sábado, 31 de diciembre de 2011

SIN MORALEJA

Al saber que lo que estás escribiendo se puede considerar como una especie de epílogo del año que termina, uno tiende a ponerse trascendente e intentar reunir una serie de frases ingeniosas para dejar alto el pabellón. Sin embargo, si algo ha intentado este vecino del mundo durante este año ha sido ser natural, levantarse cada mañana ante una hoja virtual en blanco e intentar plasmar sus sentimientos quizás diciéndolos claramente o contando alguna historia sin moraleja, porque no le gustan nada las moralejas. Cada uno tiene que sacar sus propias conclusiones, si quiere y puede, y La Moraleja sólo queda para los que tienen dinero suficiente como para vivir en ella.
Ha sido un año en el que más gente de lo que este vecino se imaginaba le ha ido descubriendo, y le llena de orgullo y satisfacción, aunque ésto haya sonado a mensaje muy monárquico.
De todas maneras, este vecino tiene la sensación de que la situación actual es de una calma tensa, en la que no se oye nada, y que recuerda a ese silencio que precede a un tsunami económico.
La opinión de lo que se divisa y adivina desde esta ventana es que nos va a hacer falta mucha imaginación para poder soslayar el temporal que nos va a afectar a unos antes que a otros, pero que a nadie le va a dejar indiferente.
Esta noche hay que vivirla saboreando cada momento, y en cada uva de las doce, poner un sentimiento o recuerdo diferente para que nos sirva de base para afrontar el año nuevo.
Pensar en nuestros familiares más íntimos, en nuestros deseos y sueños nos hará una velada repleta de ilusiones con la que afrontar un nuevo año, que para prácticamente todos comenzará en la Puerta del Sol y acabará un año después de millones de maneras diferentes.
Os voy a dejar un minuto para que preparéis vuestra copa de cava virtual, y brindar todos juntos por el año que por fin acaba y el que va a comenzar. Para que todo lo bueno y lo malo que nos vaya a ocurrir se encaje con deportividad, acatando las reglas del juego de la vida. Sabiendo que siempre hay momentos para ganar y perder, pero que lo importante es seguir a flote, sintiendo en nuestro rostro la brisa de la vida, de la nuestra y la de los demás.
No tenemos que olvidar, que también formamos parte de la vida de los otros. Por eso alcemos ahora nuestra copa para brindar por todo lo que sin duda vendrá: -Un abrazo de todo corazón por el año que va a comenzar, y que sigamos en este blog sintiéndonos como la familia que hemos aprendido y queremos ser.
La ventana de este mirador seguirá estando abierta para que sirva de nexo de unión.

*DIBUJO: DE LA RED

viernes, 30 de diciembre de 2011

UNA COPA PARA REFLEXIONAR

Cuando se acercan estas fechas, a las de final de año me refiero, siempre se hace una especie de balance de lo bueno y lo malo del año que acaba, pero pensándolo bien creo que a éste, que gracias a Dios está a punto de acabar, no se le puede considerar un año normal.
Mientras que el año 2010 siempre quedará en los anales como el año en que fuimos campeones, del Mundo en fútbol, se entiende, este año se podrá caracterizar por el año en que los trabajadores, al menos en España, perdieron la mayoría de derechos adquiridos durante muchos años, a manos, y eso es lo paradójico, de un gobierno que se autodenomina socialista.
Está claro, para este vecino del mundo, que lo mejor que puede pasar con este año, es que termine, y si fuera posible arrancar tres o cuatro hojas del calendario a la vez, y ponernos directamente, por ejemplo, en el 2016, que dicho sea de paso va a ser un año muy importante para los donostiarras.
Sería curioso levantarse el uno de Enero del año que va a comenzar, y salir a la calle para comprobar lo que tenemos o dejamos de tener en Donosti ese año. Ir a Riveras de Loyola por si aparece por allí la estación de autobuses, o algo más.
Después, tras pasar por la estación del topo y comprobar si ya está en funcionamiento el pomposamente denominado metro de Donosti, acabar con el paseo y con las dudas, al lado de la estación del Norte, para verificar si está allí la estación de autobuses, y si hay algún vestigio del tren de alta velocidad.
Es más que probable que durante ese paseo de comprobación, y pegado en alguna pared, encontremos algún pasquín aportándonos quizás algún dato sobre el comportamiento del gobierno y el por qué nos va como nos va.
Al final como en un gran flash-back solo nos queda el vivir los cuatro años que nos habíamos saltado de un plumazo y ver como se siguen formando los lodos que previsíblemente traerán aquellos barros, y sino..., tiempo al tiempo.
Pensareis que este vecino hoy se ha levantado pesimista, puede ser, pero teniendo en cuenta el año que llevamos es comprensible.
Lo mejor que podremos hacer un día como mañana, por la noche, será brindar por lo venidero, y no olvidar lo pasado, porque siempre hay que aprender de los errores, ya que, no nos engañemos, la culpa no es toda del gobierno, porque, entre otras cosas, ha sido nombrado por nosotros.
Lo dicho, mañana a medianoche y tras las uvas y las campanadas nos sentará muy bien una copa para reflexionar.

*FOTO; DE LA RED

jueves, 29 de diciembre de 2011

NOCHE EXTRAÑA

Como ya me salía el cubata de ron por las orejas y mientras intentaba alejar de mi la música que prácticamente devoraba mis oidos, divisé al lado del pasillo y sentada en un sofá a una morena que juraría me miraba. Al acercarme se hizo la despistada.
- ¿Bailas? - le pregunté. Me miró con una sonrisa en sus labios. Me dijo - Sientate  – mientras sacaba del bolso un tablet pc de esos modernos.
Con aire de mujer de negocios me preguntó:-¿Cómo te llamas?.  A esta primera pregunta siguieron muchas más como -¿Dónde trabajas?; ¿Estado civil?; ¿Hablas idiomas?; ¿Dónde vives?;¿Esperas que nuestra relación llegue a algo más?
Tras escuchar cada una de mis respuestas y tomar nota de lo que ella creía oportuno, me habló con mucha calma y me dijo:
-Ya lo siento pero no es el perfil que estoy buscando para al menos esta noche.
Si quiere le guardo en mi base de datos para futuras ocasiones, pero en ese caso tiene que pagar unas tasas de veinte euros por cada mes en el que quiera seguir incluido.
Ante mi confusión por la inesperada respuesta, recordé que en el bolsillo izquierdo de mi pantalón tenía cuarenta euros. Los saqué mientras pensaba que cómo habían cambiado los tiempos desde que había intentado ligar por última vez.
Al recoger el dinero me ofreció la más sugerente de sus sonrisas, y al instante miró hacia mi derecha. Al observar el detalle, instintivamente miré yo también. Se había formado detrás mio, sin darme cuenta, una pequeña cola de otros tres individuos que al parecer también deseaban probar suerte.
Con el rabo entre las piernas, y nunca mejor dicho, me levanté, mientras sentía el aturdimiento propio de saber que había hecho el mayor ridículo de mi vida, y lo peor es que encima constaba en una lista por la que, a más inri, había pagado.
Mientras caminaba por una calle pobremente iluminada, iba preguntándome dónde había quedado el romanticismo. Al instante me dí cuenta de que en realidad era yo el que estaba perdido pues si quería leer un buen libro no debía de ir a una panadería.
Mientras me alejaba de un sitio al que ya no hubiera sabido regresar, una pareja me adelantó. Se agarraban con todo el amor del mundo. No obstante hubo algo en la imagen que me dejó inquieto. Del hombro derecho de ella colgaba en una especie de bolso negro un tablet pc, cuya luz verde todavía estaba encendida.

