sábado, 31 de marzo de 2012

THE SHOW MUST GO ON, O ALGO ASÍ

Siempre suele ser de agradecer cuando un personaje público aprovecha su popularidad para ayudar a la consecución de un ideal, o de ayudar a alguien.
Todavía está cercano el ejemplo de la detención de George Clooney en una manifestación, y que ya fue tratado por este vecino del mundo en su día. O por ejemplo el periplo que suele hacer el Papa de vez en cuando, y que estos días pasados han tenido su representación en México y Cuba. En ambos casos a través de ellos se hablan de diversas ideas y problemas.
Otro caso totalmente diferente es el del actor español Guillermo Toledo, más conocido ultimamente como Willy, Willy Toledo.
El 29 de Marzo, el día de la huelga general, las redes sociales ardían prácticamente con solo dos temas, el de la citada huelga y de Willy Toledo, que según las informaciones del momento había sido detenido al formar parte de un piquete informativo que había causado más de un problema, digamos, en un bar del barrio de Lavapiés en Madrid. Aunque al principio no fue verdad, el día sí acabó con la detención real del actor que había sido denunciado, y más tarde reconocido, en una rueda de identificación por el propietario del bar.
El caso del citado actor es un caso especial, pues últimamente se diría que no es que ayude a las causas que defiende, sino todo lo contrario. Lo mismo le ocurrió cuando intentó defender al régimen cubano con unas desafortunadas declaraciones que luego las tuvo que “maquillar”.
De todas las maneras no es lo mismo intentar arreglar un charco, que meterse en él mientras intentas hacer los 50 metros lisos con un perfecto estilo trasnochado de salvador de izquierdas, muy al uso en los setenta, pero que ahora huele bastante a naftalina.
Además no es lo mismo ser el protagonista de una película, que montarse una película erigiéndose presuntamente en uno de los protagonistas de los piquetes.
Mientras el Papa hace colección de todo tipo de gorros y sombreros durante sus viajes, lo cual también se lo debería de hacer ver, el citado actor colecciona momentos tragicómicos al grito de “The show must go on”, o algo así. 

*FOTO: DE LA RED 


viernes, 30 de marzo de 2012

DOBLAN POR TODOS NOSOTROS

 
Antes de nada he de confesar que hoy no pensaba hablar de la huelga de ayer, porque considero que con las huelgas pasa lo mismo que con las guerras, que en realidad no hay ni vencedores ni vencidos, sino que todos pierden.
Más bien el tema de hoy viene motivado por una duda que me está punzando en mi interior, y ya se sabe que puede crear una crisis interior, y ésta en su grado máximo incluso originar una enfermedad.
Todo viene dado al comprobar en los periódicos digitales y en la radio, la guerra de cifras entre los sindicatos y el gobierno de la nación con respecto al grado de seguimiento a la huelga en el día de ayer.
Volviendo al tema de la enfermedad, si asumiéramos el grado de seguimiento ayer como grado de lo mal que se encuentra un enfermo, según el grado dicho por los sindicatos el enfermo como mínimo estaría en la Unidad de Vigilancia Intensiva, en la famosa y temida UVI. Sin embargo, según el gobierno de la nación el enfermo no tiene ni un simple catarro. ¡Vamos! Es que no hay ni enfermo...
Planteado ésto, la duda que me carcome es si con la política diaria y con la crisis pasa lo mismo, osea que el gobierno o no se entera o nos miente con una desfachatez que da miedo.
Valga que como la incidencia de la huelga ha sido masiva en el País Vasco, ésto quizás distorsione la visión que podamos tener con respecto al seguimiento del resto de España, y de que los sindicatos, todos, arrimen el ascua a su sardina, publicando cifras, digamos que más que optimistas, pero intentando ser honesto, después de haber visto y escuchado opiniones de todos los lados, este vecino del mundo es de la opinión de que el seguimiento de la huelga fue mucho mayor de lo que el gobierno quiere dar a entender.
La duda de este vecino como ya relatada, pero dicha ahora de una manera bastante vulgar, sin ningún tipo de aditivos ni edulcorantes, sería si el gobierno no se entera, o nos toma por tontos. Quizás lo más triste, es que la realidad sea una mezcla de las dos suposiciones. Por lo tanto, no nos queda otra, aunque fuéramos ateos, que rezar. Rezar por lo que va a ser de nosotros, porque quizás estemos en manos de unos insensatos, y eso es lo peor que nos pudiera pasar. 
Puede tomar un gran valor incluso en este contexto la idea de Hemingway en Por quién doblan las campanas, y es que doblan por todos nosotros.


