jueves, 19 de octubre de 2017

EN DEFENSA PROPIA

He llegado a la conclusión de que mis musas, si es que no han dimitido, y como un desodorante cualquiera han decidido dejar de acompañarme, “a media tarde”, o a cualquier hora, deben de estar cerca del asunto catalán. 

Porque llevo varios días que no coincido con ellas, y es que he decidido desintoxicarme de todo asunto de “actualidad”. Porque si te dejas llevar, o peor, te implicas, te adentras en un mundo de medias verdades e incluso de verdades-mentiras, o viceversa, que no te dejan vivir.

Bastante “hemos” sufrido, y me he permitido incluiros, porque hay que ser insensible, para no haberte sentido abatido con todo lo ocurrido en Galicia y Asturias este fin de semana, e incluso en días posteriores.

Esos incendios, que mucho más allá de las pruebas, la lógica te hace ver, ya en un primer momento, que han sido provocados por, cuando menos, unos hijos de malos padres (repartiendo responsabilidades por la educación, o muy posiblemente, por la falta de ella). Y que no me vengan diciendo, que son “pirómanos”, que lo son, pero no desde el punto de vista de enfermos, sino sólo desde el hecho de que provocan fuegos.

Habrá duchos en la materia que, en su momento, tendrán que hablar. Pero está claro que las leyes que regulan los incendios, se han debido de quedar cortas hace años. Porque alguien debe de seguir sacando beneficio provocando zonas calcinadas. Y no debemos olvidar a los que les han arrebatado su vida, por el momento parece ser que cuatro personas, y a los muchos que en pocas horas, y se dice pronto, lo han perdido todo.

Antes, los solitarios, podían sentirse un poco más acompañados con la que ya entonces se denominaba “caja tonta”, la televisión. Pero, ahora, para ver la tele, cuando menos es aconsejable, poner a buen recaudo la cubertería, y todo objeto que pueda ser usado para cortarse las venas.

Porque prima, a horas decorosas, noticias tan inquietantes, que pudieran ser acompañadas por la banda sonora de “Tiburón”. Y además envían, los propios canales, a sus, en teoría, mejores profesionales a cubrir in situ todo tipo de tragedias, o cuando menos, momentos, que por algún motivo, y el tiempo lo dirá, puedan convertirse en históricos.

Y a ti, espectador de primera fila, te bombardean con informaciones, y peor, declaraciones de los implicados, de sea lo que sea, intentando que veas “las cosas” a su manera. Y tú, te puedes llegar a sentir, una especie de Doctor Jekill, y Mister Hyde, intentando comprender a todos.

Lo  dicho, si mis musas siguen tomando notas de la actualidad, creo que no nos vamos a ni tan siquiera cruzar, durante mucho tiempo. Más que nada para salvaguardar mi salud mental, o lo que ya quede de ella, si queda.

*DIBUJO: DE LA RED

sábado, 14 de octubre de 2017

¿FAST LIFE?




Algunas veces este vecino del mundo quiere perderse por cualquier callejuela para, curioso, intentar encontrarse de una u otra manera.

Ayer, en este otoño que todavía no ha asumido que lo es, me topé con la furgoneta de la foto. No hay trucaje alguno, solo se ha tapado la matrícula.

Humor del pueblo y para el pueblo. “Lo que no te hace tu marido, te lo hacemos nosotros.” Para aquell@s que ven machismo en todo, quizás la vida sea un poco más triste y con ligera tendencia al cabreo presuntamente provocado.

Este vecino simplemente ve una frase con doble sentido que le hace sonreír y pensar que en el mundo de buscar trabajo, van un paso por delante los avispados. Y el que se ha decidido por “lanzar” esta frase cuando menos tiene sentido del humor.

La realidad, al igual que la belleza, siempre depende del punto de vista de cada cual. Quizás hace ya mucho tiempo que se perdió la picardía, para, como en la comida rápida, "fast food", dar siempre paso a lo obvio, por aquello de no perder el tiempo, o como siempre se ha denominado, el famoso “aquí te pillo, aquí te mato”. Frase que desgraciadamente suena tan mal en nuestros días debido a una realidad, otra vez, que se impone.