*FOTO: DE LA RED
                                                                            Dedicado a Cesar con todo mi cariño.


miércoles, 28 de diciembre de 2011

EL DÍA DE LOS INOCENTES


El dia 28 de Diciembre ya ha dejado de ser lo que fue en lo que a tomadura de pelo se refiere con respecto a los medios de comunicación, y mucho de ello ha venido como consecuencia del cambio de estatus de muchos periodistas a figuras de la comunicación.
Ahora como unos cuantos de ellos tienen tratamiento de estrellas en un mundo de estrellas, diremos que su realidad no concuerda con la nuestra, desde el momento en que ellos son amigos de las personas de las que luego hablan.
El problema suele venir cuando para defender a sus amigos digamos VIP, el periodista quiere hacer ver que lo que ocurre en casa de esa persona famosa es lo más normal.
Que el hijo de una tonadillera con sangre a su vez de torero en las venas, se queda embarazado cuando apenas lleva unos meses de relación con una joven que aunque Miss, no deja de ser una niña de veintiún años, pues durante días y días nos bombardean con ideas de que es normal que se casen porque se quieren muchísimos y que los progenitores están tan contentos como si les hubiera tocado la lotería. Y sin embargo tratan de soslayo el hecho de que esta persona ha dicho en reiteradas ocasiones que él no se pone condones, en su caso no hay que decir preservativo, porque él es muy macho y condón suena a macho total , porque no le da la gana.
Hay que tener en cuenta que hacer falta dentro del área, o lo que vulgarmente se conoce como penalti, no es la primera vez que ocurre en su corta pero atiborrada vida sexual. La tonadillera estaba tan contenta que parecía que el embarazo era suyo, aunque hay que recordar que todo esto le venía muy bien como lavado de imagen del juicio que poco a poco se va aproximando. Ahora, que desgraciadamente de perder el niño, ya han pasado a que presuntamente él, el actor y rey de las pistas de baile, ha dejado a la persona que era su-media-naranja-para-siempre, la madre más madre y tonadillera que todas las demás, de pronto no sabe nada, y le da un ataque de timidez ante las cámaras.
En este momento todos los amigos periodistas no saben ni por dónde les viene el viento, y se les ve claramente que están esperando directrices a seguir.
Años atrás lo mismo ocurrió cuando otra cantante, que también estaba casada con otro torero, y cuya enfermedad se nos retransmitió casi al minuto, al fallecer ella se nos vendió como lo más normal del mundo, que aunque era madre de tres hijos,
dos de ellos adoptados, a ninguno de sus amigos periodistas les pareció raro que presuntamente dejara el mayor bocado de herencia a su hija biológica, y con voz muy baja dijeron, es que los otros niños tienen padre. Son los mismos periodistas a los que les pareció lo más normal también, que al fallecer el primer marido de esa misma cantante, y padre de su hija biológica, le mandaran lo más pronto posible de la casa del fallecido a la que entonces era su joven esposa para tomar posesión de una propiedad que siempre sería de su hija, pero de la que presuntamente ella no estaba necesitada con tanta urgencia como luego se pudo comprobar.
Estos motivos y muchos más son los que me hacen sentir que el día de los inocentes puede ser cualquier día del año, porque ahora es muy normal que intenten que comulgues con ruedas de molino siempre que el mega-periodista e hiperamigo-de-la-estrellas quiera.

*DIBUJO: DE LA RED


martes, 27 de diciembre de 2011

LA NAVE DEL OLVIDO

La respiración entrecortada no me dejaba pensar. Ahora que por unos momentos podía recapacitar no recordaba ni de dónde venía, ni dónde estaba.
De la poca luz que entraba de unos ventanales cegados, se podía adivinar, más que ver, el contorno de una gran nave llena de cajas de madera.
Me daba cuenta de que por mi actitud me estaba escondiendo de alguien, pero no recordaba de quién. Se oían pasos precipitados con eco, y frases que por la entonación eran ordenes.
Me subí entre varias cajas, y me alejé de uno de los muchos pasillos que se formaban entre cajas y cajas. Por debajo pasaron dos parejas de militares, por la ropa me recordaban mucho a los ertzainas pero en colores blanco y azul. Era lógico, entre lo poco que recordaba sabía que estaba en Donosti, pues de vez en cuando tenía algún flashback, en el que primero me veía corriendo por las esquinas de la Montaña suiza, del Monte Igueldo, y en un momento dado una pareja de esos militares me iban a detener cuando tras un estruendo empezó a pasar uno de los trenes todo lleno de japoneses disparando con sus cámaras. Ya solo el tren me separaba de los militares, por lo que utilizando el látigo de mi mano derecha, lo enrollé sobre una de las bigas, y antes de que pasara el último vagón, me había balanceado y saltado sobre la maleza, a apenas unos metros de uno de los acantilados por los que pasa esta atracción. Ya no me veía la pareja txuri-urdin, y lo siguiente que recuerdo me situaba ya en este pabellón.
Aprovechando la presunta tranquilidad de este momento, me bajé de las cajas, y mientras pasaba al lado de un espejo que reposaba de una de las paredes, me vi vestido de aventurero modelo Indiana Jones, además dicho sea de paso, lleno de polvo.
Intentando salir del pabellón me fijé en las cajas que en esa zona cada vez eran más nuevas, pensando que es probable que la salida estuviera cerca, porque cada vez había más luz.
Ahora las cajas se veían perfectamente, y me dí cuenta de que con letras de molde negras, en cada una de ellas había un nombre. En la caja que tenía al lado ponía “Pasarela de Monpas”, en otra de al lado constaba “Metro de Donosti”. Estaba ya en la primera fila cuando de pronto se oyó el abrir de una puerta, mientras un haz de luz entró en el recinto, a la vez de que unos pasos apresurados se acercaban.
Solo me dió tiempo a tumbarme detrás de una caja que estaba en la primera fila y en la que ponía “Tren de Alta Velocidad”. Tras pasar tres parejas de militares, y cuando ya no se les veía, me levanté, y al irme observé que la última caja estaba abierta y se notaba que había sido manipulada muchas veces. Dentro había gran cantidad de planos, y fuera ponía “Estación de Autobuses”.
Aprovechando la ocasión salí de la nave haciendo el camino inverso de las tres parejas txuri-urdin que acababan de pasar.
La enorme puerta que tenía a mi lado parecía la entrada principal del edificio. Me coloqué el sombrero de tal manera que evitara que la luz rompiente me cegará. Tras advertir que fuera no se veía ningún movimiento extraño, abrí la puerta y salí a toda velocidad, bajando los escalones exteriores de un brinco. Me aproximé a la verja de salida como último impedimento a mi libertad. Al mirar para atrás, para comprobar si era seguido, me dí cuenta del edificio en el que había estado encerrado, y entonces comprobé para qué se utilizaba una construcción que desde que comenzó a reformarse fue motivo de polémica.
Tabakalera se había convertido en una especie de cementerio de obras que un día el gobierno donostiarra de turno pensó en algún momento llevar a cabo.
Lo que me dió más tristeza fue recordar la última caja que estaba abierta todavía, aunque ya la tapa tenía colocados los clavos y una leyenda en él: “Donosti 2016”.
Entonces, y por triste asociación me acordé de aquella vieja canción que decía:

Espera,
aún la nave del olvido no ha partido
no condenemos al naufragio lo vivido
por nuestro ayer,
por nuestro amor, yo te lo pido.
*FOTO: DE LA RED 

lunes, 26 de diciembre de 2011

SEPARAR PENAS

La sensación en el día después es la de hartazgo, y es que a ciertas edades las imprudencias se pagan.
Son actos que se hacen sin pensar, porque nos salen de dentro. Para cualquier mesa de esta Noche Buena o de la comida de Navidad se podía haber llamado tranquilamente a los jueces del Record Guinness para que reflejaran las burradas que nos echamos al coleto sin pestañear, porque es tradición.
Este vecino del mundo, como ya en los últimos años, no ha pasado de los entremeses, por lo que se puede decir que prácticamente cené y posteriormente comí una especie de menú degustación, aunque el resultado es el mismo, el famoso hartazgo.
La parte positiva ha sido que durante la Noche Buena no hemos visto nada de la televisión, por lo que del mensaje del Rey he oído algo al día siguiente. Tampoco se podía esperar más, porque no va a decir que se queda sin yerno, porque en ese caso puede que también se quede sin hija, y al menos los morros de su esposa durante toda su vida, y unos morros reales, como mínimo deben ser peligrosos.
Este vecino siempre ha sido de analizar y recapacitar, por lo que la conclusión que puedo sacar es que quizás nuestro proceder el resto del año debiera ser el mismo de la noche pasada, es decir, ver y probar de todo un poco, primero para estar al corriente, y segundo para que nada empalague, y si gusta de verdad, muchas veces es conveniente echarlo de menos.
Esta noche pasada, la cadena alegre daba como plato fuerte un recital de Isabel Pantoja desde el Euskalduna de Bilbao. Como diga lo que diga sé que mis palabras se pueden malinterpretar, solo diré que la gente se imagine un recital de
Benito Lertxundi desde Sevilla. En realidad, muchas veces la verdad es más simple que todo lo que se pueda pensar, y lo único cierto es que el productor del programa, José Luis Moreno, solo quería lo mejor para el espectáculo, y según él, el Euskalduna es la mejor instalación de Europa, y él de eso sabe mucho.
Este vecino del mundo espera que en uno o dos días ya pueda pensar en la Noche Buena pasada, sin tener sensación de exceso, y es que el tiempo lo cura todo. Eso será también lo que presuntamente puede estar pensando el Señor Urdangarin, pero a lo que él piense que añada siempre, por si acaso, más un día, que normalmente suele ser lo que separa una pena de otra.

*FOTO: DE LA RED

domingo, 25 de diciembre de 2011

VISITA INESPERADA

Esta mañana por ser el día que es no pensaba escribir en el blog, pero en vista de los últimos acontecimientos me veo forzado a ello.
Esta noche, la Noche Buena, todo ha transcurrido con calma dentro de una excelente velada en la que en ningún momento hemos pretendido romper ningún récord gastronómico, y más bien hemos pasado, tanto veteranos como más jóvenes, un buen rato juntos cambiando impresiones de todo tipo.
Nos hemos ido retirando poco a poco, y los últimos habremos abandonado el campo base sobre las tres de la mañana.
Todo esto lo he contado para demostrar que esta mañana cuando ha pasado lo que ha pasado no estaba bajo efluvios alcohólicos ni de ningún otro tipo.
Aunque ya no tenemos en casa ningún niño en edad de creer lo increíble, y ya me entendéis lo que quiero decir, antes de acostarme y sin que me viera mi mujer, he preparado, y lo he dejado todo en la sala, un buen tazón de leche con café bien cargado, una buena hogaza de pan, un plato con membrillo y unas nueces, con una botella de brandy a medio empezar y su copa correspondiente. Creer no creo, y menos en Olentzero, porque en mi niñez se llevaban los Reyes Magos, pero por aquello de la equidad, no me ha parecido conveniente hacer ninguna distinción entre los tres magos, y el viejo carbonero, porque nunca se sabe...
Esta mañana sobre las siete de la mañana, ajeno totalmente a la escena anterior, y con la mente aún sin usar, me he dirigido al cuarto de baño, y cuando estaba utilizándolo para lo que está diseñado, he oído ruidos y he sentido como se creaba una corriente de aire. Y en ese momento, mi mente ya se ha puesto en una décima de segundo en posición de alerta, y me he dirigido a toda velocidad hacia la sala, donde he comprobado que la puerta del balcón estaba abierta de par en par.
Me he asomado al exterior en el momento en que un señor, bastante mayorcito, y entradito en carnes, terminaba de desprenderse de la fachada de nuestra casa. Iba vestido con una blusa negra y unos pantalones de mahon azul oscuro. Llevaba una gran chapela, yo creo que era para ocultar su cara.
Parece mentira que en tan pocos segundos haya bajado cuatro pisos. Está claro que la experiencia es un grado. Se ha montado en un viejo carromato, que le estaba esperando tirado por un burro que más o menos y en proporción debía de tener la misma edad que el presunto carbonero. Al irse he apreciado que todavía le quedaban unos cuantos juguetes, por cierto, y a simple vista, de una calidad bastante dudosa, y que me recordaba los que se venden en estos grandes almacenes que surten a las tiendas que ahora denominamos de chino. Tanto los juguetes como el carromato no hubieran pasado una ITV, si es que hubiera itv para juguetes y carromatos.
Tras cerrar la puerta del balcón, y mientras me volvía el pulso a su normalidad, he observado el panorama. Se ha comido todo lo que le he dejado, y de la botella de brandy ni olor.
Tal como están las cosas, y tras reflexionar, mínimas han sido las bajas, porque no he notado en falta nada más.
Está claro que esto no puede seguir así, porque tal como está la vida ahora, un simple carbonero, aunque sea el más veterano de toda la galaxia, cuánto puede ganar, porque el mercado del carbón que yo sepa ya prácticamente sólo se utiliza para hacer las castañas. Además teniendo en cuenta que últimamente Olentzero está casado, aunque para mí que le han obligado a casarse por aquello del cupo de sexos, bastante tendrá con atender sus obligaciones personales. O el gobierno vasco le da alguna subvención para el curro del veinticuatro de Diciembre, o vamos a acabar ya con el temíta, porque además sinceramente cualquier día se nos descalabra, y encima nos encierran a todos con un montón de cargos.
Como siempre me gusta fijarme en lo positivo, hoy es el día que he conocido a Olentzero y además nos queda todo el día para disfrutar, y para intentar apalabrar alguna que otra entrevista, naturalmente cobrando, por lo menos para cubrir los gastos, porque ...menudo saque tenía el buen señor.

