lunes, 30 de septiembre de 2013

LA FIESTA DEL GIN TONIC Y LA MADRE DEL CORDERO

Lunes, día de recuerdos del fin de semana, y pocas expectativas, aunque me imagino que eso es cuestión de chasis también. Este vecino está convencido de que si le preguntas a Martin Berasategui será agotador la lista de “tareas” que tenga que hacer hoy, y más agotador la manera en que lo diga con ese “garrote” que lo usa sí o sí.
Sin embargo, ni este vecino es el Señor Berasategui, y eso que gana     el mundo culinario, ni le hace falta al vecino meterse en esos berenjenales.
Parece que no iba a existir el mundo tras el Festival de cine donostiarra, y sin embargo ya ha terminado con sus más que polémicos premios de este año, y es que no es lo mismo el gusto de unos, se supone entendidos cinéfilos, que además están a mesa y mantel durante más de una semana, a los gustos de esos locos que todavía se gastan el dinero en las salas de cine, sea o no sea época de glamour.
Este sábado pasado este vecino estaba escuchando una emisora de radio, esa a la que Shakespeare se refería con el “…SER o no SER”, un programa para los amantes del cine en el que se desgranaba, como no podía ser de otra manera, la semana en el festival donostiarra, y sin embargo, estoy seguro de que todos los “radioescuchas” como se decía antiguamente, con lo único que se quedaron, por desgracia, fue con una anécdota, por decirlo de alguna manera, en la que un local donostiarra había organizado un evento, esos días de fiesta del celuloide, que los locutores lo describieron como la fiesta del gin tonic, y ahora viene la madre del cordero, en la que se cobraba 18 euros por copa.
En primer lugar, este vecino no ve a las cada vez más escasas estrellas extranjeras con dinero en efectivo para pagar, ni que se atrevan a cobrarles, ya que son las que se supone darán relumbrón a la fiesta. En segundo lugar, cada vez son más “livianos” también, los medios de comunicación que osan mandar a periodistas acreditados para pasarse más de una semana con todos los gastos pagados, ni éstos se atreverán a pasar esa cuenta, como confesaban los sufridores de la citada emisora, a su empresa, con lo que a más de uno le va a quedar un regusto amargo de esta edición del festival.
De todas maneras, y como siempre, lo más probable es que el que pagara la citada tropelía fuera el pardillo que se aventuró a pulsar el latido del festival, y mientras que pagaba la cuenta, se juraba no volver más ni al festival, ni a llenar las salas del cine.
Y es que los que todavía intentan hacer cine, siempre dicen, que los    que suben los precios de esa industria no son ellos, ni tampoco,         visto lo visto, los que, en otro sentido además, dan mala imagen,       pero los que pagan el plato, y en este caso la copa, son los mismos que han aportado los impuestos para que cada año  el citado festival sea posible.
Tantos minutos durante el año intentando convencer a la gente de que un festival de cine es para todo tipo de gente, para que luego algunas personas de otras industrias lo desdigan con hechos, que no son precisamente amores.

*FOTO: DE LA RED

domingo, 29 de septiembre de 2013

LA COMUNIDAD SE LLENA DE BRUJAS (...A ESTAS ALTURAS DE LA PELÍCULA)

Vaya por delante que a este vecino del mundo le gusta el cine de Álex de la Iglesia, por lo que tiene de diferente y “rompedor”, aunque esto último muchas veces sea literal, sin embargo sigue pensando, y el director vizcaíno se empeña en darle una y otra vez la razón, de que en su filmografia hay pocas cintas redondas.
Acabo de ver “Las brujas de Zugarramurdi”, y digamos que con muchos años de diferencia, me ha pasado lo mismo que cuando vi “El día de la bestia”.  Desde el primer fotograma se va formando una especie de bola de nieve, que va creciendo con cada escena, y al final en lugar de eclosionar en mil y un recursos cinematográficos formando una copiosa nevada armónica, se diluye como un mal vino de cava, ya que no conviene olvidar de que estamos hablando de cine español, y no hay nada más español que el cava.
La película funciona como partes, y no como un todo.  Si estamos hablando de cine como negocio, no se debe reclamar al salir de la sala, ya que el Señor De la Iglesia en eso siempre es espléndido, y se recibe más de lo que en teoría pudiéramos pensar.  Sin embargo, ya no sería necesario explicar, a estas alturas de la película, y nunca mejor dicho, tanto a Alex de la Iglesia como a su coguionista, Jorge Guerricaechevarría, que algo que distingue a un buen guion es la labor de limpieza y deshecho  de aquellos momentos que quizá funcionen en solitario, pero que como acumulación pueden llegar a cansar.
Aunque no tiene nada que ver la historia, ha habido momentos en  que la película me ha podido recordar  “El baile de los vampiros” de un todavía joven Polanski, aunque mientras aquella cinta rezumaba frescura y momentos memorables de buen cine, éste se queda en el intento.
La primera parte de la película,  hasta la llegada precisamente a Zugarramurdi, funciona como un chute de adrenalina en vena, sin embargo, luego, hay momentos sueltos disfrazados de  anuncio turístico para visitar  tierras vasco-navarras, especialmente en carnavales, arropado por un Baga, Biga, Higa que para los que lo desconocían se  les presentará como una especie de Carmina Burana pero con RH+.
Por la  costumbre de utilizar en muchas ocasiones mismos actores, lo cual no es ni bueno ni malo, en este caso mismas actrices, en algún momento se pudiera pensar que “La Comunidad” que estaba ubicada en un edificio madrileño se ha ido a vivir a Navarra, con unos improbables Segura y Areces travestidos en amonas, donde lo triste no es que la gente se ría con lo que dicen sino cómo lo dicen.
Una de las lecturas positivas de la película es la de que en el cine español hay buenos actores jóvenes, ya que de los de más edad se sabía, que no necesariamente juegan a ser galanes, sino que no     les importa mancharse incluso con escenas que pueden lindar       con el mal gusto.
Quizás para aquellos hombres que vayan a ver esta película, puede que posteriormente ya no miren de la misma manera a la mujer con la que conviven, aunque no hay problema porque es seguro que a ellas les ocurra lo mismo con el “varón” que les tocó en suerte, o en mala suerte.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 27 de septiembre de 2013

