domingo, 21 de enero de 2018

DE MASCOTAS Y DESEOS CUMPLIDOS...


He oído hoy en la radio que los españoles que tenemos mascota nos gastamos una media de 1200 euros al año en ellos

En nuestro caso (y no estoy hablando mayestáticamente, sino que en cuestión de mascotas al pertenecer al núcleo familiar, debo de hablar como uno más de la familia) sí creo que sea el caso ahora. También hay que destacar que “Afgano”, del que ya he hablado más de una vez en este blog, es un bichón frisé, que ya tiene diez años, y hace tiempo que comenzó con sus achaques. Durante años, aunque la que lleva la contabilidad de eso, como de casi todo, es La Nuri, mi sufrida, yo creo que habrá sido menos.

De todas maneras, y relacionado con este asunto es muy difícil hablar para los que no tienen una mascota, y no entienden cómo se les puede querer tanto, y sentir lo que se siente por ellos.

En nuestro caso, por cierto, el traerle fue un asunto muy meditado, como debiera de ser siempre, incluso la elección de la raza no fue al azar porque queríamos que nuestro “chucho” tuviera unas determinadas características, no físicas, sino que digamos que psicológicas, como sociable y responsable. Y por nuestra parte, también aceptamos una serie de compromisos, para repartirnos los diferentes horarios de pasear con el perro.

Acabo de hablar con La Nuri, y mientras a mí me parecía que los 1200 euros de marras los situaba más hacia la vejez de “Afgano”, ella me ha dicho  que esa cantidad de dinero nos hemos gastado, más o menos, en cualquier época de él.

También hay que aclarar que hay propietarios y propietarios, y diferentes mantenimientos de la mascota, y no es dicho desde la crítica sino de la realidad del día a día. Por ejemplo, hay gente  que mantiene  a su perro, o gato, dándole sus sobras. Nosotros siempre le hemos dado comida específica para su raza y condición, y recomendada por su veterinario.

La Nuri siempre ha creído, y no le falta razón, que tener un perro, por ejemplo, y que se me entienda, es tener siempre un niño, con sus cuidados, por ejemplo sus vacunas.

Comprendo también que hay todo tipo de comportamientos y de opiniones. Y que a aquel que igual le parece mucho gastarse ese dinero anualmente en una mascota, y que además se ría de ello, quizás, no se dé cuenta que él, o ella, puede tener "otro tipo de mascota o sustituto", como es el mantenimiento de su coche. Porque también hay quién en lugar de que el coche viva para él, él vive para el coche. Y tampoco es una crítica, sino la vida diaria.

Siempre he pensado y practicado eso de “vive y deja vivir”. Y si a unos nos da por cuidar mascotas e incluso de llenarles de mimos, pues bien, y si a otros les da por tener el coche tan cuidado que parece recién salido de la fábrica y sólo le falta la pegatina del precio, pues bien también por él.

Ahora mismo he recordado el caso de mi madre, uno de aquell@s niñ@s de la guerra, que fueron llevados en su caso a Francia, y que hubiera valido, sin apenas estudios pero nunca tonta, como buena ministra de economía. 

Nunca se le ha escapado nada y controlaba cada artículo a comprar en “su” casa. Pero siempre tuvo, ha tenido, un deseo, una aspiración, y cuando pudo se compró uno de esos relojes de pared, con su correspondiente “Tempus fugit”. Cada vez que daba las horas, la sonoridad de la casa no distaría mucho de la que se pudiera conseguir en El Vaticano, y ella, mi madre, siempre pequeñita, parecía crecer, o levitar, un palmo.


Lo dicho, vive y deja vivir.

*FOTO: DE LA RED

miércoles, 17 de enero de 2018

¿NO ES PARA PICARSE?


Hace un momento, nueve y media de la noche, me estaba preparando la cena mientras tenía de fondo la radio, la Cadena Ser, retransmitiendo el Español – Barcelona, de los cuartos de final de la Copa del Rey. En un momento dado, una de las enviadas por la Cadena, haciendo una especie de resumen de lo vivido en el campo hasta ese momento, ha relatado que en un momento dado un grupo bastante localizado, ha empezado con insultos racistas hacia Piqué, concretamente hacia su pareja y su origen. Y lo ha ilustrado con las dos o tres frases que formaban pare de la cancioncilla que entonaban.