Es una pena que, por ejemplo, canciones antiguas, que "toreaban" a la férrea censura de la época, llenas de doble sentido, como el célebre cuplé “La camarera”, que llegó a ser cantada por una muy sugerente Sara Montiel, ahora y tras quitarle la correspondiente caspa de la edad, más que ñoño, no quede políticamente correcto.

...Te pide un cliente
y al servirle el té
a la camarera le dice:
echa té.
Echa té, echa té,
a la camarera le dice echa té.

Aunque visto, lo visto, y si nos ponemos exquisitos, la célebre frase "Detrás de un gran hombre, hay una gran mujer" no es justa para nadie, ni para ellas ni para el que siempre tiene ... ¿la culpa de todo?


Sinceramente, y ésto que va a decir este vecino del mundo para terminar, no le sale de las entrañas, como casi siempre, sino de cada uno de sus poros, la vida siempre es políticamente incorrecta, y cruel, muy cruel, lo otro, lo políticamente correcto, a lo sumo será el equivalente a la vida de un animal salvaje en un zoológico, una mera aproximación. Y si a todo eso, le quitas el humor... ¿dónde está la puerta de salida?

*FOTO: F.E. PEREZ RUIZ-POVEDA

jueves, 12 de octubre de 2017

CUANDO LA MANTA SE ROMPE


Algunas veces este vecino del mundo tiene la sensación de que más que débil de ideas para el blog, está yermo. Sin embargo, en cualquier momento, como hoy, alguien viene, en forma de declaraciones y parece transformarse en un brazo muy largo cuya mano llega a tu lengua y comienza a tirar de ella hasta que sientes una necesidad inmensa de “inaugurar” otro artículo, lo prefiero a “post", aunque no sean exactamente lo mismo.

Esta mañana, estaba ojeando mi cuenta de Twitter (@PATXIPE), cuando una joven actriz a la que sigo porque me parecen muy juiciosas sus apreciaciones personales, adjuntaba como idea a 

Hombres de la política y de las mesas de debate, un apunte:

Un hombre comienza a ser interesante cuando aprende a dudar.                                                        
                                                         Carmen Rico-Godoy

Este vecino del mundo, que siempre se aplica el cuento de todo, incluso a modo de conejillo de indias, ha llegado a una rápida conclusión:
-No hay duda, yo soy interesantísimo.

Lo que ocurre es que hace tan solo unas semanas, lo ha recordado inmediatamente, coincidió con una excompañera de trabajo, y siempre sabes si tienes química con alguien, y con ella, siempre se había adivinado, que de haber habido algo, hubiera sido “armas químicas”, por estar uno en las antípodas del otro. Y tras estar un rato hablando, ella me confesó “siempre he sabido que eras una buena persona, pero (era inevitable que apareciera el “pero” a modo de indicación de que ahora venía la bofetada) eres muy indeciso”.

Está claro que ella nunca ha llegado a plantearse, ni remotamente, que quizás nos seguimos hablando precisamente por eso, porque algunas veces tras la indecisión se esconde el saber a qué conduce el paso al frente, y en su caso, o en el mío, sólo hubiera sido el leernos las famosas “verdades del barquero”. Y  ya se sabe que  “barquero” es todo aquel que coge el mando del relato, e inefablemente el de protagonista y, por supuesto, héroe de la historia, porque siempre la cuenta, de otra manera es cuando menos más infrecuente, desde su punto de vista.

Está claro que la persona, con su buen deseo que ha originado este artículo, se estaba refiriendo a lo que ocurre entre el Gobierno Catalán y el Central, pero uno, este vecino, siempre relaciona todo, en primer lugar, con lo que tiene; y a la mayoría ya sólo nos quedan los recuerdos.

Con respecto a Cataluña, este vecino, sin ser politólogo, ni historiador, ni mucho menos futurólogo, está convencido de que este asunto tiene mucho que ver con lo ocurrido a los británicos y su Brexit.