CUANDO CONOCES AL TATO

Los incondicionales que normalmente se asoman a esta ventana conocen que la moral de este vecino es a prueba de bomba, y que es capaz de encontrar un pequeño rayo de luz en la misma oscuridad.
Sin embargo, llevo varios días en que no soy precisamente la alegría     de la huerta, y que si tuviera que convencer a una persona que está encaramada en lo más alto de un edificio pensándose si saltar o no, existirían más posibilidades de que me convenciera él a mí para que saltáramos juntos.
Los tiempos actuales tampoco ayudan. En un momento donde sube todo, incluida la tensión, este vecino además vive en una ciudad, Donosti, que no es que sea cara, sino que hasta los pobres, no son unos pobres cualquiera, porque eso estropearía el entorno, y especialmente el área romántica, sino que son unos pobres de marca.
Este vecino podrá ir al infierno, si es que el infierno existe, por muchas razones, pero no por no ayudar al que se encuentra en dificultades, porque siempre ha intentado "aliviar" al que pide. Sin embargo, en     estos tiempos, en la vida diaria de este vecino también se ha tenido     que instaurar el régimen de recortes, porque uno llega a lo que puede,     y a donde no, eso no existe, más que nada para no sufrir.
El otro día, al comienzo de esta semana, iba paseando por el centro de la ciudad, y fui prácticamente abordado por un hombre de mediana edad, no muy mal vestido, sino con aire más bien de quien pasa dos noches de juerga seguida, y no lo digo por el olor alcohol que no existía, sino por la apariencia de ser un poco arrollado por las circunstancias, por decirlo de alguna manera. Musitó unas palabras que no llegué a entender, pero los gestos son idioma universal, y al ponerme la mano estaba claro que me pedía algo, y que precisamente no era la hora, en todos los sentidos.
Este vecino que aunque lleva ya tiempo en el paro,  se le sigue haciendo igual de duro que la primera vez, no dar limosna al que se lo pide, se sintió un poco frustrado por el momento, y al cabo de unos segundos en que ambos habíamos proseguido con nuestros caminos opuestos, miró para atrás, y recibió una sorpresa enorme cuando comprobó que la persona que acababa de pedirle ayuda, había sacado un teléfono de los denominados “smartphone”, y se quejaba a su interlocutor de que ya lo iba a dejar “por hoy” y que no le había dado dinero ni “el tato”, por lo que consideré que el famoso tato era yo.
Todavía estoy con la duda de si esa persona realmente lo necesitaba o no, porque en estos días de tan bruscos cambios, existe mucha gente que realmente necesita ayuda, y pasa vergüenza para pedirla, y sin embargo hay otros, que como en ese día, no sabes si realmente vienen o van.

*DIBUJO: DE LA RED

miércoles, 25 de septiembre de 2013

LA MUJER DE LA PRIMERA PUERTA (CUENTO)

Era la quinta vez que había llamado a esa puerta y seguía sin tener suerte.

Su amigo Luis, el adivino, le había dicho hace dos días, al echarle las cartas, que en esa dirección, iba a encontrar su felicidad.

Él no le había creído en ningún momento, ni siquiera esa misma mañana al levantarse se hubiera imaginado que tan solo unas horas después, como guiado por una extraña sensación, se iba a dirigir a aquella calle, tan lejana a la que él vivía, y llamado a la puerta, con una burda excusa, para comprobar quién vivía allí.

Una mujer morena, de ojos azules y expresión dulce apareció a los pocos segundos. Desde que se vieron, ninguno de los dos apartó los ojos del otro. De hecho, Luis ni siquiera podía recordar la excusa que había puesto, solo recordaba que tras despedirse de ella, en el umbral, del que no se había movido, le había vuelto a llamar, para, armándose de valor, intentar quedar con ella, y ya no había tenido suerte.

Cada una de las cuatro veces posteriores, no es que la persona que le abría la puerta era diferente, sino que el mismo pasillo que se veía desde la puerta lo era. Era algo así como viajar sin moverse del sitio.

No podía pensar, porque la situación se le escapaba, pero tenía claro que no iba a volver a llamar, porque al hacerlo, parece que la imagen que tenía de ella se iba diluyendo poco a poco.

Como siempre hacía cuando no lograba encontrar la solución a algo, decidió dejarlo por el momento, y cogió el mismo autobús rojo que le había traído hasta allí.

Siempre que no daba con la respuesta a algo, decidía parar y pensar en otra cosa, y como por arte de magia, algunas veces más tarde que otras, encontraba la respuesta, o incluso, había situaciones en que  estaba convencido, que ésta, la solución, le encontraba a él.

Intentando recordarla, el autobús, que no llevaba mucha gente en ese momento, paró delante de un paso cebra. De pronto, vio a aquella mujer, la de la primera puerta, que comenzaba a pisar por las rayas blancas. Sin embargo, algo le hizo darse cuenta, de que en los pocos minutos que habían pasado, la mujer parecía más madura, como si en lugar de minutos hubieran pasado algunos años. Iba sonriendo mientras agarraba a dos niños, y por un momento le pareció que sus miradas se cruzaban. Fue entonces cuando se dio cuenta de que iban con un hombre cuya figura se le hizo conocida al principio, aunque tardó en comprender, porque no podía ser. Era él mismo, aunque con canas en las sienes, quien les acompañaba.

Por un momento pensó que estaba soñando, pero desgraciadamente al llegar a su casa, estaba tan solo como siempre. De qué le servía saber que en un futuro encontraría su felicidad, si en ese momento era el hombre más infeliz del mundo; y lo que es peor, y además, incomprensiblemente, celoso de sí mismo.

*FOTO: DE LA RED

martes, 24 de septiembre de 2013

PURO EGOÍSMO

Este vecino está convencido de que gran parte del cambio social del siglo XX se debe a nuestra función de “voyeur”, ejercida mediante el cine, y nuestra comparación, premeditada o no, respecto a todo aquello que veíamos en lo que se suponía era el día a día, especialmente americano.
En este cambio social basado en el cine americano usado a modo de “documental” hay una frase, “Conozco mis derechos”,  mediante la cual, intentamos luchar contra dudosas injusticias, injusticias basadas siempre en que creemos que a nosotros nos está tocando la peor parte, sea o no sea, en realidad, así.
En este mundo de recortes, y más recortes que nos está tocando vivir, la gente está bastante escamada, con razón o sin ella, y ahí sale a relucir nuestro egoísmo, nuestro “yo-primero”, y como único fundamento tenemos el conozco-mis-derechos, y si existen los derechos para los demás me importa un comino.
Por razones que no vienen al caso, últimamente este vecino tiene conocimiento muy cercano del ambiente hospitalario, y cada vez hay más gente que confunde un hospital con un hotel de cinco estrellas, todo incluido, en el que lo único que importa es que se atienda primero, y cada una de las veces que haga falta, al familiar que tienes ingresado.
Muchas de esas veces está latente una total dejadez por parte de la familia, que viene a acompañar al paciente de pascuas a ramos, y en visitas que esas sí son de médico, por lo cortas y frías del familiar de turno.
Además, para calmar su conciencia, el visitante, en esas visitas de médico, le trae de todo para que coma entre horas, aunque el enfermo tenga que llevar una dieta estricta, porque quién mejor que yo para saber lo que le gusta a mi padre, (o a mi madre, o a mi hermano…) y no la gentuza que trabaja aquí, que porque cobran que sino, no ayudaban a nadie.
Un profesional, sea médico, enfermera, o auxiliar, tiene su corazón, y se da cuenta de que cada vez tiene menos compañeros, e incluso medios, por aquello de los recortes, y que tiene que “intentar” suplir esas ausencias con ganas y pundonor. Y a eso realmente no ayuda el ambiente hostil en muchos casos que crean los familiares y su conozco mis derechos, y sé cómo te llamas, y te voy a denunciar porque tú no sabes quién soy yo, pensando en muchos casos que de esa manera le está cargando las pilas al empleado de turno, para que esté atento todo el rato de su familiar, ya que él se tiene que ir ya por algo muy importante que tiene que hacer cada vez que se va.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 23 de septiembre de 2013