*FOTO: DE LA RED

sábado, 24 de diciembre de 2011

UN MUNDO DIFERENTE

Con todo el miedo que nos están metiendo en el cuerpo de lo mal que va todo y de lo peor que puede ir, estaba pensando que a lo mejor esta noche buena es la última noche en que tenemos prácticamente de todo.
Aunque por edad, este vecino no ha podido vivir épocas peores, por nuestros padres hemos podido recibir información de épocas negras como la de la guerra, y una de las lecturas que se puede sacar es que la luz, para que esa época negra desaparezca, hay que encontrarla en uno mismo. Quizás en el fondo es una especie de metáfora de la luz que vieron aquellos magos de oriente.
En el momento en que estoy escribiendo estas líneas, todavía no ha amanecido y si miras a la calle no ves nada que te indique algo especial; es un día todavía sin identidad.
Nosotros somos los que damos el significado de las cosas en cada momento. Hoy es Noche Buena, así con mayúsculas, porque nosotros hemos decidido que lo sea, y queremos que en esta noche nos inunden mil sentimientos de recuerdos de otros momentos quizás en este mismo día.
Lo que quiero decir con todo esto, es que poco a poco parece que vamos a ir perdiendo de todo, pero algo que no nos van a poder recortar es el sentimiento de querer, de recordar queriendo, y hoy es una de esas noches propicias para ello.
Estos días, en cada familia, nos vamos a juntar miembros con diferentes maneras de pensar, de vivir, que nos unen lazos de sangre quizás adquiridos, y esa mezcla de maneras de pensar pudiera resultar letal, pero no va a pasar nada raro, porque todos queremos vivir unos momentos entrañables, y sabemos que nuestras armas y resquemores debemos dejarlos colgados en el perchero de la entrada.
Lo que este vecino pide desde su ventana es que deseemos ampliar esta tregua de amor lo máximo posible, y seguro que la vida se nos hace a todos un poco más dulce, y ese sería el sabor que nos debería de guiar de ahora en adelante.
Cada vez que alguien nos ofenda con una conducta irreverente debemos de entonar un villancico de amor en la entrada de nuestro corazón, y quizás la melodía llegue hasta los oídos del alma del que nos ha perjudicado, y poco a poco vaya cambiando de manera de proceder, y quizás algún día también él vea esa estrella de oriente que solo se ve cuando a uno le inundan sentimientos de amor. Y es que para muchos, hay todavía un mundo diferente por descubrir, si se ve todo desde el prisma del amor, y una de esas personas muy bien pudieras ser tú. Inténtalo.

FOTO: DE LA RED

viernes, 23 de diciembre de 2011

EL SEXO EN OLENTZERO

Aquí está claro que nadie da puntada sin hilo, y como el gobierno de Rajoy es tan nuevo, tan nuevo, que todavía no se ha podido confundir, por eso hay voces, con sus cuerpos respectivos naturalmente, que se están quejando de que no hay el mismo porcentaje de hombres y mujeres. Este vecino del mundo siempre ha pensado que cuando a alguien se le estropea el coche, lo importante es que alguien que sepa se lo arregle, y lo mismo habrá pensado el Señor Rajoy al nombrar sus ministros. También se le está acusando de nombrar los cargos entre la gente que él confía. Lo raro sería lo contrario
De todas las maneras, antes con decir, por ejemplo, “los médicos en esta planta son los mejores en su especialidad” ya se entendía que eran tanto hombres como mujeres. Ahora oyes un discurso y se pasan más tiempo especificando el sexo de quienes hablan que de los problemas en sí.
Lo mismo le ha ocurrido a nuestro Olentzero, que de ser un carbonero viejo, y solterón recalcitrante, ha pasado a venir últimamente con su esposa Mari Domingi. Como cada vez más gente se acerca a esta ventana, a la que pomposamente podemos denominar allende los mares, quiero aclarar que Olentzero es el equivalente aquí, por decirlo de alguna manera, de Santa Claus, y es el encargado de traer los regalos. Se supone que es un viejo carbonero que viene de las más recónditas montañas. Pero, claro, como no quedaría fino ponerle una compañera carbonera, directamente lo han casado con Mari Domingi, y así para todos aquellos valedores de la misma cuota para cada sexo, ahora ya pueden dormir tranquilos.
Por el contrario, a mi me gustaría seguir con lo que sería la evolución lógica de esta historia desde el momento en que a Olentzero le han casado, pues me niego a pensar que a sus años haya cambiado de manera de pensar y se haya casado él por su cuenta, y que tampoco se ha aclarado si es por la iglesia o por lo civil.
Dentro de poco nuestro carbonero de cabecera tendrá que dejar de beber, pues eso ya sería hacer apología, y dentro de otro tiempo, Mari Domingi, le dirá que ellos en su casa también están sufriendo la crisis, y que se tiene que dejar de chocholadas, y de despilfarrar con gente que ni conoce, y que además, bien pensado, tendría que ser el gobierno vasco el que debería de velar por los regalos de sus niños. Es lo que tiene casar a alguien por mantener el porcentaje de sexo incluso en una historia, que ya no es él quien decide y que es la misma historia la que puede variar.