Siempre tan cuidados, con medidas especiales, y ojo, aviso para los que no me conocen, soy vasco, y todo ésto, no me trae de nuevas, porque siempre nos han hecho sentir, a los vascos en general, como dentro de un polvorín, llega un momento en el que te puedes creer imprescindible, e incluso el rey, perdón, en este caso el republicano de la fiesta. Hasta que tiras tanto de la manta, para intentar quedartela, que se rompe, y con la avanzadilla que llevabas te quedas al borde de la nada. Y sino, lo dicho, que se lo pregunten a los británicos, que de ser, al menos ellos así lo creían, el ombligo del mundo, han pasado a tener el trasero muy prieto.

*FOTO: DE LA RED
 IDEA: PATXIPE



miércoles, 11 de octubre de 2017

"TODOS A LA CARCEL", REMAKE REAL


Quizás visto lo de ayer en el Parlament, cuando Puigdemont se declaró a su pareja, ésta no sabía si decir sí, no, o dejarle las llaves del coche. 

Y digo yo, que debo de ser un malpensado, y es que el paso de los años te hace dudar de todo, si los independentistas en Cataluña lo han hecho también al amparo de "sus" leyes, y todo es tan democrático, por qué en sus intervenciones, y para que se me entienda claramente, están siempre ejerciendo de "gallegos", con perdón a los gallegos, y nunca se sabe si suben o bajan.

Ahora, en alguna cadena televisiva están unos cuantos jueces llevándose la contraria sobre si lo de ayer fue una declaración de Independencia, o simplemente son galgos o podencos.

Este vecino del mundo lo tiene claro, si él fuera el Gobierno Central subvencionaría a "todos los implicados" con una NO-ENTRADA en la cárcel, pero sí reunirlos  en una especie de "reality", dándoles lo básico en algo parecido a un hostal, con patio central, y rodeados de medidas de seguridad, pero no para que ellos no salgan, que seguro que "ellos" alegaran que les están privando de su libertad, sin respetar sus derechos, sino para que los demás no les contaminen sus buenas maneras.

Todo tiene otra manera de explicarse quitando hierro al asunto, y en eso los abogados defensores, y ahora al menos, los independentistas siempre han sido unos maestros.

Lo que está claro es que  alguien tiene que tomar cartas en el asunto, porque cualquier día de estos nos vamos a encontrar con un guion de Woody Allen, relatando a pie juntillas todo lo ocurrido en España, convirtiéndose en su mejor película, y además no vamos a cobrar nada por derechos de autor, cuando lo triste es, que todos hemos intervenido en escribirlo. Tontos hasta para eso. 

Y luego nos gastaremos una pasta gansa en intentar promocionar la "Marca España" en el extranjero...

En momentos como éstos, este vecino del mundo, al menos, echa de menos a Berlanga.

*FOTO: DE LA RED

domingo, 8 de octubre de 2017

HACIENDO UNA EXCEPCIÓN


Quizás hoy podría convertir mi blog en una especie de Consultorio de la Señorita Francis, ya que hace unos pocos días he recibido un correo electrónico en el que “garganta profundo” (sic)) me agradecía mi blog y el que no intentara convencer a nadie, sino sólo mostrar mis filias y mis fobias, sin intentar ganar adeptos para mis causas

Con lo cual podría comenzar diciendo:

Querid@ Garganta Profundo:

Agradecido por tu misiva paso a contestarte, aunque en realidad no lo solicites. Y es que con tus breves líneas compruebo que mi intención, al menos en tu caso, se ha cumplido plenamente, al leer que te gusta mi blog por no intentar adoctrinar, sino sólo dar mi opinión irónicamente, con lo que al mismo tiempo yo mismo me pongo en solfa.

Y es que como siempre digo en uno de eso mensajes que utilizo en Twitter para promocionar mi blog
“Si tienes dudas no visites el blog A TROCHE Y MOCHE. Saldrás con más.”