...Y PARIÓ EL SEÑOR MINISTRO

Durante algo más de una semana, lo que dura su festival de cine, Donosti se suele convertir en una especie de Meca del Cine, en el que se puede examinar, a modo de termómetro, lo que van a ser los estrenos de los próximos meses.
Sin embargo, a este vecino, no le salen las cuentas, porque con tanta gente en las salas, aunque en las sesiones de gala, la mitad de la gente sea invitada, el resto representa también un alto porcentaje, que en lo que queda del año debe de estar ahorrando en su casa sin salir, para la semana del festival, porque las sesiones en un día normal y corriente durante el año suelen estar bastante desangeladas.
Los que regentan las salas se han tenido que inventar el día del espectador, variando de cine en cine, para que los pocos que todavía ejercen el noble arte de espectador, puedan hacer doblete e incluso triplete durante la semana.
Este vecino cree que muchos de los que ven varias películas durante el festival, son los mismos que en las encuestas dicen que les apasionan los documentales de la 2, porque el resto del año no aparecen por ninguna parte.
En cierta manera, teniendo en cuenta el precio en que se ha puesto ver una película en una sala, se diría que el kilo de estrella de cine ha subido, y se ha puesto a la altura de las angulas, y, sin embargo, no es así, porque no hay que confundir lo que se paga en taquilla con lo que va a las arcas de los currelas del séptimo arte, y es la misma diferencia que existe entre el que tiene un campo y lo emplea para plantar tomates, cuidándolos día a día, con lo que nosotros pagamos por un kilo de tomates en general.
Y para colmo de males, o éramos pocos y parió la abuela, no se le ocurre otra cosa al ministro Wert que aparecer por el festival, con la excusa de entregar el premio de cinematografía al director de cine Señor J.A. Bayona, cuando se podría simbolizar en este ministro gran parte de los últimos males del cine español, especialmente con la subida del I.V.A., en que nos ha dejado a la mayoría de los españoles en la disyuntiva de, o dejar algo de herencia a nuestros hijos, o decidirse por ir al cine, con notario y fotógrafo, para que quede esa aventura registrada en los anales de nuestra historia familiar.
Que se haya acercado el Señor Wert por el festival de cine donostiarra es tan chocante, desafiante e irreverente, como la aparición de un cardenal en la inauguración de un sex-shop, aunque a la postre, y bien pensado, ambos pudieran ser consumidores finales de ambos negocios. 

*FOTO-MONTAJE: DE LA RED

sábado, 21 de septiembre de 2013

CONSUELOS VARIOS

Ni este vecino es la alegría de la huerta, ni es un muermo con patas. Sin embargo, ya en la entonces edad del pavo, cuando todavía el pavo no gozaba de la buena prensa de la que goza ahora, con esa carne sin apenas grasa, notó que bien el destino, el sumo-hacedor, o el guionista del más-allá, dotó a cada persona con dotes diferentes, e incluso quien no las tiene en absoluto, y en cualquier reunión hay quien tiene el verbo florido y sabe colocar la frase exacta en el momento adecuado, y aquel que prácticamente desde el momento que lanza el primer sonido comienza a aburrir hasta a las ovejas.
Hay quien dirá que la sabiduría para esto también es muy importante, y este vecino es uno de ellos, pero no la sabiduría entendida como compendio enciclopédico, sino como experiencia callejera o acumulada en el día a día.
Sin embargo, este vecino, ese que no es ni la alegría de la huerta, ni un muermo con patas, cree que es muy importante para destacar entre otros, ese chasis que nos ha tocado en suerte, y que muchos ahora se lo intentan remendar mediante la cirugía, o mediante horas y horas de gimnasio, e incluso pastillas varias.
Lo mismo que cuando vas a una tienda en el intento de comprar algo, siempre te puedes ir a casa con algo que ni momentos antes te habías planteado comprar, por el simple hecho de que te ha gustado, hay personas que en cualquier reunión tiene más boletos para resaltar  por su presencia, y como diría un creyente “y eso va a misa”.
Ya sabéis los que me leéis desde hace tiempo, que este vecino adora el cine, y como vicioso del séptimo arte, no desaprovecha película para inyectársela en vena. Por eso, para apoyar mi tesis, está claro que al comienzo lo tuvo que tener más difícil un Dustin Hoffman en sus primeras audiciones, incluso se tuvo que venir a Europa para hacer sus primeras películas, que un Paul Newman de antaño, o ahora por ejemplo un Hugh Jackman. Con eso tampoco quiero decir que estos dos últimos actores, sean malos en su oficio, que no lo son, pero que el físico ayuda no lo vamos a obviar. Es más fácil, a las primeras de cambio, viendo una película que te interese saber el nombre de un Adonis como el Señor Hughman, que de un Dustin Hoffman, aunque fuera en su juventud. Y que no se malinterprete a este vecino, porque el Señor Hoffman es uno de sus mitos, y lo defenderá como a uno de los suyos, porque es uno de los suyos.
De todas las maneras, la sabiduría popular hace muchos años esculpió una frase, que sirve de antídoto a todo tipo de posibles tentaciones para caer en alguna que otra depresión motivada por creerse poseedor de un chasis inadecuado, y es el famoso “ellos se lo pierden”. Que consideras que lo tienes más difícil para tener tus seguidores, gritas, mentalmente claro, unos cuantos ellos-se-lo-pierden seguidos, y para terminar un clamoroso, e incluso grosero, QUE LES ONDULEN, y es muy posible, que como dicen los jóvenes de ahora, te entre un subidón, e incluso te tengas que poner plomo en los bolsillos para no levitar. Y, es que el que no se consuela es porque no quiere.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 20 de septiembre de 2013

CERRANDO PUERTAS

Uno se pasa la vida cerrando puertas, no me refiero a las de madera, que también, sino metafóricamente hablando.
Hace apenas veinte días, quién lo diría, volvía de vacaciones veraniegas, y aquella puerta está cerrada y bien cerrada, al menos eso pensaba. Y desde entonces, este vecino tiene la sensación de estar ya en pleno invierno. Alguien me ha escamoteado el otoño y su colorido. Esa gama de colores calientes que anteceden al frio invierno, y que te dan sensación de plenitud y sosiego, y así me siento, más que frío, impasible.
Alguien me ha escamoteado el otoño, y con él, paseos por una playa que se va quedando vacía mientras los últimos rayos de sol parecen despedirse hasta la próxima primavera.
Quizás son fechas de despedidas, porque el verano es sinónimo de alegría, de sentimientos compartidos. Y el invierno es para vivirlo en soledad. Alguien me ha robado el otoño, y no me ha dejado despedirme de los amigos, ni de esa playa roja, aún caliente, y con huellas de niños que se van al reino del mañana.
Ahora queda la playa, gris amarillenta. Una playa sin huellas, que no es ni sombra de lo que fue, y es curioso, porque si algo reina ahora es la sombra, el reino de la sombra, en un país de ausencias. Los niños estudian, y les hacen callar, porque eso precisamente, callar, es requisito indispensable para hacerse adulto. La vida del adulto es como una partida de póquer, en la que se aprende a callar y a observar lo que hace el otro, el contrario.
Mi vida está en un invierno prematuro, y no estaba preparado para ello. Me falta el otoño como antesala, el otoño con esos paseos largos al atardecer, donde se aprende a conversar con uno mismo en el país del pensamiento, porque la vida ahora, en el invierno crudo y duro, es la soledad. Y la soledad es fría, como una mano de mármol, e inservible, como una mano que no agarra, que no toca, que no acaricia.
Alguien me robó el otoño y se llevó los instantes previos, el recuerdo, la memoria, y me dejo la ausencia, la nada. Alguien dejó la puerta abierta, y entró la soledad.


