, O LA VIDA SEGÚN LOS GRANDES ALMACENES

Ayer por la tarde La Nuri, mi sufrida, me pidió una prueba de amor. Quería que le acompañara a El Corte Al Bies, esos conocidos almacenes, para comprobar que en realidad es verano según los productos que venden,  y ...era verano.
En esos sitios cada vez que encuentras un hombre despistado, cerca de él hay una mujer, que en un mar proceloso, sería una especie de boya marcando territorio. Por eso en unos grandes  almacenes, el hombre acompañante solo está de “cuerpo presente” porque su espíritu, solo su espíritu, es ya libre, y  este vecino empleó el suyo para fijarse mediante los altavoces el tipo de publicidad que hacen. En hora y media o dos horas, recibí un curso, que lo envidiaría cualquier universidad americana. Más que una manera de vender, es en realidad una manera de ver la vida, llena de inmensas perlas. Es la vida según El Corte Al Bies.
Se comienza siempre con la sombra de un problema que, sin duda, El C.A.B., te lo arregla, previo paso por caja, que es la premisa que nunca se puede soslayar.
Imaginemos que me he levantado hoy no muy creyente, o en otras palabras, “no muy católico”. Diríamos algo así: 
-Se ha levantado un poco deprimido, si literalmente no se ve nada bien, pase por el departamento óptico de EL C.A.B., y haremos en un pis-pas que hasta se reconozca en el espejo, e incluso al irse podrá ser capaz de ver su factura por usted mismo.
Ya lanzados, podemos incluso plantear verdaderos problemas, en los que El C.A.B., sin duda también le puede ayudar:
-¿Su mujer le acaba de plantear el divorcio, y usted no se lo esperaba? No se preocupe, visite el departamento jurídico de El C.A.B., y tranquilo, porque si la cosa va a más, estos mismos almacenes, siempre pensando en usted, le ayudarán en la búsqueda de su nuevo hogar si visita nuestro departamento inmobiliario.
Incluso para demostrar que se pueden hacer compras personalizadas, porque cada cual es cada cual, vendría bien recordar:
-¿Está cansada de su actual pareja? Ya no sabe cómo hacerle ver que lo suyo no funciona. Quizás el departamento de viajes de EL C.A.B. tenga la solución a sus problemas con los viajes a los más recónditos lugares, pero, ¡ojo! recuerde que no son unos viajes cualquiera, porque son solo de ida, y él,  ahí está el matiz, aún no lo sabe. Por lo que estos viajes son algo más que eso, con momentos que sin duda le harán reflexionar, y todo eso en un entorno privilegiado, porque para eso también somos el número uno en agencias de viaje.
Y es que el mundo según El Corte Al Bies, y el de todas las grandes superficies, no será más feliz, pero sí más caro, mucho más caro.

*FOTO: DE LA RED, SEGÚN UNA IDEA DE PATXIPE

miércoles, 9 de julio de 2014

LAS VERDADES DEL BARQUERO ( O LA HISTORIA DE UN DESTEMPLE)