Sinceramente, creo que repetir esas frases sobraba, porque en cierta manera estás ayudando a los descerebrados y su triste objetivo.

Es el periodismo que más se lleva ahora, un amarillismo disfrazado de fidelidad a la realidad. Y está en la misma línea, salvando las distancias, evidentemente, de esas imágenes que son habituales en nuestros días, del periodista o "freelancer" de turno armado con su alcachofa a pilas, y persiguiendo a un famoso, por ejemplo, durante un funeral de un familiar o conocido para hacerle la inteligente pregunta: ¿Cómo te encuentras? El día que la respuesta sea algo parecido a “Con ganas de atizar un mamporro al inteligente periodista, o sucedáneo, que me está entrevistando ahora”, seguro que hago la ola, pero, claro, cuando ésto ocurra, el de la alcachofa ya habrá logrado su objetivo: crear una noticia de la nada.

Sé que más de uno será de la opinión de que la periodista en cuestión ha hecho bien en no guardarse nada, pero este vecino del mundo os plantea:

Siempre se comenta que en internet se puede encontrar de todo, incluso cómo fabricar una bomba. ¿Sería de recibo que un periodista para ilustrar la noticia y demostrar que eso es verdad, nos diera una clase, siguiendo los detalles del informe encontrado en internet, de cómo fabricar la bomba?


No neguéis la evidencia, porque lo único que podréis decir es eso de que “es lo mismo pero no es igual”. Lo que también equivale a decir:  “No me da la gana de bajarme los pantalones, porque entre otras cosas son míos”. 

Se debería de meditar si en la búsqueda de contar la realidad, más de una vez deberiamos de evitar, y más propagar, detalles escabrosos que sólo sirven para ayudar a todos aquellos que actúan con mala fe.

*FOTO: DE LA RED



martes, 16 de enero de 2018

DOÑA CELIA , Y UN PUEBLO LLAMADO TWITTER...


Siempre se ha dicho eso de que “no hay nada nuevo bajo el sol” y, bien pensado, es así. Cambian las formas, pero la esencia es la misma, incluso con muchos “inventos” de la actualidad, que se hacen obsoletos antes de decir "ya".

Por ejemplo, lo de Twitter, tiene mucho de ponerse en la plaza de tu pueblo para localizar a tus amigos, y ver la gente pasar hasta que localizas a alguien conocido y vas tirando para ir dando con los tuyos, y sigues con ellos para dar una vuelta por el acontecer de cada día.

Y si te vas fijando, poco a poco, vas viendo hasta a los más impresentables, por muy presidente de algún gobierno a nivel mundial que se pueda ser. De vez en cuando, suelta su basura y cierra la garita desde la que lo hizo. Pero ya es tarde, ha quedado retratado. 

Y en realidad, en esta aldea global, cada vez más aldea y más global, no hace falta hablar por Twitter, sino tu hablas, por ejemplo, en una televisión y la opinión pública ya te ha trasladado a Twitter como buzón de críticas.

Hoy le ha pasado esto último a Celia Villalobos, la reina del Candy Crush. Se puede decir, le serviría como excusa, que lo dicho durante un desayuno no se debería hacer público pero, el detalle es que era en los desayunos de la primera, y claro. Celia Villalobos, antigua ministra, que lo fue, de Sanidad con José María Aznar, y actual diputada, se ha convertido en tendencia, y lo ha sido prácticamente durante todo el día en Twitter, por unas declaraciones, como ya avanzado, en “Los desayunos de TVE”. 

Hablando de las pensiones, Doña Celia, expresó sus dudas sobre el actual sistema. De acuerdo a sus palabras, y ahora viene la madre del cordero, uno de los principales problemas es que “hay ya un número importante de pensionistas que está más tiempo en pasivo, es decir cobrando la pensión, que en activo, trabajando”. Habría que recordarle que normalmente cuando formas parte del grupo de jubilados, ya nunca vas a cambiar de estado, a no ser que con el tiempo, a todos nos ocurre y nos ocurrirá, que ingreses en el ilustre grupo de los que “están criando malvas”.