*FOTO: DE LA RED

miércoles, 28 de marzo de 2012

MAÑANA SIN NINGUNA DUDA

Llevo unos días reunido conmigo mismo pensando si debo posicionarme abiertamente sobre la huelga general convocada para mañana, y antes de nada he de confesar que éste sin duda va a ser uno de mis artículos más duros para mi, porque siempre he hablado desde esta ventana con el corazón, aunque la mayoría de las veces teñido con el color de la ironía, siempre relatando mi estado de ánimo, pero nunca intentando convencer del camino a seguir por mis lectores.
Mañana por la mañana voy a salir a la calle como nunca antes lo había hecho, porque como muchas personas siempre he estado conteniendome por múltiples razones que a la postre eran no meterte en problemas porque tu ya tienes un trabajo, y que no te vean, no sea que puedas ser considerado como problemático y pierdas el tuyo.
En el argot taurino diría que ya a toro pasado te das cuenta de que de nada te ha servido el cerrar la boca para que ya con cincuenta y cinco años, y sin ninguna posibilidad de someterme a una operación de cirugía estética en el carnet de identidad, y víctima de un ERE me fuera a la calle prácticamente con lo puesto.
Por eso desde el poder que te da la experiencia y desde esta ventana que es la vuestra os he de decir que mañana pienso manifestarme, en primer lugar por mí, pero sobre todo por esas muchas personas que no se van a atrever a abandonar su puesto de trabajo, no sea que al día siguiente, y naturalmente poniendo de antemano otras excusas, el empresario que un buen día les contrató, les rescinda el contrato.
Mañana voy a salir a la calle por todos aquellos trabajadores que hace muchísimos años se movieron, y poco a poco fueron consiguiendo unos derechos que a nosotros y en muy poco tiempo nos los han escamoteado, y por ahora prácticamente ni hemos pestañeado.
Si nos fijamos en el panorama mundial, está mas claro que nunca que el poder que se mueve hoy es el del dinero y éste es el que en realidad hace que los políticos se decanten por un lado o por otro.
Hace muchos años las corrientes políticas se basaban en pensadores, especialmente en la Izquierda, como Marx, Lenin, y otros muchos. Ahora el primer nombre de los pensadores empieza por Banco de ... porque en realidad son los que tienen el poder.
Quién más quién menos a medida que vaya cumpliendo años, su chasis le va a dar problemas, y con ocho o nueve días que falte al trabajo, se va a poder rescindir su contrato laboral, con lo que llegar a poder cobrar la jubilación va a ser tan artículo de lujo como tener angulas en tu mesa.
Hay que recordar por cierto, digan lo que digan los políticos sean de izquierdas o de derechas, que las palabras se las lleva el viento, pero los actos quedan en la retina de todos, y hay que recordar que para lo único que se suelen poner de acuerdo es para subirse el sueldo y para aprobar que sus condiciones para la jubilación sean lo más favorables posibles, mientras congelan el sueldo de los funcionarios, y cada vez dan más poder al empresario para que haga y deshaga sus negocios como le venga en gana.
Solo decir que para el comportamiento de mañana no hay que mirar si eres de izquierdas o de derechas, pues no hay que olvidar que los que están ahora en el poder nacional, son diestros, pero los que empezaron a cambiar estas leyes, y estaban en el poder el año pasado, cuando ya se aprobaron ERES que claramente estaban contaminados de intereses privados eran zurdos.
Si los trabajadores de a pie, no miramos por nosotros, nadie lo va a hacer, por eso mañana no tengo ninguna duda sobre lo que tengo que hacer.
Y estoy seguro que no estaré solo.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 26 de marzo de 2012

CARTA ABIERTA

 Carta abierta al Sr. James Cameron, director de cine:
                                                                                               
                                                              San Sebastián, 26 de Marzo, 2012

Estimado James,
Con asombro me entero de que estas llegando a la zona del mar más profunda de nuestro planeta, situada en el denominado Foso de las Marianas, que se encuentra a unos 11,2 kilómetros por debajo de la superficie del Océano Pacífico.
Te conocí a través de tu filmografía. Me gustó mucho Terminator, rondaste la poesía en imágenes presentándonos un mar maravilloso en “Abyss”. Me lo pasé como un enano en Mentiras arriesgadas. Sin embargo, para mí te hundiste con el Titanic. Es una historia totalmente lineal en la que en un momento dado aparecen actores secundarios de notable entidad como Kathy Bates, pero que no nos cuentan nada.
Y es que presentar una historia de la que todos saben cómo va a terminar es muy arriegado, aunque en “La aventura del Poseidón” también sabíamos lo que iba a pasar, y fue un auténtico triunfo. Por eso lo enmarañas todo con una historia de amor como excusa, para que suframos intentando saber si se salvarán los dos, aún conociendo que no hay amor, cinematograficamente hablando, más bonito que aquel que es truncado por las circunstancias, ya que durará eternamente en nuestros corazones.
Detalles como que durante años habías estado investigando la historia de ese navío, para que al llevarlo a la pantalla su realismo fuera del cien por cien, incluso presentando la misma vajilla, en realidad, son cosas sin importancia, pues, James, tu y yo sabemos, que lo importante de una película es que la historia funcione, y que para cuando intentemos reaccionar, la cinta ya haya terminado.
Sin embargo, eres políticamente correcto presentándote en la entrega de los Oscar ese año con tu familia, haciendo durante toda la ceremonia alarde de compenetración y amor con tu esposa, para que el baño de premios fuera estéticamente perfecto, y presentando la demanda de divorcio la siguiente semana. Y es que mides cada milímetro de tus movimientos, y los conviertes en dinero.
Llevas un tiempo alimentando tu vena científica, primero investigando los restos del verdadero Titanic, y luego intentando llegar a lo más profundo de los mares con un grupo del que formas parte.
Sin embargo, aunque eres cien por cien americano, como los cigarrillos del anuncio, aunque en tu caso, canadiense, tienes un punto en común con uno de nuestros grandes toreros, Luis Miguel Dominguín, en lo que concierne a que necesitas contar todo lo que haces. El torero se acostó con aquella belleza que era Miss Ava Gardner, y tú intentas batir records de todo tipo, primero en taquilla, y ahora en la pantalla de la ciencia.
Siento tener que decírtelo, aunque pueda herir tu orgullo, pero como latino, y con el pícaro que todos los españoles llevamos dentro, si tengo que elegir, siempre me quedaré con el maestro Dominguín, porque se jugaba la vida, esa misma vida que luego disfrutaba con las mujeres más bellas del mundo.
Y es que hay más vida, esa que buscas en las entrañas de los mares, más allá del dinero.
Un saludo, y me muero por saber cómo vas a rentabilizar esta aventura, ¿subastando el pequeño submarino, quizás? Porque el problema de hacer una película con esta historia es qué actor puede estar a tu altura.