Aunque suene cuando menos “raro” decirlo en pleno Julio, me siento como “destemplado” y con mal cuerpo. Y como me conozco, es el momento propicio para decir “las verdades del barquero” o esas contestaciones que siendo el tú de todos los días no darías, pero que si hoy te preguntan la hora, no solo la dices, gentilmente, sino que por el mismo precio, ninguno, comentas la historia del reloj.
Ayer, por ejemplo, no vi el partido Brasil-Alemania, porque no me apetecía, no me dio la gana. Uno, por ser el equipo anfitrión, y parecerme que no tenían una selección que les hiciese merecer llegar hasta donde habían llegado, al margen de la ayuda arbitral, que alguna ha habido. El otro, porque hoy que estoy destemplado, no me importa reconocerlo,  me recuerda a Angela Merkel, y no lo puedo remediar, no me gusta, no la trago. Sé que a ella le va a traer al pairo, ¡vamos! ni sabe, ni sabrá que existo, pero no vi el partido. Lo mejor, el resultado. ¿Excesivo? No lo sé, no lo vi, pero también me parecía excesiva la trayectoria de un equipo que dependía de un jugador, Neymar, que ayer no estaba, y que en realidad, en su momento, le pasó como al protagonista del cuento “Pedro y el lobo” en su versión de fingir o sobreactuar en faltas, que al final, le hacen una falta fuerte, y el árbitro estima que es una más de sus historias…
Lo peor del partido, algo que no ocurrió, ni por lo dicho, tampoco ocurrirá hoy, en la otra semifinal, un minuto de silencio en memoria de Don Alfredo Di Stéfano. Este vecino no es simpatizante del Real Madrid, y se podía tranquilamente abstener de comentarlo, pero aprovechando que estoy destemplado, y que lo cortés no quita lo valiente, es una vergüenza el comportamiento de la FIFA alegando que como ningún estamento lo ha pedido, no hay minuto de silencio, para uno de los mejores jugadores de la historia. Y, es verdad, olvidaba que la FIFA solo se mueve, y muy rápido, cuando hay dinero de por medio, y en este caso "solo" hablamos de algo tan intangible como el honor, que no tiene precio, y quizás precisamente sea esa la explicación. Seguro que a Don Alfredo, esté donde esté,  tan inteligente como era, por ser buen jugador y argentino de nacimiento, además, y que no olvidemos tenía el tambor de oro de nuestra ciudad, Donosti, no le extrañaría, porque ya se lo habría olido antes de que ocurriera, o que, tristemente, no ocurriera, lo del minuto de silencio, digo.
Otro día, porque parece que ya se me está pasando lo del destemple, hablaremos más profundamente del tema, pero debería cambiarse el nombre de “Metro a lo que se está construyendo en Donosti. Más que nada porque no es serio, y no es estrictamente un metro, ni mejor, ni peor, sino otra cosa, y aquellos que tenemos amigos o familiares vizcaínos, o ambas cosas, lo estamos pasando mal con las tomaduras de pelo que nos hacen. Que si vamos a tener que reducir la velocidad para no salirnos del casco urbano, que si no es un metro, sino un centímetro. Lo dicho, lo de querer copiar al vecino, aunque sea en el subconsciente, no es nada sano. Eso sí, por ambas partes, que donde las dan las toman.

*FOTO: DE LA RED


martes, 8 de julio de 2014

PONIENDO NOMBRE AL PARAISO (Y A LA CANCIÓN DEL VERANO)

Hoy este vecino del mundo se encontraba "muy disperso", con poca materia prima para hincar el diente, y ya solo mirar por la ventana era deprimente: la lluvia y el gris que ocultaba el mes en el que estamos, Julio. Y este vecino se ha retrotraído a otros veranos, y su correspondiente banda sonora, o también conocida como canción del verano.
Y me ha dado por pensar cuál sería la canción de este verano. ¡Ojo!  Que esta respuesta puede estar envenenada, ya que no es lo mismo la canción que las casas de discos, emisoras de radio, quieren promocionar como aquella que dará mucho dinero a ganar a unos pocos, y la canción que verdaderamente te haga mover los pies, e incluso el cuerpo entero, sin remisión. Y este vecino no ha dudado en ningún momento. Ya hay una canción que se ha ido colando, muy poco, a poco, casi humildemente.
Tan humildemente que he tenido que investigar su procedencia, vía Google naturalmente, el ojo que todo lo ve, todo lo sabe. Sabía su título, al menos lo presuponía por repetirse en toda la letra, más bien escasa por otra parte, pero ignoraba el nombre del grupo.
Ellos, los agraciados con MI LOTERIA DEL SORTEO DE CANCIÓN DEL VERANO 2014 recae en DVICIO, cinco amigos madrileños, y la canción PARAISO.
Seguro que la mayoría ya la había oído, por eso porque te va ganando poco a poco, y haciéndose cómplice de tus movimientos.
Para ilustrar el post de hoy, este vecino adjunta el video “oficial” del grupo, pero, ojo, ronda también por los mundos de internet, un flashmob (o acción organizada por un gran grupo de personas generalmente en un lugar público, que hace algo inusual y luego desaparece inmediatamente) organizado por una franquicia americana de hamburguesas, que es muy bueno, y, claro, está hecho con más medios, por eso este vecino ha creído más que justo el adjuntar el video del grupo.
Este año quedará en nuestros recuerdos como aquel verano en el que pusimos nombre al paraíso…ANDRÉS. Y luego para justificarnos diremos eso de que yo soy heterosexual, aunque no tengo nada en contra de los que no lo son, porque tengo además muchos amigos de otra opción sexual….  y vistos desde fuera nos pareceremos al padre de la protagonista del video.