Intentando, quizás, dar una de cal y otra de arena, para templar gaitas, nos recordó que eso ocurre “…porque, gracias a Dios, y eso es una gran noticia, nos morimos cada vez más viejos y cada vez mejor. Yo tengo 68 años y estoy divina de la muerte”. Aunque en fin, para este vecino del mundo en eso de que cada vez nos morimos mejor, sería para discutirlo muy largo y tendido, y claro, para eso se tiene, por lo de tendido, toda la eternidad…

Sin embargo, ya se sabe que Doña Celia Villalobos cuando saca su lengua a pasear, es para hacer grandes recorridos, por eso le ha dado tiempo a recordar, como cuerda que cuelga de una viga para todo aquel que quiera balancearse… que “tenemos la obligación de decirles a los que hoy tienen 45 años: cuidado, preocupaos del ahorro”.

Al oír esto último, personalmente a parte de acordarme de su familia, me ha venido a la mente la duda de si ellos, los diputados, en su trabajo no tienen el deber de preocuparse también del ahorro. Y recordar también, el derecho a la pensión vitalicia de los diputados (ya sé que ellos me llamaran malo, pero es que después de una o dos legislaturas que te ganes el cielo de una buena jubilación, por, en muchos casos, dar cabezadas en el hemiciclo, o jugar con el Candy Crush, no es buena tarjeta de visita para unos ciudadanos que en el mejor de los casos están diciendo eso de “virgencita que me quede como estoy”). Más de uno podrá pensar que quizás ella ya se está preocupando de su jubilación y ha querido hacer un poco de propaganda, al menos pareciera, a favor de algún amigo con compañía aseguradora propia.

Siempre se ha dicho eso de que “piensa mal y acertarás”, pero en el peor de los casos se podría decir que “piensa mal y evitarás en parte un gran cabreo y una más que probable úlcera”.

Lo dicho, y ya para terminar, hoy en la plaza de mi pueblo, llamado Twitter, me he encontrado con Celia Villalobos y, naturalmente, ha salido perdiendo, aunque el globo sonda que ella, y quizás su partido, quería lanzar, ha lucido en todo su esplendor.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 15 de enero de 2018

LUNES DE ARTE


Este vecino del mundo nunca ha creído en la felicidad como un estado permanente. Puede haber momentos felices,  como pequeños oasis en la eternidad del desierto, eso sí; porque además ser toda la vida feliz sería agotador, aparte de un aburrimiento, probablemente.

Sin embargo, este vecino también está convencido que la felicidad, al menos la suya, está muy ligada al encuentro con la belleza, no confundir con “la guapura”. Y la belleza tiene que ver, y mucho, con las artes, o con el arte en general.

Desde hace unas semanas, los lunes son algo diferente, naturalmente siempre hablando este vecino desde su propio punto de vista. Y tiene que ver, y mucho, con la vuelta de “Operación Triunfo”.

En un comienzo me negué a verlo, por aquello de segundas partes…, aunque en el caso de O.T. más que una vuelta, era un regreso, presunto al menos, a sus orígenes. Ya que en su momento, el irse de TVE a Telecinco no le sentó nada bien, por aquello de acentuar más el cotilleo y las bajas pasiones que el intentar la música por la música … buscando el arte por el arte.

Tras comprobar que mi hermana, de parecidos gustos, estaba muy contenta con los dos primeros programas, aunque, según ella, faltaba todavía rodaje, me picó la curiosidad y volví, por decirlo de alguna manera, al redil, aún sabiendo que no debía de buscar las mismas sensaciones de aquella primera época. Ese mismo día descubrí a la que ya parecía ser  el ojito derecho del público en general, aparte de por su voz, por cierta inocencia-candidez-ausencia de filtro entre pensar y decir.

A Amaia Romero, causa y razón de este post, se le ve venir enseguida. Ella juega en otra liga. No nació para la música, ella misma lo es. Pero no sólo eso, coge un tema, e inmediatamente lo hace suyo. No es que lo cante, es más que todo eso. Amaia Romero se viste de cada una de sus canciones; forman en un segundo parte de su epidermis.

.Si ya ha dejado dos momentos memorables en la historia de Operación Triunfo, el primero junto a su compañero del alma y últimamente de su corazón, Alfred, cantando y tocando al piano “City of Stars”, y el segundo al interpretar, el mismo día que cumplía 19 años, un apoteósico “Shake it out”, que dejó a Mónica Naranjo, normalmente bastante crítica, en ese momento desmontada en alabanzas varias.