Siempre tuyo,
Este vecino

* FOTO: DE LA RED


domingo, 25 de marzo de 2012

CAPERUCITA Y SU CÓDIGO DE BARRAS

Como este vecino del mundo es un buen conocedor de sus carencias, y de que con una sola neurona no se puede abarcar mucho, suele programar siempre que puede, aunque son pocas veces, la verdad, los temas a comentar en este nuestro blog, y esta mañana, con el cambio horario de la noche anterior, lo que hubiera tocado era hablar a favor y en contra de esta práctica, y de las molestias que puede causar durante unos días.
Sin embargo, una noticia de las últimas horas ha hecho que la ventana de este vecino se oriente hoy hacia un tema que desgraciadamente por lo usual no es novedad, aunque en esta ocasión presente un añadido un tanto inquietante.
La Policía Nacional ha desarticulado dos clanes, en la comunidad de Madrid, de nacionalidad rumana que explotaban sexualmente a mujeres, tatuandolas códigos de barras si intentaban fugarse, en los que se indicaba la deuda pendiente.
Los mecanismos de la mente son indescifrables. Y es por eso, que la mía, me ha recordado la historia de “Yo, Robot”, que en realidad son un conjunto de historias de Isaac Asimov, sobre las bases de la moralidad entre hombres y robots, abriendo un futuro, al menos inquietante, especialmente desde la mente de un escritor y que le puede servir de base para un mundo donde todo es posible.
Sin embargo, en la noticia ahora comentada, se da la paradoja de que es el mismo hombre quien convierte en objeto al hombre, en este caso claro está a la mujer. Y para que no haya ninguna duda le “incrusta” un código de barras en el que hace patente lo único que vale para él, en el caso encontrado: dos mil euros. Un código en un mundo sin códigos.
Siempre se ha dicho esa expresión de que el hombre es un lobo para el propio hombre, con lo cual hasta el cuento infantil de Caperucita Roja toma otra perspectiva mucho más inquietante que el significado sexual del rojo en una persona desde todo punto inocente.
Y no se puede decir, además, que ha ocurrido en un lugar lejano a la civilización, sino que uno de los puntos era en la mismísima Calle Montera, del centro de Madrid. Como queriendo demostrar que nadie se puede evadir del tema porque está más próximo de lo que la mayoría hubiéramos pensado.

*FOTO: DE LA RED

sábado, 24 de marzo de 2012

A PARTIR DE HOY

A partir de hoy muchas cosas van a cambiar... Y es verdad, porque en realidad es la consagración de la primavera, y comparto desde la más profunda humildad, la misma frase que utilizó el Señor Stravinsky para una de sus grandes obras.
Lleva varios días entre nosotros, la primavera, pero apenas se ha dejado ver detrás de esos tímidos rayos de sol. Sin embargo esta noche, con el cambio horario, el imperio de las sombras va a dar paso al esplendor del color, de las flores, de la vida. Además, como aquel que no puede esperar en su noche de bodas, roba parte del tiempo, de nuestro tiempo, para besarnos con sus fuerzas renovadas de cada año.
La luz da alegría al alma, vida a los sueños y esconde las vergüenzas del mal que hay en nuestro interior en el armario del olvido.
Pasamos del Carmina Burana al Aleluya de Haendel en el mismo suspiro, en el último frío suspiro.
A partir de ahora atrás han de quedar los colores fríos, los sentimientos fríos, para albergar el destello de nuevas ilusiones, de cosas por hacer, de libros por leer, de sueños por descubrir. Donde el “nosotros” primará sobre el “yo”, donde el “seguro” ocultará al “quizás”.
A partir de hoy muchas cosas van a cambiar. Los abrigos de invierno darán paso a las sugerencias de la primavera, a las promesas de algún día pero pronto, olvidando los quizás que ocultan un nunca.
Quien trabaje esta noche, podrá hacerlo más intensamente con la alegría de lo sabido, en el “menos tiempo” estipulado.
Nuestra capacidad de aguante será trucada, para pasar del “casi lleno”, al “nunca he sido defraudado”, del “esto se hunde”, al “casi se hundía”. No es por ellos, es por nosotros. Porque a nadie le tiene que amargar un dulce, y qué mejor bombón que la primavera. Pastel con sabor casero, con la abuela luciendo moreno de horno, con manos quemadas sobre dulce en su punto.
Y es que este nuevo tiempo que se nos presenta, tiene banda sonora de niño recién nacido, de olor a pólvora de fiestas, de un primer amor al que no le diste su importancia hasta pasados muchos años.
No engaño a nadie, ni quiero, al decir que a partir de hoy las cosas van a cambiar.