*FOTO: DE LA RED

miércoles, 18 de septiembre de 2013

UN BALCÓN PARA MR. SHERLOCK

Sin quererme poner trascendente diré que los mecanismos de la mente son inescrutables. Esta mañana como todas las mañanas me he levantado, y lo primero que he hecho ha sido abrir la puerta del balcón y salir a ver el tiempo que hacía, comprobando la actividad matutina. Es una manera de catar el día que ya ha llegado, y ver pistas que te pueden ayudar a afrontarlo.
No sé si por lo de las pistas, el caso es que mientras miraba la casa de enfrente, la misma casa de siempre, me ha dado por pensar en la variedad de balcones que hay, unos más ordenados que otros, y mediante esa idea no sé cómo he enlazado con Sherlock Holmes y he pensado que este personaje tras unos segundos de observación de cada balcón, nos informaría de los gustos, pecados y virtudes del propietario o arrendatario de cada casa, y rizando el rizo de su nombre con sus dos apellidos respectivos, y datos aproximados de la procedencia de sus padres. Y este vecino del mundo en unos segundos se ha transformado en una especie de ayudante de Mr. Sherlock, y de acuerdo con los dictados de mi mente, transmutada por unos instantes en el Sr. Holmes, he comenzado a estudiar con avidez algunos de los balcones.
La verdad es que la variedad es impresionante y cada uno de ellos un auténtico mundo. Algunos están totalmente ordenados, otros parecen un auténtico almacén con vistas a la calle. Algunos dan a entender que los propietarios no saben ni que tienen balcón, ni que de vez en cuando, sólo de vez en cuando, conviene adecentarlo un poco.
Un balcón, un sólo balcón, ha atraído mi atención. Estaba totalmente vacío, con la excepción de una foto en color, enmarcada a modo de cuadro, y colgada de la pared mirando hacia la calle. Era una mujer de mediana edad que sonreía, no sé si al infinito, o al vecino de enfrente.
Al principio me ha sorprendido, pero al cabo de un rato, en el que no paraba de mirarla, una sensación de inquietud iba creciendo en mí. Más que la foto en sí, era el significado de estar colgada-para-siempre, diría este vecino. Y es que salir un poco al balcón puede ser un privilegio, pero estar perpetuamente allí ya se convierte en castigo. Y esa sonrisa, sin motivo aparente, inducía a creer que, o no se había dado cuenta de su situación, o que lo que pasaba en el interior de su casa, nunca le había importado nada., y quizás había sido castigada, pero por quién, a perpetuidad.
Intentando escapar de mis pensamientos, he salido de mi balcón, y mientras cerraba la puerta, he cortado con mis pensamientos, intentando convencerme de que no hay cosa que más atraiga que aquello que no se comprende, aunque haya alguna razón obvia, si la hay, Pero si la encuentras, ese aura romántica de la historia se desvanecerá y se convertirá en algo mundano, tanto como el comienzo de otro día.

*FOTO: DE LA RED

martes, 17 de septiembre de 2013

CRÍA CUERVOS...Y ÉCHATE A TEMBLAR

Una de las frases de este siglo, del XXI, es esa de el mundo como aldea global, y mezclando un poco los términos, que si alguien se constipa en Florida, por ejemplo, otra persona como consecuencia de ello puede estornudar en Donosti, San Sebastián. Algo de eso me ha pasado estos días al enterarme de la noticia de esa niña de doce años, en Estados Unidos, que se ha suicidado, saltando al vacío, como consecuencia de, según parece, un ciber-acoso realizado por parte de otras niñas.
Siempre se ha utilizado la expresión “juego de niños” para referirse a algo inocuo, pero o ahora los niños no son tan niños pese a su edad, o en el tiempo en el que todavía deberían de jugar lo hacen con conceptos que no se prestan a ello pese a que haya videojuegos, por ejemplo, en los que sí puedan hacerlo. Y es que un niño, o una niña naturalmente, los conceptos son intercambiables, pueden ser muy crueles, porque dicen lo que piensan, sin cortapisas, aunque quizás en eso, los mayores, tengamos algo que decir.
Lo mismo que detrás de un gran hombre suele haber una gran mujer (una amiga mía, Toñi, luchadora feminista elevada a la enésima potencia, diría que detrás de un gran hombre hay una mujer grandemente sorprendida, pero de eso hablaremos otro día), detrás de un niño siempre deben de estar sus padres, especialmente con su ejemplo, porque en el mundo de los niños es más importante los gestos que las palabras.
Con los niños las únicas moralejas que funcionan son las de los cuentos, porque por lo demás, es más importante para ellos la imagen que la palabra. A un niño no le puedes enseñar ser un buen peatón por la boquilla, mientras luego te ve pasando los semáforos en rojo sin parpadear.
Hace muchos años ví una película española, dirigida por el televisivo Narciso Ibañez Serrado, titulada ¿Quién puede matar a un niño?, que bajo la forma de un cuento de terror, es más que todo eso, y en ella se puede comprobar como el arma más mortal que puede tener un niño es su rostro, su expresión, que te desarma, mientras su interior puede albergar de todo, y quizás ese todo se lo hemos permitido previamente nosotros, por aquello de Cría cuervos..., y lo triste es que muchas veces los ojos que sacan no son los nuestros, sino los de otros seres humanos, aunque sean niños también.

*FOTO: Fotograma de ¿Quién puede matar a un niño?

lunes, 16 de septiembre de 2013

ALMA DE DRONE

Hoy se hace eco la prensa de lo “selecto” que se ha vuelto el empresariado, pidiendo el oro y el moro como requisitos para sus futuribles (mezcla de futuro y factible) empleados. Propuestas como la de ingenieros dispuestos a establecerse en Egipto por seis mil euros anuales brutos es lo que le espera a aquel que siguiendo el pensamiento general estudió una carrera para ser un hombre, o mujer, de provecho.
Sin embargo, lo que ha llegado al corazón de este vecino del mundo es lo que pudo comprobar ayer en su cuenta de facebook.
Entre las personas que tiene agregadas, está la escritora Lucía Etxebarria, quien ayer pedía a sus seguidores que leyeran su artículo en un periódico, daba el nombre y el link, en el que ella colabora, y que aportaran un comentario, “pues mi trabajo depende de que el señor director sepa que, efectivamente, me leen”.
Si la Señora Etxebarria necesita demostrar que la gente le lee, indefectiblemente éste es un país de locos, en el que a este vecino del mundo le gustaría convertirse en un “drone” (pequeño avión teledirigido), el mismo que ayer se posó delante de los mismos morros de la Merkel mientras estaba en un mitin. Me imagino que sería para fotografiarle las barbas, digo yo, porque sino no es comprensible acercarse tanto.Y es que parece increíble el morro que le echan muchos a la vida, y solo viéndolo en directo, con la cámara del “drone”, es creíble.
Éste que escribe desde su atalaya, se acaba de dar cuenta que tiene alma de drone, ya que es cotilla por naturaleza, y quizás eso es lo único que, por ahora al menos, no paga impuestos en este país: el mirar. Lo que no se han dado cuenta las autoridades pertinentes, es que el que mira, normalmente ve, e incluso aprende, y al final a este vecino, y a todos los vecinos de este país, les ocurre como a los toros, que solo se nos puede torear una sola vez, porque luego aprendemos. ¡Y vaya que si lo hacemos! 