*FOTO: DE LA RED




lunes, 7 de julio de 2014

CARTA AL MÁS JATORRA ENTRE MIL


Estimado Señor empleado de La Albarca Bar Restaurante, Calle Balleneros de Donosti:

Eran exactamente las dos y media de la tarde del domingo, 6 de Julio, de 2014, aporto estos datos para que los propietarios del citado negocio sepan del comportamiento del que creo que era el encargado en ese momento, al menos los demás camareros le consultaban a él.
A esas horas un aguacero bastante acentuado con rachas de viento que hacían desde cualquier punto desagradable estar a la intemperie, pero nosotros, tres miembros de una familia cualquiera, andábamos buscando un buen restaurante, y al parecer lo habíamos encontrado, y con mesas libres, porque las había en uno de los dos comedores, pero al ir a preguntar al camarero del local contiguo, ya que en el que habíamos elegido no había en ese momento nadie, nos dijo que tenía que preguntar, y la persona consultada tras inspeccionar el “otro local” nos dijo que no había sitio
Al hacerle notar, y de muy buenas maneras que en ese local no había más que unas nueve personas y que delante nuestro había dos o tres mesas grandes vacías, dijo que tenía que ser en la otra sala, que por otra parte estaba abarrotado y, literalmente, sin ninguna explicación más, cerró la puerta a tan solo dos centímetros de nuestras narices.
La verdad es que analizando posteriormente sigo sin ver el por qué de ese trato. Íbamos bien vestidos, que no teníamos por qué, era evidente que no teníamos intención de pedir limosna y creo que dábamos imagen de ser solventes.
Un establecimiento que ya desde su decoración, una especie de mesón, incluyendo el nombre elegido, está dedicado al pueblo llano, debería de saber que ese mismo pueblo sabe entender cualquier tipo de explicación, si se la da, de la índole que sea ésta, pero dar con la puerta en las narices, no es de recibo.
Seguro que luego la persona que se comportó así con nosotros, será con sus amigos es el más jatorra (simpático, majo) entre mil, pero en ese momento no dio la talla.
Es evidente, por su comportamiento al menos, que aunque hay crisis, el negocio, ese negocio al menos, va viento en popa, porque de lo contrario, sinceramente, no lo entiendo.
Porque, incluso, aunque no esté acostumbrado a  dar explicaciones, ayer, con el tiempo que hacía, lluvia cerrada con vientos que empeoraban todavía más el panorama, y que incluso, desde un punto de vista egoísta, era evidente que ya muchos clientes despistados no aparecerían.
Como desde el momento en que ocurrieron los acontecimientos no he dejado de darle vueltas, incluso me ha dado tiempo a pensar que si a un cliente trata así, de un empleado ni hablamos.
No está en mi ánimo hacer una arenga en contra del citado establecimiento porque seguro que los demás serán unas bellísimas personas, y además cada uno sabe lo que tiene o no tiene que hacer. Le escribo para demostrarle  que sé expresar mis ideas porque a lo mejor no me dio ninguna explicación, pensando que no lo iba a entender, y así pruebo que tengo capacidad cognitiva
Se puede entender todo tipo de explicaciones pero cerrar la puerta en tu cara sin mediar ningún tipo de explicaciones, no se hace ni al peor de sus enemigos. Y usted y yo no nos conocemos. Por cierto, gracias a que nos vimos en la necesidad de seguir buscando, encontramos otro restaurante, muy cerca del suyo donde se come excelentemente, y que lo recomendaremos a nuestros conocidos.


Por lo demás, se despide el que fue durante unos minutos un cliente en potencia, y que ahora es solo, gracias a usted, un ser humano confundido y decepcionado.

*FOTO: DE LA RED