Lo de hoy, si habláramos en lenguaje religioso, pudiera rayar en “Lunes de Gloria”. Amaia va a interpretar una canción de Rihanna, "Love on the Brain" (“Amor en el cerebro”). Se podría decir que es una canción erótica, pero es mucho más que eso. Si le sale bien, que en los ensayos más que prometer ya lo está dando todo, es el momento en el que va a hacer el amor con todos nosotros, para no utilizar esa cursilería de “va a llegar a una comunión con el espectador”. 

Tenedlo muy presente. Si queréis ver algo extraordinario, o al menos muy difícil de ver y sentir, esta noche no te pierdas la actuación de Amaia. Mañana se hablara de ello, y mañana no es el día siguiente.


Da gusto que desde hace un tiempo existan los lunes con Amaia; es otra cosa. Es arte, sin necesidad de ir a un museo.


*FOTO Y VIDEO: DE LA RED

miércoles, 10 de enero de 2018

EL DEDO Y LA LUNA...


Me he despertado con una especie de desolación íntima, quizás al comprender que nuestro Norte particular durante mucho tiempo (más de dos meses), la Navidad, ya había desaparecido, y que los cocos del resto del año, Puigdemont, amenazando como siempre con volver, si se le trata como a un VIP en cuestión de leyes, y con un Roldán pasando por cuchillo a sus viejos fantasmas, mientras niega la realidad, no hacen fácil la vuelta a nuestro cole particular. 

Pero…¡Mira qué bien! Ya he visto, en el Diario Vasco digital a Martín Berasategui anunciando esta vez sus recetas tradicionales, otro día cualquier otra cosa, y ya estoy tranquilo. Ya tengo otra señal de que estoy en casa. Podría ser, Martín, nuestro Pan de Azúcar particular si fuéramos brasileiros, pero en realidad él siempre será nuestro signo inequívoco de que todo sigue, no sé si bien, pero igual. 

Porque va a hacer falta mucho garrote para seguir con lo nuestro, mientras nuestros representantes políticos siguen enzarzados en si ha nevado más o menos, y en si cuando eran oposición veían las cosas de una manera y ahora la ven de otra.

Personalmente tengo otra hipoteca que pagar estos días, y según mis cuentas, necesitaría unos siete riñones para poder quedarme tranquilo en cuestión de pufos, pero utilizaré un poco del garrote de nuestro Martintxo, y a seguir para adelante.

Me ha resultado curioso... Con todo lo que pasó hace dos días en la entrega de los Globos de Oro, reivindicaciones en negro por parte de las señoras, y caras de haber comprendido por parte de los señores. Y muchos de los que estaban allí, parecían solo preocupados, al menos eso desvelaban sus mensajes por las redes sociales, por el jovial comportamiento de un Tom Hanks convertido en camarero de sus amigos, mientras les surtía de unos cuantos martinis.

Al final, cada uno en su nivel. Nosotros discutimos de si había mucha o poca nieve cuando se cerraban las carreteras, y de quién pagará la factura (nosotros, como siempre), y los americanos, en la fiesta de las fiestas, en lugar de estar preocupados por lo que se hablaba de las reivindicaciones, muchos de ellos estaban absortos porque una estrella del universo cinematográfico movía su trasero, sin miedo a perder sus anillos, para intentar colaborar con un momento agradable de los suyos.

Al final, no sé si será verdad ese "cada loco con su tema",  o hay mucho loco y poco tema...

Y este vecino del mundo ha recordado a Confucio y su "Cuando el sabio señala a la luna, el necio mira al dedo.

*FOTO: DE LA RED

lunes, 8 de enero de 2018

TRAS LA NAVIDAD, UN VIAJE INTERIOR




Entre una España cabreada por carreteras cortadas a las primeras de cambio por nieve y más nieve, y otra sorprendida porque el Grupo Zeta va a cerrar las revistas Tiempo e Interviú, comenzamos, ya en la práctica, el nuevo año sin el mayor atisbo, por fin, de las Navidades y la cursilería y sentimentalismo a granel que le rodea.

Este vecino del mundo antes de que nadie pregunte, es de aquellos de la segundo opción, Interviú, y eso que nunca ha comprado ninguna de las dos revistas. Tanto está revista como Tiempo, son uno de los mayores ejemplos de una España aprendiendo andar por los caminos democráticos, e inevitablemente algo nuestro desaparecerá con ellas que sólo el recuerdo lo podrá sostener... 