*FOTO: DE LA RED

jueves, 22 de diciembre de 2011

EL MISTERIO DE LA NAVIDAD

Esta noche, la que lleva al veintidós de Diciembre, es la noche de la esperanza, simbolizada en los que la pasan haciendo cola para luego ser los primeros en entrar en la sala del sorteo de la lotería de Navidad. Es una especie de Meca del juego, y símbolo a nivel nacional de que la Navidad ya llegó, porque el día de Santo Tomás, del que todavía nos estamos recuperando es solo, más o menos, a nivel de nuestra comunidad.
Me he pasado la noche soñando con bolas brillantes que bajaban desde un cielo tan estrellado como sólo se veía en Encuentros en la tercera fase y E.T. A medida que iban aterrizando con extremada suavidad, de ellas iban saliendo unas siluetas, ya que por el resplandor de luz apenas se podía divisar su interior. En realidad eran bolas metálicas gigantes igual que las utilizadas para realizar los sorteos de la lotería nacional. Toda la escena era acompañada de un gran estruendo y de una voz proveniente de una especie de megafonía celestial. La voz, de hombre, iba recitando una especie de cantinela monótona cada vez que una de las bolas metálicas aterrizaba. Era una escena surrealista en la que todo sucedía en una especia de gran escenario donde demasiadas luces blancas daban un toque del más allá. En un momento dado, cesó la llegada de esferas metálicas. En el gran escenario conté trece bolas, aunque una de ellas era doble, y en la cual se adivinaba una silueta femenina rubia.
La voz, que al ir acostumbrándome al eco me iba recordando cada vez más al Señor Rajoy, con su peculiar acento, estaba dando instrucciones a cada uno de los pasajeros recién aterrizados para que fueran saliendo de cada una de sus naves. Conté nueve siluetas de hombre y cuatro de mujer, que se fueron colocando en fila, todos ellos iban vestidos con impolutos trajes negros del Colegio de San Ildefonso. Ellas con asexuada falda gris plisada.
A la derecha del escenario, de acuerdo a lo que yo veía, había una gran mesa con trece maletines, el último de ellos un poco más grande, que con una gran solemnidad fueron recogidos a medida que la voz con acento iba diciendo cada uno de los nombres, que debido al eco y a la descarga de decibelios era incomprensible para mí. El último maletín, el más grande, fue recogido por una mujer rubia, la misma que había llegado en la bola doble, y a la que se adivinaba bastante joven. En ningún momento pude ver bien sus caras pues el exceso de luz blanca daba un aspecto fantasmagórico a la escena.
La voz atronadora no paraba de darles instrucciones, y prácticamente lo único que pude entender es la frase final, que decía algo así como “...Y no olvidéis que el machete que lleváis es para los recortes, para los recortes”. En ese momento me dí cuenta que del cinturón de todas y cada una de las siluetas iba colgando un gran machete forrado en oro, y un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. No entendía nada pero intuía que nada bueno iba a pasar, y en mi mente, entonces, tuvo sentido la frase El misterio de la Navidad.

*FOTO: DE LA RED

miércoles, 21 de diciembre de 2011

NAVIDAD CAPICÚA

Hoy es Santo Tomás, el día que hay que tomar txistorra y sidra aunque no se tengan ganas, y en la práctica el comienzo de las Navidades, aunque en cierta manera son unas navidades capicúas, porque este año de una manera excepcional se comienza y se termina, con un día de reyes, pues este atardecer el ayer nombrado nuevo presidente les hará sabedores de cartera nueva a los que se les supone ministrables, y que se les veía revolucionados estos días, como niños en un cinco de Enero.
La verdad es que esta semana es muy ajetreada, porque ya tenemos nuevo, aunque desde hace mucho tiempo sabido, y temido para muchos, Presidente del Gobierno, un Sr. Rajoy muy metido ya en su papel, porque hay que tener en cuenta que ha tenido muchísimo tiempo para ensayarlo. Más de uno ha estado seguro de que el Sr. Rajoy iba a ser un eterno futuro no presidente. Más o menos lo que ocurre en el Reino Unido con el Principe Carlos, que ya se está haciendo mayor esperando su puesto, y la espera continua.
Bien mirado, estas fiestas para muchos son unas fiestas de espera, primero porque esperas que mañana te toque el gordo de la lotería, después porque esperas a que el año termine, y que el próximo sea mejor, y ya para finalizar que a los Reyes Magos, su Urdangarin particular les haya dejado lo suficiente para poder repartirnos algo como fin de fiesta.
Por de pronto en Donosti, una cierta lotería no ha caído, pues la Diputación se desmarca de la ayuda para el metro de Donostialdea, con lo cual se complica no solo el tema del metro sino el de la estación de autobuses en Riberas también. Este vecino del mundo no está de acuerdo con la denominación de metro, porque en realidad solo es soterrar el tren a su paso por la ciudad.
Incluso para que te toque la lotería tienes que tener actitud, y creo que eso nos falta en cierta manera. Ahora diremos eso de bueno-otro-día-será-con-eso-de-la-crisis-es-comprensible. Aquel que quiere poner excusas cualquier cosa le vale, como a un niño cuando al ver que el seis de Enero no le han traído la bicicleta que había pedido, sus padres le dirán que es que no se ha portado bien el resto del año.
Y ya para terminar por hoy este vecino quiere referirse a algo que se ha enterado esta noche leyendo los periódicos digitales y que le ha despertado cierta maldad que llevaba en él. Unos ladrones han entrado en casa de Enrique Bunbury y han robado su próximo disco. Este vecino lanza una pregunta, ¿si se pilla a los ladrones, se les meterá en la cárcel o se les premiara? Porque este vecino sugeriría próximos objetivos para salvaguardar la paz sonora.

*FOTO: DE LA RED

martes, 20 de diciembre de 2011

UN TREN QUE SE VA

 
- Y después de tantos años tienes la desfachatez de aparecer así, sin llamar. Te acompañé a aquella estación para lo que se suponía era un breve viaje. Me besaste no como si fuera la última vez, sino como si hubiera un mañana. Y sin saberlo, aquel tren se llevó mi último beso. No me diste ni tiempo para hacerme a la idea, y durante muchos años no hubo nadie más, ni risas, ni ilusiones. Buscaba un por qué y no lo encontré. Repasé mi vida contigo y no encontré pistas para dar sentido a lo que había ocurrido.. Y ahora te presentas con la misma ropa y esa misma sonrisa.
Hubiera pensado que has hecho un pacto con el diablo, si no supiera que el diablo eres tu. Estás igual que entonces, y yo sin embargo solo soy una sombra de un cuerpo que se fue.
Te parecerá bonito que después de tantos años sin saber nada de ti, apareces ahora y querrás que todo vuelva a ser, y ya no es posible.
Atrás quedaron aquellos años en los que nos juramos amor para siempre. Pero yo nunca me imaginé que lo eterno tenía fecha de caducidad.
Ahora no tengo miedo, no te tengo miedo porque se que ya no me vas a hablar y no me vas a poder convencer.
Las imágenes del pasado, como las fotos, se vuelven amarillas, de un amarillo nicotina, de un amarillo enfermizo.
Lo tuyo era cambiar los hechos mediante palabras, no era la verdad lo importante, sino lo que parecía verdad, y tenías explicaciones para todos los gustos y colores.
Explicaciones rosas para los días de amor, explicaciones blancas para días sin recuerdo, y explicaciones de cualquier color para cualquier momento.
Ahora sabes que no me vas a poder convencer porque ya no puedes hablar. No te faltarán palabras, nunca te faltaron, pero ya no te servirá para nada.
Pasaron muchos años, y aprendí a vivir sin tí, sin nadie a mi lado
No me vas a poder acariciar como solo tu sabías hacerlo, porque conociéndote, no te he pintado brazos para que no me puedas atraer hacia ti. Solo me puedes mirar, sin tocarme, sin hablarme. Y ese será tu castigo, porque debes de saber que ahora puede haber un día en el que sea yo quien se canse, y entonces no te servirán las palabras, porque te borraré del lienzo, ya que nunca pude hacerlo de mi recuerdo.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 19 de diciembre de 2011