Siempre he odiado a esos bloggers que convierten su blog en un púlpito para convertir infieles.  Ya que más que nada transforman una especie de balcón para confesar sus ideas, en la entrada a una secta, y el que no tiene la suerte de pensar como él/ella, pues eso …, que no verá ni el reino de los cielos, ni siquiera el Edén.

Porque, pensarlo bien, entre los miles de millones que formamos este planeta quién te garantiza a ti, que tu forma de pensar es la correcta. Algo así, como que te toque el gordo en la manera de pensar y analizar la vida.

Bastante tengo, al menos es mi opinión, con representarme a mí mismo, como para hacerme líder de opinión.

Aparte que uno no es infalible, y se deja involucrar mucho por su corazón, y hoy puede pensar una cosa, pero tras una triste experiencia, quizás, en pocos días pueda cambiar su manera de pensar. Y eso, ni es mentir, ni ser chaquetero. Simplemente, este vecino del mundo, es una especie de José Luis Moreno pero sin que se le note en los primeros planos un ligero movimiento de garganta (como tu nombre, ¡qué casualidad!, ya que siempre habla con sus tripas.


De todas las maneras, querid@ Garganta, uno evita hablar de sí mismo, más que nada para que no le acusen de masturbaciones (practicar el amor propio) en lugares comunes, y hacerse autobombo. 

Quizás esta vez he hecho una excepción, al comprobar que mi principal objetivo, al menos  en su caso, se ha cumplido tal cual. 

Muchas gracias, y hasta siempre. Es una razón más para seguir, aunque nunca se sabe hacia dónde.

*FOTO: DE LA RED

viernes, 6 de octubre de 2017

DÍAS DE IMÁGENES IMPOSIBLES ...



Con todos esos cambios, en apenas horas, de empresas famosas, catalanas de origen, que están llevando la sede social fuera de Cataluña, que todos estén tranquilos que por ahora al menos, y aunque no tenemos la suerte de ser catalanes, la sede de A TROCHE Y MOCHE no cambia de lugar. Bastante tenemos con quedarnos  como estamos en ese derroche de piso que sobrepasa los cincuenta metros cuadrados, y que para aquella ministra que abogaba por pisos de 30 m2 para parejas jóvenes, hubiera sido toda una provocación al despilfarro.

Lo de estos días, con los independentistas, saltando de alegría, pero sin que se note alrededor, sin tomar determinaciones drásticas, de esas de bisturí, tiene mucho de morbo . 

¿Cuál va a ser su siguiente paso? Es que una vez de haber llegado al precipicio, se encuentran que se les ha olvidado la red. Y que “estar contra todo”, destruir, es mucho más fácil que dar trigo. Recordando, los más viejos del lugar, aquella célebre frase de los años setenta “contra Franco estábamos mejor”.

¿No hubiera sido más fácil que los empresarios hubieran mostrado su colmillo, su fuerza, su músculo, hace mucho?  

¡Ah!, Quizás se nos olvidaba desde este blog, que una de las primeras reglas, no escrita por supuesto, del capitalismo es esa de que “la empresa nos tiene que dar muchos millones, pero nosotros, los propietarios, siempre tenemos que estar llorando, para que nadie nos pida nada, y mucho menos el trabajador que siempre tiene que tener la sensación de que en cualquier momento es prescindible, especialmente si empieza a pedir aumento de salario…

Al final, lo de los independentistas va a ser como esos niños que van con sus padres a un sitio público, y que molestan con sus gritos y malos modos a todos, menos al parecer, a sus progenitores, que se hacen los suecos a la hora de poner orden. Y si alguien les dice algo a los “benditos”,  sus padres arremeten contra el quejica. Pero, eso sí, cuando ya llega a casa toda la “troupe”, les dicen que ya está bien, que dejen de molestar, que ahora ya les están poniendo la cabeza a ellos como un bombo. Por aquello de, y con perdón, la mierda compartida es menos mierda.

Este vecino del mundo está deseando, dentro de apenas unas semanas ya, ver los anuncios navideños de empresas como “Codorniú” o “Freixenet”. Podrían ser toda una proclamación de intenciones.