Aún estoy viendo a aquella Pepa Flores de la décimo sexta portada de Interviú, que recordaba más a la Lara del Doctor Zhivago de David Lean, que a la Marisol de los tiempos del Generalísimo, y que nos hizo a muchos prestar atención a aquella revista.

Quizás porque el vecino del mundo de aquella época se ve con más de todo, especialmente inocencia y ganas de colaborar, y menos kilos de grasa y mala leche acumulada.

Sin embargo, ayer por la radio, de madrugada, oí una noticia que me hizo sonreír mientras me resarcía, un poco, de esa inocencia perdida.

Se ha conseguido, en Estados Unidos, el primer medicamento que lleva una especie de microchip y cuando lo tomas te manda un mensaje al móvil diciendo que ya lo has tomado. Está dirigido especialmente a los que sufren de esquizofrenia, y el mensaje se envía a él y a tres personas más encargadas de su cuidado.

Dentro de unos años, cuanto más tarde mejor, ya estoy imaginando mi cuerpo, por ejemplo, convertido en una especie de parque temático de las enfermedades, y con una colección de mensajes recibidos desde mi yo más íntimo, con ese medicamento oriental en el que cada una de sus partículas lleva, remedando a sus mayores, una cámara de fotos mientras fotografía mi cuerpo. Más cercano a "Un viaje alucinante", aquella delirante, por lo atrevida, película de Richard Fleischer, de 1966, con Stephen Boyd y Raquel Welch, en la que unos científicos se embarcaban, y nunca mejor dicho, en un viaje por nuestro interior. Seguro, eso sí, que mucho más seguro y corto, que el que muchos españoles hicieron el pasado sábado, y que terminaron en el mejor de los casos, ayer domingo.

*FOTO: DE LA RED

jueves, 4 de enero de 2018

EN VERSIÓN ESPAÑOLA...


Algunos días me imagino a la pantalla de mi televisor con una especie de puerta persiana como esas de algunos garajes y que al ir abriendo se cuelan, si fueran esas novelas y pelis de aventuras de hace muchos años, los describiríamos, como malandrines, y en el mejor de los casos buscadores de fortuna varios.

Aprovechando los programas navideños con sus festejos y sucedáneos se han ido asomando famosos y sucedáneos de todo tipo que para cuando te dabas cuenta ya estaban tirando serpentinas en tu salón. Este año, la verdad, quizás por eso, he visto muy poco programa de lentejuelas, porque eligieras o no, en la mayoría de los casos siempre se colaban los mismos, por ejemplo, Carlos Baute, que hasta ha aparecido en esta última gala de O.T. 

Debe de ser que tener un nuevo disco en el mercado significa poseer una especie de ganzúa, con la cual, quieras o no, aparece un día sí y otro también, mostrándote esa alegría y felicidad por tener, en su caso, esos hijos que ha tenido ahora, del de antes nunca habla. Y que por lo que cuenta, parece imposible que haya podido llegar al programa con lo implicado y complicado que está en la crianza. Y no digo más, porque me caliento y hace tiempo que me dijo mi galeno que viva mi vida y deje vivir.

Además tampoco puedo hacer lo que decía La Pantoja, Doña Isabel, eso de: -Vive tu vida o cómprate una vida, porque si ya un piso, tal como están las cosas, es prácticamente inviable, las vidas, especialmente con buenas vistas y a estrenar, deben de estar a precios prohibitivos.

Por cierto, no sé si a vosotros os pasa, pero a este vecino del mundo muchas veces le ocurre que antes de ir a dormir se entera de alguna noticia, y luego en su subconsciente, vía sueños, lo recrea, con algo que la mayoría de las veces es una revisión-modificación del tema, que cuando menos me bosqueja una sonrisa en el rostro.

Ayer a la noche, una  y media de la mañana, paseándome mi perro (ya le dije que a esas horas ya no me saca más), estaba escuchando la radio y dieron la noticia de que más de 300 mujeres poderosas de Hollywood, entre ellas las actrices Meryl Streep, Reese Witherspoon, Jennifer Aniston y Eva Longoria, han lanzado, dice la noticia, un fondo de defensa legal destinado a ayudar a las mujeres con menos recursos a defenderse de posibles abusos sexuales en el entorno laboral.