*ILUSTRACIÓN: DE LA RED

viernes, 23 de marzo de 2012

LA HORMA DE SU ZAPATO

La horma de su zapato, eso es lo que encontró ayer Mercedes Milá en su programa de Gran Hermano.
Antes de nada, he de confesar mis pecados, bueno, en realidad es uno pero bien grande, a vistas de lo que opina mucha gente. Soy un seguidor empedernido de Gran Hermano, desde la primera edición.
No he intentado entrar nunca, porque tengo claro que en este tipo de programas no entras tú solo, sino toda tu familia, y al final te dicen eso de que por haber entrado eres un personaje público, y a partir de ese momento se creen que tienen patente de corso para zurrarte a tí, y prácticamente a toda tu familia que luego entre en el juego de responder.
Ayer se pudo ver claramente el talón de Aquiles del programa. Para cuando una persona entra, le han empapelado a tests de todo tipo y pelaje. Conocen todo sobre él o ella, y creen que puede dar juego.
Hace unas semanas entró un nuevo concursante, ya con el juego comenzado, llevaba más de un mes en antena.
Antes de entrar, dan unas breves imágenes del concursante, Cristian, veintisiete años y de tierras alicantinas. La verdad es que en unos segundos queda retratado como machista, y no comprende a los homosexuales. Antes de entrar, la audiencia ya está en su contra. Pero, hay un problema, los concursantes no saben estas opiniones.
Comienza a jugar Cristian. Es pequeñito, muy simpático, y lo que en el País Vasco conocemos como “salsero”. Rompe la monotonía de la casa, y se gana sus amigos, y sus detractores.
Su comportamiento, y su figura me recordaban mucho al Alfredo Landa que intenta ligar con las suecas. No engaña a nadie. Al contrario, hay una chica canaria que se deja “querer”, y Cristian le pregunta lo que opina de él, y ella le dice cosas muy buenas, como que le gusta su tipo, que es simpático...Total, que en el argot taurino diríamos que él le “tira los trastos”, y ella sale como puede. Cuando se va ella, se junta con otra concursante y se ríe de él, tachándole de “friqui”. ¿Quién se ha portado mal?
Durante el concurso, él sabe leer muy bien el juego, e intenta descabezar al poder. Es más, uno de los concursantes es cura, cataloga excelentemente a las personas, y se convierte en uno de sus mayores apoyos. Cristian en ningún momento enmascara su manera de ser.
En contra de lo esperado, ayer salió del programa. Mercedes Milá dice que por el voto de la gente que se siente insultada. Y en el plató comienza un juego de despropósitos.
Mercedes Milá intenta intimidar a Cristian en un medio al que él no está acostumbrado, y le suelta cuerda para que él mismo se ahorque. Ella le da a entender como que con ella no tiene nada que hacer. Él le dice que no es su tipo. Entonces, y éste es uno de los grandes errores de la Milá, ella se viene arriba, y pone sus “herramientas” delante de él. Como los buenos toreros alicantinos, él no pierde su sitio, y le dice que no le tiente. Resumiendo, al final y movido por ella, con su consentimiento, él le toca no un pecho, sino una teta, y luego la otra. Y como Cristian le dice que no puede distinguir su figura con el vestido que lleva, que es muy ancho y con vuelo, ella se da la vuelta y levantándose el vestido le enseña el culo, bueno, la ropa interior que tapa el trasero.
Estamos como con el comportamiento de la concursante canaria, ¿quién se ha portado mal?
Se notaba que Mercedes Milá se daba perfectamente cuenta de que se había salido del tiesto, y luego intentó que quedara claro que a él no le gustaban los homosexuales, cuando él lo que dijo es que en su entorno no está acostumbrado porque no ha encontrado ninguno, y opinaba que los sudamericanos son unos “vaguetes”. A Mercedes Milá, le salió entonces la “superwoman” que lleva dentro, y no se le ocurre otra cosa sino que disculparles porque en su país hace mucho calor. Cristian, que es de Torrevieja, lo tenía, lo que se dice “a huevo”: _En mi tierra hay muchos momentos en que hay cuarenta grados, y trabajamos igual.
Total, que hoy en twitter hay mucho seguidor del programa que dice que la presentadora ha insultado a los andaluces.
Lo dicho, le ha salido el tiro por la culata. Y es que el público no es tonto. Sabe que Cristian entró al programa enseñando sus cartas, y luego el mismo programa que le deja entrar, las utiliza para ponerle a parir, cuando su actuación dentro de la casa ha sido impecable, porque los concursantes no estaban contaminados con las presuntas ideas de Cristian.
Mercedes Milá se vió tan sola al final, que intentó buscar compañía en el resto de concursantes que habían salido antes que él, y nadie la apoyó. Es más, la despedida de Cristian, ya desde el estudio, de el resto de los concursantes habrá sido una de las más bonitas y sentidas de todas las ediciones.
En la historia del programa hay muchos concursantes con conceptos de antemano de primer grado, que nada más entrar en la casa, te das cuenta de que son malas personas. Y es que como decía el anuncio del programa, Gran Hermano es la vida misma, y lo que cuenta son los actos, la práctica, y no la teoría.

*FOTOS: DE LA RED

jueves, 22 de marzo de 2012

TIEMPOS REVUELTOS


Por primera vez desde hace mucho tiempo se ha dado el caso de que el programa de máximo audiencia en la televisión en España sea un programa de la tarde, sin ser un evento deportivo, y no en algún horario considerado como prime time en la noche.
Es Amar en tiempos revueltos, o las aventuras de Manolita, Marcelino y Pelayo, propietarios de El asturiano, una tasca en un barrio de Madrid, del año 1957. Se da la paradoja de que aún siendo ellos el eje de la serie, no son en realidad los protagonistas de la trama, sino solo personajes secundarios.
Esta es la séptima temporada, y cada año, poco antes del nuevo curso escolar, a mediados de agosto, se resuelven las viejas tramas, y aparecen nuevos personajes con nuevos problemas.
Entre trama y trama se da un repaso a las vicisitudes de toda una época a la que algunos acabábamos de llegar, y otros solo conocen de oídas, pero tras el paso del tiempo es una mirada un tanto romántica y cariñosa, plagada de buenas interpretaciones, en la que tal vez los mismos guionistas nos hacen una serie de guiños, dándonos a entender que quizás parte de lo perdido, con la crisis puede volver, y que después de todo aquello, nada es tan malo ni tan bueno.
Quizás es un reflejo de la cantidad de gente que tiene tiempo a esas horas de la tarde para ver la televisión porque está en el paro, y parada, dicho ésto para contemplar las diferencias que hace ya unos años, los mismos políticos querían plantear para acortar las listas del paro, que hoy en día no se pueden aligerar ni con trucos del lenguaje.
Pelayo, el abuelo de la familia, aún dentro de su realismo demoledor, utiliza el lenguaje para vestir ese dramatismo de una ironía que como mínimo te hace afrontar la realidad con una sonrisa.
Manolita es una luchadora, sobreviviente de cualquier problema, no puede aguantar una injusticia si es que puede evitarlo, mientras tiene que tirar de su marido, Marcelino, todo bondad y con un punto infantil en su mirada.
Los que tuvieron la idea de esta serie, quizás en el momento de concebirla no se imaginaron que la gente ahora la vería con ojos diferentes a cuando comenzó, hace ya siete años. Y es que en esos años hemos pasado de las vacas gordas, a que casi no queden ni vacas famélicas. 