*FOTO: DE LA RED

sábado, 14 de septiembre de 2013

CON O SIN CHISTERA

Ayer disfruté como un niño viendo el nuevo programa de Antena 3 “Por arte de magia”. Para el que le guste soñar con imposibles, éste será su programa favorito. Con un formato de concurso, se nos presenta a caras conocidas del panorama hispano, pero embarcados en el reto de aprender a realizar grandes trucos de magia ayudados por magos de calidad más que demostrada, y con chistera, pues ya se sabe que ésta en realidad es su honor y su sabiduría, y eso, nunca lo perderán.
Hacer desaparecer un cochazo impresionante, según dijeron el mismo modelo que se ha utilizado en la última película de Bond, James Bond,o andar por encima de las aguas del Retiro fueron solo parte de una gran noche que esperemos sea la norma los viernes venideros.
Aunque de todos es sabido naturalmente, que todo tiene su truco, lo que no lo tenía era la apuesta arriesgada del canal de televisión en cuestión, y es que desde hace años estamos rodeados de programas de cotilleo, llevados a su máximo exponente en la cadena alegre, donde ya lo único que te puede sorprender es el número de personajes que pueden ser destrozados en una noche gloriosa.
A este vecino del mundo, desde pequeño le ha atraído el mundo de la magia, y del cómo se hace, en el que sorprender es cada vez más difícil, y la mayoría de los números son antiguos pero revestidos de piel nueva, porque quien hace desaparecer un elefante, hace desaparecer el coche del 007, y si hace falta con su departamento al completo.
Al contrario que en la vida diaria, en la magia se paga por entrar al espectáculo, y luego lo que ocurra durante la gala, se diría que está todo incluido.
Sin embargo en nuestros días, estamos vacunados contra desapariciones varias, especialmente de millones de euros, en un espectáculo, lamentable por otra parte, en el que nadie ha sido, pero a mi me falta la cartera, y aunque nosotros no teníamos nada que ver, al final es nuestra culpa por habernos comportado alegremente. Y ese es el mayor truco de estos magos sin chistera, y sin honor, el hacernos cargar con culpas ajenas mientras ellos acrecientan sus cuentas en Suiza o en Barbados, y esas siempre están libres de polvo y paja, y que dicho sea de paso, siempre, siempre, lo que no sirve nos lo quedamos nosotros.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 13 de septiembre de 2013

LIVING BY THE FACE

He estado fuera de Donosti algo más de una semana, y al volver, el buzón estaba aparentemente de buen ver: tres folletos ofreciéndome el oro y el moro, y cuatro cartas, dos para mí y otros dos para dos vecinas, que en el argot de la lotería nacional no me hubiera tocado ni la pedrea (ninguno de los dos apellidos de las susodichas eran ni remotamente parecidos a los míos), vamos que el cartero, o la cartera, debió de decir eso de “te ha tocado”, y este vecino del mundo, al que tampoco le gustaría que se perdieran cartas dirigidas a él, las ha colocado en sus respectivos lugares.
No, si eso no importa, el problema es que si de trescientos sesenta y cinco días que tiene un año, te ocurre eso unos dos cientos, que puede ser, al final ocurre que estás trabajando para Correos, como diría un inglés, by the face, y eso es tener mucha “face” por parte del operario de turno. Es una especie de trabajo “franquiciado”, y las franquicias somos los que al final deshacemos el entuerto creado por el currito de turno, que si le preguntas dirá que su nomina no llega ni a los novecientos euros, y que está más quemado que “la pipa de un indio”. Y es que razones hay para todos los gustos.
Como las dadas ayer por el primer edil de la villa y corte, Señora Botella, que no sé si le da mucho a su apellido, pero de vez en cuando suele decir cosas muy graciosas, aunque lo triste es que lo dice sin querer. Ayer habló por primera vez con la prensa desde las calabazas recibidas por el Comité Olímpico, y ha confirmado que para el 2024 Madrid no se presentará candidata, "Creo que en este momento la carrera olímpica ya nos ha proporcionado todos los beneficios que podemos esperar de ella en los próximos años. Creo, por tanto, que Madrid no debe buscar la celebración de los Juegos del año 2024", ha dicho la regidora madrileña.
Este vecino se ha debido de perder algo, porque todavía, después de bastantes horas de haber oído la citada frasecita, se está preguntando cuáles y dónde están los beneficios de la carrera olímpica. Me imagino que será el haber alegrado un poco el patio europeo con el cachondeo que todavía se estarán pegando a cuenta de las arcas madrileñas, y por ende de las nacionales. Eso sí, ahora toda Europa, e incluso diría yo que todo el mundo, ya sabe decir “café con leche” en perfecto castellano.
Y es que tanto el funcionario de correos anteriormente mencionado, como la Señora Botella, tienen algo en común, y que en el idioma Shakespeare-cheli sería algo así como living by the face (viviendo por la cara), que enfada menos a este vecino, ya que ellos reparten el juego y nosotros tenemos que sacar las castañas del fuego.

*FOTO: DE LA RED

jueves, 12 de septiembre de 2013

FOTOS Y MÁS FOTOS

Por aquello de que cuando alguien de la comunidad se constipa, todo el mundo se levanta acatarrado, esta mañana para levantarme he tenido que quitar la Senyera de encima de mi cama, me imagino que será como consecuencia de la celebración de ayer.
De todas maneras, y como uno es muy mal pensado, debe ser por la cantidad de años que lleva en este mundo… ayer oí con relación a la cadena humana de muchísimos kilómetros que se iba a hacer, y se hizo, con motivo de la Diada, que se iba a retratar foto por foto, en plan panorámica, instantáneas de cada metro de la cadena humana. Y desde la inocencia más absoluta, uno se puede plantear que de esa manera siempre se sabrá quién estuvo y quién no, y eso pudiera tener muchas lecturas…
Este vecino siempre ha pensado que las cosas hay que hacerlas porque sí, porque te salen del corazón,  y las citadas fotos pudieran coartar a favor o en contra a unos y a otros, pero ya digo, es posible, que este vecino sea un malpensado. Quizás sea por mi afición al cine, pero en ese arte hay que partir de la premisa de que si algo se ve en la pantalla, es por algo, nada es gratuito, y menos en este mundo en el que todos estamos hambrientos, y por mera cuestión de tamaño, el pez grande siempre termina comiéndose al chico.
Por cierto, y continuando con más fotos, ayer la foto del día fue la de los componentes del todavía gobierno nacional, viendo las goteras del Congreso de los diputados. En realidad una pura metáfora de cómo está el país, incluyendo la tormenta en Cataluña, que llegaba hasta el hemiciclo, más por omisión que por citación expresa. Y es que el todavía gobierno se comportó como lo hace normalmente, dando la cayada por respuesta, y no hay cosa que más gritos dé que la no mención de algo.
Al final, siempre sale ganando el que vende algo, en este caso, cámaras de fotos en Cataluña y paraguas alrededor del Congreso madrileño. Como  se suele decir, no hay mal que por bien no venga, aunque, como es habitual, solo para unos cuantos.