Con el mero fin de imaginar, y terminar al menos con una sonrisa el post de hoy, Codorníu, que siempre es mucho de mostrar paisajes aéreos entre dos luces, quizás, este año le dé por reflejar, en unas tomas imposibles, cómo las aguas del Mediterráneo llegan, por ejemplo, hasta Teruel. O a ese niño de Freixenet, este año tal vez le dé por aprender a bailar el chotis mientras, quizás como fichaje estrella, el Señor Montoro nos toca… el organillo.
¡Vivir para ver!

*FOTO: DE LA RED


lunes, 2 de octubre de 2017

LO QUE UN BESO, AUNQUE SEA CATALÁN, PUEDE ESCONDER ...


Este vecino del mundo siempre ha intentado hacer en su blog, A TROCHE Y MOCHE, algo diferente a los demás, nunca sabe si mejor o peor, pero el intento de ofrecer algo diferente siempre ha estado en su ADN, suponiendo que un blog lo tenga.

Ocurre que tal día como hoy, 2 de Octubre, el día después, uno se ve forzado a hablar de sus opiniones a todo lo visto y oído a ayer.

Al ser desde la distancia, todo fueron sensaciones:
Indignación, porque se veía venir y vino. Una confrontación durante mucho tiempo soterrada, pero que ambos bandos, porque los hay, los dos gobiernos, el Central, y el Catalán, han ido cogiendo velocidad en cada uno de sus vuelos, y ya todo sigue por inercia.

Vergüenza, viendo la manipulación al pueblo, en este caso desde el Gobierno Catalán, a su pueblo, para que éste se comporte en realidad, por mucho que lo nieguen, como auténticos escudos humanos, para salvaguardar una estratagema muy bien llevada, con muchas familias que no sentían que estaban en un tablero de ajedrez, pero que en un momento dado, hubieran sido fichas prescindibles para ganar la partida.

Pena, viendo especialmente a ancianos y niños en un “paisaje” que nunca les hubiera correspondido. No olvidaré esa estampa de un guardia civil intentando convencer a un padre, llevando a un niño en hombros primero, y luego en brazos (FOTO), en la mitad de una manifestación. Muchos me dirán, porque ahora es palabra comodín, que es puro “populismo”, pero más de un padre por menos que eso, ha tenido problemas con la justicia.

Donde no llega la razón, siempre ha llegado el “patriotismo” y las banderas. Y ambos, patriotismo y los colores de un grupo, ya sirven para romper todo tipo de esquemas y dejar a la razón anulada.

En plena desazón por todo lo ocurrido, va el Señor Rajoy, sobre las diez de la noche, horario de máxima audiencia, y sin parpadear dice: Hoy no ha habido referéndum en Cataluña.
Y no pude más que reírme al recordar un viejo chiste:
Era descanso en un combate de boxeo de aficionados, y a uno le estaban dando una tunda bastante considerable. Su entrenador, para animarle, no paraba de decirle mientras intentaba reparar heridas: El adversario prácticamente ni te está tocando.
Por lo que a la quinta o sexta vez de volvérselo a repetir, el boxeador haciendo un gran esfuerzo para mirarle fijamente le dice: Jefe, pues entonces esté muy atento, porque en el ring hay alguien más, que me está zurrando, pero bien.

Sinceramente, y llamarme iluso, o inocente, pero cuando ayer vi al Señor Rajoy que iba a hacer unas declaraciones, y que parecía, por la parafernalia que le rodeaba, iban a ser importantes, por un momento, pensé que lo mismo que Pablo, el  apóstol, cayó del caballo,  y vio su realidad, Rajoy, quizá viendo el resultado de ayer, y que “las cosas” se le habían ido de las manos, en un alarde de vergüenza torera, iba a dimitir. 

Pero, al final, con tristeza comprobé que este marrón se lo va a comer él sólo, porque lo mismo que muchas veces ha hecho declaraciones a través de una pantalla de plasma, él ahora mismo es una pantalla para salvaguardar a el resto de su equipo.