Personalmente, me parece una gran iniciativa, y además, tal como están las cosas, necesaria. Lo que ocurre es que mi versión pasada por el tamiz de las sábanas y la inconsciencia/subconsciencia, quedó en una gran sala, como un gran comedor de un restaurante de carretera, con una atmósfera repleta de humo de cigarrillos, mucho ruido "desorquestado" por muchas personas, chillando más que hablando. Y creo recordar, las imágenes son a modo de flashes,  que todos eran muy famosos, o al menos recordaban a famosos, sentados junto a unas grandes mesas corridas. Recuerdo a ver visto a "los otros" de Enrique San Francisco, Pocholo Martínez Bordiú, Pedro Ruiz, Jimmy Giménez-Arnau, Fernando Sánchez Dragó, Pepe Navarro, Bertín Osborne… Y estaban, recuerdo también, luchando por sus derechos. Decían algo así como que la vida estaba cambiando mucho y ellos se sentían arrinconados por las nuevas maneras.

Por cierto, creo también recordar  que a modo de moderador, y le vi de espaldas, siempre de espaldas, a un señor, que aunque estaba sentado, parecía muy alto, y bastante mayor.  Parece ser que en su momento a ese "otro" le habían gustado mucho las grandes cacerías y, ahora, se conformaba, y ésto es literal … con el mar, los barcos, el casco, y los casquetes... Y  mientras decía esto último se reía con todas sus fuerzas mientras se apoyaba en un bastón.

Había otros que se quejaban también de que como ya se había regulado tanto el tema del tabaco, y ya no se podía fumar en cualquier sitio, ni comprar el tabaco, cada vez tenían más difícil lo de salir a altas horas con la excusa de que "voy a comprar una cajetilla de tabaco…"

¡Ah! Antes de terminar, se me olvidaba un pequeño/gran detalle. En esa sala, y en la pared había un gran cartel que decía PRIMER CONGRESO ESPAÑOL DE HOMBRES-HOMBRES.


De todas maneras, ya se sabe, siempre ocurre, que entre la versión americana y la española, vía sueños, no tiene nada que ver, como en la mayoría de las versiones libres. Nosotros somos siempre más picarones.

*FOTO: DE LA RED

miércoles, 3 de enero de 2018

DIANA QUER, EL FINAL DE UNA ESPERANZA


Hay temas que a uno no le gustaría tratar nunca; es más, no sabe ni si quiera como abordarlo, pero sería como obviar (y perdón por el símil, pero así será mucho más comprensible) un elefante que llena toda una habitación en la que estamos, y miramos hacia otro lado.

No podíamos haber terminado el año 2017, ni comenzar el año nuevo, de manera peor, que con lo ocurrido a Diana Quert.

No sé vosotros, pero esta vez clarísimamente me he dado cuenta que en mi subconsciente, que no se solucione la desaparición de una persona, en ningún momento significa, al menos para este vecino del mundo, que pueda estar muerta.

El enterarme que ya había un detenido, José Enrique Abuín Gey, alias "El Chicle",  y posteriormente que ya había aparecido el cuerpo sin vida de Diana, ha hecho que, como se diría vulgarmente, me cayera del guindo, y esa esperanza que en mi interior pareciera estar blindada, se ha convertido en la peor de las realidades.

Vaya por delante, como siempre digo en casos parecidos, que este vecino del mundo no ha estudiado leyes, y sólo habla desde su lógica y sus sentimientos; para otros quedan el basarse en artículos y en jurisprudencia previa, pero ya de primeras no me parece lógico oír a mandos de la Guardia Civil diciendo que sabían perfectamente quién era el autor del asesinato de Diana ya en Noviembre pasado, cuando otra víctima tuvo que luchar por su vida para que lo detuviesen, y que solo una chiripa, o que el ahora detenido estuviera de baja, y consecuentemente en malas condiciones físicas, para que la otra joven consiguiera escapar del coche con vida. Pareciera, al menos desde la distancia, más una huida hacia adelante, o incluso un ejercicio de prepotencia tantas alharacas aparentes, que intentan tapar una presunta incompetencia.