*FOTO: DE LA RED


miércoles, 11 de septiembre de 2013

MAPA DE LA FELICIDAD

Este vecino del mundo acaba de leer las resoluciones  de un estudio efectuado por la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN por sus siglas en inglés) de Naciones Unidas, bajo el auspicio de su secretario general, Ban Ki Moon. Expertos en economía, psicología, estadística y análisis han colaborado en la investigación.
Según el citado informe, la imagen que teníamos hasta ahora del posible Edén, con ecosistema tropical, y casi desnudos, se va al garete, ya que la lista con los países donde la población es más feliz está encabezada por Dinamarca, Noruega, Suiza, Países Bajos y Suecia. Las variables que se han tenido en cuenta son: el PIB per cápita real, la esperanza de vida sana, tener alguien con quién contar, la libertad percibida a la hora de tomar decisiones en la vida, la de corrupción y la generosidad.  Se ha incluido, en el citado estudio, a 150 países, dentro de los cuales España ocupa la posición 38, cerrando la lista Togo - en el último puesto-, Benín, República Centroafricana, Burundi y Ruanda.
Escrutando la lista de países  “más felices”,  está claro que lo de Suiza es comprensible, por la cantidad de millones que se guardan en sus entrañas, y tener el “calcetín” bien lleno, aunque no sea tuyo, siempre es una buena razón para al menos esbozar una sonrisa. Sin embargo, al resto de países prácticamente les une una característica similar a todos ellos,  y es el frío y las pocas horas de luz natural durante la mayoría del año, lo cual se supone que les hace unir sus lazos familiares, y compartir muchas horas juntos. Es curioso también el comprobar que unos cuantos países de esos, sobresalen ahora también por su novela negra, con lo cual se deduce que lo pueden hacer  para dar rienda suelta a sus instintos más primarios, sin hacer daño a nadie, y además rentabilizándolo al máximo.
El mismo informe resalta cómo la felicidad en la población tiene consecuencias positivas en el desarrollo de los países. "La gente feliz vive más tiempo, es más productiva, gana más y son mejores ciudadanos", sostiene el citado documento, por lo que "el bienestar debería desarrollarse tanto por su propio bien como por sus efectos colaterales".
Sería conveniente que esos lumbreras que se fijan en lo que hacen otros países, para “putearnos” un día sí y el otro también con “filosofías ajenas”, tomen nota para aplicar esta doctrina en el cortijo hispano, porque hay que distinguir  entre la felicidad social que por ahora en España es algo más lejano que la utopía, con la felicidad del bolsillo del empresariado y políticos hispanos, que no les debe ir mal porque nadie quiere dimitir de su puesto.
Antes de terminar, conviene resaltar  el hecho de que es muy significativo que Alemania, de la que se sigue toda su doctrina a pies juntillas, no está en esos primeros puestos de felicidad. No es de extrañar, si el gesto de su máxima mandataria, Angela Merkel, es el indicativo del estado de sus reprensentados: cabreados todo el día. Y es que, a lo mejor, solo a lo mejor, nos estamos equivocando en el ejemplo a imitar, si tenemos en cuenta el presunto mapa de la felicidad, y si es eso lo que en realidad estamos buscando.

*FOTO: DE LA RED

martes, 10 de septiembre de 2013

ATRAPADO EN SU PALABRA

Algunas veces te levantas y te sientes como el protagonista  de la película “Atrapado en el tiempo”, que muchos de vosotros, en realidad, la conoceréis como “El día de la marmota”. Lo que he leído hoy, Luis del Olmo se retira, ya lo leí hace más de diez años.
 ¡Ver para creer! Entre los gestos que caracterizan a una persona inteligente, es saber cuándo se debe de dejar una profesión, y ésto precisamente no es un rasgo del Señor Del Olmo, quien lleva retirándose unos cuantos años, y al final le van a retirar por aburrimiento, porque lejos está aquella figura que representaba el buen hacer de una profesión, y se le llenaba la boca de dar oportunidades a las nuevas generaciones, aquellas a las que niega con su actitud de que "me voy pero vuelvo", su puesto de trabajo.
Desde hace unos años el Señor Del Olmo hace su programa más largo en  horas,  y más cortas sus comparecencias,  por aquello de intentar  reflejar, en el famoso  “share”, la cantidad de gente que le escucha.
A este vecino del mundo se le ocurre que se debería de hacer un estudio sobre el porcentaje de intentos de suicidio, tanto por ahorcamiento como por corte de venas varias,  por parte de la gente que le escuchaba. Y es que el gran error de muchos periodistas-locutores-analistas es convertir su micrófono en un púlpito desde el que quieren convertir a sus oyentes. Lo mismo le está ocurriendo a Carlos Herrera, con momentos en que incendia las ondas con su vehemencia. En cualquier momento corre el riesgo de ser detenido por pirómano. Son muchos los veranos, estando de vacaciones en Torrevieja, en que al enterarme de algún incendio en el monte, siempre me imagino que ha pasado el Señor Herrera por ese lugar mientras llevaba el micrófono pegado a su boca, y las venas de su cuello a punto de reventar.
Desde el punto de vista de este vecino del mundo, Iñaki Gabilondo, Don Iñaki Gabilondo, sería el prototipo de periodista-locutor-analista, que se pone al servicio de la noticia, sin exacerbarse en el tono ni en su presión arterial, pero siendo perspicaz y sagaz en sus pensamientos. Y él sí que lo está dejando poco a poco, aunque su empresa se opone a ello, para que sus seguidores se vayan acostumbrando a verlo cada vez menos.
Lo importante en este caso, y es curioso tratándose de un comunicador, no son las palabras, sino los hechos, y parece que al Señor Del Olmo, a pesar de los años, con tantas idas y venidas, eso se le ha olvidado.

*CARICATURA: DE LA RED

lunes, 9 de septiembre de 2013

PIRATAS DE SOFTWARE DULCE

He tenido que resetear  el ordenador, y por esas neuras que le dan a uno, y al quedar el disco duro libre de polvo y paja, me he imaginado que tiene que ser muy parecido a sufrir de amnesia, con la diferencia de que, se supone, ésta se pasará algún día, y cada imagen, y día, tendrán su recuerdo, si es que tienen que tenerlo.
Incluso me imagino que los mismos olores te tienen que ayudar a recordar, cosa que con un disco duro no ocurre. A  este vecino del mundo, oler a pólvora siempre le retrotrae a la víspera de los Reyes Magos, allí en su Elgoibar natal, esperando  que la cabalgata bajara del monte, aunque siempre le hizo sospechar que en todo aquello había algo raro, más que nada por el “negro” de los pajes, más agudizado en algunas partes de su cuerpo que en otras. Los negros de las fotos y de las películas, no eran igual. Y, otro pequeño detalle, se supone que la comitiva era la primera vez que llegaba a ese pueblo, y saludaban a todo el mundo como si les conocieran de toda la vida.
Tiene que ser realmente duro estar delante de la persona que más has querido en tu vida, y ser incapaz de situarla en tus recuerdos, porque, en realidad, viviremos más allá de nuestras vidas siempre que haya alguien capaz de recordarnos, para bien naturalmente, porque en el otro caso, como se dice en mi pueblo, en ese mismo de la cabalgata, en realidad te acuerdas de la madre que le parió, lo cual es realmente injusto con esa madre, pero así es la vida, y sino que se lo pregunten a la madre de un árbitro de fútbol.
Por cierto, lo que ocurre con los discos duros es igual a lo que ocurre con nuestras propias vidas. Siempre hacemos el firme propósito de no meter, y con perdón, más mierda en ellas, y en el disco duro del ordenador, y al final, siempre encontramos de todo, y no nos damos cuenta hasta que es otra persona la que enreda entre lo nuestro, y saca cosas que en realidad nos hacen enrojecer, o más bien cambiar de tamaño, e intentar desaparecer, por de pronto, de los ojos del que, con permiso o sin él, ha entrado en nuestro disco duro de los recuerdos.
Además,  y ya para terminar, en el caso de que sufriéramos de amnesia, no es el caso de los demás,  y es tan importante recordar , como ser recordado. Por eso este vecino no entiende a todos aquellos  que en un momento, o en muchos, han defraudado a los que les rodeaban, porque podrán resetear su disco duro, pero hay muchos más discos duros, que no podrán tocar, y esos siempre serán testigos de su comportamiento, y si se vistieran como se tiene que vestir un hombre, o una mujer, no vivirían tranquilos;  pero éso también tendrá que ver con el tipo de software que utilicen. Y muchos de ellos no es que pirateen su vida, sino que ellos mismos son unos auténticos piratas, piratas de software dulce.