SEMANA DE ESPERANZA

 Aunque con tintes invernales, duros de verdad, comenzamos una semana de ilusión. Ilusión porque las Navidades no es que estén cerca, sino es que ya se ven a medida que vayan pasando los días.
Primero vendrá el día de Santo Tomás, con gente por todas partes, y con lluvia seguro que también. Y lo típico es comer un talo, con poco chorizo y quemado, en un lugar abarrotado, después de una espera desesperada. Has comido montones de veces, txistorra mejor que esa, pero es el día que es, y hay que sentir el comienzo de la Navidad tradicional.
Es semana también de lotería, y no de una lotería cualquiera sino de aquella que forma parte de nuestro folclore particular.
Siempre he pensado en lo bien que te sientes los días anteriores al veintidós de Diciembre, imaginando lo que harás con el dinero que con un poquito de suerte este año sí te va a tocar en el día de la lotería. Luego, no es que no te haya tocado, es que ni la has olido, pero, en fin, como todos en casa gozamos de salud, pues esa es la verdadera lotería.
Por cierto, hay algo que se ha perdido ya en muchos sitios, y es el aguinaldo, porque para encontrar una cesta de Navidad hay que verlas en las películas españolas de los sesenta. Bueno, a lo mejor el gobierno que precisamente también se forma esta semana, propone también la cesta copago, lo cual tampoco sería nada nuevo, porque es lo que normalmente hacemos todos los días, es decir, buscarnos las habichuelas por nuestra cuenta.
Ahora como todo hay que hacerlo según las normas alemanas, seguro que ya pronto querrán que en estas fiestas cambiemos nuestra gastronomía por sus típicas salchichas, puede que nos salga más barato, pero no dejan de ser unas salchichas, aunque sean al modo alemán,y visto lo visto tienen que dejar el carácter bastante duro. Mientras, el alemán que pueda, que será la mayoría, visitará Canarias y las Baleares para comer lo que nosotros ya no podremos, o por ley, o por no tener los euros suficientes.
Tal como están las cosas, habrá que ir pensando en cambiar las figuras de los Reyes Magos, por otros en los que estén Nicolas Sarkozy, aunque èste por el nombre podría ser hasta Santa Claus, y Angela Merkel, que como ya se les da muy bien el regalar carbón, ahora que aprendan, aunque sea un poco, a dar esperanza, porque en realidad es lo último que se pierde, y nosotros en poco tiempo hemos perdido prácticamente todo, menos el humor, y eso seguro que les tiene que joder, y mucho.

*FOTO: DE LA RED

domingo, 18 de diciembre de 2011

EL REY DE LOS ANODINOS

En los periódicos de ayer aparecía la noticia de que el Gobierno en funciones acababa de aprobar, en su último Consejo de Ministros, el indulto al preso más antiguo de España, Miguel Montes, de 61 años, que desde 1976, cuando ingresó por primera vez en prisión, acumuló más de 30 condenas por una decena de delitos, algunos violentos, pero ninguno de sangre. Esa decisión no significa la excarcelación inmediata de Montes del penal de Albolote (Granada), debido a que el indulto es sobre dos causas y tiene más pendientes, aunque se confía que pueda quedar libre pronto. Se le concede el indulto a condición de que no cometa nuevos delitos, lo que ha ocurrido hasta ahora, cada vez que se le dio un permiso o se fugó de la cárcel (hasta en seis ocasiones).
A este vecino del mundo le ha calado hondo esta historia en su aparente pequeñez, porque significa que ha habido una persona que durante treinta y seis años ha sido apartado de la vida diaria, viviendo en una especie de limbo, y ahora se le va a dejar libre sin más. Lleva más años apartado de la sociedad que viviendo en ella.
La primera pregunta que a este vecino se le ocurre, y no es broma, es si este preso quiere salir de la cárcel, porque solo por los años transcurridos, tiene que considerarlo como su verdadero hogar.
Además, ahora que todo el mundo quiere sobresalir por algo, por batir una marca cuanto más extraña mejor, hay una persona de la que nadie sabe nada que como se diría en el argot carcelario, se ha chupado más años de trena que nadie, por unos delitos que en realidad ya no importan.
Es una especie de historia de humor negro, porque aparte de la cantidad de años pasados en el trullo, no es algo que luego se pueda pasar al papel o incluso al celuloide, porque no destaca por nada. Ni se puede escribir un nuevo Expreso de la media noche, ni un nuevo Papillón; es más, incluso si quisiera contar su historia en la barra de un bar, para mojar sus penas, corre el riesgo de que alguien le diga que no le de la chapa.
A este vecino que le gusta verlo todo en imágenes, piensa que la historia no da para ser contada en cinemascope y a todo color, sino para una película de blanco y negro, al estilo de las de finales de los cincuenta en España, y que en aquel momento muy bien la pudiera haber interpretado un Manuel Alexandre, dando cara y cuerpo al rey de los anodinos, que en su pequeñez muy bien pudiera haberse granjeado la simpatía del público de aquella época. Y es que en cierta manera esta historia destila tristeza e incluso un poco de ternura en su simple realidad.