*FOTO: DE LA RED 

miércoles, 21 de marzo de 2012

FILÓSOFO DE UMBRALES

De los nuevos usos y costumbres motivados por las últimas leyes contra el consumo del tabaco en bares, ha nacido el filósofo de umbrales. Dícese de aquel que normalmente utiliza el consumo de tabaco y alcohol a la entrada de un bar o restaurante para ponerse a elucubrar de todo aquello que pasa por delante.
Antes se utilizaban los púlpitos en las iglesias para cristianizar al ya cristianizado, y sobre todo en el periodo de la posguerra para amenazar con el poder del Todo-poderoso a aquel que osara pensar de manera inadecuada, inadecuada al régimen en vigor.
Ahora, en el país vasco al menos, se están utilizando pequeñas barricas a modo de mesa para que el filósofo de umbrales se ponga a meditar en la soledad de la muchedumbre sobre aquél que pasa, que muy bien podemos ser nosotros.
Hace apenas una hora que he estado paseando con Afgano, mi bichón frisé, y he sido testigo de como un filósofo de esos, ha convertido medio cigarro en humo de una sola calada mientras nos miraba, y acto seguido se ha metido entre pecho y espalda la caña que reposaba delante de él.
Estaba claro que quería olvidar lo visto, yo sin embargo no voy a poder olvidar ni a él ni a sus ancestros.
En los años sesenta-setenta estuvieron de moda unos lugares llamados café-teatros, y en los cuales por el consumo de un ”trago largo”, veías una pequeña obra, normalmente picante, y con frases como: “-Hola, tengo un calor...” y aprovechaba el personaje en cuestiòn para desnudarse. Eran en realidad como prolongación de una parte del cine de la época, en el que solo se desnudaban si lo exigía el guión. Y, casualidad, el guión siempre lo exigía.
Ahora, está tan mal la cosa, que el teatro lo pones tú al pasar por la calle y el filósofo desde su atalaya juzga el mundo según te ve.
Me estoy planteando seriamente que cada vez que salga a la calle, taparme con una mascarilla aséptica la boca y la nariz, para ocultar mi rostro, como hacen en Japón, con el siguiente mensaje: “Estoy ensayando. Mañana estreno de pago.” Espero que se den por aludidos como nos hemos dado por aludidos Afgano y este vecino. El perro no ha querido ni comer. Y eso, al filósofo, no se lo perdonaré jamas.

*FOTO: DE LA RED

martes, 20 de marzo de 2012

¡PAMPLINAS!

Hace un rato, mientras desayunaba, estaba escuchando una de esas tertulias radiofónicas, que al final de lo único que están hablando es de quién la tiene más grande. Me refiero naturalmente a su experiencia, porque todos hablan desde ella, y desde ella también quieren arreglar el mundo. Y digo yo, si a Dios que está en todas partes le costó seis días, ellos que solo están en una emisora les debe de costar lo mismo pero en siglos.
Volviendo al programa radiofónico en cuestión, en él he oído en boca del presentador, una palabra que me ha recordado a mi padre, porque la utilizaba mucho, él y la gente de su generación. La palabra en cuestión, que normalmente se utiliza en plural, es pamplinas. De sus varias acepciones la que utilizaba mi padre era para: Dicho o cosa de poca entidad, fundamento o utilidad. O también para Manifestación poco sincera que pretende halagar a alguien o congraciarse con él.
En los años veinte, además, se conocía al actor Buster Keaton como Pamplinas, siendo experto en recrear para la pantalla espectaculares caídas, trompazos de todo tipo, y la utilización de tartas como arma arrojadiza, y sobre todo por no hablar ni sonreír.
En estos días en que gente de todo pelaje intenta llevar el ascua a su sardina, mientras te dicen con "cara de palo" y sin parpadear, como Mr. Keaton, que quitar el derecho de huelga es lo mejor que nos puede pasar, conviene darle al boton del “stop” de todo tipo de mandos a distancia que tengamos, y digamos: Pamplinas. Porque da la sensación de que todos nos quieren aplicar el timo del tocomocho, y vendernos una moto, que ni sabemos montar ni queremos.
Hoy tenía previsto hablar de la primavera, que ya ha comenzado, pero no sé si será por el polen de la flor que tienen muchos políticos, no digo dónde, o por lo que me excitan la mayoría de ellos, asexualmente hablando, que vamos a dejarnos de pamplinas, y de reconocer que está época es tan complicada, que con lo bien que hemos vivido, y bebido hasta ahora, este vecino del mundo cree que no estamos preparados ni para protestar como se merecen, por el tiempo y el dinero que han malgastado hasta ahora, y que encima tienen el rostro de decir que la culpa es nuestra por haber vivido por encima de nuestras posibilidades. Y es que hablando de posibilidades, ellos siempre han tenido más oportunidades de “afanar” que la gente de a pie, que de un bolígrafo o de un "cedé" no ha podido pasar. ¡Pamplinas! 

*FOTO: DE LA RED

lunes, 19 de marzo de 2012

LA REALIDAD DESDE UN ESPEJO

19 de Marzo, San José, Día del padre.
En realidad, es el día de la fe. Si, porque siempre tienes que confiar en que ese hijo sea tuyo. Es decir, que la última palabra siempre tiene la madre. Y es que en estos días, se puede ser madre sin la figura del padre, pero al revés, ya se están dando casos, pero todo es mucho más complicado y costoso.
La figura del padre, y ya desde los libros sagrados, ha sido bastante desdibujada. De María y de Jesús se sabe mucho, pero de José, ...era carpintero...
A lo mejor viene de aquí lo de “hacer un hijo de madera”, porque en realidad tiene que ser cuestión de fe, y mucha, como decía al comienzo, que tu mujer te hable de un embarazo y de una paloma... Creo que en aquella época no existían todavía los espejos, de lo contrario, lo primero que hubiera hecho José, era ir ante un espejo y mirarse la frente, por si notaba algo raro.
Ya en otras épocas, se presuponía que el hombre, el padre, era el que tenía que abastecer la casa. En palabras de hoy en día, diríamos que el hombre es el que compraba el bacalao, pero ya desde antaño, la persona que lo ha cortado siempre ha sido ella, la madre. Y es que por cuestión de yacimiento, y este vecino del mundo no les está hablando ahora en argot minero, la figura de la madre siempre tiene más poder en la sombra que el del padre.
El día de hoy mismo, puede ser un ejemplo de la importancia de la figura paterna. Solo en siete autonomías es fiesta. Si ésto llega a ocurrir con el día de la madre, hubieran salido, sin ninguna duda, voces feministas, que no femeninas, para recordarnos de la importancia de su figura, y de la falta de igualdad.
En realidad, en toda cúpula de poder, que no cópula de joder, tiene que haber un consenso, y este vecino siempre ha tenido claro, que en su casa él siempre tiene la última palabra: “Sí, cariño”.
Por cierto, y ya para finalizar, como conozco de qué pie puede cojear el lector, les aclararé de que en mi casa hay muchos espejos, aunque apenas se utilizan, porque en realidad todo se vé al revés.