*FOTO: DE LA RED

domingo, 8 de septiembre de 2013

AMOR Y HABAS

Llevo todo el día acordándome de Amor. Era una vecina nuestra, en Donosti. No diría que era muy querida, pero sí que no pasaba desapercibida. Todo aquel que en algún momento se cruzaba con ella, no la olvidaba nunca.
Siempre vestida de negro, este vecino piensa que ya había nacido viuda, y con una pequeña renta todos los meses. Al no tener que preocuparse por su día  a día, se volcaba en la comunidad, pero no para ayudar en los problemas, sino que ejercía más bien el concepto de Gran Hermano. No se le escapaba nada. Es más, este vecino del mundo ha llegado a plantearse que tenía poderes psíquicos, y antes de que alguien hiciera algo, Amor ya sabía lo que cada uno de nosotros pensaba.
No se perdía una reunión de vecinos. Se colocaba en primera fila. No aportaba ideas, solo veía las pegas de las ideas ajenas. Eso sí, siempre nos pasaba informes de cómo estaba la situación de  los portales 2 y 6, el anterior y el posterior al nuestro, echando en cara lo mucho que ellos habían conseguido para su comunidad.
Lo curioso del caso es que  cuando nosotros intentábamos hacer  lo mismo que ellos, si era el caso, Amor se oponía a todo, con lo cual había momentos en los que se contradecía, porque a lo mejor hace unos meses había mantenido un criterio, y ahora mantenía el opuesto. Este vecino  siempre pensó que Amor no hubiera desentonado entre los miembros del ayuntamiento donostiarra, entre los que era frecuente el mismo cambio de criterio, dependiendo de si eran del partido del alcalde en ese momento o no.
Todos os preguntareis de por qué me estoy acordando de Amor ahora. Pues muy sencillo; por todas las voces que se están alzando ahora, alegrándose de que la candidatura de Madrid, como sede olímpica, se haya quedado fuera, y más en la primera ronda.
Hay personas que nunca quieren participar aportando ideas, pero que siempre destrozan las de los demás.
Se ha calculado que si Madrid se hubiera llevado la sede para los Juegos Olímpicos del 2020, ese impacto hubiera supuesto lo mismo que una campaña publicitaria por un valor de más de setecientos millones de dólares, y eso, se mire como se mire, siempre es bueno.
Que en España hay una aguda crisis lo sabemos todos, y eso no va a cambiar  sin la adjudicación de los juegos, pero sí podía haberse contemplado una oportunidad con el triunfo en la candidatura.
Como se suele decir en el argot castizo, en todos los sitios cuecen habas, y Tokio y Estambul seguro que tienen las suyas, pero de cara al exterior han dado imagen de cohesión, y no como nosotros, que aunque somos moléculas de un mismo cuerpo, siempre nos repelemos. Y es que Amor, no solo es un nombre, también es un sentimiento.

*FOTO: DE LA RED

sábado, 7 de septiembre de 2013

¿AL OLIMPO?...POR BUENOS AIRES

Ha llegado el día. Dentro de unas horas se terminará de desojar la margarita y se sabrá si Madrid será sede olímpica en el 2020.
Ayer estuve hablando con Marisa, mi frutera de cabecera, y me decía que a ella le daba lo mismo porque nosotros íbamos a seguir igual de pobres.
Este vecino del mundo, si por algo se caracteriza es por su optimismo a prueba de bomba, y se supone que algo más de trabajo para alguien ya habrá, si el Comité Olímpico decide positívamente para los madrileños, aunque los pesimistas de turno, a esto responderían que el trabajo sería para los de siempre.
Como se suele decir, que el diablo sabe más por viejo que por diablo, este vecino del mundo recuerda que cuando se preparaba en España el mundial de fútbol de 1982, a San Sebastián se le ofreció la posibilidad de ser una de las sedes, dándole dinero para renovar Atotxa, pero enseguida surgieron voces diciendo que ese dinero mejor sería invertirlo en otras necesidades. Pero como ese dinero, si se daba, era solo para renovar el campo, al final tuvimos que esperar más de veinte años para tener un campo nuevo.
Se suele decir que la ocasión la pintan calva, como al famoso calvo de Navidad, y hoy sería una buena oportunidad de hablar en positivo de Madrid, y por ende de España en general.
De todas maneras, alguien tenía que haber pensado en todo, y mantener al todavía presidente, alejado de este tema. Este vecino no es supersticioso, pero siempre evita pasar por debajo de una escalera, más que nada porque es íncómodo, y por el mismo motivo, allí donde va Rajoy siempre le acompañan unas nubes negras de infortunio, y para estas horas ya debe de estar con sus nubes defendiendo la causa madrileña, y eso me da mucho miedo, porque a la Señora Botella, primer edil de la villa y corte, a la que también temo, más que nada por sus despropósitos al sacar su lengua a pasear, se le puede “torear”, pero el tandem Señora Botella-Señor Rajoy, te puede hacer un descosido en cualquier momento. Juntos, son una especie de Tip y Coll de la política, en el que no se sabe quién es quién, aunque pagaría oro por oír una conversación de los dos. Tiene que ser surrealista total, aunque se necesitará una hora para procesar todos los datos que te den, y luego partirse de risa por no llorar.
Resumiendo, esperemos que esta tarde Madrid sea designada sede olímpica 2020, porque seguiremos igual de pobres pero algunos tendrán motivos para soñar, aunque sean los mismos atletas, porque soñar siempre es bueno, y si de Madrid siempre se ha ido al cielo, ¿por qué no a partir de hoy se puede también ir al Olimpo? Eso sí, pasando obligatóriamente por Buenos Aires.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 6 de septiembre de 2013