Por otra parte, parece ilógico al común de los mortales, aunque seguro que puede que tenga algún fundamento legal, que gracias a la declaración de una persona, su mujer, que dijo que la noche del suceso el conocido como “El Chicle” ahora a todas luces considerado como culpable, pasó la noche de autos con ella  y como consecuencia, con esa coartada,  haya estado más de un año libre, y al saberse ahora toda la verdad,  ella no continúe detenida.

Quizás, unas últimas declaraciones de dos coroneles a cuyo frente estaba la operación: el jefe de la Unidad Central Operativa (UCO), Manuel Sánchez Corbí, y el coronel jefe de la Comandancia de La Coruña, Francisco Javier Jambrino, cuestionando, especialmente el primero, reformas legales que, a su entender, dificultan el esclarecimiento de casos complejos como éste, nos puedan hacer atisbar que quizás los mandos, en importantes momentos de tomar decisiones, se sintieran en cierta manera inmovilizados por las leyes, haciéndose ahora todo lo anterior más entendible.

Palabras como las de la Madre del susodicho “Lo siento mucho, pido perdón a la familia de Diana Quer, he criado un monstruo”, y de su tía “Nosotros no criamos a este bicho, lo mataría yo mismo”, contrastan con esas imágenes de un padre intentando negar la evidencia. Ambas actitudes, creer y no creer, forman parte de nuestras reacciones, y son ambas comprensibles  en la naturaleza humana.

Otra cosa es el circo mediático, desde que ocurrió la desaparición de Diana y que ya se había aletargado, volviendo ahora en la mayor de sus representaciones, porque si no tiene mucho de teatro, sí de puesta en escena. Y se va creando una especie de lodo que todo lo mancha.

Se intentan unir todo tipo de presuntos eventos, señales, en un argumento que sea comprensible y además cale en la atención del espectador, a modo de serial televisivo. Se han vendido todo tipo de insinuaciones cada cual más amarilla, apoyadas en el presunto alto nivel social de la familia, y en sus desavenencias; cuando ocurre la mayoría de las veces que el motivo siempre más simple, los bajos instintos, es el más plausible.

Cuando acaben los focos mediáticos, todo se resumirá en que una chica que apenas comenzaba a volar sola, descansará para siempre en un camposanto, y el futuro de su familia siempre estará lastrado de pena, incomprensión, e injusticia.

¡Descanse en paz Diana Quer!

*FOTO: DE LA RED




lunes, 1 de enero de 2018

ADVERTENCIA PARA UN NUEVO AÑO...


He comenzado el nuevo año arrasando. Lástima que no haya llamado al notario para que levantara acta de que estoy cumpliendo con una de esas ¿promesas inconfesables? de principio de cada año y que nunca terminan bien.

Estoy leyendo un libro, bueno, en realidad ya viene de hace unos pocos días del año que ha costado que pasara, porque se ha hecho muy, muy largo. 

El nombre del libro, como la editorial no me va a pagar nada no lo digo, pero lo importante es el hecho en sí. Siempre se ha dicho que un gesto se convierte en hábito a partir del día 21, esperemos conseguirlo.

Siempre he tenido el hábito de leer, pero lo que ocurre es que cuando paro una novela, prácticamente casi todas, y con la sensación de que los personajes paran también conmigo, y en muchos casos puedo elevarlos a la categoría, sino de parapléjicos por el lapso de tiempo, sí tengo la sensación de que han olvidado lo que estaban haciendo para cuando continuo la lectura, y tengo que comenzar de nuevo.

De todas maneras, siempre he tenido la sensación de que cuando preguntas a los demás si tienen el hábito de leer, ocurre como con los documentales de la 2. Te cuentan su deseo pero no la realidad.

La buena caminata la realizaré, hoy al menos, por la tarde, y si sigue el mal tiempo, ya mañana comenzaremos con esas promesas íntimas totalmente en serio.

Aunque llevaba un buen tiempo leyendo esta mañana, y ya lo he relatado en mi Facebook y en Twitter, me llama mi vecina sobre las doce y media, me pide un poco de perejil y me pregunta si estoy viendo el Concierto de Año Nuevo, o sino acostumbro a hacerlo cada año. 

Para el nivel mental de un sufridor de Cena de Nochevieja con sus correspondientes vasos y copas, demasiadas preguntas seguidas. Le contesto con una sonrisa, que el mío, mi concierto, lo acabo de interpretar en mi cama, concretamente el Opus 1 para trompa y ronquido. Ya al abrir la puerta, no le he visto ningún atisbo de humor, por lo que se ha ido confundida, y por supuesto sin perejil, que no me toquen la isla.