*FOTO: DE LA RED

sábado, 17 de diciembre de 2011

DESPERTAR EN EL TITANIC

Cuando uno duerme bien y se despierta con la sensación de que todas las partes de su cuerpo, responden perfectamente al salir del cierto más allá que nos cubre mientras estamos en manos de Morfeo, cree que todo tiene que estar bien porque él está bien. Luego, abres en un gesto rutinario, la puerta que te lleva al balcón, no sabiendo si es para comprobar que el día como tú se ha despertado en orden, o es para que los vecinos se enteren de que el protagonista de tu vida, osea tú mismo, sigue en pie y con más fuerza. Sea lo que fuere abres la puerta con la tranquilidad de un día más, y de pronto toda la fuerza del viento, mezclado con lluvia y frío te hacen comprender que esta vez tu interior no estaba conectado a la realidad del momento. Y, en ese momento te das cuenta, que es ahora cuando verdaderamente te has despertado, y no estabas precisamente en una calma chicha, sino a bordo del Titanic, cuando todavía todo el mundo, el que cabe en ese barco, está en la fiesta, y te das cuenta de que algo va mal, y de que ese golpe que acabas de sentir, va a traer otro tipo de consecuencias y no parece que buenas.
¡Bueno! Pues todo ese tipo de sensaciones he tenido en apenas cinco minutos, y como un personaje del mundo-Almodovar, te preguntas: ¿Qué he hecho yo para merecer esto? Y me he acordado de las muchas veces en que en tu mundo interior te encuentras perfectamente y al intentar hacerlo saber a alguien, el mensaje, por circunstancias que se te escapan, no es recibido de la manera que deseabas.
El llamar, por ejemplo, a la persona que más amas en esta vida, para decirle todo lo que la quieres, pero en ese mismo momento te enteras de que le acabas de despertar, porque no es la hora que tu pensabas que era, y ella, porque ha estado trabajando de noche, no está todo lo receptiva que esperabas.
Es un momento con cierto sabor a tristeza y soledad, pero sabes que esas circunstancias pasarán en unas horas, y además te sirve para darte cuenta de que nada son los sentimientos sin el contacto real y sin verdadera comunicación, y ese es un trabajo diario. Además ese momento lo has creado tú mismo por no saber realmente en qué hora del día estabas soñando, pues hay horas en que está prohibido soñar, y que al final lo que prima es el día a día, y lo que demuestras a los demás en cada momento.
Una cosa son las intenciones y otra las realidades, y comprendes que entre unas y otras hay mucho trabajo de campo a realizar, pero que verdaderamente merece la pena, porque sin las personas a las que quieres, vivir no tiene sentido.
Son las cosas que ocurren cuando un buen día tienes el despertar en el Titanic.

* FOTO: DE LA RED

viernes, 16 de diciembre de 2011

LA VERDADERA NATURALEZA


Ayer estuve dando una vuelta por el comienzo del Paseo Nuevo para ver el mar con todo su poder, y eso que no eran horas en las que coincidía la marea alta.
Es curioso el efecto que nos produce en momentos así, la amenaza de algo tan poco manejable como el mar. Cientos de personas convertidos en improvisados paparazzi apuntaban con sus cámaras al Cantábrico, que amagaba pero no daba. Es una especie de morbo el que nos mueve a acercarnos hacia un posible peligro. Estoy seguro que si no llegan a estar los municipales, más de uno se hubiera adentrado en la zona prohibida con su cámara a cuestas en más de un caso en lugar de para ver, para que le vean, o para probarse así mismo de que todavía los tiene bien puestos.
Otra persona que no pierde momento para probarse y probar que tiene bien puestas las agallas es la Señora Esperanza Aquirre, Presidenta de la Comunidad de Madrid, y no olvidemos que las agallas están muy relacionadas con el mar.
Para mediados del año que viene en Madrid se podrán tener los negocios abiertos a cualquier hora. Será la primera comunidad de España en admitir que el sector comercial, con 70.000 negocios en la región, pueda tener su horario a la carta, todos los días del año. Previsíblemente el Consejo de Gobierno aprobará hoy el borrador del anteproyecto de la denominada Ley de Dinamización del Comercio Madrileño, sometiéndolo a consulta después, y que espera poner en marcha en mayo, previo paso por la Asamblea de Madrid.
La Sra. Aguirre sí que es una auténtica domadora de naturalezas, y es de las personas que dice que será muy bueno para todos la liberalización de horarios.
Este vecino del mundo está hasta la coronilla de liberalizaciones que iban a ser la panacea para todos. Así que recuerde, la del mercado eléctrico y el de telefonía móvil, para el currito de a pié no ha servido para nada. ¡Vamos!, que las vacaciones no nos las podemos costear con lo ahorrado en esos cambios, y lo mismo pasará con el cambio de horarios, porque se empieza por Madrid, pero...cuando las barbas de tu vecino veas cortar, en una peluquería a las cinco de la mañana, pon las tuyas a remojar.
A simple vista se puede ver que esta ley sólo va a favorecer, como siempre, a las grandes superficies, pero no a sus trabajadores, ni mucho menos a los que tienen una pequeño comercio, y que son la mayoría de casos.
No nos llevemos a engaño, porque las grandes superficies no van a contratar a mucha gente, sino que se arreglarán con los de siempre en diferentes horarios. Es lo que está pasando en lugares como Torrevieja, donde en verano hay centros comerciales abiertos desde las nueve de la mañana hasta las doce de la noche, y no les pagan más, sino que acumulan en general días libres, teniendo luego problemas para disfrutarlos.
La naturaleza tiende a recuperar los sitios que una vez fueron suyos, y la naturaleza del empresariado es querer recuperar todo lo que poco a poco fue perdiendo, y vuelve cada vez con más fuerza y ayuda, porque no olvidemos que el político en general cuando se quita su buzo de trabajo, en muchos casos tiene un negocio propio, y a eso se le llama ser empresario. 