LA VERDAD COMO ATREZO

Hoy en día todo aquel que quiera estar en el candelabro, como dijo la miss aspirante a actriz aspirante a ser aspirada y volverse polvo de estrellas, necesita unas buenas gafas de sol de primerísima marca, y un smartphone o similar. En realidad es todo atrezo y pura pantomima, como la vida misma, pues las gafas no se utilizan para evitar el sol, sino el juego de miradas, y el teléfono para escapar de las preguntas. Será casualidad, y las casualidades en la mayoría de los casos son excusas, pero muchas veces se observa que el famoso va hablando por el móvil, y cuando termina el recorrido durante el que prevé que puede ser preguntado por el periodista de turno, y se mete en el coche que le estaba esperando, cuelga el teléfono.
Más de una vez, este vecino del mundo ha pensado que esos teléfonos no son reales, que son como los expuestos en las tiendas de telefonía, que advierten previamente que son maquetas. Tampoco sería de extrañar, ya que la vida es puro teatro, y en el teatro nada es lo que parece, y los móviles no son tales sino solo recursos interpretativos.
Y es que en nuestros días lo importante es aparentar, por eso más de uno caído en desgracia por la crisis, se lo está pasando todavía peor, pues no quiere que los vecinos se den cuenta de su situación real, y digan aquello de que con los aires que se daba...
Hoy tiene más actualidad que nunca aquel cuento del rey desnudo, por el cual unos sastres iban a ganar una cantidad inmensa de dinero, al hacer un supuesto traje con telas preciosas de excelente calidad e hilos de oro, pero que tenía la extraña característica de que solo podía ser visto por aquellos que realmente eran hijos de quienes todos pensaban que era su padre, con lo cual conseguían que todos mintieran y dijeran que el traje era excelente, para que no se pensara que en realidad ellos mismos eran bastardos. Todo aquel que conoce el cuento sabe que al final, durante el desfile del rey con su supuesto nuevo traje, pero que en realidad iba desnudo, es un niño, el que con su inocencia y crudeza habitual, dice que él lo único que vé es a su rey desnudo.
Lo importante en nuestros días no es encontrar la verdad, sino la utilización que podamos hacer de nuestra verdad para uso propio. Y ahora todo se compra y se vende, y las noticias blancas no cotizan en bolsa. El amor no da dinero, pero si la pelea, la trifulca y los cuernos. Y hay cuernos de todo tipo, porque engañar se puede hacer en todos los ámbitos de la vida.
Hoy es moneda de cambio frecuente, el estirarse de los pelos, aunque luego se vayan a cenar juntos y cobren en tres partes, porque no hay que olvidar que la persona que cuenta o relata el tema, también cobra, y es que al final, los únicos “paganini”, como siempre, somos nosotros, que al final tocamos, pero siempre de oído.

*FOTO: DE LA RED

jueves, 5 de septiembre de 2013

URDANGARÍN, EL COLA-CAO, Y LA MARIPOSA

Recuerdo que mi madre siempre ha dicho que el “trabajo” de un niño es jugar. Por esa regla de tres, y ya es cosecha de este vecino del mundo, un joven normalmente tiende a ser, y para que nos entendamos, de izquierdas, queriendo dar la vuelta al mundo, literalmente y en el planteamiento de la sociedad actual, como si fuera un colador de esos antiguos para el café. Sin embargo, a medida que uno va adquiriendo algo de propiedad va tendiendo más a la derecha, a señorito/a de su cortijo.
Por otra parte, con respecto al corazón, se pasa de aquel amor platónico, y del contigo pan y cebolla, al hoy nos queremos tu y yo, pero mañana Dios, o el que sea, dirá.
A medida que uno va peinando canas, e incluso va dejando de peinarse porque no hay nada que peinar, va ampliando su diálogo consigo mismo delante del espejo cada mañana, y lo que hace años le parecía un anatema ahora ya no lo es tanto.
Cada persona tiene sus alarmas, y estas van sonando cada vez que hace algo que no está bien con su planteamiento vital. Sin embargo, poco a poco se van trucando esos límites, con todo tipo de excusas, como si el vecino lo hace por qué yo no, o si al final me voy a arrepentir por no haberlo hecho.
Todo esto viene a una encrucijada vital por la que estoy atravesando...
En mi casa, en la de mi madre, se ha tomado siempre cacao para desayunar, es decir, el Cola-Cao de toda la vida, aquel que como decía la celebre canción del negrito, es un desayuno y merienda ideal. Pues desde hace un tiempo, en mi casa, en la de la Nuri, con los aires nuevos de los miembros más jóvenes de la familia, han entrado también ideas nuevas, y con ellas el caos en forma de desayuno con Nesquik. Este vecino no tiene nada contra esa marca, pero se ha perdido ese gusto a pegada del boxeador y sprint del ciclista de la canción del Cola-Cao. Ésta es una bebida del pueblo, del albañil que se cuida, y la otra ya es más del señorito después de un día de pecado.
Además, no nos engañemos, Nesquik tiene acento suizo, y personalmente Suiza me recuerda a Urdangarin y compañía, y como que a este vecino se le revuelve el estómago y se le dispara la tensión, aunque es curioso que esa familia también tenga todos los boletos para que sean clientes del Cola-Cao por aquello de que parece que, presuntamente al menos, les gusta chupar del bote. Será el denominado “efecto mariposa”, ese que dice que el aleteo de una mariposa puede provocar un tsunami al otro lado del mundo. En la picaresca española sería algo así como si meten muchas personas la mano en caja ajena para llevárselo crudo, al final solo quedará la caja y el paisano de turno que pasaba por allí, y al que se le culpará por haber vivido alegremente en compañía de los suyos.
Por todo lo anterior, no voy a dejar de tomar Cola-Cao por la simple y comprensible razón de que no me da la gana, y por el mismo motivo que aunque no es políticamente correcto lanzar un eructo, lo bien que te quedas después es indescriptible, y porque sencillamente este vecino es así porque le sale, vamos, como el eructo.

*FOTO: DE LA RED


martes, 3 de septiembre de 2013

COLECCIÓN DE IDEAS

Lo mismo que las personas atraviesan por diversas etapas, el año lectivo, por decirlo de alguna manera, también tiene sus diferentes épocas, y ahora ya están anunciando la vuelta al cole para los menudos de la casa, que para los que están todavía en edad de procrear, se lo piensen bien, pues te cuesta, como diría Shakespeare, “one egg”, y Cervantes añadiría “y la yema del otro”.
Nosotros, sin embargo, tampoco nos libramos de los anuncios, y nos dedican los famosos fascículos. No nos escapamos nunca de ser, como se dice ahora, “target, u objetivo, de todo tipo de campaña publicitaria, quizás porque se supone que tenemos dinero, y nos quieren aligerar de esa pesada carga mediante sus sugerentes ofertas.
Hace muchos años comenzaron con la Enciclopedia Salvat, y más tarde con los libros de Félix Rodríguez de la Fuente. Eso, era comprensible, pero desde hace años ya, parece que le han cogido el gusto, y presentan de todo, hasta colecciones de abanicos, e instrumentos musicales, ambos en miniatura naturalmente.
Como hay que modernizarse con los tiempos que corren, cualquier día
de estos comercializaran una colección de parados, en miniatura también, naturalmente, con todo tipo de profesionales, algunos incluso en el acto de rellenar los papeles para intentar irse a Alemania, que dicho sea de paso, debe de estar super-poblada ya, más que nada para fastidiar a la Merkel.
Quien diga que no ha comprado nunca nada por fasciculos coleccionables, como siempre dice la publicidad, miente como un bellaco, porque qué es normalmente la compra de un piso, sino la adquisición encubierta de una casa por fascículos, solo que te dan la colección entera al principio, y lo que coleccionas son las letras a pagar.
Se echa de menos una colección de famosos de televisión, incluso alguno de ellos merecería en sí una colección aparte, como por ejemplo Belén Esteban, o el mismísimo Jorge Javier Vázquez, ambos con elementos intercambiables de quita y pon, y la primera con brazos, manos y dedos articulados, para poder hacer todo tipo de cortes de manga, y peinetas incluidas. Más de uno compraría alguno de los muñecos para hacer vudú, y quizás eso motive a que las mismas empresas se resisten a lanzar al mercado este tipo de colecciones, y prefieran promocionar sus libros, porque ahora, si quieres ser un famoso con pedigrí, tienes que haber escrito un libro como mínimo, aunque nunca hayas leído uno, lo cual en sí ya tiene su gracia.

*FOTO: DE LA RED