No seréis tan ingenuos como para haber creído que de un día a otro, aunque cambie el año, se puede cambiar tanto aunque se quiera. Los tics todavía quedan.

Ya con conocimiento de causa, el 2018 ha comenzado:

¡Feliz Año Nuevo!, y nunca os confiéis, nuestros “YO” anteriores siempre estarán al acecho para intentar reconquistarnos. 

Como se decía en aquella famosa película: YA ESTÁN AQUÍ...

*FOTO: DE LA RED


domingo, 31 de diciembre de 2017

DE UN AÑO QUE SE VA Y OTRO QUE VIENE...


Hoy, 31 de Diciembre, a pocas horas del cambio de año, es momento de hacer una especie de repaso de lo que dejamos atrás y de lo que nos podemos encontrar en el año que casi se vislumbra.

Ni este vecino se propone hacer una larga lista de personas que nos han dejado en este año que se va, de primeras recordaré a ese Chiquito de la Calzada y a Don Ángel Nieto, que ya por derecho propio han pasado al plano de leyendas, ni sucesos que han ocurrido.

Solo diré sin ninguna sombra de duda de que este año, y así en general, siempre desde mi punto de vista, por supuesto, ha sido el peor año de muchos, encabezado por el “asunto catalán”, pero que ha dejado al desnudo más evidente nuestras carencias políticas: personas que se vistan por los pies y que no miren ni a su partido, ni lo políticamente correcto. Lo mismo que en temas monetarios siempre toman partido, y nunca mejor dicho, por favorecer a esos que siempre están en la sombra y que cuando se jubilen de la política, previsiblemente les otorgarán buenos puestos en empresas rentables y que si no lo son en un momento dado, ya nos haremos cargo de esos destrozos, como pueblo leal y silencioso, a la hora de velar por nosotros en general, les tiembla todo y no saben si van o vienen, y se escudan en referéndums que nunca llegarán.

Con respecto a la mujer, así en general, seguimos con esa lacra de la violencia machista, y que a la postre, está dejando más muertos que el terrorismo. Tristemente este vecino del mundo sólo le ve solución a un largo plazo,  y mediante una educación de los padres, y no neguemos la evidencia, de una educación materna que equipare a sus hijos y sus hijas.

De todas maneras, algo se ha movido a nivel mundial con ese desenmascaramiento de productores de moral muy corta y manos muy  largas, y esa realidad paralela en el que todos los del mundillo lo sabían, y nadie hacía nada. No olvidar que en pequeña escala también en España ha habido dedos acusadores. Es un buen comienzo, aunque siempre muy tarde y lento.

Y para empalmar con esa parte tradicional de este día, Nochevieja, de balances y propósitos, utilizaré una de las acepciones que tiene la palabra “balance”, tal cual pero en inglés, y que significa “peso”, la maquinita que casi todos tenemos en nuestro cuarto de baño, y que nos delata tras una buena juerga, o colección de ellas…

A este vecino del mundo, no le ha quedado más remedio, que rendirse a la evidencia de que para una vida más sana es necesario un buen control de peso, y ya está en ello. Más de una vez, es consciente, ya he dicho lo mismo, aunque está seguro, o casi, de que éste será el definitivo. Y por ahora, aunque en un mes ya ha perdido siete kilos, está en la fase en la que todavía se acuerda del chiste, ese en el que a la pregunta del paciente sobre si  haciendo régimen va a vivir más, su doctor le contesta que al menos se le va a hacer mucho más largo.

Lo importante en este trance de abandonar un año y comenzar el siguiente, es encararlo, sin miedo, y con una gran sonrisa. Sin miedo, porque no tenemos nada que ocultar, y con una gran sonrisa, porque ésta al menos desconcierta, y ya tenemos algo ganado y que mina fuerzas del adversario, que lo es desde el momento en el que viene para encararse con nosotros y nuestras vidas.


¡Feliz Año 2018 y que nuestra fuerza (nada que ver con los mundos creados por George Lucas) siempre nos acompañe!

*COMPOSICIÓN: DE LA RED Y DE F.E. PEREZ RUIZ-POVEDA