*FOTO: DE LA RED 

jueves, 15 de diciembre de 2011

EL POR QUÉ DE UN GESTO

Hace dos días en esta ventana, el vecino del mundo hacía un comentario sobre lo ocurrido con el Sr. Jaime de Marichalar en su superación de la Familia Real, y la coincidencia con la degradación simultánea en el Museo de cera madrileño, y con lo que presuntamente podría pasar con la figura del Sr. Iñaki Urdangarin. Este vecino daba la idea de que basándose en el proceder del citado museo era predecible que como mínimo le pudieran pasar a la sala de los deportes.
Este artículo, por cierto, se ha convertido en el más leído de la semana, hasta ahora al menos, y estaba escrito de una manera desenfadada y sin ánimo de predecir el futuro.
Según leído en la prensa digital, hoy mismo se reúnen en el citado museo para dar luz verde a la decisión ya tomada. Las fuentes han explicado que la decisión se ha adoptado después de que la Casa del Rey anunciara el lunes pasado, que Urdangarin dejará de participar en actividades oficiales de la Familia Real y de considerar que su comportamiento no parece ejemplar tras las informaciones aparecidas sobre la implicación del Instituto Nóos, que él presidía, en el caso Palma Arena.
Si hace dos días predecía con un punto de ironía y humor el posible futuro del         Sr. Urdangarin en el museo, este vecino ahora quiere decir que le parece precipitada esta decisión, ya que no considera que es una situación similar a la ocurrida con el Sr. Marichalar.
No es lo mismo, al menos desde esta ventana, las cuestiones del corazón que las, digamos, cuestiones sociales. Que se sepa hasta el momento, aunque deje de participar en actividades de la Familia Real, él sigue perteneciendo a la misma, desde el momento en que sigue siendo el esposo de la infanta Cristina, y eso es algo inamovible por el momento.
El citado museo en cierta manera le está castigando por algo que todavía no ha sido probado, y este vecino considera que no es competencia del Museo de Cera repartir justicia, sino en cierta manera reflejar la realidad en cera.
Lo que no puede hacer un museo es expresar los estados de ánimo de la sociedad en un momento dado, porque en ese caso lo que debería de hacer es castigar su figura contra la pared, quizás con un libro en cada mano, pero un castigo, digamos, temporal. Cambiarle de sala, y se mire como se mire, es un paso sin marcha atrás, y atenta contra su honor en cierta manera. Él todavía no está imputado, e incluso si así sucediera, existe la posibilidad de que ganara el juicio, ¿qué pasaría entonces con su figura en cera?, ¿la volverían a colocar en el Salón de Reyes del Museo de Cera de Madrid? Eso en cierta manera resarciría su honor, pero para qué meterse en camisas de once varas, si lo inteligente en este caso es no hacer nada.
En un país acostumbrado a que se hagan las cosas tarde y mal, parece chocante que un museo se tome tanta prisa en algo que a la postre solo es un gesto, e incluso con esta decisión te invitan a pensar que quizás haya alguien interesado en que el citado gesto ocurra.

*FOTO: DE LA RED


miércoles, 14 de diciembre de 2011

LA LLEGADA DE SAN MARTIN

Que la justicia en España es lenta eso no lo va a negar nadie, pero como se suele decir en mi pueblo a cada cerdo le llega su San Martin, y aunque para que se vea un juicio se tarda, y mucho, éste antes o después se celebra.
Ésto está ocurriendo con el denominado caso Gürtel, donde lo mosqueante es que a alguien le regalen tanto traje.
Este vecino del mundo cada vez está más convencido que cuando a alguien le empiezan a ir las cosas extremadamente bien, con amigos extremadamente buenos, uno presuntamente se puede sentir más allá del bien y del mal.
Las imágenes de ayer mismo cuando el Sr. Camps iba a entrar a el juicio seguían siendo de auténtico glamour, y la sonrisa todavía formaba parte de su pulcra identidad.
Pasadas unas horas a simple vista la imagen ha cambiado, y se ve a un Sr. Camps con más dudas, y dónde la presunta burbuja en la que vivía se ha roto, y es plenamente consciente de lo que se está jugando en el juicio, pues una cosa es lo que está relatando, y otra las pruebas que al parecer existen, entre ellas de audio, y con las que presuntamente no contaba.
En España se está hablando siempre del estallido de la burbuja inmobiliaria, pero visto lo visto, junto con ella crecieron más burbujas de las que se pensaba a simple vista.
Parece que durante mucho tiempo ha habido demasiadas puertas abiertas por las que entraban y salían muchas manos, y al haber abundancia de dinero, con tanta corriente formada, bastantes sumas de dinero se han distraído presuntamente, y ahora quien más o quien menos está buscando facturas como loco para intentar justificar lo injustificable, porque nadie, o al menos muy poca gente se cree que no se pidan los justificantes de compra por mucha cara de no haber roto un plato que se ponga.
Durante mucho tiempo se ha pensado que no se iban a levantar las alfombras de los gobiernos para comprobar si la limpieza aparente es real, y en este caso no va con dobles intenciones, lo de real digo. Al ir poco a poco realizándose la prueba del algodón cada vez aparece más porquería, y los nervios a más de uno le estarán fallando, porque están seguros ahora, que tienen fecha de caducidad, y San Martin tarde o temprano llega para escarnio de más de uno.

*FOTO: DE LA RED

martes, 13 de diciembre de 2011

LA VIDA REFLEJADA EN UN MUSEO

De pequeño siempre me enseñaron que los amigos son para los malos momentos, pero claro, eso debe ser en el mundo de a pie. Otro debe ser el caso de las altas esferas; y de los que tienen la sangre de otro color...ni te cuento.
Esta mañana leyendo los periódicos digitales me he acordado de una anécdota que nos ocurrió a La Nuri, mi sufrida, y a este vecino, un fin de semana que fuimos a Madrid.
Era finales de Marzo del 2008, y nuestro objetivo ver La bella y la bestia, el musical en teatro.
Como este vecino apenas conoce Madrid, aprovechamos la ocasión para hacer lo que se hace en estos casos, ver el Retiro, el Museo del Prado, y entre otros lugares fuimos al Museo de Cera.
Llevábamos la videocámara y nos sacamos imágenes con la Familia Real, con la de cera, claro. Nos chocó que no estaba Jaime de Marichalar, aunque ya para entonces no recuerdo si se habían divorciado, pero sí se habían separado recientemente. Las estancias reales en el museo están ubicadas al comienzo, y luego vas haciendo una especie de paseo por la historia, con personajes de toda índole, y en un momento dado aparece una recreación de una plaza de toros con personajes vinculados a la denominada fiesta nacional. Cuál fue nuestra sorpresa cuando en un discretísimo segundo o tercer plano estaba allí el pobre de Marichalar, más bien un poco perdido.
Al salir hicimos la observación más bien jocosa de ese detalle que habíamos observado, y la mujer que estaba allí con aire risueño nos contestó: -Sí, allí le han dejado, y es que le gusta ese mundillo.
En el año 2010, y como ya no pertenecía a la Familia Real, la figura del Sr. Marichalar desapareció definitivamente del citado museo, y visto lo visto le hicieron un favor porque la escena en un lado de la plaza era más bien triste.
He comentado todo esto por lo que está pasando con el Sr. Urdangarin y su presunta conducta dudosa.
Lo de salir en las fotos antes solía ser una especie de metáfora, ahora es real, y nunca mejor dicho el juego de palabras, porque la Casa del Rey ha reconocido que el 
Sr. Urdangarin no va a aparecer en los actos oficiales.
De todas maneras, para aquel que no quiera ni ver la televisión ni leer periódicos, le sugiero que cada cierto tiempo se de un paseo por el museo de cera madrileño, y con que se vaya fijando donde está la figura del Sr. Urdangarin ya se dará cuenta de cómo están las cosas en ese momento, aunque con él lo tienen más fácil, porque también hay un lugar dedicado al deporte y a los éxitos deportivos, e incluso otra zona dedicada al terror, aunque no creo que llegue tan lejos el asunto.

*FOTO: DE LA RED