Desde el lado de los independentistas, y más concretamente del Gobierno Catalán en pleno, está clarísimo que hace mucho tiempo que se doctoraron en “grandes manipuladores” y ellos sólo hacen lo que el pueblo quiere. El problema es que sólo atienden a una parte del pueblo catalán, ¡qué casualidad!, a los que tienen ideas independentistas.

Algún día, ese pueblo que ayer aplaudía a sus “mossos” por ser tan “comprensibles” con los manifestantes, comprobará que simplemente son el mando a distancia de los que les están gobernando. Y ayer tocaba ponerse los guantes de seda para acariciar, pero que el día que toque no dudarán en repartir candela, eso sí en un catalán perfecto, aunque los insultos sean también en catalán, pero esta vez a su gobierno.

En días como el de ayer, todos hemos perdido, aunque unos no se han enterado de que hubo un referéndum, eso sí ilegal, y a los otros, ya solo les quede, como si no quisieran, el seguir la ley del referéndum que hace apenas unas semanas  se la guisaron, y ahora intentan que todos nos la comamos.


Muchas veces en la vida hay que tratar de distinguir el tipo de beso que te quieren dar en la boca, porque muchas veces lo único que se pretende, en realidad, no es nada romántico, sino simplemente “callarte la boca”. Y ayer fue día de miles de besos, disfrazados de presunta libertad, patriotismo y “lo que el pueblo quiera” .

*FOTO: DE LA RED

jueves, 28 de septiembre de 2017

OTRO TIPO DE VUELTA ATRÁS


-Hola, Mikel, ¿Qué tal va la reforma de tu casa? Muy tranquilo te veo…

 Éste es un anuncio que oigo todos los días por la mañana en la radio (zona guipuzcoana), más o menos a la hora del desayuno, y que me sirve, también puede ser útil, para jurar en arameo (yo lo hago en arameo pero se admiten otras variantes o lenguas). Porque es real como la vida misma, y que tras una aparente pregunta, a modo de vaselina, lo importante es la segunda parte. Ese “muy tranquilo te veo” equivale, al menos en mi pueblo, a “te estás tocando lo que viene siendo los bajos como es habitual en ti”.

Esa aseveración, que lo es, viene normalmente por gente que no son amigos tuyos, que quizás han coincidido en tiempos, como se decía antes, de Maricastaña, y que si tú les respondes como se merecen, se excusarán ligeramente, mientras no te miran a los ojos. Y se irán reafirmándose en su interior con el concepto que ya tenían de ti.
Y es que ese anuncio me recuerda una vivencia que ocurrió hace muchos años.

Como mis lectores más adictos (porque muchos ya me han dicho que este blog engancha) ya saben, desde finales de 1978 a finales de 1981 estuve en Londres, aprendiendo la lengua, e intentando gastar el menor dinero posible, con trabajos de cualquier tipo que me dejaban realizar en restaurantes y hoteles, ya que entonces España no pertenecía al Mercado Común y no nos daban permiso de trabajo, salvo en alguna más bien remota excepción.

Pertenezco a un pueblo, Elgóibar, en el que todos nos conocíamos entonces, al menos los que salíamos fuera y estábamos en la misma situación. Y había coincidido en Hyde Park un día con un chico dos años más joven, y que aún siendo de mi pueblo solo lo conocía de vista, y tras la consiguiente charla un tanto forzada por el destino, no más de cinco minutos, nos despedimos. 

El verano del año siguiente coincidimos otra vez, pero ésta en nuestro pueblo, y mi cuadrilla con la suya.  A él le faltó tiempo para decir a voz en grito, los chicarrones del norte, todos, hablamos así:
-Jodé, no me habías dicho nada, pero ya me he enterado de que estás trabajando en un Banco del centro de Londres. ¡Qué callado te lo tenías!

Sin despeinarme, entonces tenía una buena mata de pelo, le contesté con tanto sentimiento, como la voz de la máquina de tabaco:
-Sí, trabajo en un banco, como tú dices, en el centro de Londres, pero tres días a la semana, Lunes, Miércoles y Viernes, dos horas cada día … limpiando suelos.