*FOTO: DE LA RED

domingo, 18 de marzo de 2012

DON PACO VALLADARES, UN HOMBRE BUENO

Hoy es uno de esos fines de semana que permanecerán para siempre en el calendario de mi memoria, y además marcado en un negro muy negro. Ha fallecido Paco Valladares.
Evocar su nombre es mencionar unas cuantas décadas del teatro, cine y televisión en España. No hay medio que se le resistiera.
Actor de dicción perfecta, anulaba su acento andaluz en la caracterización de sus personajes, pero cuando volvía a ser él, su acento le precedía, sin querer olvidar de dónde venía, de Pilas, Sevilla, y hacia dónde iba: al centro exacto de nuestros corazones.
Sería fácil dar una lista de muchos de sus trabajos, pero solo voy a mencionar unos cuantos que este vecino del mundo nunca olvidará.
Mi primer recuerdo del Señor Valladares se remonta a mis primeros contactos con aquel aparato moderno llamado televisión; precisamente la primera serie filmada de RTVE, y en la que mediante los recuerdos de un personaje, que daba nombre a la serie, “Diego de Acevedo”, se hacía un repaso a la guerra de la Independencia.
Tuvo grandes éxitos en las tablas como “La casa de las chivas”, "Historia de una escalera " y "Las mariposas son libres", e interpretó mucho teatro clásico como “La fierecilla domada” y “El sueño de una noche de verano”.
En el cine no tuvo grandes éxitos pero sí puso su voz en el doblaje a grandes de la pantalla como Richard Burton, Alain Delon, y Clint Eastwood, en “El bueno, el feo y el malo”.
Uno de sus puntos fuertes era la comedia musical, donde no se arredraba cantando y bailando como en “Yo quiero a mi mujer” y “Victor o Victoria” .
Nos ha dejado un actor completo y del que no se puede olvidar también su faceta de vestir la poesía con su voz, llevándonos hacia mundos que un simple fotograma no lo haría, pero si su aterciopelada voz, rica en mil matices.
En mi recuerdo quedarán las dos últimas veces que le vi sobre un escenario en “Inés desabrochada”, de Antonio Gala, junto a Concha Velasco, y en la reposición de Trampa mortal, de Ira Levin, en la que pese a ya estar enfermo, se movía por el escenario con las ganas y ansias de un joven actor.
Descanse en paz un actor, descanse en paz Don Paco Valladares, un hombre bueno.

*FOTO: DE LA RED.

sábado, 17 de marzo de 2012

EL HOMBRE DE LAS CAFETERAS

 Siempre se dice que todos somos iguales, aunque como dice un amigo mío: “Unos son más iguales que otros”. De aquí viene que cuando a nosotros nos pasa algo, se entera nuestra familia, nuestros amigos, y pare usted de contar. En cambio si lo mismo le ocurre a un famoso, puede ocupar páginas y páginas planteando su situación.
En momentos como el comentado, ser conocido puede ser beneficioso para la causa, porque mediante la atención de los medios al famoso, se puede canalizar información sobre el problema.
Famosos son los casos de Josep Carreras, mentalizando a la gente sobre la leucemia, y creando incluso una fundación, y reciente está todavía el caso, a nivel nacional, de Bertín Osborne, mentalizando a la gente sobre el problema de su hijo, y de niños como él, y apoyando consecuentemente a la asociación de parálisis cerebral.
En este tipo de casos, lo importante para este vecino no es cómo vienen las ayudas, sino que vengan las ayudas.
Sin embargo, ayer se ha dado un caso diferente, con la detención de George Clooney.
Toda la prensa, virtual o no, se hacen eco, con fotos naturalmente, de la detención del famoso actor, que en ese momento estaba junto a su padre, periodista, y se manifestaban en frente de la embajada de Sudán en Washington, protestando contra el presidente sudanés, Omar al Bashir, al que acusan de causar una grave crisis, bloqueando el acceso de comida y ayuda en la región de las montañas de Nuba, en la frontera con Sudán del Sur. Su arresto fue retransmitido inmediatamente a todo el mundo.
Personalmente en ningún medio de comunicación he visto más información sobre el problema. Todo queda en lo anecdótico, el de ver a una estrella siendo arrestado.
En varias emisoras de radio, y siempre con voces femeninas, he oído decir, que incluso con esposas, Clooney está igual de guapo.
De todas las maneras, el hombre de las cafeteras es suficientemente inteligente como para que el problema que le ha llevado, aunque solo por tres horas al calabozo, no sea olvidado. Y eso es lo importante, que gente como Clooney, empleen su presencia para algo más que para obtener dinero, rompiendo la presunta calma reinante.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 16 de marzo de 2012