Entre las dos cuadrillas éramos unas diez personas, y nos abdujo un silencio que no nos soltó hasta que ellos, los otros, ya debían de haber abandonado el país. Por supuesto, que no hubo ningún tipo de asomo de disculpas tampoco.

Yo nunca desvelé, lo hago ahora, y sin cobrar, que el otro, hijo de un amigo de mi padre, pero nosotros no teníamos nada que ver, estaba trabajando en Londres a través de un contacto de la empresa en la que trabajaba su “aita”. Y él, en el  breve contacto que habíamos tenido en Hyde Park nunca me lo dijo, y eso que le había dado sutilmente pie a que me lo comentara, pero en ese instante evitó mirarme observando, aparentemente, el horizonte londinense.

Lo que yo hice entonces, ese silencio evitando la revancha, no fue cobardía ni mucho menos, sino “elegancia”, porque hay otra elegancia que no consiste en comprarse ropa de marca, preferentemente, además, extraordinariamente cara.


Hay momentos de la vida diaria, que son un auténtico túnel del tiempo...

*FOTO: DE LA RED

miércoles, 27 de septiembre de 2017

EL ANIMAL QUE LLEVAMOS DENTRO...


Al menos desde Donosti, por mucho festival de cine que se esté celebrando, cuando el sol deja de apretar ya se nota el otoño. Y a este vecino del mundo con sus rojos, ocres, y colores calientes en general, el otoño, quizás como a otros parece les pasa con la primavera, le pone, y perdón por la crudeza de la declaración, hasta le pone, iba a decir “un puntito…”, pero ni puntito ni nada, cachondo total.

Quizás será por el animal que llevamos dentro, un oso de unos dos metros y medio, y que quiere gastar sus últimas energías, antes de  irse a hibernar  hasta finales del invierno, en actos que le congratulen. Pero este año, con el tema catalán, uno creo que ya está en estado total de hibernación desde los primeros días de septiembre, o desde los primeros ecos separatistas de la recta final que nos llevaría al 1 de Octubre. Que por cierto, esta fecha a este vecino personalmente se le antoja lo que viene a ser el antiguo Finisterre, fin del mundo y desastre total.

Aunque al final será como ese gran polvo que te esperabas echar, o que te echaran, y las expectativas quedarán por los suelos, o en los pliegues de lo que un día fue el tálamo nupcial.

De todas maneras, se nota que este vecino se está haciendo viejo, ya que en cualquier reportaje televisivo que se emita por las teles, con declaraciones de nativos catalanes, muchos hablan de vuelta a los tiempos franquistas, otros de estar muy cerca de una guerra civil, y aunque viví la última época franquista, aquellos tiempos nada tienen que ver con esta época. Y lo de la Guerra Civil, lo he vivido a través de recuerdos de mis padres, pero como diría mi madre “creo que nos quejamos de vicio”.

Ya sabemos lo que hay, gran abundancia de chorizos de todos los colores, y en Cataluña se han disfrazado, los políticos, de buscadores de libertad, para que una vez conseguida, ellos se proclamen amos del cortijo, y sean ellos mismos quienes repartan las cartas, y supuestamente se queden con las mejores.

Tampoco hace falta pensar mucho. Si después de los años que el hombre está en la tierra, el asunto, todos los asuntos, están como están, es que el fallo es el hombre mismo. Y tomaremos las poses que queramos, pero nuestros bajos instintos son el ancla que nos impide avanzar. 

Por eso prefiero que el Otoño me ponga cachondo, así en general, e incluso con un punto artístico, mis cuadros al óleo, que otros intenten quedar como líderes de la manada, y al final se gasten las tarjetas negras en ropa interior, no sé si de marca, pero que marca y bien marcado, aunque no precisamente a sus esposas. Que ellas, las muy pobres, es un decir, nunca se han planteado, como decía aquel cuplé, "de dónde saca pa tanto como destaca”.

Por cierto, pasado el 1 de Octubre, si el mundo sobrevive, que lo hará, no soy partidario, por supuesto, de ninguna recompensa a los que han montado toda esta feria, importantísimo, con el dinero de todos. Si los partidos, todos, hablan en sede parlamentaria y se vuelven a replantear nuevas formas para nuestra Constitución, que nunca sea a modo de chupete para que los políticos que han estado llorando, paren de hacerlo.

No puede ser que cada uno haga de su capa un sayo, y encima pretenda que se lo paguen a buen precio.

*OLEO: "OTOÑO EN POESÍA: IRATI", de PATXIPE


sábado, 23 de septiembre de 2017

DON MARIO, ESE PEQUEÑO DIOS


Este vecino del mundo lleva un tiempo, ya mucho, quizá primero sorprendido, y cada vez más fascinado por la figura que representa Mario Vaquerizo en nuestro panorama actual.

Y este artículo viene motivado porque hace un rato, sobre las cuatro de la mañana, he abierto el frigorífico para coger una botella de agua muy fresca, y durante una fracción de segundo, he tenido la sensación de que al abrir la blanca y fría puerta del aparato en cuestión, iba a encontrarme con Mario, que tras una corta risita a modo de exclamación, me iba a decir, como si me conociera de toda la vida, lo fríos y pequeños que hacen últimamente los pisos, ese en cuestión.

Todo tiene parte, al menos, de explicación. El último programa que he visto hoy/ayer en la tele ha sido “Hipnotízame”, naturalmente, con Vaquerizo dentro.

Hay trabajos que creemos que hace mucho tiempo pasaron a mejor vida, pero que si lo pensamos bien, lo único que hicieron fue reconvertirse, y uno de ellos fue el de bufón.

Según la R.A.E. una de las definiciones de bufón sería “Personaje cómico encargado de divertir a reyes y cortesanos con chocarrerías y gestos”. Pero si modernizamos, o democratizamos un poco más el concepto, tendríamos algo así como “Personaje cómico encargado de divertir a todo bicho viviente, especialmente por televisión”.

No, tampoco he cogido el término “bufón” al azar ni por hacer daño, pero esa palabra tiene mucho de servilismo, de ser menos que quien le mira, y eso al menos pareciera ser el rol que hace mucho tiempo Don Mario ha adoptado, o los medios le han dado, vaya usted a saber.

Por otra parte, está esa famosa frase, tan española como un buen cocido de garbanzos, que dice ”Ande yo caliente, y ríase la gente”. Porque incluso la misma vestimenta de Mario, tiene mucho de “buhonero”, un nuevo Fagin de “Oliver Twist”, aunque lo único, y no es poco, que nos robe el bueno Del Vaquerizo, sea nuestra atención.

Hace apenas unas dos semanas se conocía la noticia en el mundo del cotilleo,  de que  Alaska y Mario Vaquerizo habían comprado la casa, se dice que por medio millón de euros, de su amiga Bibiana Fernández, que anda con problemas con Montoro, perdón  con Hacienda, así con “H” mayúscula, como los problemas que muchos están teniendo con ella.

Al enterarme de esa noticia, una gran sonrisa, cuando menos espiritual, afloró en mí.  Porque es una pareja que me cae bien, que son muy currantes, y que especialmente Mario Vaquerizo, ya es un pequeño Dios, porque está en todas partes, y como el junco que se dobla con el viento, y nunca se rompe, él al final aprovecha ese aparente “ser menos del que le está viendo”, para pasar por caja una y otra vez.

Vaquerizo, Don Mario, una persona que entre su trayectoria profesional ha sido representante de parte del famoseo nacional, puede tener mucho de extravagante, pero de bufón y de mirarle desde arriba, mientras sólo él quiera y le paguen bien. Incluso una persona con tantos amigos como él, por fuerza, no puede ser mala, no tiene tiempo material.


Vuelvo al frigorífico a dejar la botella de agua, y si ahora me encuentro de verdad con Mario, pues eso, no me importaría pasar cinco horas con él.

*FOTO: DE LA RED