PARA TODA LA VIDA...Y MÁS ALLÁ

En tiempos de crisis mucha gente puede reflexionar y utilizar los días problemáticos en los que está inmerso para intentar dar un cambio a
su vida.
Eso han debido de pensar en la Conferencia Episcopal al comenzar una campaña promocional para nuevas vocaciones. Y basándose en aquello de que “el que no llora no mama”, los altos estamentos eclesiásticos han empezado a mover toda su maquinaria disponible.
Utilizando la verdad como un templo, de que todos los gobiernos desde la transición han hecho multitud de promesas incumplidas, el anuncio está lleno de promesas que la Conferencia Episcopal afirma que va a cumplir.
En verdad que pocas empresas se van a descolgar con la oferta de un trabajo fijo para toda la vida, advirtiendo de antemano de que el sueldo no es muy allá, y de que por tanto no te vas a hacer millonario, pero de que vas a tener una vida plena, y de que tu riqueza será eterna, convirtiéndote en emisario de la palabra.
Hay que tener en cuenta que los miembros de la Iglesia se han autodenominado siempre como pescadores de almas, y como las aguas en estos días bajan turbias y revueltas, se han basado en el viejo refrán A río revuelto, ganancia de pescadores, para tender sus redes digitales e intentar captar nuevas vocaciones.
A este vecino del mundo le gustaría añadir alguna idea para frases promocionales del tipo “Pertenezca a la mayor empresa de todos los tiempos, y será eternamente feliz”, añadiendo la nota de absténganse curiosos.
También se podría promocionar al estilo de las campañas de las eléctricas, donde se muestren grandes espacios naturales que se van acercando, todo en vistas aéreas, y una voz muy masculina, y con cierto eco, que diga: “Detrás de la luz... está la luz, y ésta es eterna.”
Lo que está claro, para todo aquel que se lo esté planteando, es que el grupo que está detrás de esta campaña es totalmente fiable, y ya no tienen nada que demostrar, sobre todo teniendo en cuenta cómo empezaron hace muchísimos años, y lo bien que les va.

*FOTO: DE LA RED

jueves, 15 de marzo de 2012

EL REY, EL PRESIDENTE, Y UN ASUNTO PENDIENTE

Una de las anécdotas de estas horas es la protagonizada por Juan Carlos I Rey de España, durante una entrega de becas por parte de la Obra Social de La Caixa, ayer en Barcelona, para que 124 estudiantes puedan proseguir sus estudios de posgrado en el extranjero.
Juan Carlos I se saltó el protocolo cambiando el orden establecido de antemano, y haciendo esperar a una actuaciòn musical que iba a continuación.
En su intervención, el monarca quiso animar a los estudiantes a seguir trabajando. Estamos en un momento complicado y saldremos adelante como otra veces lo hemos hecho”.  Luego también comentó que los problemas para encontrar trabajo a veces le quitan el sueño, y les quiso transmitir un mensaje de esperanza. “Esperamos que cuando volváis (de estudiar en otros países) tengamos más puestos de trabajo” .
Si bien todo esto ya sería digno de un editorial, lo que más ha llamado la atención a este vecino del mundo fueron las palabras dichas por el presidente de La Caixa, Isidre Fainé, asegurando que aunque la situación económica no es fácil “existen soluciones, sólo hay que descubrirlas y darles vida”.
Ante estas palabras, creo que en ese acto el plato fuerte no era ni la entrega de becas, ni las palabras del rey, sino este monólogo humorístico, dicho además sin ningún tipo de parpadeo, ni sonrojo por su parte.
Imaginémonos que nosotros estamos todavía en la escuela, y nuestro profesor de matemáticas nos pone un problema para que lo resolvamos, y nosotros le contestamos: Existen soluciones, sólo hay que descubrirlas y darles vida.
A este vecino personalmente todavía le estaría doliendo la cara por la respuesta recibida de parte del profesor. Y es que en el fondo está diciendo que no tienen repajolera idea de la solución, pero que es cuestión de tiempo el descubrirla. El problema es que el tiempo puede ir de un minuto a cientos de años, aunque con lo de cientos no hay problema, porque ninguno de nosotros estará para protestar.
Una de las frases que siempre hay que tener presente es la de que por la boca muere el pez, y al Señor Fainé presuntamente le ha delatado su subconsciente, y aunque ya parecía que el panorama no podía ir peor, el decorado que nos deja es el de una total indefensión, porque está claro que las personas encargadas de atajar el problema, no saben ni en qué libro buscar la solución. A lo mejor es que no saben leer, o que como deben de vivir en mundos paralelos, ignoran los problemas del señor de a pie y por eso no saben qué buscar.
La creencia de este vecino del mundo es que España no se va a quedar vacía porque los españoles van a ir a buscar trabajo a otras tierras, sino que vamos a huir directamente por la incompetencia de unos pocos; los cuales se quedarán porque, entre otras cosas, son los que más cobran.
La única duda que le queda a este vecino es saber si ellos son los propietarios de la gallina de los huevos de oro, o ellos tienen los huevos de oro, o ambas cosas.

* FOTO: DE LA RED 

miércoles, 14 de marzo de 2012

ADIÓS, MESALA, ADIÓS

Muchas veces un simple detalle puede actuar como túnel del tiempo y llevarte muchos años atrás, sin que te lo hubieras propuesto previamente.
Eso me ocurrió ayer cuando estaba hablando con una amiga en un chat, y al despedirse, ella utilizó la frase coloquial: Agur Ben-Hur.
Automáticamente mi mente, olvidando cualquier relación espacio / tiempo, me dejó en mi niñez., con unos diez años, los días posteriores a ver esa película.
Mis recuerdos se refieren, claro está, a una de las veces que se reestrenó, sobre el sesenta y seis más o menos. Entonces la noción de estreno o reestreneo, al menos para mí, no estaba muy clara.
Mis amigos y yo nos pasamos semanas enteras jugando a romanos. Cuando querías sentir algo fuerte, en vez de elegir el papel de Ben-Hur, de los Hur de toda la vida, elegías el de Mesala, antiguo amigo de Ben-Hur, y por lo tanto ahora malo, malísimo. Siempre acabábamos por el suelo, claro, con las caídas de las cuadrigas.
Con el tiempo la escena que me anduvo a maltraer fue la caída de la teja sobre el representante romano, que es en realidad lo que origina todo el drama de la película. Cada vez que volvía a vivir esa historia, tenía la esperanza de que no volviera a ocurrir, pero al final siempre pagaban el pato los mismos.
Ahora ya los niños, no se manchan como lo hacíamos nosotros, pues raro era el día, además, en que no llegáramos a casa con alguna herida.
Ahora el único riesgo que corren, y ese puede ser gordo, es el de morirse electrocutados con alguno de los “aparatitos”que utilizan para meter sus videojuegos.
Una gran diferencia con antaño, es que ahora prácticamente no ejercitan la imaginación en sus aventuras porque ya les viene todo dado.
Para encontrar ahora un Mesala de videojuego, se me ocurre que muy bien pudiera ser Mouriño, como entrenador de un equipo que quiere ganar a toda costa, y no le importa nada como acabe la cuadriga del equipo contrario, con tal de que sea destruida.
En nuestros juegos terminábamos todos en el suelo muertos. Ahora te puedes recrear con los litros de sangre que pueden empañar tu pantalla, para darle más realismo al juego.
Al terminar con algunos videojuegos, te da ganas de limpiar cada centímetro de cable por si todavía queda alguna gota de sangre, con la esperanza además de que no sea tuya.
Con el tiempo me he ido dando cuenta de que junto con Mesala, fueron muriendo muchos recuerdos de la niñez, mezclados con la sangre de la vida, y la arena del tiempo, que lo tapa todo. 

*FOTO: DE LA RED 

martes, 13 de marzo de 2012

FALTA DE DECISIÓN


Cuando no me decido por un paisaje, pinto flores.

Lo bueno que tiene pintar flores es que con el mismo boceto, el estado de ánimo siempre te impide repetir el mismo cuadro, por cuestión de matices, del colorido del alma.

En política ocurre lo mismo, cuando un partido sube al poder, la paleta de colores varía ostensiblemente con respecto al partido anterior, y eso que en el caso español, su paleta ya había variado enormemente con respecto a sus postulados. Sin embargo hemos pasado de una presunta gama de rojos, aunque no pasaban de un amarillo ajado, a verlo todo en azul, y no porque los días políticos que se presentan sean espléndidamente buenos, sino porque el azul es un color primario, junto con el rojo que también lo es, y azules suelen ser los números de las cuentas empresariales que suelen ir todavía a mejor con los partidos de derechas.

Para nosotros, los sufridores, solo queda lo primario del color, y de los sentimientos que nos originan.

De todas las maneras, no es nada bueno ni en la pintura, ni en la vida en general, que te impongan un tema, y eso está ocurriendo hoy en Europa, donde la única pintura que se ve bien es la germánica con toques afrancesados, pues ya no serían bien vistos, ni los toreros de Zuloaga, ni las majas, bien sean desnudas o no, de Goya, ni la presunta sencillez de un Picasso.

Ahora las clases magistrales las dan desde Alemania, y la pintura tiene que ser realizada según sus cánones y gustos.

Sin embargo, la pintura, como cierta política, es bisceral. Nace en las entrañas y se reproduce por la mano, sin pasar por el cerebro, por eso adoptar unas maneras que no son las nuestras, solo puede originar cuadros de una técnica perfecta en su ejecución, pero vacíos en el alma que todo cuadro debe tener. Cada pintor, como cada político, debe trabajar según sus principios, sin dejar que pinten por él a distancia.

Por eso, ...cuando no me decido por un paisaje, pinto flores.

*CUADRO: SPRING PASSION, DE LEONID AFREMOV

domingo, 11 de marzo de 2012

UN ENTRENADOR MUY PERSONAL

 Esta mañana sobre las nueve, el día, como los toreros, ya apuntaba maneras, por lo que tras el desayuno me he puesto el chandal y me he encaminado desde Amara rumbo primero hacia el Mercado de la Bretxa y luego tras terminar el Paseo Nuevo, por el puerto hacia Amara otra vez.
Había llegado a la Bretxa, y detrás hay un quiosco con una cafetería y una tienda de periódicos, que hace las veces de jardinería también. Al pasar por la entrada he visto que estaban ocho hombres mirando tres periódicos aprovechando que estaban expuestos en unas estanterias metálicas. Me ha hecho tanta gracia la avidez con la que en cierta manera robaban la lectura, que he comentado en voz alta: -Para que luego digan que la gente no lee los periódicos.
Se han dado la vuelta con expresión de ser pillados en renuncio. Uno de ellos que en realidad se debía de hacer eco del pensamiento del resto del ochote me ha respondido, fijándose en mi calvicie: -Y tú ¿cuándo vas a ir a la peluquería?
Con tranquilidad le he respondido: -Precisamente el lunes he quedado con tu progenitora para ir juntos.
Las décimas de segundo que ha tardado en asociar “progenitora” con “madre” los he utilizado para coger los metros imprescindibles de ventaja para que no me siguiera.
Tras unos doscientos metros de “marcha atlética”, he bajado el pistón, y precisamente me he acordado de mi entrenador personal y de su progenitora, y es que Antonio mi personal trainer, lo digo en inglés para que os hagáis una idea de lo que me cuesta al mes, eso sí, tiene métodos rompedores como ése de fijarse objetivos móviles en plena calle para que gratuitamente me hagan de liebre.
Yo no lo tengo muy claro pero él me dice que es un método muy bueno tanto para practicar el fondo como para dominar mi sistema nervioso.
Ya me dijeron que Antonio tenía unos métodos peculiares para ponerte en forma, lo que yo no me imaginaba es su proposición de ayer.
Quiere que ahora practique natación también para complementar la forma física. El problema es que pretende que me monte en el catamarán “Ciudad de San Sebastián”, eso sí, sin pagar, y cuando ya estemos cerca de la isla, les comente con mucho cachondeo que me he colado sin pagar.
Tras pensarlo, le pregunté: -¿Y si antes de tirarme al agua me pegan?
Con gran tranquilidad me respondió: -Así aprenderás que durante la competición cualquier cosa puede ocurrir, y tú siempre tienes que estar atento y dispuesto a improvisar.
Mientras me iba a casa pensando cuándo sería el día en que lo tendría que hacer, solo pude decir: - La verdad es que es raro el “jodío”, pero bueno también, muy bueno.

*FOTO: DE LA RED